Nº 4

                      " L I T O "

(O el mundo es un pañuelo)

     Lo vi en el Kursalón (salón de recreo); famoso salón de reuniones, fiestas y bailes frecuentado por la nobleza y alta burguesía vienesa del siglo pasado y principios de éste: hoy es un atractivo turístico más de la ciudad de Viena y al que las agencias de viajes llevan a "sus grupos", para que disfruten de un concierto con actuaciones de bailarines de valses; basado todo ello en el gran legado que nos dejaran "los Strauss: padre e hijo".

     Fue el 23 de Julio de 1.997, eran las 19,50 h. de una tarde fresca del verano austriaco y junto a "nuestro grupo", permanecíamos sentados en la terraza exterior del citado "palacio de la música", donde y en un templete, actuaría una orquesta compuesta por una docena de profesores (la mitad mujeres) bajo la batuta de un joven director; el concierto sería al aire libre.

     -Ana (dije a mi esposa, señalando a un hombre) parece el guía que tuvimos en nuestra anterior visita a Viena (noviembre 1.993) Ana mira y asiente; hablamos con agrado de aquel guía y tras ello me decido y levantándome me dirijo donde se encuentra éste hombre, el que viene guiando a un grupo de turistas japoneses.

     -Perdone: le digo y continuo.

     -¿Usted fue el guía que nos atendió cuando vinimos hace cuatro años con un grupo que trajo Carlos Avilés?.

     Me mira sorprendido y con bastante atención, rápidamente y sonriendo ampliamente me dice.

     -Si... yo soy "Lito". (prosigue diciéndome) ¿Usted es el señor que me mandó un libro desde Jaén?.

     Nos hemos reconocido ambos y de inmediato nos estrechamos las manos con fuerza y con todo afecto, y hablamos: me dice que le gustó mucho mi libro, que en uno de sus viajes pasó por Jaén y no pudo verme, que incluso ha coincidido con mi hijo Pedro en la feria internacional del turismo que se celebra cada año en Madrid (FITUR) y que habló con él indicándole que se acordaba de mi y que cuando regresase a casa me saludase en su nombre, cosa que mi hijo hizo (le digo).

     Seguimos hablando y me recuerda uno de los poemas de dicho libro ("Pensando... en Andalucía") que al parecer "se le quedó grabado"; me dice que el poema era "sobre los hombres y la mujeres" (no recuerda el título exacto) y aunque el libro le fue grato en gran parte de su contenido, pero que ese poema le hizo pensar mucho y tras ello añade rápido.

     -Llevaba usted razón cuando escribió ese poema "hace 20 años", fue algo profético y que se va cumpliendo y el comportamiento que en él afirmaba, creo que se va produciendo cada vez más... ¿cómo decía el poema?: se pregunta y me pregunta y a lo que yo respondo seguido.

     -Sí, tristemente parece ser que es así... "el uno no quiere engendrar/la otra no quiere parir... nos da miedo... nuestra propia responsabilidad".: le cito de memoria, pues se que se está refiriendo al poema que titulé; "HOMBRE Y MUJER" y que escribiera el 12 de Julio de 1.977: (curiosamente cuando regreso a casa compruebo que acertó en la fecha, pues desde entonces han transcurrido "veinte años y once días".) al oír esos versos añade de inmediato:

     -¡Sí, ese es!: sonríe y confirma diciéndome que "el libro lo tiene siempre a mano" y que lo lee con cierta frecuencia: ello me halaga y reconforta grandemente, puesto que "el desierto en que suele habitar el escritor", es muchas veces largo y profundo cuando no se producen "ecos": tristemente recuerdo aquello que afirmara Cristo sobre el que... "nadie es profeta en su tierra".

     Proseguimos hablando lo que nos permite el corto tiempo de que disponemos y en esa corta conversación le prometo enviarle mi último libro publicado ("Cuentos y Relatos") como obsequio al igual que hice con el anterior; vivamente lo agradece, busca una tarjeta y me la entrega de inmediato.

     Nos tenemos que despedir el concierto va a empezar y nos separamos: cuando el concierto termina... "Lito y sus japoneses han desaparecido de la escena"...?.

     Pienso y medito mientras nosotros también "enfilamos" en dirección a nuestro autocar y recuerdo los días de aquel frío noviembre en Viena y en los que pudimos disfrutar de un buen guía turístico, consciente de su profesión ("hay muchas profesiones pero muy pocos profesionales dignos de ésta denominación") y del que siempre guardaré un buen recuerdo.- Mis impresiones sobre aquel viaje están recogidas en un amplio relato que titulé: "Viaje a Países Alpinos" (inédito).

     Quien dijo aquello de que... "el mundo es un pañuelo", no se equivocó, puesto que coincidir con "Lito"... aquí y ahora, es algo dificilísimo, puesto que éste hombre que a mí me pareció que era peruano ó mexicano, resulta ser un norteamericano (así me lo ha dicho) nacido en San Antonio (Texas) y que aunque actualmente vive en los alrededores de Viena; por su profesión y valía (domina varios idiomas) igual está en Austria, que se encuentra en España, Francia, Italia, o... "vete tu a saber donde".

     Por todo ello escribí éste artículo o relato, y ya en Praga (capital de la actual Chequia) al siguiente día de éste "cuasi imposible" hecho, donde dos hombres se encuentran y que normalmente ya no se verán nunca más... ¿O sí?...?.

 

Praga: 24 de Julio de 1.997 (pasado al ordenador el 13 octubre 1.997)

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL