Nº 22

 

 

 

DILUVIO UNIVERSAL REALIDADES Y LEYENDAS:

 

            Sobre el denominado “Diluvio Universal” (o sea mundial) hay muchos datos y todos falsos, puesto que las aguas no podían cubrir todo el mundo, sencillamente por que no se concibe ello posible, geológicamente, y con habitantes sobre la corteza terrestre, que luego pudieran contarlo. Lo que ocurrió, bajo mis propias deducciones, es que hubo y como cada año ocurren, grandes o devastadoras inundaciones, que producían daños enormes en aquellos pueblos antiguos que aún (se supone) no dominarían las técnicas que hoy domina la población actual de la Tierra y aún así ocurren, pues cuando esto escribo, agosto de 2002;  media Europa está inundada por los ríos Danubio, Elba y otros importantes de centroeuropa y los que se nos dice  han llegado a niveles que no se recordaban nunca o de hace más de ciento cincuenta años. Esto mismo que debió ocurrir hace milenios y en iguales lugares, daría lugar a que aquellas tribus primitivas, recordaran ello y lo transmitieran oralmente a sus descendientes... cómo “un diluvio universal”, pues efectivamente, para ellos significaba la inundación de todo su mundo conocido, ya que al hablar con otros habitantes de aquellas zonas o regiones, siempre coincidirían en que... “hacía tantas lunas, veranos u época en que ellos midieran los ciclos anuales... habían tenido un diluvio que cubrió toda la tierra... por ellos conocida”. Curiosamente y de Europa, no se conocen leyendas o relatos como los que más adelante refiero, pero seguro que los hubo y se han perdido como tantas cosas desaparecieron de la memoria humana.

            Así pues, la lógica y la inteligencia, nos dicen que el diluvio denominado universal, simplemente no existió y por cuanto no pudo existir.

            Pero curiosamente y en casi todas las partes del mundo, sus habitantes y transmitido oralmente (luego pasado a escritos) hablan de ese diluvio en que las aguas cubrieron toda la tierra y que ello fue un castigo de Dios (o los dioses) por los pecados cometidos contra la divinidad, la que previamente ya había seleccionado a su elegido, el que con arca o nave singular, sería el encargado de la continuidad de la especie humana y la de los animales de tierra firme. Veamos algunas de ellas.

            Los Mayas cuentan su diluvio, con el que pierden “el fuego” y que recuperan después de la bajada de las aguas... “cuando se seca la broza o estopa y con la frotación de maderas o la chispa del pedernal, logran recuperarlo”; considerando ello un prodigio y desde aquel momento aquel fuego se considera sagrado y se cuida para que no se apague nunca... por toda la eternidad. El relato es fantástico y los interesados podrán leerlo en libros sobre esta civilización, muy desconocida aún.

            El diluvio que nos presente la Religión Cristiana, no es genuino de aquellos primitivos judíos, los que, suponemos... que al estar deportados y presos en Babilonia, lo copiaron de aquellos pueblos caldeos, sumerios (Mesopotamia) los que ya poseían un relato, similar el que más o menos dice así: “ Basado en la epopeya babilónica de origen sumerio, conocida como el “Gilgamesh”. El gran Dios Enlil envía un diluvio para destruir la humanidad mientras, un hombre elegido por Dios (Ut-Napishtim) es el encargado para construir un arca y cargarla con toda la semilla de las criaturas vivientes en la tierra”. Observemos que es calcado a lo que La Biblia relata sobre Noé y su arca. Igual ocurre con los relatos del libro judío denominado “El Génesis”, que se basa igualmente en la creación que hace el Dios sumerio y que como todo lo relatado (y mucho más) fue descubierto, escrito sobre tablillas de arcilla en la grandiosa biblioteca babilónica, encontradas en diferentes excavaciones, sitas en las más importantes ciudades de aquella cuna de civilizaciones.

            En India y por tanto de la civilización Hindú, en su libro el Mahabharata (escrito dos milenios antes de Cristo ó quién sabe si mucho más) se dice... “el asceta Satyaavrta es avisado por Visnhú[i] de la inminente venida de un diluvio y, siguiendo los consejos de este dios, construye una gran nave en las que recoge las especies animales que viven sobre la corteza terrestre”.

            En la civilización China y en su mitología se recoge el siguiente texto[ii]: “El malvado dios Kong-Kong derriba de su cabeza una de las columnas que sostienen el cielo, perforando la bóveda celeste y dejando pasar cantidades inmensas de agua, las que ahogan toda la vida que hay en la tierra”.

           Y así, podíamos ir preguntando pueblo a pueblo de casi toda la Tierra, pues, reitero... en  casi todos se habla de esas inundaciones, de las que sólo (quizá tengan otras parecidas pero de aguas convertidas en hielos devastadores) los esquimales y otros pueblos del círculo polar ártico, los que más que agua, su medio de vida es entre las nieves y el hielo, aunque también conozcan las primaveras y veranos y puede que algo del otoño.

 

Jaén: 21 Agosto 2002


[i] VISNHÚ o VISNÚ: Segunda persona de “la trinidad” de la religión Hindú; en lo que igualmente vemos una copia de la posterior cristiana, puesto que “trinidades hay varias y más antiguas”, entre ellas la que se cita y la egipcia que puede ser incluso mucho más antigua que la hindú, ya que esta civilización se asegura, cuanta con más de diez mil años de antigüedad.

[ii] Todos estos datos o son de mis propios conocimientos, a través de múltiples lecturas en libros, o de lo publicado en periódicos diarios o revistas de lengua española y por diferentes autores, que al no poderlos citar todos, no cito a ninguno.

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL