NUEVOS TRABAJOS 1

Para vivir mejor

                                Aun cuando “seguimos siendo un misterio viviente”; pero intuyo y quiero creer, que “La Creación o fuerza que dio el ser y la vida a todo lo que la tiene”; tiene un “plan marcado” para cada “ser o cosa que existe en el Universo”; y por descontado que “nosotros la especie del mono humano”; tenemos que ser algo “especial” en ese conjunto, puesto que para ello, “se nos dio una libre marcha dentro de los controles a que seamos sometidos por El Creador”; puesto que, “la libertad total ni la entiendo, ni la concibo, ni la creo posible”, puesto que quien la tiene es precisamente “La Creación” y ese poder no se lo da a nadie.

                                Dicho este “galimatías” que ni yo sabría entender y menos explicar, sí que me agarro o atengo, a parte del mismo, puesto que el caminar “del cerebro humano”, es lentísimo y hay que pensar en ello al tratar de avanzar: Veamos.

                                Si me sitúo en el principio del “mono humano”, no me encuentro en esa figura “real”, nada más que, “un bicho más”, de los muchos que La Creación, situó en este pequeño planeta; que lo hizo con tan infinita sabiduría, que; “la vida de que aquí disfrutamos o padecemos”, no hubiera sido posible, si “esta bola (que no esfera) de materias” fungibles o desechables y como tales, “su vida” está limitada en el espacio infinito… si la misma hubiese sido, instalada; “un poco más lejana de su padre el Sol o igualmente un poco más cercana al astro rey” NO EXISTIRÍAMOS… todo ello, me afirma que, existimos “no por casualidad”, sino muy al contrario, por; “una causalidad inteligentísima y como tal, pensada exhaustivamente y realizada, con esa máxima sabiduría que ignoramos”.

                                Pero esa “inteligencia suprema”, no quiso ni “enseñarnos a comer y mucho menos a cuidarnos  por nosotros mismos, desde el momento en que empezamos a respirar, el oxígeno que hay en el planeta”; cosa que los demás “bichos”, de la especie que sea, sí que vienen dotados por lo que se denomina, “un instinto animal que los guía desde que nacen hasta que mueren”; he ahí el enorme misterio, dentro del otro “mayor” antes referido por mí.

                                Entonces situémonos en lo que somos como “bicho humano y perteneciente al orden de los mamíferos”; y veamos y observemos, lo que hacen los que se denominan “nuestros hermanos menores” (La vida es considerada como una inmensa unidad que de alguna manera nos une a todos los vivientes) y que seguro, hemos visto infinidad de veces, en esos hermosísimos documentales, que los especialistas, nos han realizado para con ellos, transmitir una enseñanza vital, que sólo con la palabra y los libros, no podría realizarse tan completa. En ella vemos como la madre pare a su criatura y lo primero que hace, antes incluso de alimentarla, es “lamerla exhaustivamente hasta limpiarla con su lengua y saliva, de forma sorprendente y seguro que necesaria, para que el nuevo ser, empiece a alimentarse ya completamente limpio”; después es cuando deja que el nacido se nutra de la leche que le dará la madre; todo ello en pocos días o tiempo después, nos mostrará a “un vástago”, con una radiante belleza y presencia física, que es su primera etapa, para ir creciendo y cubriendo el resto de las mismas etapas, que le llevarán (si llega) a ser adulto, perfectamente sano como para poder continuar su especie y transmitiendo sus mejores genes, para que ésta continúe y no desaparezca.

                                ¿Qué nos enseña ese comportamiento al “bicho humano”, en ese inigualable “libro de la vida”, cuál es el estudio de toda la “naturaleza”, sabiendo extraer de ella, lo positivo del mismo y eludiendo todo lo malo que igualmente contiene, precisamente para que lo conozcamos pero para que no lo practiquemos?

                                Pues nos enseña, que la base primordial de la vida, “es la limpieza”; la limpieza máxima y más completa, que necesita nuestro cuerpo desde que nacemos hasta que nos llega la muerte (“en la alimentación ni me atrevo a opinar, puesto que sencillamente, aún no hemos aprendido ni a comer ni a beber; aunque estemos en los preliminares y lentamente aprendiendo”).

                                Pero con ese aprendizaje primordial, cuál es la limpieza integral de nuestro cuerpo, ya tendremos una base muy importante para todo lo demás”; puesto que el que ya ha adquirido esa virtud; normalmente con ella irá adquiriendo, otras muchas, cuáles serán, el orden, el control, la estabilidad, el saber auto comportarse con descansos y comidas equilibradas; y en general una vida “limpia y ordenada”, mucho más sana, práctica y llevadera, que la otra que llevan, “los abandonados y que los cubre la mugre y la miseria, amén de los malos olores que les harán repelentes o repulsivos, en cualquier lugar donde quieran arrimarse”.

                                Y notemos que lo mismo que, “el mamífero generalmente cuida su limpieza” (si bien entre ellos excepcionalmente hay los repulsivos)¸ igualmente ocurre, en las aves, con sus bellísimos plumajes a los que dedican mucho más tiempo que al de su nutrición; los peces, los reptiles, e incluso los insectos; “la limpieza y cuido del cuerpo parece ser el primer mandamiento para el ser viviente en este planeta; y sea cual sea su orden animal, o clasificación zoológica”.

                                Notemos y señalemos, que; “nosotros los bichos humanos” y salvo excepciones, somos los más privilegiados en lograr ese mantenimiento, puesto que entre muchas otras cosas… “nos sobra el agua y el jabón”; por tanto lo que nos negó la naturaleza, nuestro cerebro lo sustituyó con creces… pero sigamos, estudiando en ese “libro de la vida”, que lo tenemos a la vista, tan pronto nos preocupemos de irlo leyendo en nuestro diario transitar por este “perro mundo”; pero que lo de “perro mundo”, no se nos olvide que lo es… por la perversa actuación del “propio ser humano”, que ni llega a saber limpiarse, y mucho menos a su propia casa, cual es “el planeta que habitamos”.

 Jaén: 10 de Junio del 2021

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL