¿VANIDAD... QUE ES LA VANIDAD VERDADERA?

 

     Cuando se quiere ridiculizar a alguien se le aplica el adjetivo de "vanidoso" y es curioso que ello se generaliza sea quien sea el que merece (o inmerece) el tal calificativo, o sea que se tilda de tal al necio como al inteligente, al que apenas puede mostrar "luces de bengala", como al que por contra si que está dotado de "otro tipo de luces más persistentes y duraderas" y que las respalda el intelecto o inteligencia con que fue dotado por "La Creación", la que por otra parte y si la observamos con detenimiento, es bastante vanidosa y hace gala de una gran ostentación que abarca a todo... "o casi todo", sea ésto grande en extremo o pequeño igualmente imperceptible o perceptible en el grado en que los hombres, han podido profundizar en ello, pues, maravillosamente... "el ser humano se pierde cuando trata de profundizar en ambas dimensiones".

     En nuestro idioma (el español) la vanidad se define así en su primera acepción: "calidad de vano"  y en la segunda se afirma lo siguiente: "fausto, pompa vana u ostentación": si buscamos el significado de la palabra vano, el diccionario dice: "falto de realidad, substancia o entidad".

     Queda pues bastante claro que la verdadera vanidad es aplicable sólo a... "la nada o casi nada", pero no por contra a lo que tiene algún contenido digno de resaltase y mostrarse como un valor "anormal" y en cierto modo "fuera de lo común"; por tanto hay que tener cuidado cuando se emplea la palabra ya citada, puesto que en infinidad de casos esa palabra lo que en realidad enmascara, es a otra mucho más dolorosa para aquel pobre diablo que la padece y cuyo significado es sencillo, se denomina: "envidia" y se asegura que ella por si sola significa la peor enfermedad que puede padecer cualquier ser mortal y ello, pese a la definición primera de nuestro diccionario el que, con toda claridad indica lo siguiente: "tristeza o pesar del bién ajeno".

     Por todo ello hay que cuidar con esmero cuando se emplee ésta ofensiva palabra, que en realidad no lo es la mayoría de veces, pues es lógico y justo el que cualquier ser humano muestre, presuma, divulgue, difunda, comunique "lo que hace, lo que sabe, e incluso... lo que cree saber si ello lo hace con esa buena fe con la que también está dotado cualquier ser humano" y cuya culminación es la sentencia de aquel sabio maestro, conocido como Sócrates y el que dejó para la eternidad aquella lapidaria frase que afirma el que: "Sólo se que no se nada".

     Y si antes me he atrevido a hablar (nada menos) que de la propia "Creación", la que nos abruma con una inmensa vanidad que aceptamos plenamente y pese a que todo "cuanto conocemos" es perecedero... "todo ha tenido un nacimiento y toda va a tener un fín... más o menos lejano" y ello va desde lo más insignificante que conoce el hombre, hasta esa portentosa estrella que nos da la luz y la vida, o sea el propio Sol".

     Sin embargo nos podemos maravillar de la grandiosa ostentación de la Creación, empezando por ese Sol antes mentado y la infinitud de otros cuerpos estelares "más o menos lejanos" y llegando hasta las mínimas expresiones que de la vida nos muestra y donde puede que todas las formas ("o especies") de alguna manera muestran sus... "más o menos grandes vanidades u ostentaciones y las que quieren imponer pase lo que pase".

     Así y por partir desde un punto de... "ese saber que no se sabe nada", podemos fijarnos en la infinidad de vegetales y sus flores y mecanismos, tales como por ejemplo los lirios[1] y el resto de la infinidad de flores que existen y las que lucen sus efímeros y bellísimos colores "para llamar la atención", e incluso difunden o expanden sus perfumes en una extensísima gama de olores, los que sirven para atraer a los insectos, puesto que los necesitan para en definitiva... "procrear y que su especie no se extinga".

     Los propios insectos en su infinita variedad, actúan de forma parecida a los vegetales, pues la continuidad de su especie siempre está supeditada al colorido y al olor, aún cuando muchos de ellos necesiten un camuflaje (muchas veces bellísimo) para lograr en definitiva los mismos fines antes mentados... "imponerse como especie e incluso como individuos para que la vida a ellos encomendada prosiga por un tiempo indefinible por lo largo del mismo" (se asegura que están en la Tierra mucho antes que el propio hombre).

     Igual "vanidad" les podríamos achacar a las miriadas de especies marinas que se conocen o que aún no se conocen, tales como los peces, los que se adornan con infinidad de dibujos y colores, para en definitiva atraer lo que les interesa o repeler lo que les perjudica, buscando siempre lo mismo y lo ya dicho, o sea... "perpetuarse en el tiempo y en el espacio".

     No hablemos de "la vanidad" de (por ejemplo) "los corales", los que como seres vivos, pero "anclados en ciertas partes marinas", llegado el momento de la reproducción, prácticamente inundan el propio mar con sus inconmensurables cantidades de semen femenino y masculino, puesto que tienen que obrar así para tener un mínimo de posibilidades para que su especie (son muchísimas y variadas incluso en éste minúsculo ser vivo) tenga la continuidad de esa vida a ellos encomendada, así incluso obran en inmensa mayoría otras especies, las que si bién no "lanzan" su esperma en tan grandiosa cantidad, pero si que lo hacen en cantidades enormes y ello va desde el calamar hasta el arenque o cualquier otro tipo de peces y moluscos que existen en inmensidad de variedades y... "todas viven, conviven y prosperan en un determinado medio o lugar de esa inmensa sopa de vida cual es el mar en su conjunto", en el que hay especies que se reproducen de forma "hermafrodita", puesto que produce un sólo individuo los dos tipos de esperma o semen y no necesitan ni de la copulación o apareamientos que si que necesitan la inmensidad de seres vivos de éste planeta, algunos de ellos y como ocurre a nuestro conocido crustáceo, "el percebe" está dotado de dos larguísimos "penes", con los que busca inseminar a "su vecino" (viven apiñados en lugares durísimos de los acantilados) pues la naturaleza los ha dotado así, para prevenir incluso el caso en que un sólo individuo quede aislado y anclado en un determinado lugar... ¿no es acaso ésta otra gran vanidad natural?.

     No hablemos de los reptiles y de su comportamiento y vitalidad y donde... "la vestimenta de muchos de ellos es un derroche de vanidad en colorido, relieve y conformación de todo su organismo", el que así fue dotado con igual fin que los anteriormente indicados en un apretadísimo boceto.

     Me podría extender sobre "el reino de los mamíferos y de las aves" y donde como en el resto "de vida", existe la gran lección para ir aprendiendo poco a poco, aún cuando nunca sepamos aquello de que... ¿qué fue primero el huevo o el ave que lo puso?, pero en cierta manera sería reiterarme y yo lo que en realidad estoy haciendo es "pensar y decir lo que pienso" y... nada más".

     Pero aún así y por último debo decir algo sobre las semillas o esporas que transmiten cualquier tipo de vida vegetal... la naturaleza ha hecho los frutos dulces para que cualquier animal que de ellos se alimente, tenga que "pagar el precio correspondiente", que no es otro que el de distribuir las semillas del fruto, para que no se extinga la especie de árbol ó arbusto que los produce.- Otros se valen del agua o del viento para que sus semillas se distribuyan por el ancho campo o más... "ancho mundo", pues se asegura el que algún tipo de enormes árboles de la familia de las coníferas, su polen es tan liviano y tan diminuto, que una vez que "lo suelta el árbol", éste se mantiene en suspensión del ambiente atmosférico y esas diminutas semillas (que son igualmente femeninas o masculinas) llegan a dar la vuelta al mundo... "y lo hacen simplemente buscando la polinización de su especie y siempre lo mismo... o sea para que no se extinga la misma".

     Por ello, por todo ello... ¿qué cuenta en éste "gran teatro de vanidades", la vanidad verdadera del verdadero hombre que sabe y quiere transmitir honestamente "sus esporas inteligentes" para que otros las reciban y aprovechen... si es que saben?, pues poco, muy poco contamos el hombre/mujer, en... "esa inmensidad de vanidades", en la que simplemente se cumple la grandiosa misión que se dice en el libro de libros, o sea La Biblia, en la que se ordena tajantemente... "creced y multiplicáos"... ¿en esa órden que se quería indicar, sólo el crecimiento y reproducción de los cuerpos... sólo el de los cuerpos humanos... o entraban también todos los demás cuerpos materiales?... ¿podría ser también el que la órden fuese también en el sentido de que creciésemos en conocimientos infinitos y por tanto en infinita inteligencia?... ¿es el hombre el portador de esa semilla o espora y la tiene que continuar "por los siglos de los siglos"?... sinceramente y aun cuando dijera "aquello", el sabio griego ya citado... sí, rotundamente sí... y la verdad... "mi vanidad" no me permite decir el por que creo en ello, pero si que puedo asegurar que creo firmemente en lo que veo y lo que veo es inmenso y me da la impresión... "sólo la impresión", de que lo que veo en el sentido "en que lo digo" (y que entenderá todos aquellos que reconozcan que "no saben nada") es eterno y de alguna manera... "la vida humana está inserta en La Eternidad que ha dispuesto... "eso que sintetizamos diciendo como... LA CREACION DIVINA... y la que no entendemos en absoluto, puesto que en realidad... ¿qué somos los seres humanos por inteligentes que nos creamos?... "algo tan infinitamente insignificante que creo estamos más cerca de la nada, que de algo digno de mención", pero precisamente por ello mismo, "ese algo" es lo que impulsó al pensador a decir aquello de... "Pienso luego existo"[2] y a lo que podríamos añadir... ¿pero por qué y para qué existo?... misterio, pero ello seguido de una infinita y muy serena esperanza en el devenir del tiempo y al que no debemos temer... sencillamente por cuanto... "no somos responsables de nuestra propia creación", por tanto al ser efecto y no causa... "La Causa nos irá abriendo el camino de esa eternidad, por la que lucha hasta el miserable coral, inmóvil y anclado sobre sus antepasados muertos desde vete tu a saber cuando"...?.

 Antonio García Fuentes

 

Jaén: En la tarde (19 a 20,30 h.) del día uno de Enero de 1.998: repasado en la mañana (de 11,30 a 13 h.) del tres de Enero de 1.998 (sábado).


    [1] Y si cito a ésta "humilde flor"... y lo hago en primer lugar, ello es por cuanto hasta Cristo se acuerda de ella y es la única que nombra en su famoso y grandioso sermón, pronunciado en aquel monte del que se toma el nombre, para "catalogarlo" en la historia de La Humanidad.

    [2] Sin embargo en su "DISCURSO DEL METODO": René Descartes dice..."yo pienso luego soy": al menos así consta en el traducido libro que poseo (Ediciones y Distribuciones Alba, S.A. - Madrid, 1987).

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL