Nº 3     

POR LA SERRANíA DE RONDA ....

   "CAMINO DEL OCÉANO"

 

     Venimos desde las "sierras del Norte" y a través de Jaén y

Granada nos detenemos en "Los Abades" ya cerca de la provincia de Málaga, primera meta de éste viaje que esperamos sea bueno.

     Efectuado el desayuno y "alguna otra perentoria necesidad fisiológica", continuamos viaje hasta llegar a las cercanías de Antequera donde dejaremos la cómoda autovía y cogeremos una carretera "comarcal" por la que nos encaminamos hacia la "Serranía de Ronda".- Hace una mañana gris e inusual en Andalucía en ésta época del año; el cielo está muy nublo y nos han caído algunas gotas de lluvia en el camino; se observan -igualmente- campos mojados en grandes tramos del trayecto, lo que nos confirma el que ha habido abundantes nubes y si bién localizadas en determinados lugares, han debido ser abundantes y profusas en "sus riegos", cosa por otra parte casi providencial puesto que la sequía es bastante más pronunciada en el Sur de España y a ella ya me he referido en el anterior relato.

     A las diez treinta estamos cruzando por la localidad malagueña de "Campillos"; un poco antes de llegar a esta población y a la derecha de la carretera, hemos dejado atrás la denominada "Laguna de Fuentedepiedra", lugar y entorno protegidos oficialmente puesto que allí anida (cuando hay agua) una importante colonia de "flamencos".

     Nuestro autocar sigue rodando por "una malísima y bastante estrecha carretera", la que -menos mal- se encuentra asfaltada y su firme "no está mal del todo" si bién, "los saltos que va dando el autocar", son sinónimo de que el firme dista mucho de estar nivelado y es abundante en "protuberancias", pero que es la única (o más conveniente) para irnos adentrando en ésta mítica zona andaluza y donde se desarrollara abundantemente "el bandolerismo del siglo pasado" (Serranía de Ronda) y al que se le deben -"entre otras cosas"- "el nacimiento de La Guardia Civil" (éste famoso cuerpo policial se inicia un año antes de la muerte del famoso bandolero "José María el Tempranillo", cuyo verdadero nombre fue el de José Pelagio Hinojosa y Cobacho (1805-1833) el que vivió sólo 28 años y de ahí lo de "tempranillo") y el que incluso trabajó para el gobierno como jefe de "una partida" para combatir precisamente... el bandolerismo...¿-?.).

     Nos vamos adentrando en ésta serranía, nos empieza a llover si bien de forma tenue aún y ello lo noto, al ver moverse los limpiaparabrisas del autocar; observo por "éstos montes" gran cantidad de olivar el que vengo viendo llevo ya un buen rato, si bien el mismo es "jovencísimo" en mayoría y gran cantidad del mismo prácticamente "recién plantado"; se nota -igualmente- la gran sequía que padecemos en gran parte de España y que aquí en el Sur se acentúa en gran manera; y ello lo resaltan los campos de cereal que también podemos ver al paso y los que se encuentran "agostados"; su crecimiento ha sido tan pequeño que muchos de ellos sólo van a servir (si los aprovechan) para pacas de paja o para pasto del ganado, en similares circunstancias adversas se ven algunos campos de girasoles, que en menor cuantía también podemos ir viendo y los que "apenas si tienen flores y si las tienen, son tan ridículas que estimo no van a cuajar las pipas o simientes".

     A las 10,45 nos encontramos a la altura de "Teba", en las alturas de dicha población y antes de llegar a la misma, hemos podido apreciar su vieja fortaleza o castillo guerrero (Castillo de la Estrella) el que tuviera gran importancia en las guerras de "moros y cristianos" de nuestra Edad Media, si bién éste solar, tiene dataciones mucho más antiguas y que indican que fenicios y romanos ya estuvieron asentados en "estos montes o serranías malagueñas"... existe en la población un Museo Municipal.

     En breve pasaremos cerca de los embalses del "Guadalteba" y del "Guadalhorce", los que por cuanto se ha publicado y como todos los embalses del Sur de España, se encuentran "bajo mínimos" muy preocupantes en la actualidad y por cuanto ya dije sobre la sequía que padecemos la que se va prolongando desde hace diez años o más (llueve menos del promedio anual medido desde hace bastantes lustros).

     Tras recorrer esta estrecha carretera la que sin embargo es atractiva por los paisajes que desde la misma se dominan... a las 11,30 "entramos en Ronda y con nosotros una llovizna", que pronto se transforma en abundante lluvia, si bién ésta (que la recibimos con alegría y "por lo comentado de la sequía") sólo durará unos quince minutos, pero ello no insta para que hayamos tenido que recurrir a los paraguas (que algunos llevamos en viaje siempre en prevención) y que otros han tenido que comprar deprisa y corriendo, aquí en el comercio rondeño.

     Recorremos en muy rápida visita ésta importante ciudad y "capital de la serranía malagueña"; recorrido que efectuamos a pie y en el que nos encontramos un muy abundante turismo principalmente extranjero y que indudablemente afluye en excursiones programadas en la cercana "Costa del Sol" malagueña.

     Visitamos la monumental plaza de toros la que data de 1.785, por lo que es una de las más antiguas de España y que además fue (o es) "escuela taurina".- Dentro de la misma veremos el "museo taurino" donde destaca lo dedicado a Pedro Romero, "monstruo del toreo de su época(1)"; nacido aquí en Ronda (1.754-1.839) y creador de una escuela del arte del toreo, si bién ejerció como maestro de la misma en Sevilla; aunque la citada escuela fuera iniciada por su padre Francisco Romero y el que junto a Pedro, aportó a la historia del toreo español, otros dos hijos (José y Antonio) todos ellos "rondeños" y que conjuntamente, formaron esa famosa... "dinastía del toreo de hace bastante más de dos siglos"

     En el museo taurino hay "otras muchas reliquias" de muchos otros "maestros del toreo", puesto que incluso existe allí alguna vestimenta (trajes de toreo) de un torero... ¡norteamericano!.

     Salimos de la monumental plaza y nos dirigimos al cercano y famoso "tajo" (Tajo de Ronda) y que como sabemos, es un profundo y angosto precipicio, que "corta en dos" a la ciudad y por cuyo fondo discurre "un río". Llegamos a las inmediaciones del mismo y nos encaminamos al Parador Nacional de Turismo, que con entrada a piso llano desde el nivel de una plazuela, se encuentra "colgado" sobre el precipicio ya indicado, lo que indudablemente le confiere notable atractivo y belleza; entramos en el mismo y esa fugaz visita nos confirma lo delicioso que debe resultar el pasar aquí unos días alojado en tan soberbio establecimiento de primerísima categoría.

     Visitado el parador, recorremos el centro de ésta ciudad la que destaca en buen y abundante comercio así como hay numerosos restaurantes y otros establecimientos que viven del turismo o la población flotante que debe ser de cierta importancia, ya que al parador citado hay que aumentar otros establecimientos hoteleros de mayor o menor categoría y de los que ésta "capital serrana" se encuentra igualmente bién dotada.

     Igualmente se nota el buen cuido de lo que generalmente se denomina como "propiedad municipal", por lo que resulta bastante placentero éste corto recorrido que nos llevará de nuevo al lugar donde nos espera nuestro autocar.

     Al paso entraremos en una de las "tiendas" especializadas en jamones y embutidos de éstas sierras y compraremos algo para compartir en un próximo aperitivo con los demás compañeros de viaje, ya que "entre trecho y trecho" solemos tomar "algo para (1) No es "descabellado" catalogarlo así puesto que sean sus palabras, recogidas en la historia del toreo, las que lo certifiquen, ya que al retirarse de la vida activa como torero dice: "Ajustada la cuenta de los años en que he matado toros, en espacio de 28 años, desde el 71 al 99, me parece se puede arreglar que habré matado en cada uno de los dichos años doscientos toros por año, que a mi suma hacen 5.600 toros; y estoy persuadido de que quizá sean más ".- Hay que valorar todo ello con la imaginación, ya que "sólo con la imaginación" podremos "ver" las carreteras españolas (si las había entonces) y todo tipo de comunicaciones para valorar esa proeza de lidiar y matar casi seis millares de toros "bravos"... en "la carrera de Pedro Romero y que iniciara como aprendiz de su padre, del que ya en 1.771 (y con sólo diecisiete años) formaba en su cuadrilla como "segundo espada", lo que ya indica la valía "taurina" de Pedro.

entonar el cuerpo y de lo que portamos "provisión preventiva por si acaso"; lo comprado en Ronda nos sabrá luego delicioso.

     A las trece horas continuamos éste viaje turístico (sigue nublado) y muy pronto cruzaremos el límite de provincia dejando por tanto la de Málaga y entrando en la de Cádiz.- Cerca de aquí existe una zona forestal cubierta por un árbol endémico y que sólo se da en ésta serranía; se trata del "pinsapo", congénere del abeto y que por su rareza y belleza me hubiese gustado ver... "éste único pinsapar del mundo"; no siendo ello posible puesto que tal bosque no está en nuestra ruta... lástima.

     A nuestro paso y siguiendo una carretera sinuosa pero de buen firme asfaltado; notaremos que se va espesando un tipo de bosque que llega a ser muy tupido y donde es abundantísimo "el árbol que da el corcho" (alcornoque).- Nos adentramos ya en el denominado "Parque Natural de Grazalema" (sierra de) localidad que avistaremos alrededor de las 13,30 h.; iremos admirando muy bellos parajes serranos dignos de ser visitados y admirados por el indudable atractivo que representan éstos agrestes y montañeses parajes serranos que confluyen, entre éstas dos provincias meridionales españolas (Málaga y Cádiz).

     Llegados a determinada cota de nivel que no puedo precisar, empezamos a bajar y notamos que en ésta parte la carretera ha mejorado bastante, así como el tiempo puesto que ya nos luce el clásico "Sol de Andalucía".- Nos detenemos a comer cerca de la localidad conocida como, "El Bosque" y donde llegamos a las 14,30; el restaurante se encuentra al borde de la misma carretera y es un lugar muy boscoso y apacible; allí nos es servida una abundante comida compuesta de, un exquisito gazpacho "con guarnición muy variada", un segundo plato compuesto de carne de "venado" (ciervo) guisada y muy apetitosa de tomar y de postre un helado; acompañado todo de buen vino, por lo que comemos opíparamente; tomamos -el que así lo desea- café y luego también el que lo desea fuma (yo ni que decir tiene que enciendo mi primer cigarro-puro del día) y pasado un rato de reposo a las 15,45 continuamos viaje acompañados y como antes dije... "por un radiante sol"... y bajo esta luminosidad iremos casi toda la tarde en este largo -pero muy atractivo- viaje de turismo.

     El clima nos va a acompañar y por ello casi la totalidad de éstos cuatro días de turismo serán muy agradables.

     Continuamos -pues- aún dentro de las ya mentadas serranías y en las que se observa gran abundancia de ganadería (porcino, lanar, vacuno, caballar, algo de cabrío e incluso notaremos ganaderías de reses para la lidia, o toros "bravos").

     Pasaremos muy cerca de "Ubrique" y en donde no entraremos por cuanto no está previsto ello, por tanto veremos desde las alturas de éstas montañas, tan industriosa villa gaditana y la que destaca en la fabricación y comercialización de multitud de fabricados en base al cuero (por lo que es famosa), artículo que trabajan desde tiempo inmemorial ya que ésta población es antiquísima y se encuentran en su solar huellas, de lo que fuera ya una población en la dominación romana (Ocuri).

     A las 16,30 llegamos a las cercanías de "Arcos de la Frontera", ciudad también de antiquísimo origen (se cree que fue la antigua colonia romana denominada "Arcensis") y que está hoy considerada como... "uno de los pueblos más bellos de España y parada obligada en la ruta turística y monumental del Sur"; frase que sintetiza lo mucho que esta ciudad ofrece (hay incluso parador Nacional de Turismo) y que sería muy largo de enumerar.

     Por todo ello entraremos en Arcos para hacer un recorrido a pie y ver su parte monumental (iglesia, castillo, etc.) y ver desde "el mirador", la soberbia panorámica que desde el mismo se aprecia con el río Guadalete a su pie; más lejano el embalse de "Arcos" y "el inmenso campo enormemente fértil" que desde esta atalaya y "plaza fuerte" (lo fue en tiempos de guerras entre "moros y cristianos") se dominan.

     Hace en Arcos bastante calor y ello se acentúa al subir a pie la empinada cuesta que nos ha conducido a los antiguos baluartes guerreros... "cosa que compensaremos al descender por la misma pendiente que antes hemos subido", si bién a nuestro regreso ya nos encontramos bastante cansados.

     Continuamos viaje y vamos atravesando campos fertilísimos y en los que "la vista se pierde en sus lejanías".- Pasaremos bordeando la importante ciudad de Jerez de la Frontera en la que tenemos prevista visita posterior... y alrededor de las 18,30 h. llegamos a "El Puerto de Santa María", final de etapa y lugar donde nos alojaremos.

     Ha resultado un espléndido día de turismo por el interior de Andalucía... "donde tanto hay por ver y que incluso desconocemos los propios andaluces".

F I N

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL