*********************

PENSAMIENTO DE UN GRAN FILÓSOFO:

   La materia que constituye el Universo se presta fácilmente

a todas las combinaciones; y la sabiduría que dispone de ellas, no lleva en

su esencia ningún principio maligno. Por lo tanto, no encerrando ninguna maldad,

no puede hacer daño ni perjudicar; sino que vela por la creación de todas las cosas y

por llevarlas a buen fin.

Marco Aurelio (Pensamientos)

 *****************

SOBRE EL UNIVERSO

            Hablar del Universo (con mayúsculas) es perderse de inmediato y aún cuando no comprendamos ello a la primera impresión; puesto que solemos emplear palabras o frases que dicen: "universal, universalmente, universo", con las que simplemente expresamos como máximo, lo relativo a "mundial" y que concreta la frase, "universalmente conocido", cuando nos referimos a una persona, composición musical, obra intelectual, etc. etc. y ello no es así, puesto que el Universo, es uno si se considera "unidad" y como tal no sólo es desconocido, sino que es el gran misterio en el que el hombre, anda siempre perdido y haciendo conjeturas, hipótesis, cábalas y alguna que otra afirmación, que por su poca "monta", es cuasi insignificante comparando magnitudes que caen fuera de todo control y de toda imaginación, por preclaras que éstas sean.

            Isaac Asimov[i] en su obra "El Universo" (1966-1971)[ii] nos habla de cuanto se conoce hasta esas fechas, del Universo y es tal, la cantidad de datos, cifras, magnitudes, hipótesis y autores que nombra, que mejor es que el interesado lea la obra en toda su extensión. No obstante y para confirmar cuanto indico al principio de mi reflexión, recogeré algunos párrafos por cuanto creo interesantes para llegar a una conclusión ya apuntada y en la que me afianzo:

 

*****************

MEDIDAS Y DIÁMETRO DE NUESTRO PLANETA:

            "Según los conocimientos actuales, la primera persona que sugirió que la Tierra era una esfera fue el filósofo griego Filolao de Tarento (480-? a. J.), quien formuló la idea hacia el año 450 a.J..

            Podemos afirmar que hacia 350 a.J., ningún científico dudaba ya de que la Tierra fuese una esfera. Desde entonces, este concepto ha sido admitido en todo momento por cualquier hombre culto del mundo occidental.

            La idea era tan satisfactoria y estaba tan exenta de paradojas que fue aceptada aún en ausencia de pruebas de carácter directo. Una prueba de este tipo no llegaría hasta el año 1522 d. J. (dieciocho siglos después de Aristóteles), cuando la única nave que logró sobrevivir a una expedición mandada en principio por el navegante Fernando de Magallanes (1480-1521)[iii] arribó a puerto, tras haber descrito por primera vez una vuelta a la Tierra: de este modo quedaba demostrado de una manera directa que aquella no era plana.

            Hoy día se ha demostrado la esfericidad de la Tierra sobre el principio real de "ver es creer". Durante los últimos años de la década de 1940-49 se consiguió lanzar cohetes a una altura suficiente para tomar fotografías de vastas porciones de la superficie terráquea; estas fotografías demostraron de un modo visible la curvatura esférica[1].

            El área de la superficie de tal esfera es de 512.000.000 de kilómetros cuadrados, aproximadamente, cifra que equivale por lo menos a seis veces la superficie máxima conocida en los tiempos antiguos.[iv] Mediciones posteriores y más perfectas, dan los siguientes resultados: 40.067,96 para la longitud de la circunferencia de la Tierra en el Ecuador. El diámetro de la Tierra varía ligeramente según la dirección debido a que nuestro planeta no es una esfera perfecta; la longitud media de este diámetro es de 12.739,71 kilómetros. El área de la superficie es de 509.903.550 kilómetros cuadrados".

 

*****************

            Lo acotado arriba, es cuanto (muy resumido) nos aporta el autor del citado libro, sobre nuestro planeta "Tierra", el que es sólo, algo así como... "una mota de polvo estelar" en el Universo, pero en el que (lo hago notar para el lector inteligente) la Madre Naturaleza, Dios, o La Creación (da igual el nombre que empleemos) no dejan "un milímetro" sin que en el mismo, esté presente "algo de vida", tal y como la conocemos nosotros "los terrícolas", puesto que incluso en las profundidades de los hielos "eternos", los científicos actuales, han encontrado vida en formas ni entendidas, ni comprendidas, puesto que la vida en aquellos helados y profundos lugares, se consideraba imposible[v]. Digo cuanto antecede, por cuanto más adelante "vamos a encontrar" inconmensurables espacios (infinitos) y de vida no se indica nada, cosa no lógica, por cuanto... "esa Creación tan avara en este minúsculo planeta, no es admisible que desechara espacios tan inmensos y que estos sean totalmente estériles...?". Por ello (pienso) que debemos hacernos algunas preguntas, al menos, yo me las hago: ¿Sólo existe la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta?... ó... ¿Cuantas formas de vida pudieran existir y que no nos es dado conocerlas?... ¿Cuantas dimensiones pudiera haber o existir?. Misterios que vamos a ir encontrando y que se resumen en uno sólo, o sea: el gran misterio que significa en sí, la palabra "UNIVERSO". Veamos lo que de ello nos cuenta I. Asimov.

 

*****************

LA LUNA: "Hiparco de Nicea (190-120 a.J.) otro astrónomo griego y quizá el más notable de la Antigüedad, llegó a la conclusión de que la distancia entre la Luna y la Tierra, equivalía aproximadamente a treinta veces el diámetro de ésta. Aceptando la cifra de Eratóstenes para el diámetro de la Tierra (12.800 km.) la distancia de la Luna resultaba ser de 384.000 kilómetros.

            Esta cifra es excelente si tenemos en cuenta el estado en que se encontraba el arte de la astronomía en aquellos tiempos. La cifra más exacta de que disponemos en la actualidad para la distancia media entre los centros de la Luna y la Tierra es de 384.317,2 km.. Decimos distancia media porque la Luna no describe un círculo perfecto alrededor de la Tierra, sino que en algunos puntos se acerca y en otros se aleja. La distancia mínima a que se acerca (perigeo) es de 356.334 km. y la máxima a que se aleja (apogeo) de 406.610 km.

            Así pues, podemos decir que hacia 150 a. J., y tras cuatro siglos de astronomía minuciosa, los griegos habían logrado determinar con cierta exactitud la forma y dimensiones de la Tierra y la distancia a la Luna, pero sin conseguir demostrar mucho más. Concluyeron que el Universo era una esfera gigantesca de varios millones de kilómetros de diámetro como mínimo, en cuyo centro colocaron un sistema Tierra-Luna con unas dimensiones que seguimos aceptando hoy día.

 

EL SOL: Durante los 1.800 años que siguieron a la época de Hiparco, los conocimientos del hombre acerca de las dimensiones del Universo no progresaron.

            En 1961[2] se recibieron microondas reflejadas por Venus. Utilizando los datos recogidos se calculó que la distancia media entre la Tierra y el Sol es de 149.570.000 kilómetros.

            Teniendo en cuenta que la órbita más externa es la de Plutón, y no la de Saturno, vemos que el diámetro de sistema solar no es de tres mil millones de kilómetros, sino de doce mil millones. Un rayo de luz -capaz de recorrer una distancia igual al perímetro de la Tierra en 1/7 de segundo y de salvar el espacio entre ésta y la Luna en 1 1/4 de segundo- tardaría casi medio día en atravesar el sistema solar.[vi]

 

NUESTRA GALAXIA (la Vía Láctea): A principios de la década de 1930-39, se había logrado por fín determinar las dimensiones de la Vía Láctea tal y como se aceptan hoy día. La Galaxia es un objeto en forma de lente, de unos 80.000-100.000 años-luz de diámetro; nuestro sistema solar está situado a unos 27.000 años luz del centro. El espesor de la Galaxia es de unos 16.000 años-luz en el centro y de 3.000 en el punto donde se halla situado el Sol. Los cúmulos globulares están distribuidos esféricamente alrededor del centro de la Galaxia y esta esfera de cúmulos tiene un diámetro global de 100.000 años-luz.[vii]

            Las más cercanas a nosotros, son unas "mini-galaxias" que son conocidas como las "Nubes de Magallanes": las distancias son las siguientes y partiendo de "nosotros": La Nube Grande dista unos 155.000 años-luz[viii] y La Nube Pequeña unos 165.000 años-luz; se piensa (hay razones) que entre ambas Nubes se extienden conexiones débiles, de suerte que ambas formarían un único sistema.

 

PROFUNDIZANDO EN LAS DISTANCIAS: La escala del Universo es tan descomunal que a su lado empalidece incluso la distancia de las galaxias más próximas, tal como la de Andrómeda. Cuando se determinó por primera vez la distancia de la galaxia de Andrómeda y empezaron a barajarse cifras de "cientos de miles de años-luz", parecía que la imaginación no podía ya dar más de sí. Sin embargo, al cabo de una década, más o menos, hubo que convencerse de que Andrómeda se hallaba, como quien dice, a la vuelta de la esquina. Tanto es así que forma parte, del Grupo Local, de un sistema al cual también nosotros pertenecemos.

            Expresando "lo mismo" de un modo más conciso: El Universo observable es, en apariencia, una esfera con centro en nosotros mismos y un radio de 3.400 millones de años-luz (o un diámetro de 6.800 millones años-luz). Así pues, de acuerdo con este análisis el límite del Universo observable se encuentra a 4.250 veces más alejado de nosotros que la galaxia de Andrómeda".

 

EL "BIG-BANG", "EL HUEVO CÓSMICO": ó EL ORIGEN DEL UNIVERSO": En el citado libro, existe un capítulo en el que "se atreven" a fijar fechas o tiempo desde el origen del misterio, incluso fijando períodos en "evos"[ix] y llama la atención el párrafo siguiente.

            "El tiempo cero del Universo se puede calcular a partir de las distancias que separan hoy día las galaxias y de la velocidad con que se expande en la actualidad el Universo. De acuerdo con la escala de distancias que rigió entre 1925 y 1952, el tiempo cero tuvo que ocurrir hace aproximadamente, 2.000.000.000".

            O sea que fue hace, "dos mil millones de años" (no se puntualiza de "donde cuentan el tiempo"[x]) y es claro que tampoco se fija, el día, la hora y si fue... "por la mañana, la tarde, la noche, o la madrugada"... por tanto sólo nos queda el sonreír o reír abiertamente, ante tal temeridad, pues sinceramente pienso, que lo mejor es presentar la humildad e impotencias máximas y humanas, puesto que otra "cosa" considero no cabe; ya que en el mismo libro se dice en párrafos diferentes, cuanto sigue: "La ley de la conservación de la energía afirma que la energía puede ser transferida de un lugar a otro, pero nunca ser creada ni destruida. El sistema solar posee una reserva descomunal de energía" (pág 141: vol. I) "Cierto es que, de acuerdo con la doctrina científica aceptada con carácter universal[3], la energía se conserva y jamás puede ser destruida" (pág. 31: Vol. II).

            Es claro que meditando sobre los dos párrafos citados, podamos pensar y deducir, que "lo que no se puede crear, ni destruir, no se le puede poner límite ni de creación ni de destrucción", por tanto lo de fijar fechas o tiempo es un absurdo más de quienes no pueden llegar a conclusiones tangibles y explicables, por cuanto ni existieron, ni existen y pensamos que no van a existir nunca, por cuanto "el espacio y el tiempo, son infinitos, como reconocen en el ya multicitado libro".

            Por todo ello, ni "big, ni bang, ni huevo cósmico o nó cósmico"; puesto que resulta evidente y claro, que caso de una cosa u otra, "éstas cosas eran un contenido dentro de un continente, puesto que la nada es nada y no existe" y es algo así como aquí decimos en este minúsculo planeta con la archisabida frase de... "¿Qué fue primero, el huevo, o la gallina"...?[xi].

            Lo triste y lamentable es que se empleen tanta energía y tanto gasto en "descubrir apenas nada" en ese inmenso Universo, mientras aquí en "nuestra Tierra", tantas cosas hay por hacer y tantos trabajos por realizar, hasta que de verdad, podamos llegar a denominarnos una verdadera y humana civilización, verdaderamente solidaria entre todos los seres que aquí vivimos... ¡Hombres, animales y plantas!... realizado todo ello, entonces y si sobra tiempo, será el momento de entrar a explorar el inmenso espacio que nos rodea y que nos abruma, el sólo pensar en ello; por ello quizá la grandiosa y elocuente frase del sabio (Sócrates)... "solo sé, que no se nada"[xii].

            Confirmando "mucho" de lo que aquí sintetizo, lo reflejo en un artículo escrito recientemente y el que reproduzco a continuación y como un complemento, puesto que en él, aparece un científico con sus recientes trabajos y su sinceridad, la que avala mucho de lo que queda aquí escrito.[4]

              LA NAVIDAD VISTA AL FINAL DEL DOS MIL

            Todo es relativo, hasta el tiempo; ese tiempo que el hombre intentó medir (sin conseguirlo) puesto que necesitó (necesitamos) mediciones, fechas, hitos y en definitiva; puntos de partida, para estar mucho menos perdidos en esa inmensidad inabarcable, inconmensurable y misteriosa, que denominamos "tiempo y espacio" y que se pierde en el Gran Misterio (Dios) y "su Universo".

            Y he dicho "puntos de partida", puesto que hablar de "puntos de llegada", es aún mucho más problemático, por aquello tan multirrepetido de... "¿Quien soy, qué soy, de donde vengo y a donde voy? Lo que tratado por las múltiples religiones humanas, no llega a convencer a los mínimamente exigentes, los que terminan por querer "eternizarse" aquí en éste pequeño mundo, por cuanto es lo único tangible, que le muestran "los cinco sentidos" con que fue dotado al venir a, "ésta minúscula partícula estelar".

            Por ello y bajo mi propia experiencia, lo mejor es "no tener prisa", saber esperar, contentarse con lo que se tiene y partiendo de ello tratar de conseguir más, pero de forma pausada y sin que "se alborote" ese "yo interior", el que de alguna manera, parece ser que nos habla y nos orienta siempre en ese pausado caminar, que es donde se encuentra la mayor y mejor paz que existe en éste pobre mundo, cuando lo que el ser humano realiza no perjudica a nadie... "ni siquiera a él mismo" y que ya predicaron los sabios y profetas, d[xiii]estacando en nuestra cultura Pitágoras, con la sentencia (tiene otras muchas) que aconseja: "No seáis tiranos de nadie, ni siquiera de vuestro perro". Ó la también contundente de Cristo y que recomienda no sólo perdonar, sino incluso, "amar a los enemigos"; así cómo no hacer a nadie lo que no queremos nos sea hecho a nosotros mismos". Y si he citado primero a Pitágoras, es sencillamente por cuanto, "predicó y puso escuela seis siglos antes que El Maestro Cristiano" y las enseñanzas de uno y otro, parece ser que van en un paralelismo muy notable y nunca superado hasta el día de hoy.

            Pero volvamos al tiempo y al Universo y "sus medidas o mediciones".

            He leído todo cuanto a mi mano ha llegado sobre tan fabuloso tema; pero hoy me voy a referir a ciertos párrafos, escritos por un astrofísico moderno (Mark R. Kidger) y publicados en una revista cristiano-católica ("Vida Nueva")[xiv] por cuanto celebramos una Navidad basada en la venida del "Cristo" en fecha indeterminada, como veremos a través de las citas.

            A las preguntas del entrevistador al científico: "¿Alguna vez ha visto algo extraño en el cielo? ¿Hay vida en el universo?": éste responde: "He pasado mucho, mucho tiempo observando el cielo y, efectivamente, en varias ocasiones he visto cosas que no puedo explicar". Sigue más adelante y dice: "Sabemos que la gente ha estado viendo cosas extrañas en el cielo casi desde el principio de la historia. Estoy absolutamente seguro de que hay otras civilizaciones ahí en el espacio, no sé cuántas, pero algunas al menos". Más adelante dice: "Estoy absolutamente seguro de que no estamos solos. ¿Todo este universo y nosotros los únicos habitantes? Hay doscientos mil millones de estrellas en nuestra galaxia, y nuestra galaxia es una de aproximadamente cien mil millones de galaxias". Recordemos (apunto yo) que una estrella es todo cuanto es y representa nuestro sistema solar, el que por sí sólo ya es inmenso y sus límites, aún están por determinar, así cómo el número de esferas o cuerpos celestes de que está compuesto; "releamos y con atención" las cifras (de mareo) que nos aporta éste científico, el que amplía datos de "inmensidades cubiertas de polvos estelares" y de las que (según él) vino nuestro planeta y nosotros los hombres que lo poblamos. Se manifiesta agnóstico, pero no ateo y sobre la denominada "Estrella de Belén" dice cuanto sigue.

            "La estrella de Belén es el más viejo de los misterios en astronomía. Mi libro intenta explicar los fenómenos que sabemos tuvieron lugar en el tiempo de la Natividad. Como mucha gente sabe, Jesucristo evidentemente no nació en el año cero, porque el año cero no existió. La mayoría de expertos actuales coinciden en que probablemente nació en el año cinco antes de Cristo. Pues bien: precisamente en ese momento, unos astrónomos chinos observaron una estrella en el cielo matutino, que se vio durante más de dos meses. Habría sido visible al amanecer en la constelación de Capricornio. Sabiendo a ciencia cierta que esta estrella existió, la estrella de Belén no pudo ser otra cosa".

            Bueno... pues hasta aquí, lo recopilado y que considero es interesante por cuanto a la meditación nos pueda llevar y la que desde luego, no tiene por qué... negar nada de nada, sino por contra enriquecer los conocimientos de cada cual, crea o nó, pero que duda cabe que, al menos para mí (espero que para otros muchos más, difíciles de convencer) si existe La Creación, es lógico asignar la misma, a Un Creador ó a Una Creación debida a Algo infinitamente superior a nosotros y a lo que nosotros llamamos o denominamos simplemente como Dios: y afirmo ello por cuanto "la nada es nada y la nada no existe".

            De cualquier forma y manera, leyendo las enseñanzas del Galileo citado y del Maestro Griego, igualmente citado y practicando sus enseñanzas, aún cuando sea como "aprendices", a lo mejor entre todos, los que "vamos a conocer el tercer milenio", podemos construir una civilización mucho mejor que la muy "sangrienta" que felizmente dejamos atrás, en el anterior milenio y el que quedó plagado de todo tipo de violencias terroríficas y sangrientas por demás y las que nos deben servir de reflexión... para que nunca más se repitan.

             Así pues: ¡Feliz Navidad!, cuidado con el exceso de comida, bebida y "otras cosas" y recuerde siempre la gran enseñanza de todos los tiempos... "No harás al prójimo lo que no quieras que a tí te sea hecho". Esa es la máxima enseñanza que hemos recibido, en ésta "mota de polvo estelar", pero que dicen, sirve para todo el Universo.

Antonio García Fuentes (2 enero de 2000)

 

 

 

Escrito en la ciudad de Jaén, en las tardes de los días 7 y 8 de enero de 2000

NOTAS:



    [1] "Cierto que la Tierra no es exactamente esférica, pero la diferencia es demasiado pequeña para ser percibida a simple vista. Observada desde el espacio, la Tierra ofrece el aspecto de una esfera perfecta" (nota de I. Asimov).

    [2] El autor da una gran cantidad de datos anteriores y posteriores, pero yo me remito al tema, tomando la Tierra como punto de partida; y lo hago por simplificar en todo lo posible.

    [3] Vemos aquí lo que al principio me referí sobre la palabra "universal", que en este caso es claro que indica que es aceptado "mundialmente", por tanto es absurda dicha palabra, por cuanto lo que corresponde es "mundial" y relativo al "mundo científico de un insignificante planeta que nosotros denominamos Tierra".

    [4] No he querido cambiar el titular, puesto que es verdad, el artículo fue pensado para el final del año 2000, por si vivo y decido publicarlo entonces.



[i]... Isaac Asimov: Escritor y bioquímico estadounidense, de origen ruso, nacido en Petrovichi en 1929; autor de múltiples volúmenes de ciencia ficción, pero también de "libros científicos".

[ii]... Editado en España: Alianza Editorial, S.A.: diez ediciones entre 1973 y 1984. La leída o mejor dicho, "hojeada" por mí, es la correspondiente a 1984: traducida por Miguel Paredes Larrucea.

[iii]... El autor resume (inexplicablemente ó puede que intencionadamente) esta gran noticia y no menos grande hecho debido a España y los españoles de aquella época, puesto que si bién Magallanes era portugués, pero fue bajo el reinado del Emperador, Carlos I (V de Alemania); cómo se realiza la gran aventura, la que compuesta por cinco carabelas, salen del puerto andaluz de Sanlucar de Barrameda, en 1519; descubren el estrecho que lleva su nombre (1520) atraviesan el inmenso Océano Pacífico en una durísima navegación que dura tres meses, llegando a las después conocidas como, "Islas Filipinas", en cuya isla de Mactán fue muerto "el almirante", tomando el mando, entonces, el español Juan Sebastián Elcano (1476-1526); el que tras circuncidar el "medio mundo" que aún quedaba por "navegar", regresa a España al mando de la única nave que "aún flotaba" (la carabela Victoria) y terminando así la vuelta al mundo, en el mismo lugar donde la empezara, o sea en Sanlucar de Barrameda.

[iv]... Error que se mantuvo hasta después del viaje de Cristóbal Colón, el que basado en "las antiguas medidas", creyó haber llegado a "Cipango" y no a un nuevo continente (América) muriendo en tan craso error, resuelto igualmente en el viaje de Magallanes-Juan Sebastián Elcano, no muchos años después, pues sabido es que Colón muere en Valladolid, en 1506, a los 55 años de edad.

[v]... No hace mucho tiempo, los científicos que exploran e investigan en La Antártida, han descubierto a miles de metros de profundidad y bajo los hielos, un gran lago, en el que afirman existe vida, por cuanto las perforaciones ya realizadas así lo confirman.

[vi]... Debo aclarar al lector, que nuestro sistema solar, aún encierra "misterios", pues se habla de otros planetas aún por descubrir, cometas, etc. y por tanto, la realidad es que aún no se conocen ni sus confines, ni su diámetro y hay que pensar -luego se verá- que estamos hablando de una estrella ("sólo una") de las que hay incontables millones en una galaxia y que en el Universo existen igualmente... "incontables millones de galaxias". Ver al final del relato, nuevos aportes.

 

[vii]... En mi libro. "Pensando en... Andalucía" (1986) hay un poema que se inicia en su pág. 84 y cuyo título es el siguiente: "El hombre y el Universo"; en el mismo y en "pensamiento poético", ya desarrollé este enorme misterio y con arreglo a mi muy limitada capacidad. El poema fue escrito, en la madrugada del 14 al 15 de octubre de 1980. Indico todo ello, por cuanto este inmenso tema ya me preocupaba desde bastantes años atrás: sugiero ver en el mismo libro, otro poema titulado: "El caballo de los dioses". Y alguno más que igualmente se refiere al "ser humano y su existir en ese espacio infinito y misterioso".

[viii]... Hemos de recordar, que como se cita en la pág 67 del II tomo del citado libro de Isaac Asimov: "la velocidad de la luz en el vacío, equivale a 229.776 km. por segundo".

[ix]... Evo: según el diccionario de la "RAE" significa: "Duración de las cosas eternas ó duración de tiempo sin término".

[x]... Al final de mi libro: "Diálogos con mi amigo el loco"; yo me atreví a definir el tiempo tal y como yo lo deduzco; está inserto en la pág. 187/188 del citado libro y el texto es el siguiente:

¿QUE ES EL TIEMPO... EXISTE EL TIEMPO?

 

El tiempo nosotros aquí en La Tierra, lo contamos o medimos, en base a las vueltas que ésta da sobre si misma y alrededor del Sol.

Si éste preciso instante lo fijásemos aquí en La Tierra, pero al mismo tiempo lo situamos en el Sol, la Luna, Marte... o en la Estrella Polar ("cuyas esferas marcan igualmente su tiempo")... ¿qué sería el tiempo?... ¿de donde partiría y como contaría?... ¿Existe entonces el tiempo y por tanto la edad?.

Si por otra parte "nada desaparece en el Universo", la materia simplemente se transforma y cambia ininterrumpidamente a múltiples formas y por tanto "siempre será la misma" y el tiempo se fija (o lo fijamos nosotros) en base a esa materia aparentemente fija en el espacio y digo aparentemente fija, por cuanto todos los cuerpos están en contínuo movimiento en el espacio.

Por tanto si la materia (base del tiempo) no desaparece y siempre está presente... ¿no ocurrirá igual con el tiempo... que será constante y permanente pero con diferentes apariencias?.

Deducido todo ello, la eternidad aparece segura... la duda es si también nosotros seremos eternos... desde luego "la materia de que estamos compuestos, si que lo será" y entonces... ¿por qué no el resto de lo que componga nuestro yo "invisible"?

Antonio García Fuentes (20 Abril 1.996)

 

NOTA ANEXA: Reflexión de lo que del tiempo y su pérdida cuenta Marco Aurelio en "sus pensamientos" (Libro: "Los Estoicos").

 

DICE ASÍ:

        "Aunque vivieses tres o treinta mil años, no olvides jamás que nadie pierde más vida que la que tiene, ni goza de otra vida distinta de la que pierde. Así pues, la vida más larga y la más corta vienen a ser lo mismo. El presente es de igual duración para todos y lo que se pierde es también igual y, en definitiva sin importancia. En cambio, no podríamos perder ni el pasado ni lo venidero, porque ¿acaso se le puede arrebatar a uno lo que no tiene? Acuérdate de estas dos verdades: la una, que todo exteriormente es de idéntico aspecto, que pasa por los mismos ciclos y que es indiferente ver el mismo espectáculo durante un siglo o dos que por toda la eternidad; la otra, que el que muere muy joven pierde igual que otro que ha vivido muchos años. Ambos pierden sólo el instante presente, que es el único que poseen, puesto que no podrían perder lo que no tienen.

(Marco Aurelio: Pensamientos)

[xi]... HUEVO-GALLINA: Es elemental la pregunta, no así la respuesta que es otro gran misterio, puesto que para que hubiese un huevo, debió existir primero la gallina (u otro tipo de ave): pero es más, para que ese huevo fuese fértil, debió existir un gallo que "cubriese" a la gallina, puesto que si nó... "el huevo resultaría huero".- Por igual deducción, podemos pensar de cualquier tipo de animal, o incluso de vegetal, puesto que antes del mismo, deben existir las semillas ó el vientre de las hembras y la inseminación de los elementos masculinos.- Para el hombre es lo mismo, puesto que "el mito de Adán y Eva", es eso mismo, un mito religioso, que de diferentes formas o maneras, existe en cualquiera de las religiones que, "ha tenido que inventar el hombre", para justificar la Divinidad que dedujo, existía antes que él mismo.

[xii]... Hemos de pensar igualmente en que si el Universo o "macrocosmos", es un inmenso misterio; igual lo es lo "infinitesimal", o infinitamente pequeño ("microcosmos") y en lo que igualmente, existen distancias y subdivisiones, "inmensas" en lo diminuto, inapreciable... o lo aún invisible. Y no hablemos del misterio que representa el propio hombre como tal y su cuerpo físico ("mejor ni intentar hablar del otro componente espiritual") considerado individualmente como "un universo" y quizá por ello, la denominación religiosa cristiano-católica, que afirma el que... "fuimos creados a imagen y semejanza del propio Dios", a lo que podríamos añadir..."y su Universo" y aún cuando no sea admisible el denominado "panteísmo"; puesto que por una lógica "humana", si existe efecto es por cuanto, antes, hubo Causa; o sea Creación y Creador...?. "misterio, siempre misterio insondable". VER AL FINAL, UN RELATO COMPLEMENTARIO Y DE OTRO AUTOR, aparecido en prensa, posterior a estos textos.

 

XIII... Revista: "Vida Nueva" del 12 de Junio de 1999.

 

·        * * * * *

·        OTROS APORTES AL TEMA:

 

La Revista Esfinge Nº 14 – Junio 2001 y firmado por “Raysan” publica lo siguiente y que cito textualmente

 

El Macrobios y el Microbios

 

Hay ciertas similitudes entre lo grande y lo pequeño, cierta analogía que nos permite intuir leyes comunes.

Para la mentalidad antigua esto se daba por real. Para dicha concepción el Universo es un ‘animal celeste’. Un ser vivo con sus leyes que lo rigen, un “macrobios” que se puede ver reflejado también en pequeño, en el hombre, que como ser vivo conforma un reducido “microbios”.

Los átomos en el hombre serían algo similar en su cuerpo a los sistemas estelares en el cuerpo celeste del Universo; sus moléculas, -que enlazan átomos- serían como verdaderos sistemas estelares enlazados; sus células serían como galaxias; los tejidos se asemejarían a nubes de galaxias; los músculos a algo así como cúmulos galácticos; los órganos bien organizados y diferenciados a supercúmulos o nidos de galaxias.

Ciertas analogías han de hacernos pensar que la vida guarda secretas leyes con que ordena a sus criaturas, que no pueden ser fruto de casualidad alguna. Así podemos ver observar en el hombre que la inclinación del corazón es de unos 23º al igual que ocurre con el eje de la misma Tierra. El agua marina en pequeñas proporciones puede sustituir a la sangre y realizar su trabajo en el cuerpo humano. Tal vez por ello el hombre antiguo decía que los mares son como la sangre de un ser vivo llamado Tierra. El hombre respira habitualmente unas 18 veces por minuto, lo que lleva a completar unas 25.929 veces al día; por extraña analogía este número es la cantidad de años que conforman un año-sideral, en que el sol lo encontraríamos o veríamos surgir por el horizonte por la misma posición. ¿Tal vez un día de los nuestros equivalga a un año de nuestra estrella?.

Cuando se nos describe un átomo pareciera que estuviésemos ante un sistema estelar en miniatura, salvadas las diferencias de magnitudes. Aunque nuestro sistema solar nos parece gradioso, tal vez, entre el átomo y un sistema solar tan sólo hay una diferencia de tamaños. Los antiguos consideraban al Sol como un gran ser vivo, sometido a leyes similares a las que rigen todo el cosmos; y los seres vivos en particular. Del mismo modo la actividad atómica dentro de cualquier material nos hablaría de un tipo de vida, que demuestra que la materia no está inerte.

Todo está en relación, tal como nos dice el viejo aforismo del Kybalión egipcio, “Así es arriba como es abajo”. Nos regimos por leyes semejantes, tanto en el microbios como en el inmenso macrobios, estamos sometidos a unos principios generales. Nosotros tomamos la energía del ambiente, como expresan las culturas orientales, por ello se dan más casos de muerte natural al amanecer, cuando el ambiente y por tanto el hombre dispone de menor energía. La sangre se coagula en pequeños grumos cerca del amanecer. Nuestra secreción hormonal y la tensión arterial también guarda relación con el Sol, y así podríamos citar variados ejemplos...

Vivimos interconectados con nuestro entorno, nuestra realidad no es tan sólo nuestro cuerpo, sino la Naturaleza que nos envuelve. Estamos encadenados al cosmos y no tan sólo en su faceta material...

Pero a pesar de vivir conectados a ese Cosmos, influidos e inmersos en él con todas sus consecuencias, ciertos límites predispuestos por la naturaleza, nos enmarcan el hábitat en que se desarrolla la escena de nuestra vida.

 

(Hasta aquí el interesantísimo relato que transcribo por ello mismo y sin otro interés que... el que sea conocido, así como su origen:  A.G.F. 25-08-01)

 

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS: En el diario “ABC” del 27-10-2000 y en su página 46: informan de cuanto sigue: “Urano ya no es el planeta con más lunas del Sistema Solar, tras el hallazgo de cuatro nuevos satélites naturales alrededor de Saturno. Paralelamente otro equipo ha descubierto el mayor asteroide de nuestro sistema planetario desde que Ceres, fue hallado en el año 1801”. Se publica igualmente que los hechos citados son avalados en una reunión de la denominada Sociedad Americana de Astronomía... ¿Cuántos descubrimientos habrán sido efectuados desde esa fecha al día que ultimo este relato (26-08-2001)? Y... ¿Cuántos van a surgir de forma más o menos rapida?.

Para mi es bastante absurdo todo ese trabajo en algo que puede esperar... puesto que hay mucho y perentorio, que hacer sobre ‘la corteza terrestre’ de nuestro minúsculo planeta.          A.G.F. (26-08-2001                        F I N

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL