¿ QUE ES Y QUE REPRESENTA EL TURISMO COMO UNA OPORTUNIDAD PARA LA FAMILIA...O EL INDIVIDUO...EN SU FORMACIÓN Y PROGRESO ?

PREÁMBULO: Si usted lector, no es de los lugares que se citan de España; al leer este largo texto, que su imaginación le sitúe en cualquier lugar de ese interior de España, que empieza precisamente, donde acaban las playas de su litoral, pues globalmente, ese es mi mensaje.

 

 QUE ES Y QUE REPRESENTA EL TURISMO:

     Mucho se ha hablado y se sigue hablando del turismo...escribir se escribe bastante menos y sinceramente creo que pensar en EL TURISMO...se piensa aún bastante menos...a mi mente vienen las contundentes palabras que pronunciara el Sr. Careaga Guadamuro, ya hace "unos cuantos lustros", con las que calificaba el fenómeno turístico nacional y el aprecio que parecían concederle "los responsables políticos de aquella España" y las que se pueden seguir manteniendo en "esta España de hoy", omito la frase ya que cualquiera introducido en el turismo español la conoce perfectamente.

     No obstante ello, el turismo ha sido vital para España en lo económico y muy importante en lo "inmaterial", ya que EL TURISMO es y representa "muchísimo más que el dinero que mueve" y esto se suele olvidar insensatamente.

     Aún cuando escribir de turismo es muy difícil y ello por cuanto  tiene unos amplísimo horizontes, yo boy a tratar de escribir resaltando primero los valores del turismo denominado "del interior" y luego reflejaré unas pinceladas genéricas y amplias sobre ese denominado "BIEN MUNDIAL", que lo es hoy de forma "muy reducida" y que lo será mañana en una amplitud difícil de imaginar, si afortunadamente..."alguna vez en esta Tierra impera la paz y la inteligencia verdaderamente humanas"...?.

     Y lo hago desde esta perspectiva del interior, puesto que soy nativo de Jaén y es lógico que primero presente lo que puede ofrecer mi tierra al "turismo de todas las latitudes".- Lo hago por que pienso sinceramente que "ese es el camino", o sea, que cada cual debe empezar defendiendo "su propio turismo y luego el de los demás", dando -claro está- los valores que cada caso merezcan, siempre con el máximo grado de honestidad.

 

     Titulo de la siguiente manera.

 

        EL ENCANTO DEL TURISMO EN LAS PEQUEÑAS CIUDADES, DEL INTERIOR

     Cuando empecé a escribir este pequeño relato sobre las pequeñas ciudades del interior y el encanto de su turismo, en mi mente... estaba Ubeda, como lo estaban Baeza (verdaderas joyas del Renacimiento) Jaén (viejísima ciudad entre cuyos muros se guarecieran los "Asdrúbales" ya derrotados por Escipión) Cazorla y algunas más de ésta provincia, o de provincias también andaluzas, como pudieran ser otras "pequeñas-grandes ciudades" y cuya enumeración sería interminable, ya que todas las provincias andaluzas tienen en su interior... gran cantidad de pueblos y ciudades con atractivos suficientes, como para merecer unas detenidas visitas para enriquecerse (el propio visitante-turista) en ese "aula cultural y espiritual", que en realidad es -o debe ser- el turismo; el que como tal -y que duda cabe de ello- es una verdadera oportunidad para la familia y su formación integral, por lo que de riqueza aporta el conocimiento "in situ" de lo que..."otros hombres o la propia Naturaleza realizaron para reflexión o deleite de las generaciones presentes y futuras"

     Y me he referido a Jaén y Andalucía (y pido disculpas por ello) ya que como nativo de aquí y presidente de un modesto "centro de iniciativas turísticas provinciano"... creo mi primer deber, el decir a todo aquel que quiera oírme, lo que ofrece mi tierra madre; pero que duda cabe, que como español, también quiero referirme a las otras "mil ciudades... o pueblos menos importantes", los que desparramados por nuestra ancha España, son igualmente contenedores o poseedores de tesoros (muchos de ellos aún por descubrir) y los que al igual que antes he dicho, merecen ser visitados por todo aquel que va buscando enriquecer su saber y conocer al hombre a través de sus obras y... a la Creación... a través de sus maravillas, ya que el ser humano, que ha llegado a cierta sensibilidad, recordará igualmente una determinada puesta de sol, que el recorrido por un determinado monumento realizado por el hombre... y por igual razón... sabrá valorar una danza autóctona, al igual que un gran concierto... como de forma parecida, valoraría una comida típica y hogareña, servida con amabilidad y sencillez, la que (posiblemente) dejaría mejor recuerdo en "su alma", que el más ostentoso de los banquetes a que hubiese asistido como comensal.- De todo esto y muy afortunadamente, aún hay muchas "reservas" en esta provincia de Jaén, en Andalucía... y en el resto de España y todo ello tiene un gran porvenir y futuro ilimitado, si como espero, sabemos mostrarlo a inmensas multitudes de personas, las que desarraigadas o aisladas, viven en la denominada "sociedad opulenta o de consumo", donde están, pero donde no viven, por que el vivir humano es otra cosa y en ese vivir humano, precisamente somos bastante ricos, en las pequeñas ciudades -o pueblos- del interior de España

     He querido realizar este preámbulo, como introducción al tema central y queriendo afirmar -si preciso fuera- la fuerza que necesitamos para ofrecer lo nuestro, o sea, "nuestro turismo de interior", el que afortunadamente está en auge y creo sinceramente que por "su propio impulso", ya que el hombre, sobre todo el inteligente, busca "nuevos horizontes" a su inquietud, busca nuevos lugares de paz y sosiego y en definitiva, está ya huyendo del denominado "turismo de masas", sobre todo de los litorales costeros, donde (y muy tristemente) el turismo ha degenerado en "algo", que antes o después irá repeliendo a ese hombre, que por lógica irá buscando nuevos lugares, donde encuentre lo que en realidad necesita y que desde luego... no es el "pseudo turismo de masas y velocidad", que es lo que puede terminar por destruir, ese "BIEN MUNDIAL", cual -indudablemente- es EL TURISMO dicho con mayúsculas y con toda la firmeza de que seamos capaces.

     Si bien, llevo veinte años como profesional de la hostelería y en el ramo del hospedaje, que como sabemos es el soporte del turismo, sencillamente por cuanto..."sin camas no hay turismo".., pero doce años antes, ya viajaba yo por España y visitaba ciudades y pueblos y sin -entonces- saberlo, iba "almacenando en mi mente", imágenes y hechos vividos, que luego me han servido bastante para atreverme a entrar en la defensa de ese turismo del interior, que si bien hoy se reconoce plenamente... pero hablar de ese turismo hace ya más de veinte años, ello era considerado como "una aventura imposible".- Afortunadamente y pese a las continuas crisis españolas desde aquellos años 1976 o 77, alguna zona deprimida -antes mucho más- de esta provincia... hoy obtiene el veinte por ciento de "su riqueza material", a través de ese turismo en el que casi nadie creía entonces.- Ojalá que a igual ritmo, "les estén llegando las otras riquezas inmateriales" y las que también traslada el turismo, en ese intercambio humano... que es la principal riqueza que se trasvasa a través de ese fenómeno del actual siglo y el que aún -tristemente- está por desarrollar.

     NUESTRA PROVINCIA ES EN SI MISMA... "UN INMENSO COMPLEJO TURISTICO", en la que y en el perímetro que ocupa uno solo de sus parques naturales (el de Cazorla, Segura y Las Villas) (tenemos otros tres, más) cabría perfectamente -por ejemplo- la provincia de Alava, o alguna otra también española.

     He afirmado que en total llevo viajando algo más de treinta años y curiosamente y bastante recientemente, he realizado un "nuevo" viaje...nuevo para mí, ya que es habitual en la forma de hacer turismo hoy, o mejor dicho lo que hoy se denomina hacer turismo... y pese a que en sí y en principio no me atraía ello, pero necesitaba esa nueva experiencia y por ello la he realizado.

     Se trataba de ir en autocar a Francia y Bélgica, desde Jaén... visitar Burdeos, Tours, París, Bruselas, Brujas y Gante, los castillos del Loira y "de paso" (dicho entre comillas) pasar un día entero en el complejo norteamericano de "Eurodisney", situado en las cercanías de París y todo ello en..."OCHO ESCASOS DIAS"... o sea, salir de la ciudad de Jaén un domingo a las "cero horas", "oír misa en la catedral de Burgos", comer en San Sebastián, e ir a dormir a Burdeos... de cuya ciudad francesa, regresamos al domingo siguiente, llegando a Jaén, igualmente a las "veinticuatro" horas, de dicho domingo...Pueden imaginarse el resto del viaje y lo que ello representa para quien de verdad le agrada hacer turismo y ha necesitado, por ejemplo...una semana en París, para poder ver y disfrutar lo más relevante de dicha ciudad...Pero este es el turismo de hoy y el que las masas parece que aceptan, pero el que no tiene futuro, tan pronto el hombre empiece a pensar un poco, solo un poquito y me explicaré.

     He visto en París (igual ocurre en Bruselas, Madrid, Barcelona, u otra cualquier gran ciudad y ello desde hace tiempo) cómo "se está destruyendo el ser humano", en una actividad absurda por lo loco de ella, inhumana por las consecuencias que ese "sin vivir" conlleva y por tanto, totalmente negativa por lo super-comercializado que está todo y al decir todo... entiendan todo, ya que (inexplicablemente para nosotros los españoles) te cobran hasta el necesario uso de unos aseos, o servicios, que necesitas vitalmente para "evacuar"... y lo mismo te limitan en muchos establecimientos, el tiempo de permanencia sentado en una mesa, tomando un café u otra cualquier consumición, que te han cobrado a precios bastante altos... reitero ello pues ya se llega incluso a reducir los espacios turísticos a enseñar al turista (caso de Versalles) para rentabilizar aún más el negocio y ello lo realiza el propio Gobierno francés... y no hablemos de la denominada "comida basura", en el otro extremo de ese pseudo-turismo de velocidad o vorágine.

     Si nos situamos como habitantes de esas absurdas ciudades...  hablemos de las jornadas de trabajo en esas megalópolis, donde necesitan horas suplementarias... simplemente para "ir y venir al trabajo",lo que provoca el ya "endémico estrés", en que se vive en ellas, si es que eso es vivir, que yo lo dudo.

     Todo ello va a provocar -ya lo está provocando- el que esas inmensas cantidades de lo que podríamos calificar como "pobres capitalinos", tan pronto llega el ansiado fin de semana, fiesta, puente festivo o vacaciones, salgan en estampida,,,"huyendo de la gran ciudad, que los ahoga y los extermina, de las mil formas diferentes y de las que ustedes -"que leen este relato"- saben mucho más que yo, simple observador viajero y que también ha de hacerlo al ritmo que marcan los tiempos".

     De ahí las avalanchas de automóviles que inundan y que incluso colapsan las carreteras, por amplias y bien trazadas que estén, pues las mismas no pueden con el inmenso tráfico que provocan esas huidas en masa.

     ¿Pero por que huyen?...Creo haberlo dicho ya, si bien lo reitero...Huyen de lo ya "anti natural" y por instinto y quizá sin saberlo, buscan hoy o buscarán mañana, el origen natural y humanizado de sus ancestros...buscan el campo, alguna playa "natural", la montaña, el bosque, el pueblo o ciudad que "aún puede dignamente denominarse así", buscan "el plato caliente y bien condimentado", del que alguna vez oyeron hablar a sus mayores, buscan -en definitiva- lo que antes he dicho que aquí en ésta provincia y en otras muchas de nuestra España, afortunadamente sobra, pues algunos que felizmente llegan a la jubilación, no tienen inconveniente en trasladarse a vivir en un rincón pueblerino y allí terminar sus dias, en cierta paz y sosiego que la deshumanizada ciudad, les negó desde ya hace muchos años.

     ¿Tenemos nosotros que esperar ese retorno como vulgares comerciantes o especuladores y hacer lo que antes he dicho hacen los franceses?...¡No, craso error!, no es bueno, no es humano, ni incluso "rentable" (si se me permite esta definición "puramente comercial") el practicar lo que dice el dicho popular y que afirma..."ave de paso, estacazo"...no, ni mucho menos...nosotros tenemos que ofrecer con dignidad lo mucho que tenemos, cobrar precios justos, tratar a quienes vengan con esa amabilidad y sonrisa humanas, "que tan económicas son", ofrecer con toda satisfacción e incluso orgullo, nuestros establecimientos hoteleros, que debemos mantener pequeños y humanizados ("el gran hotel (si no sabe reciclarse) también está en vías de extinción y por los mismos motivos antes reflejados de la gran ciudad") cuidar la limpieza, la calidad de nuestros guisos, de nuestros vinos y ofrecerlos como lo que son..."genuinamente nuestros" y en definitiva...HUMANIZAR LO MAXIMO POSIBLE NUESTRAS RELACIONES CON NUESTROS VISITANTES, pues ellos serán nuestros mejores propagandistas, ya que no existe mejor propaganda, ni más económica que la que el ser humano realiza..."simplemente de boca a oído", procuremos en todo momento que esa transmisión, siempre sea en el sentido positivo de la misma, ya que lo contrario es fácil de imaginar.

     Si bien he hablado de hoteles, restaurantes, vinos, gastronomía etc., lo he hecho quizá por cuanto como empresario, soy consciente que "la empresa es el motor de todo lo demás", pero que duda cabe que para que las empresas funcionen, tienen que funcionar otras muchas cosas y entre ellas, es que al igual que ofrecemos "lo que nos va a reportar beneficios materiales", tenemos la ineludible obligación de ofrecer los atractivos de nuestra ciudad, pueblo o lugar y ello debemos hacerlo, con igual interés o más si cabe y sin complejos de ninguna clase.

     Debemos por tanto hablar al viajero de "esa pequeña iglesia o ermita que hay en nuestro pueblo", del viejo o ruinoso castillo o palacio, o simplemente casa señorial, de los que debemos tener una somera información.- Debemos hablar de aquella fuente, de aquel mirador, de aquella puesta de sol que desde un determinado lugar se disfruta, del pequeño o monográfico museo local, de las ruinas o yacimientos arqueológicos, que en nuestra provincia son abundantísimos...Tenemos miles de estos vestígios y algunos lugares son de primera magnitud y visitados constantemente por eruditos nacionales y extranjeros...Tenemos que procurar el que sean rescatados nuestros manantiales de aguas minero-medicinales, que existen bastantes en nuestra provincia...Tenemos que fomentar nuestros cantes y danzas autóctonas, sin importarnos lo que otros nos puedan objetar de más o menos mestizaje...Nuestra tierra milenaria fue de paso de civilizaciones y de ahí nuestra gran riqueza... obviamente, tenemos que propagar todo cuanto tenemos de un turismo de "alto nivel" y que podemos sintetizar en unas pinceladas, puesto que también tenemos en nuestra provincia, desde "Un parador de turismo (El de Santa Catalina) considerado como uno de los trescientos mejores establecimientos mundiales, dedicados al turismo, pasando por la enorme riqueza arquitectónica provincial, gran cantidad de ella "la tenemos a nuestro alrededor", continuando con hechos históricos a niveles mundiales de la civilización Occidental y terminando en la gran riqueza cinegética y paisajística...tenemos y como antes dije, mucho... por tanto tenemos que exigirnos a nosotros mismos, simplemente el acrecentar nuestro propio "amor a nuestra tierra madre" y al propio tiempo, exigir a quienes nos gobiernan, que hagan otro tanto, que dediquen dinero y esfuerzo a adecentar lugares y cosas...no se puede mostrar nada sucio o mal cuidado...afortunadamente existen muchos miles de parados y que incluso "están cobrando sin trabajar" y ello no es lógico, por mucho que nos lo quieran justificar los políticos demagogos.

     En definitiva, tenemos que pensar en lo que EL TURISMO puede y debe significar para nosotros.- Y por ello y sobre este "BIEN MUNDIAL", diré algunas cosas.

     El turismo no necesita en inmensa mayoría, personal técnico o de alta tecnología, produce empleos en cantidad considerable y precisamente para personas no cualificadas, las que con unas mínimas normas o prácticas, se acoplan perfectamente a muchos de sus usos subalternos.

     El turismo que pretendemos y que es el de futuro, no necesita de grandes cantidades de "electrónica y menos de robótica", necesita muchas manos y muchos cerebros y con ello pienso sinceramente, que producirá un bienestar inimaginable, si como se pretende su desarrollo llega al grado que debe y que aún siquiera se ha iniciado.- El turismo es una corriente positiva de trasvase de bienes de todo tipo, materiales e inmateriales y todos ellos valiosísimos si se saben encauzar, en beneficio del individuo y su familia.

     "EL TURISMO SE ENTIENDE COMO UNA ACTIVIDAD ESENCIAL DE LA VIDA DE LAS NACIONES, por sus consecuencias directas para los sectores sociales, culturales, educativos y económicos de las sociedades nacionales y para sus relaciones internacionales en todo el mundo. Su auge está vinculado al desarrollo socioeconómico de las naciones y estriba en el acceso del hombre al descanso creativo y las vacaciones y a su libertad de viaje, en el marco del tiempo libre y del ocio, cuya naturaleza profundamente humana subraya.- Su existencia misma y su desarrollo está íntegramente vinculados a un estado de paz duradera, al cual el turismo, por su parte, está llamado a contribuir".

     Este último párrafo, no es mío -ni mucho menos- éste párrafo corresponde al primer punto de la "DECLARACION DE MANILA SOBRE EL TURISMO MUNDIAL", pronunciado, escrito y difundido en octubre de 1982 y desde la capital de Filipinas, en lo que se llamó..."CONFERENCIA MUNDIAL DEL TURISMO" y que organizara la..."ORGANIZACION MUNDIAL DEL TURISMO.- Fruto de ello fue lo que se titula..."LOS VALORES ESPIRITUALES" y que no son otra cosa que "cincuenta folios mecanografiados" y de los que poseo un ejemplar original, desconociendo si se ha editado en España, cosa que sería imperdonable en un país que..."vive y prosperó...Gracias al Turismo", pero del que "ni antes ni ahora se preocupan mucho de su verdadero desarrollo".

     Y por último, no debemos olvidar que el turismo es un "gran exportador de excedentes de todo tipo" y un motor de desarrollo insustituible económico y social, ya que el turista "traslada su casa y su ser allí donde practica el turismo" y allí realiza todos los usos y consumos que precisa o que le son gratos, ayudando -pues- al turista nos estamos ayudando a nosotros mismos...¿sabemos captar los inmensos horizontes que se derivan de este "sencillo hecho"?...pienso sinceramente que aún no.

 

    ANTONIO GARCIA FUENTES

(Escritor)

(escrito en 1994)

  

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL