Nº 20

 

 

 

DE LA MONTAÑA A LA PLAYA

(Canto a la primavera en Andalucía)

 

            Vivo en el norte de Andalucía y mi provincia es muy montañosa, dónde habito es en una ciudad situada en tierras altas y en las estribaciones de unas sierras del sur de la misma; dónde la sucesión de montañas menores, hasta llegar al más pequeño cerro; forman un inmenso anfiteatro natural, con bellísimas estampas y dónde predominan las inmensas alfombras de los bien plantados olivos, que destacan de las más lejanas y diferentes de las coníferas, que de alguna forma, también las tenemos muy cerca de la propia catedral capitalina.

            Desde los más de seiscientos metros de altitud en que vivo todo el año, hasta el punto cero cual es el nivel del mar; pasando por las ondulaciones propias de una orografía montañosa, que hay que recorrer desde mi punto de partida (Jaén) hasta el de llegada, Torre del Mar, situado, en la parte oriental de la costa de Málaga (lugar al que voy con frecuencia); surgen infinidad de estampas naturales entre cielo y tierra y sobre todo, a ras de la misma; por lo que este viaje de  238 Km. (vía Málaga) y aún viajando sobre autovía, es muy interesante para la persona que sabe apreciar lo que va viendo y aun cuándo ello sea en fugaz o instantánea visión; puesto que y como es lógico, si vas conduciendo, lo primero es la carretera. Antes y con las anteriores carreteras, al tener que ir mucho más despacio, la visión era mayor y mejor y no hablemos si en vez de llevar tú el automóvil... te llevan... entonces te puedes recrear en la visión y disfrute de muchas cosas más, puesto que visualizas hasta el vuelo de algunas aves o pájaros. Y nadie me indique temeridad o cosa peor, pues llevo cuarenta y un año conduciendo automóviles y sólo he tenido el clásico, “golpe del principiante”; el que y cómo suele ocurrir... fue en los primeros meses de mi primer automóvil, allá por 1963 y afortunadamente, no hubo ni gota de sangre ni pérdida de piel o magulladura alguna... o sea, nada... salvo el bollo o abolladura de un golpe sin importancia.

            ¿Por qué éste preámbulo de algo que para muchos puede ser absurdo?

            En realidad ni lo sé explicar y me ocurre como tantas veces... mi mente empieza a hilvanar un relato o artículo, en un determinado momento... tomo alguna nota minúscula, pequeña o muy concentrada y luego trato de recordar, lo que me impulsara a ello... posiblemente creo que fue (no lo sé, reitero) el hecho de la segunda guerra de Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) contra Irak y en la que ya llevan casi tres semanas, machacando con infinita metralla las ciudades más importantes del mismo y lo que gracias al invento de la televisión, nos lo están haciendo ver a la fuerza; puesto que la influencia del actual “Imperio mundial”, obliga a ello a todas las cadenas de televisión, prensa y radio y por lo mismo, tenemos que comer y cenar envueltos en esos terribles noticieros que nos ponen junto a la mesa del comedor, salvo que hastiados, cerremos los receptores de uno u otro medio, y no compremos la prensa escrita, cosa que es conveniente hacer, para tratar de desintoxicarte de todo lo que te echan encima, puesto que esa triste (todas lo son) e innecesaria guerra, tiene mil frentes de combate y la mayoría son los psicológicos, por cuanto la tendencia de los informativos, es dirigida según los intereses de quienes dominan la mal llamada información, que claramente es una deformación cuasi total[i]. Todo ello crea en la persona sensible, un estado de impotencia e incomprensión cuasi total y la mente, en una especie de auto defensa, busca horizontes para tratar de encontrar lugares dónde reposar el malestar, o incluso angustia... que llegas a sentir. Por todo ello, estimo, nace este relato de evasión, pero igualmente de meditación profunda, intentando hallar el qué y el por qué de las cosas.

            El viaje y acompañado de mi esposa, lo solemos emprender por la mañana, sobre las nueve treinta, hora oficial europea, que en realidad corresponde a las siete treinta[ii], hora solar. Por tanto y a esa hora, la luminosidad en esta parte meridional de Europa, es grande incluso en días nublados, máxime que aquí la mayoría de días son claros y muestran un cielo azul que destaca como marco incomparable, todo cuánto hay bajo esa bóveda azul.

            Ya las floraciones en esta parte de La Tierra, empezaron (si es que han acabado algún día) con el año nuevo y los lirios silvestres, suelen ser los primeros embajadores de las múltiples flores silvestres o cultivadas que les van a suceder, durante todo el año.

            Tras ellos, vienen los jacintos, narcisos y gran cantidad de plantas silvestres, cuyo nombre o denominación me son desconocidas. Después se inicia la floración de los almendros, que aquí son los primeros frutales que florecen cada año, posteriormente serán los árboles frutales, tales como los perales, ciruelos, membrillos, albaricoqueros, manzanos, melocotoneros, acerolos, cerezos y ya en el mes de marzo, la sinfonía de colores es enorme por lo grandiosa, pues hasta las coníferas florecen, junto con los arbustos silvestres y terminando en el olivo, el que asombrosamente fuerte y fértil, tiene las flores hermafroditas, por lo que no necesita polinización, ya que se auto poliniza a sí mismo, “alfombrándose sus recios pies con la inmensidad de flores que al desprenderse... mezclan su polen y mueren”.

            Todo ello crea un ambiente u aroma embriagador (tristemente a algunas personas les producen alergias tanta acumulación de polen y sufren dolencias que les obligan a huir, incluso a lugares menos polinizados)... pero ese aroma y en aumento constante, ya ha hecho su llamada y todos los seres vivos de la naturaleza... y en especial pájaros e insectos, retoman sus mayores fuerzas vitales y empieza un año más, la renovación de la vida... toda la vida, la que sigue su marcha imparable, pese a cuantos desastres está realizando el hombre de ésta época, mal llamada, desarrollada... puesto que, en general, ese hombre destruye más que edifica o simplemente cuida... de lo edificado o creado por la propia Madre Naturaleza... que le es vital para su propia subsistencia.

            Todo esto y muchas cosas más, voy pensando mientras conduzco mi automóvil, el que muchas veces, pareciera ir conducido por un tipo de piloto automático, pero preciso y eficaz.

            Detecto en estos primeros días de abril, grandes alfombras de esa humilde yerba denominada jaramago, la que con su peculiar floración de color amarillo, adorna, terrenos cultivados o no, e incluso ribazos o taludes al borde de la propia carretera, adornándolos con un especial tapizado vivo, que pronto desaparecerá. Posteriormente vendrán las rojas amapolas que de forma parecida y en parecidos lugares lucirán sus rojos brillantes... antes y después seguirán floreciendo una inmensa variedad de otras yerbas y arbustos.

            Más adelante veo en los setos de separación de la autovía, grandes macizos plantados de taray[iii] cuya floración está ahora en su punto culminante y el color “lila” o rosa pálido de la misma, me atrae por la sensación de serena belleza que muestra y que destaca a cierta distancia. De siempre me ha atraído este arbusto, por lo delicado de su ramaje compuesto de hojas diminutas y parecidas a las de las coníferas, que es lo que yo pensaba era este árbol (lo he visto en parques y cuidado y con un respetable tronco) pero nó,  al parecer no es pariente de los gigantescos pinos y similares y que tanto abundan en gran parte del mundo.

            Tras esa sinfonía de color rosa pálido, aparecerán tramos de iniesta (tipo de retama) ya en floración más o menos exuberante, según la altitud dónde prolifera, pero lanzando al espacio su brillante color amarillo y su penetrante aroma, que atraerá a millones de abejas... igualmente ya se prepara, pues se nota ya la inminente floración, de su pariente, la retama vulgar, la que igualmente tendrá una exuberante floración posterior e igualmente, de color amarillo intenso en esta parte del mundo (en las cañadas del Teide, en Canarias, la he visto de color blanco) y al igual que la iniesta, será visitada por esas incalculables abejas que vendrán incansables a recolectar los componentes para la miel... lo que van realizando a medida de las floraciones sucesivas y que como ya he dicho y reiterado, apenas si son interrumpidas en esta parte meridional de Europa, pues la Naturaleza tiene todo previsto y ordenado... y al parecer todo se cumple... bajo el mandato del... “Padre Sol”.

            Luego veré diferentes tipos de margaritas, más grandes o más pequeñas, de color blanco, amarillo e incluso en tono púrpura o suave morado, así como otras flores y plantas, que ya proliferan silvestres o en jardines... dónde y ya en el litoral, veré el brote de diferentes tipos de plataneras... cómo van sacando de su interior sus enormes hojas, que van saliendo en una especie de rollo perfecto que luego se va desliando... así, hasta reparar en las hojas del ficus o higuera de la India, cuyas brillantes hojas, vienen una a una, envueltas en una suave protección aterciopelada, que cae al suelo cuándo la hoja se desenrolla o despliega, en esa forma lenta y maravillosa con que trabajan los vegetales... avanzando o retrocediendo, pues incluso en incendios o heladas, he observado cómo las plantas o vegetales, se auto protegen en un organizado retroceso, que muchas veces les evita la muerte y los deja preparados, para nuevos brotes... cuándo el tiempo les es propicio... mientras duermen o vegetan (nunca mejor dicho).

            Igualmente veré ya en la playa y mientras paseo cerca del mar, al que observo igualmente en su eterno ir y venir... a las palmeras (machos y hembras); las unas abrir sus grandes bolsas de ramas especiales llenas de polen y el que es trasladado por las fuerzas naturales, hasta polinizar los similares que las hembras ya tienen dispuestos y de dónde surgirán los dátiles en forma de enormes racimos de tan energética pulpa.

            Repararé igualmente en la gran cantidad de gorriones playeros que hay y que astutos e incansables... viven de lo que el hombre deja caer en las calles, lo que estos durísimos pájaros recolectan de forma minuciosa y de lo que viven y proliferan magníficamente. Este abril, incluso he visto una bandada de unos ocho o diez, “pájaros tropicales” (especie de loros) de un tamaño inferior al de una paloma, pero los que me han sorprendido por sus graznidos o chillidos, unido al bellísimo color de su plumaje y larguísima cola... ¿de dónde vendrán?... luego deduzco, que son pájaros que vinieron de otros países y que fueron comprados por alguien y que o bien son, escapados de sus jaulas, o fueron abandonados por sus dueños, pero que ya se han organizado en una colonia, que seguro proliferará y colonizará zonas de esta denominada Costa del Sol ó costa subtropical que existe en las provincias de Málaga y Granada. Este hecho está muy repetido en diferentes lugares de esta costa mediterránea, pues incluso y que recuerde, vi un documental de ello y sólo relativo a la ciudad de Barcelona y a su fauna urbana... son, reitero... las fuerzas naturales y que tienen vida propia, pese al hombre.

            Ese hombre que hoy y una vez más... se está matando en esa guerra antes mentada y que nos la colocan en primerísimo lugar, pese a que hay otras muchas guerras en la actualidad y en diferentes partes de La Tierra, dónde incluso están muriendo mucha mayor cantidad de seres humanos a los que se les trata peor que a animales y nadie dice nada sobre ello[iv]... pobre Humanidad o pobres seres humanos, destinados a estos horribles hechos... y el resto, o indiferentes o impotentes... todo ello, doloroso para las personas sensibles.

            Pero volvamos al canto a la primavera... o a la Madre Naturaleza o incluso a la Creación Toda... pues nos sustentan las fuerzas del Universo y que desconocemos.

            Pareciera que todo ese mensaje que yo trato de plasmar (sin conseguirlo) dijera impasible, incomprensible... pero puede que incluso cómo mensaje de infinita esperanza... lo siguiente.

           “Aunque os matéis todos, nosotros y la Madre Naturaleza... seguiríamos viviendo y dando vida... cómo ya lo hiciéramos millones de años antes... de vosotros venir aquí”.[v]

            Es incomprensible, cómo el denominado “homo sapiens sapiens”, ha llegado a convertirse en una especie de “PLAGA HUMANA”, al parecer incluso capaz de aniquilarse así mismo como género animal... confiemos en que no, pero por si acaso... oremos.

Jaén: 11 de Abril de 2003

NOTAS:


[i] Esta guerra la inician EE.UU. e Inglaterra (principales ejércitos que conjuntamente atacan y seguro que luego se van a repartir el botín) en el mes de Marzo de 2003 y cuándo esto escribo 11 de Abril y pese a que ya han conquistado, dicen, Basora y Bagdad, aun continua la guerra... y las secuelas de la misma ya se están viendo, pues el pillaje y el robo de todo lo que encuentran a su paso, incluso en hospitales... es una secuela protagonizada (que sepamos) por el propio pueblo iraquí que se ha lanzado a ello, una vez desaparecida la autoridad del derrocado régimen (que dicen ha desaparecido como tragado por la tierra)... pues los soldados y al parecer... han ido sólo ha hacer la guerra; en esos desmanes ni habían pensado y no sabemos si les interesan o pueden controlarlos... o sea, una devastación grande y que no se sabe cómo acabará y cómo dejará al país, pues a los conquistadores, lo que les interesa, son sus inmensos yacimientos de petróleo, que dicho sea de paso, ya tienen bien controlados y vigilados para que nadie los toque... lo demás... es secundario.

[ii]  El horario denominado oficial, lo imponen las autoridades, indicando que con ello nos ahorramos una enorme cantidad de carburantes y electricidad, así el horario es adelantado al inicio de la primavera y atrasado al final del verano y ya entrado el otoño; pero aún así en el otoño e invierno, vamos una hora adelantada a la hora solar.

[iii] TARAY: Se denomina con diferentes nombres, a saber: taraje, atarfe, tarfa, gatell (Cataluña), tamariz, tamarit y tamarill (Valencia) y es muy abundante en Andalucía, si bien es conocido en otras zonas de España, e igualmente de las tierras cercanas al Mediterráneo  tanto en la parte europea, cómo la africana e incluso la asiática.

[iv] Sólo en África y en la zona que comprende Congo, Uganda y Ruanda Burindi, se dice que ya pasan de dos millones de muertos, entre las guerras y luchas tribales o de intereses (hay fuerzas europeas allí y mercenarios) y aparte de esas masacres, se están esclavizando niños y niñas, para la guerra... o para “empleo sexual” de cabecillas o canallas de la peor especie, que los explotan sin piedad alguna.

[v] Sabido es que la vida en formas múltiples, en este planeta, es muy anterior a la denominada... “llegada del hombre a ésta tierra”.

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL