VIAJES, TURISMO Y MIS EXPERIENCIAS MÚLTIPLES EN ELLOS

 

CAMINO DE VENECIA

(I)

              Ya en carretera voy apreciando esta rica y siempre verde campiña ya descrita por mí en otros relatos anteriores y la que hoy observo cubierta principalmente de grandes plantaciones de maíz, el que sobresale de todas las demás, si bien abundan igualmente las de girasol, alfalfa, remolacha y otras que no distingo o se calificar.- En otras parcelas menores y donde ya ha sido recogido el cereal, observo grandes rollos de paja empacada, nueva modalidad que sustituye las anteriores "pacas" de este residuo de vegetal seco, el que principalmente se guarda para en invierno alimentar al ganado.- Resulta todo ello hermoso puesto que se aprovecha todo, todo es cultivado e igualmente es abundante el arbolado y entre ellos el frutal en diferentes variedades..."no se ve un palmo de terreno estéril", todo está surcado por ríos, canales mayores y menores e incluso acequias.

                                      Son las 16,50 h. cuando cruzamos el río "Po", gran río cuyo caudal me sorprende por su abundancia pese a que estamos en verano y ello explica ampliamente el verdor antes observado en la campiña, puesto que este río cuenta 675 km. de largo y principalmente riega la amplia campiña de la Lombardía y antes de ésta a gran parte del Piamonte y me sorprende el gran caudal que lleva, puesto que ya hemos dejado atrás a Ferrara y es cerca de esta ciudad donde observo este río, por tanto muy cerca ya de su desembocadura en el Mar Adriático.

                                      Y por fin llegamos a "los embarcaderos que dan acceso a Venecia"; hemos recorrido 302 km. según me dice el chófer que es quien me informa del "kilometraje"; son las 18,30 h. "un poco pasadas" y reitero que estamos no en Venecia si no cercanos a ella, puesto que más cercana a nosotros se encuentra la ciudad de Mestre, que en realidad es "la antesala de la ciudad de los canales".- Aquí y seguidamente embarcamos en "un autobús acuático" dejando en el nuestro todo el equipaje; el citado vehículo acuático ha sido alquilado exclusivamente para nosotros y rápidamente nos lleva a Venecia, pero inexplicablemente para mí (puesto que es mucho más bonito el recorrido) no enfila por el "Gran Canal" y por contra lo hace bordeando el puerto comercial y tomando por el denominado "Canale della Giudecca", el que si bien es mucho más amplio y nos permite acceder a mayor velocidad, pero nos priva de admirar el encanto del "Gran Canal" y las  hermosísimas edificaciones de sus márgenes, así como el más famoso de los puentes de Venecia (Rialto) todo lo cual es "la salsa" de esta original ciudad edificada sobre el agua de una laguna adyacente al mar , con este absurdo proceder se nos va a privar cuatro veces de esta bella vista o encantador paseo en barco a través de tan famosa aguas y he dicho cuatro veces, por cuanto hoy y mañana efectuaremos el viaje de ida y vuelta y a diferentes horas, con lo que ello representa de luz y color en este famoso recorrido; absurdo e imperdonable "lo que hacen con nosotros que se supone venimos de turismo y no a apagar ningún fuego".- Así llegamos al Canal de San Marcos y atracamos en los muelles de la "Riva degli Schiavoni".

                                      Nos "desembarcan" y bajamos a tierra frente a la fachada del "Hotel Gabrielli", lugar en que se encuentra la base de estas grandes barcazas de servicios regulares o discrecionales y desde aquí vamos andando un buen trecho hasta "donde van todos los turistas que vienen a Venecia", o sea a la Plaza de San Marcos y frente a la Catedral o el Campanile y donde se nos concede una hora "libre" para que paseemos y veamos lo que nos agrade de este famosísimo entorno monumental; después nos reuniremos bajo "la Torre del Reloj  cuya campana golpean cada hora los dos moros con sus enormes martillos"... e iremos a cenar.- Hace mucho calor aquí en Venecia y pese a que estamos muy cercanos al mar, lo que en vez de refrescarnos nos produce un efecto de agobiante y húmedo bochorno, todo lo cual acentúa el cansancio que ya traemos encima y debido al ajetreo de todo el día.

                                      Como es la tercera vez que tanto mi esposa como yo hemos estado aquí y además hay una multitud de turistas "que lo llenan todo"... nos separamos del grupo y buscamos un lugar donde "evacuar aguas" y descansar un poco puesto que mi esposa en particular dice estar ya "reventada".- Lo primero lo dejamos por imposible, puesto que dos "servicios públicos" que hay señalizados cerca de este lugar, se encuentran inexplicablemente cerrados, intentándolo en un pequeño bar donde hemos consumido unos refrescos y donde nos dicen (señalándonos un pequeño letrero en italiano) "que no hay servicio de W.C."... y lo segundo lo logramos tras deambular un buen rato, en unos bancos que hay cercanos a los jardines de la "Biblioteca Nacionale Marciana", en cuyo lugar incluso hay una fuente de agua potable y donde nos resignamos a esperar la hora de volver a la cercana plaza.

                                      Llegada la hora de reagruparnos volvemos a la plaza y marchamos hacia un cercano restaurante (cuyo nombre ni merece ser recordado) donde "nos darán la cena" y en el que nos colocan casi como "sardinas en lata" a pesar de la calor que impera en este pequeño establecimiento y lo que hace la estancia mucho más incómoda.- Aquí comemos rápido y muy mal "saliendo a escape de esta casa de comidas, que me parece apropiada para la caza y captura de turistas despistados, ya que incluso en el precio de la cerveza y vino tomados..."nos han clavado en la factura".

                                      Cuando salimos son las 21,30 h. y que es la hora fijada para el consabido "paseo en góndola", al que se han inscrito una quincena de los componentes del grupo, los que acompañados por nuestra guía se marchan de inmediato hacia el lugar de embarque, dejándonos al resto "campar por nuestros respetos".- De inmediato me dirijo a donde se con seguridad que vamos a estar muy a gusto, ya que pensamos disfrutar plenamente de..."esta única hora de paz y sosiego" que de verdad vamos a disfrutar en este viaje y digo vamos por cuanto me acompaña mi esposa la que también está ya harta de este (muchas veces absurdo) "ir y venir turístico". (Continua en el II)

Año 1994

Publicado el 03-08-2017

 

EN VENECIA Y CERCA DE

(II)

                                      En breve nos encontramos sentados plácidamente en un café-heladería (lástima no haber tomado nota del nombre) que hay situado en la "Piazzetta", frente a la fachada del "Palacio Ducal" y "bajo la gran columna" de granito que en una de sus correrías trajeran de Siria o Constantinopla los venecianos y en cuya cúspide está situada la estatua del antiguo patrón de Venecia (San Teodorico "sobre un cocodrilo" y  que se encuentra aquí desde el año 1.329)..."en la otra de enfrente de igual material y altura, está situado desde el año 1.180 el famoso "león alado" (viejo símbolo veneciano)..."nos encontramos en el pórtico" por donde todo visitante entra en el corazón de la verdadera Venecia y al propio tiempo estamos en el que fuera trágico lugar donde se ejecutaban las penas capitales, a los enemigos de la que fuera... "serenísima y poderosa república de mercaderes y guerreros". Frente a nosotros la "Isla de San Giorgio" y de la "Giudecca", todo ello se encuentra iluminado por los últimos reflejos del crepúsculo y de la iluminación eléctrica que ya se encuentra encendida..."todo ello, sencillamente precioso" y de lo que yo al menos...voy a disfrutar enormemente en paz y sosiego por más de una hora.

                                      Nos atiende un solícito camarero con el que me entiendo perfectamente (habla algo de español) e incluso converso un poco con él de temas de actualidad.- Trae una carta de helados y "elegimos una gran copa", en la que destaca desde el mismo recipiente (bella copa acampanada de cristal transparente, con una peana de igual material pero de un brillante color esmeralda y lo que acredita plenamente el que estamos en una ciudad donde el cristal se sabe trabajar) hasta el contenido, compuesto de diferentes helados que "descansan" en una base de otro de sabor diferente y en el que viene mezclado licor de almendras amargas ("Amaretto") conteniendo igualmente diminutas galletas y terminando "el atuendo" de tan espectacular postre, un multicolor penacho que como "estandarte" traen las copas...en fin, todo ello nos parece "una gloria de helado" el que vamos a saborear como se debe, o sea despacio...después encenderé un hermoso cigarro puro y "nos recrearemos" (mi esposa hoy también) y mucho en ver y admirar la cercana laguna, los templos y monumentos que de esta se divisan, la parte de Plaza de San Marcos y toda la Piazzetta, las fachadas de la Basílica de San Marcos y del Palacio de "los Dux" o "Dogos" de la ya mencionada "Serenísima República" y muchos otros detalles que se aprecian esta clara y serena noche en "el agua, el cielo y la tierra" y todo ello iluminado con tenues luces artificiales o reflejadas...todo lo cual hay que verlo "in situ" y serenamente, para poder apreciarlo con "cierta capacidad de análisis"...¡Qué duda cabe que todo ello nos produce gran placer!..."esa noche mi esposa y yo nos hemos comunicado bien...cosa que raramente ocurre"...¡Qué le vamos a hacer...?!.

                                      Vienen "los gondoleros" y con ellos llegan nuestros amigos Loli y Paco los que se muestran muy satisfechos de haber realizado este paseo nocturno en góndola y ahora..."ahora precisamente va a empezar el último drama turístico del día"...y a cuyo final yo ya "explotaré" en el hall del hotel, diciendo a quien quiso oírme que esta es la forma de "asesinar al TURISMO"...(no olvidemos nunca que EL TURISMO ha sido considerado como UN BIEN...¡ M U N D I A L !).

                                      Tenemos previsto alojamiento en la cercana ciudad de Mestre y así consta en la documentación recibida de la agencia de viajes y sin embargo ocurrió lo siguiente.

                                      Llegamos tarde al embarcadero donde arribamos, donde nos embarcamos en la misma embarcación que nos trajo, la que realiza el regreso por igual ruta que a la venida, lo que nos priva de contemplar el "Gran Canal" en una visita nocturna que es bellísima.- Decepcionados (al menos yo, aunque (repito) es la tercera vez que vengo a Venecia) desembarcamos en el lugar donde nos aguarda nuestro autocar y que es el mismo donde nos dejó, subimos al mismo y nos llevan a dormir a...¡setenta kilómetros de distancia! (aprox.) y llegamos a lo que se nos dice son "las afueras" de la ciudad de Padua (Padova) la verdad yo solo puedo decir que llegamos a un lugar de "Padova Oeste" y a un hotel ("albergo de la Prov. de Padova", según indicaba en la denominación que pude leer en la habitación que ocupamos) cuyo nombre es el de "La Bulesca" y donde y por fin llegamos... ¡A las 12,30 de la noche!...Yo en ese momento decidí dejar de viajar y hacer turismo, ya que considero que al turismo "lo han matado estos inútiles programadores del mismo y que se atreven a autodenominarse agentes de viajes y guías turísticos"...¡pobrecitos y lo que están haciendo...?!.

                                      Totalmente "desequilibrado" (excitadísimo) puesto que llevamos levantados y "en movimiento" diecinueve horas)...logro llegar a la ducha en la que y tras no corto tiempo de recibir la benéfica agua fría, me refresco y repongo un poco del gran mal humor soportado...a pesar de ello no lograré dormir en casi toda la noche, por lo tanto ello repercutirá mañana en mi estado físico ("no en el mental")...en fin paciencia..."mucha paciencia". Ya veremos “que nos trae el nuevo día”.

Julio 1994

Publicado el 04 de Agosto del 2017

 

El palacio de los Dux de la “Serenísima República de Venecia

 

Este palacio "nace con la ciudad de Venecia, en las islas de Rivus Altus a principio del siglo IX", por tanto los cimientos de esta joya que vamos a visitar, cuentan con la venerable edad de casi mil doscientos años y desde entonces fue la sede del gobierno y "Dux" gobernante... de los tribunales y Palacio de Justicia, Colegio y Senado e incluso de la "segurísima" cárcel o prisiones de este estado soberano, el que debido a su poder económico, logró ir acumulando tal cantidad de obras de arte y realizaciones lujosas, que eran el asombro de los embajadores y "poderosos" que visitaban aquella sede... obras que aún hoy asombra verlas y pese al mal estado de conservación en que se encuentran.- Relatar lo que aquí se puede ver y sus autores y épocas de realización, sería imposible para mí y por ello solo dejo este boceto de sincera admiración por la obra del hombre, realizada aquí a lo largo de tantos siglos y que cualquiera amante del arte y el esfuerzo humano, podrá admirar igualmente y recrearse en todo ello y aun cuando pueda (incluso) "coger una tortícolis", si se recrea demasiado en los "techos" de los grandes salones, cuyas dimensiones asombran ("La Sala del Consejo Mayor mide 54 metros de largo por 25 de ancho...por doce de altura...¡Y no tiene una sola columna entre estos inmensos vanos!...lo que ya nos da una idea de la obra de ingeniería que se hizo en aquel lejano tiempo).

            Pero como antes he dicho, gran parte de lo que aquí existe ("o existía") lo encuentro bastante "deslucido" y mucho de ello tapado o en reparaciones, e incluso "arrancado de las paredes" y supongo que en restauración en talleres especializados; en definitiva, que es notorio el estado de "cierto abandono" por parte del Estado Italiano, que se supone es el principal responsable y cuidador de este gran legado, al que igualmente "acuden" otras organizaciones internacionales con sus fondos, pero que por cuanto se observa son insuficientes para cuidar y mantener "a flote" (se está hundiendo lentamente en la laguna) a esta legendaria ciudad llena de arte e historia y que fundaran unos hombres que en aquel tiempo, "huían buscando refugio de saqueos que provocaban tiranos o bandidos, que asolaban las tierras firmes de toda esta parte de la Península Italiana".. Y es curioso el que Venecia sea simplemente el fruto…"del miedo".

            Debo significar que en un ala de este palacio existe un muy completo museo de armas, todas ellas de la época del mayor esplendor de la República de Venecia, por tanto la mayoría son "armas blancas" y las que verlas solamente..."muchas de ellas dan escalofríos" al imaginar el daño que podría producir al contrario; no obstante ello hay que reconocer la belleza de los trabajos realizados en los adornos que las enriquecen.- Hay también algunas muestras de las "armas de fuego" de la época y lo que más me ha llamado la atención ha sido..."un arcaico fusil ametrallador de diez cañones", realizado hace varios siglos y el que imagino fue el precursor de tanta (y tan mortífera)  arma automática como hoy existe...En fin, Venecia fue lo que fue gracias al comercio, pero también a la guerra, piratería y pillaje que indudablemente practicaron "como tantos otros estados".

            Igualmente hemos visitado la lóbrega y tétrica cárcel que existe anexa al Palacio Ducal y a la que se llega a través de este por estrechos pasillos o pasadizos, que comunican la misma y a través del tristemente famoso "Puente de los Suspiros", con el propio salón donde eran juzgados los reos; comprobando por cuanto se ve y aprecia a simple vista, que en estas muy seguras mazmorras, celdas y habitáculos "horribles" (en alguno de los cuales no se puede entrar (o salir) como no sea de rodillas) se mantendrían vivos (cuando fuese ello conveniente) a los principales enemigos o rehenes de la "serenísima república", los que aquí vegetarían y muchos de ellos morirían, ya que esto en su tiempo, sería mucho más seguro que las modernas "cárceles de máxima seguridad" y ello lo confirman los gruesos muros, puertas y compuertas, rejas incluso dobles y de un grosor enorme que impedirían cualquier intento de fuga..."se sufre una extraña experiencia al pasar del lujo y esplendor de lo bello de este palacio, a este infierno que indudablemente fue esta horrible cárcel", la que por otra parte no sería muy diferente a las de otros lugares de aquella época.

            Otro detalle que quiero reflejar aquí es el siguiente.- Instalado entre los muros que separan dos de los principales salones de este soberbio palacio y donde se reunían "los ministros venecianos". Existe (junto a otro no menos monumental y bello, que marca los tiempos y signos zodiacales)... un monumental reloj embutido en la pared y el que al tener "dos esferas", marca la hora en ambas salas y el que me llama la atención: primero porque es otra sorprendente máquina que funciona aquí desde hace siglos y hoy mismo sigue funcionando y marcando la hora casi exacta, por cuanto lo compruebo con mi reloj de pulsera... y segundo, por cuanto los números que señalan o marcan las horas, están marcados por iguales caracteres y orden que los ya descritos del reloj que hay en el interior de la catedral de Florencia y que en principio me sorprendió tanto; por ello deduzco que esa "norma", de colocar los números romanos en ese orden de que IV lo reflejan con cuatro palotes (IIII) etc. etc., debió ser "ley o norma" de aquellos maestros relojeros, pues luego voy a comprobar aquí mismo en Venecia, que la esfera del reloj de "La Torre del Reloj" de la famosa plaza de San Marcos, tiene iguales características; igualmente veré en una lámina que poseo, otro reloj similar y enormemente grande, instalado en un palacio de Padova (Padua) situado en la "piazza dei Signori" y por último y a mi regreso a casa..."reparo en un reloj de sol instalado en uno de los muros catedralicios y este marca la numeración de igual forma"... todo lo cual me dice y confirma que, "esto de los cuatro palotes" para marcar o significar los números horarios correspondientes al 4, 9, 14, 19 y 24 debe tener "un por qué" y pese a lo ya comentado de que no guardan un orden de cómo deben "escribirse" los números romanos...en fin, me quedo con la curiosidad insatisfecha y la que trataré de satisfacer si encuentro a "un relojero documentado en las normas y procederes de los antepasados de su gremio".

            En poco más de una hora consumida en esta visita, hemos aprovechado magníficamente el tiempo, si bien yo siento ello (en parte) porque pienso en mi esposa, la que apenas me podía seguir en "mi galope", pero y pese a que le avisé de ello, tercamente ha preferido seguirme, pudiéndose haber quedado cómodamente sentada en una de las magníficas terrazas que hay instaladas en las proximidades de este palacio y con ello, "aliviar" sus ya castigadas piernas, las que tiene bastante doloridas por cuanto padece de pies y "circulación sanguínea", lo que se ha acentuado estos días con este sistema de recorridos agotadores que cuento en mi relato y que agotan incluso a los más fuertes.

            A las once llegamos al embarcadero y quince minutos después y con otros tantos de retraso a la hora fijada, llega el resto del grupo.- Luce un sol que ya molesta bastante y sigue haciendo un calor bastante acentuado; embarcamos seguidamente y efectuamos el regreso por el ya referido "Canal de la Giudecca".

            En este canal (que debe tener un considerable calado) encontraremos atracados tres grandes transbordadores turcos, dos de los cuales estaban aquí ayer cuando cruzamos, todo lo cual me sorprende ya que son bastante grandes y al parecer van y vienen a plena carga de pasaje y vehículos de todo tipo; y me sorprenden estos tres grandes barcos por cuanto, leo en sus costados y los mismos indican que pertenecen a la Cía., "Turkish Maritime Lines" y están matriculados en Estambul; pregunto sobre ellos al patrón de la embarcación el que tengo muy cerca (hacemos el recorrido en la pequeña cubierta de esta nave) y el que me dice que este tipo de barcos (hay otros en ruta) hacen la línea de Estambul-Venecia y con múltiples viajes, puesto que hay salidas casi a diario, lo que en principio me deja un poco perplejo, pero luego pienso y recapacito y comprendo ello por cuanto ocurre lo siguiente.

            Turquía tiene en el centro de Europa a cientos de miles (puede que un millón o dos) de emigrantes que vienen a trabajar principalmente a Alemania y Austria.- Estos emigrantes que en mayoría ya se han instalado junto con sus familias, en los ya mentados países, encuentran en Venecia el puerto más propicio y que les une a su país de origen de la forma más corta (o conveniente) posibles y por ello, aquí vienen en sus automóviles desde los ya mentados países europeos y aquí regresan en ese continuo ir y venir, que si bien debe existir todo el año, ahora en verano se acentúa enormemente debido a las vacaciones veraniegas; o sea, más o menos lo que ocurre entre España y África, con el trasiego de marroquíes, argelinos y otros africanos, que llegan a la Península Ibérica, procedentes de Francia, Bélgica, etc. y lo hacen en sus automóviles y furgones; y luego, embarcan en transbordadores similares a estos que hoy veo; haciéndolo principalmente en los puertos del Sur, sobre todo en el de Algeciras, si bien éstos últimos hacen la travesía en horas y estos turcos necesitan "seis días", según me informa "este marinero veneciano"...?

(Julio 1994)

Publicado el 05-08-2017

  

De nuevo en Venecia

(Recuerdos inolvidables en la Plaza de San Marcos)

Noviembre 1993

           

Reemprendemos viaje a las 11,50 y nos dirigimos a la ya cercana Venecia y a la que llegamos cuarenta y cinco minutos después y afortunadamente a pleno sol, lo que nos permite ver en toda su amplitud, aquella famosa laguna, la que nutrida por el mar Adriático, y en la que abundan las islas o islotes, fueron en estas pequeñas porciones de tierra firme, comunicadas por puentes y canales, donde fue edificada esta original ciudad, que llegó a ser poderoso estado financiero, comercial y militar, en forma de "serenísima república", la que en su época de esplendor nutrió grandemente la historia de nuestra civilización occidental.

            Hoy y a pesar de que la estampa la vemos en "su gran colorido natural", pero esta se afea, por las enormes instalaciones de una industria petroquímica, que también parece "emerger del mar o la laguna" y la que ocupa un buen espacio de este horizonte de hoy, el que ocupa en un primer plano..."son cosas del progreso y del comercio de hoy", ya que Venecia sigue siendo comercial e industrial en todo cuanto puede.

            Bajamos del autocar cerca del embarcadero y al hacerlo, notamos que corre un desagradable viento frío y húmedo, lo que no me sorprende, puesto que prácticamente estamos ya dentro del mar.- Cargamos con nuestros equipajes el buen trecho que nos separa de donde partiremos para la cercana ciudad y allí tomamos un "pequeño barco de servicio discrecional de pasajeros", que para nuestro exclusivo uso ha alquilado Carlos  (dueño de la agencia de viajes que “nos trae”) y sin más dilación, nos dirigimos a un lugar cercano al Hotel Continental, que será nuestra residencia en Venecia.

            Tras una navegación de aproximadamente quince minutos, desembarcamos en un lugar de la parte izquierda (según entramos en el mismo) del "Gran Canal veneciano", el que como sabemos es la principal "vía" de esta original ciudad marítima.- Curiosamente lo hacemos frente a la terminal de los ferrocarriles italianos, los que llegan a Venecia, mediante grandes obras de ingeniería que atraviesan gran parte de esta laguna.- Cargamos de nuevo con nuestros equipajes y pertenencias y nos encaminamos hacia el citado hotel, el que dista unos doscientos metros, lo que nos ocasiona bastantes  molestias al transitar por estas estrechas y concurridas calles y por cuanto vamos cortos de tiempo, debido al retraso que llevamos y porque hemos de ir a comer a un restaurante, donde ya tenemos prevista y pagada la comida y el que también se encuentra a cierta distancia del hotel, temiendo que debido  "al horario europeo", nos pudiéramos quedar "en la calle" y ello crearía problema a Carlos, el que en definitiva, es quién "nos tiene que dar de comer, puesto que tiene cobrada esta comida".

            Ya en el "Continental", hacemos las diligencias de entrada, las que resultan bastante engorrosas, subimos los equipajes a las habitaciones, realizando un rapidísimo aseo y bajamos al hall del hotel, donde nos reunimos para marchar en grupo.- Como era de esperar "algunas se retrasan" y tenemos que esperar unos minutos en la planta baja de éste restaurado "palacio veneciano", puesto que el hotel, es eso, un viejo edificio restaurado, el que tiene cierta belleza y el que llega hasta el "gran canal", donde luce su mejor fachada.- Es por tanto un atractivo grande para nosotros, el ocupar "estas viejas piedras", en las que se ha cuidado mucho su restauración y mobiliario y se han conseguido unas habitaciones muy confortables y en las que se mantiene ese ambiente de pasados siglos, junto a las comodidades del presente.- Estaremos muy confortables en este hotel y el mismo es recomendable para venir aquí con bastantes menos prisas y disfrutar de estos ambientes, al menos una semana, viendo la ciudad con esa tranquilidad que requiere la monumentalidad e historia de la misma; cosa que indudablemente no haremos hoy, como tampoco lo pudimos hacer, ya hace años cuando vinimos mi esposa y yo, acompañados de nuestros tres hijos, estando en Venecia un día y no completo, puesto que aquella vez pernoctamos en la cercana Mestre..."en fin el turismo moderno".

            Por fin nos encaminamos a este "perdido restaurante y cuyo nombre ni recuerdo", el que nuestro guía tarda en encontrar dentro del dédalo de callejones estrechísimos de esta parte de Venecia.- Se trata de un modestísimo establecimiento en el que comemos un primer plato de pasta, un segundo de pescado y un helado de postre, todo ello de calidad aceptable y deduzco que de un bajo precio; hemos comido mal y sin apenas sosiego; después "nos llevan a la Plaza de San Marcos, la que se encuentra relativamente cercana.- De allí vuelve la mayoría del grupo al embarcadero de uno de los cercanos canales, para disfrutar el ya pagado "paseo en góndola".- Mi esposa y yo no participamos en ello puesto que no nos atrae y decidimos (pese a que la temperatura no acompaña esta tarde) sentarnos en la terraza del "Caffé Lavena", el que está situado en la famosa plaza de San Marcos y desde donde disfrutaremos de la contemplación de todo este conjunto monumental y arquitectónico y el que no es necesario describir, por lo famoso del mismo, ya que...¿quién ha estado en Venecia y no ha permanecido un gran espacio de tiempo en este lugar y sus alrededores?.- Disfrutamos también del sol que nos acompaña, el que aún debilitado invita a tomarlo sentados; igualmente nos acompaña la música del ya clásico piano de este famoso café, el que está instalado junto a los soportales  porticados, de esta plaza.

            En este marco maravilloso, disfrutamos de un "café-café italiano", de buenísima calidad, magníficamente servido y cobrado a un precio bastante alto y a tenor con, "el marco que disfruta el turista que aquí se atreve a sentarse y pedir una consumición".- Lo damos por bien empleado, pues hoy "ya estamos hartos de correr" y aun cuando "el asiento vale muy caro en Venecia", pero merece la pena pagar por todo ello.

            Yo (es claro) enciendo un "hermoso cigarro puro" y mientras lo fumo, me dispongo a disfrutar de esta paz y armonía, que me proporciona el conjunto de todo cuanto contiene esta plaza y donde...¡oh maravilla...no existen los automóviles! Mi esposa una vez tomado el café, decide irse de compras, puesto que ello le atrae mucho más que el permanecer aquí estáticamente, "aguantando cierto relente que ya se va dejando sentir, gracias a la gran humedad reinante en esta isla, cortada por cien canales o ríos" (a estas calles acuáticas les denominan los venecianos "río").- A pesar de ello abunda el turismo, destacando varios grupos de japoneses, los que iremos viendo a lo largo de la ruta que llevamos, ya que en gran parte del recorrido coincidiremos con ellos, incluso en los mismos hoteles de Austria.

            Suenan las cuatro de la tarde en el "altísimo campanile" y el que frente a mi está.- Giro la vista y me recreo en la contemplación de la bellísima fachada de la Catedral, o Basílica de San Marcos y de la no menos bella, del palacio de los "Dux", las que ilumina el sol con sus rayos ya decadentes y casi horizontales a esta hora de la tarde, lo que transmite unos dorados preciosos, que sobre todo al reflejarse en los fastuosos "nichos" dorados de los arcos, que hay sobre las puertas y de los más altos de las terrazas de la basílica, estos... despiden unas "llamaradas", que me resultan imposibles de describir. Quedo maravillado al disfrutar de este espectáculo no previsto y me mantengo largo tiempo, recorriendo con mi vista todos los detalles que puedo apreciar de estas dos maravillas arquitectónicas, hasta que el sol y al llegar la línea de sombra que lentamente va ascendiendo desde el suelo, a la mitad de las fachadas de las mismas..."desaparece inexplicablemente para mí y posiblemente porque ya ha cruzado la línea del horizonte y la que debe delimitarse en el agua del mar o la laguna"... desapareciendo de inmediato "esas llamaradas" y luciendo entonces, con serenidad y plenitud, la luminosidad propia de esas obras murales de maravillosos mosaicos dorados y que allí se encuentran desde hace varios siglos", sin que el tiempo haya mermado apenas nada el maravilloso colorido que presentan, las diferentes estampas religiosas que allí se representan y que son como tantas obras aquí, o sea, bizantinas.

            Ha transcurrido el tiempo sin yo darme cuenta ni notar el frío y reparo en ello, puesto que suena de nuevo la campana que marca las cuatro y media de la tarde, en el altísimo edificio ya descrito, el que construido en ladrillo parece algo así, como... "el vigía de la gloria de la ciudad" ("el campanile")... He debido de fumarme más de medio puro y la ceniza me ha caído encima sin yo reparar en ello..."sonrío, sigo fumando y me sacudo la ceniza", pensando que "he estado absorto, nada menos que treinta minutos, en esta ya helada y húmeda plaza" y es entonces cuando reparo... en el frío que hace (tengo las piernas heladas) y por ello me levanto y me muevo un poco para reaccionar, llamando la atención al camarero para pagarle la consumición, "el pianista debe haberse marchado hace rato y yo ni he reparado en ello".

            Efectuado  el pago de los cafés, empiezo a pasear por la plaza y soportales (donde hace menos frío) en espera de que vuelva mi esposa la que ya hace más de una hora que marchó.- Observo la "nube" de palomas, que revolotean (supongo que hambrientas) en la plaza, las que se lanzan en tropel, hacia cualquier visitante que lance al suelo algunas migajas o granos que les sirvan de alimento (esto lo hacen hasta cuando ya está cayendo la noche, cosa sorprendente, ya que "tardan en irse a dormir" y de ahí el que las suponga hambrientas).

            Anochece, cuando vuelve Ana "cargada de paquetes" y contenta por las compras que ha realizado para obsequiar a nuestros hijos, nuera y yerno.- Ya juntos  proseguimos paseando; la invito a que entremos en la basílica y ella dice que "ya la hemos visto" (efectivamente, pero en nuestro anterior viaje) que prefiere el que recorramos las calles y veamos escaparates y "el mercadillo" que hay al borde del gran canal y paralelo a la fachada principal del palacio de los Dux y el "puente de los suspiros"; accedo a ello y empiezo a "peregrinar" en este entretenimiento que resulta pesadísimo para mí...pero... mi esposa quiere comprar algunas cosas más en Venecia...?.

            Como aún faltan dos horas para que nos reunamos el grupo y en el lugar previsto, para regresar al hotel, me lo tomo con calma, puesto que ya no es posible realizar ninguna visita turística... y así va pasando el tiempo.- Volvemos a la plaza y esta ya se encuentra casi desierta, por lo que "matamos el tiempo", recorriendo la gran cantidad de escaparates y tiendas que hay bajo los pórticos de la misma y algunas calles adyacentes.- Terminamos cansados y con bastante frío, por lo que de nuevo volvemos al "Caffé Lavena", pero esta vez y como es lógico, pasamos al interior donde tomamos café y pastas mi esposa y yo un té, el que me va a reconfortar mucho más que un nuevo café y allí sentados aguardamos la hora de volver al hotel.

(1993)

Publicado el 07-08-2017

 

VIAJANDO POR  ESPAÑA, FRANCIA e ITALIA

(Diez Días del Verano de 1.994)

 

                Ya en esta moderna autovía nos dirigimos en dirección Bailén y Manzanares, que encontraremos en la ruta que nos llevará a nuestro primer destino...son ya las 0,30 horas del día 25 de Junio y luce una luna "casi llena" pero en sus primeras fases de "menguante" y con este "lunar acompañamiento", vamos a realizar nuestra primera, nocturna y agotadora... etapa de este nuevo viaje a tierras de Italia y Francia en este "cuarto viaje" a estos países, donde aún me queda muchísimo por recorrer, si bien a algunos de los lugares donde vamos, yo ya he estado.

            Como quiera que la ruta que llevamos es casi idéntica a la que realizamos el pasado mes de noviembre en nuestro viaje a "países alpinos", del que realicé un pormenorizado relato, omitiré el repetir o reiterarme en detalles ya descritos en aquel;  por tanto... diré simplemente, que tras una noche de pesado viaje y tras las preceptivas paradas ("técnicas") en ruta, llegamos a nuestro primer destino, el que situado en las cercanías de la ciudad catalana de Gerona y junto a la autopista que nos llevará a la frontera francesa, igualmente está situado en las inmediaciones del aeropuerto "Gerona-Costa Brava".

            Se trata de un establecimiento hotelero cuya denominación es la de, "Hotel Girona" y pertenece a la cadena "Novotel" y en el que tomamos habitaciones, notando con satisfacción que es bastante confortable y bien dotado, pues incluso tiene piscina y ocupa un amplio espacio con jardines y bastante arbolado, si bien la entrada al mismo es dificultosa por mor de la citada autopista.

            Hemos llegado a las 13,15 h. y por tanto ya llevamos "sobre nuestras costillas" casi catorce horas de viaje, por lo que hemos llegado bastante cansados.- Seguidamente efectuamos nuestra primera comida en este hotel y posteriormente pasamos a descansar unas horas en nuestras habitaciones, puesto que esta tarde tenemos programada una visita a la ciudad de Gerona.

            A las 18,30 h. estamos saliendo de nuevo en el autocar y marchamos seguidamente a la ciudad, es sábado, la tarde se muestra desapacible, está muy nublado y "el cielo" amenaza tormenta.- Como la ciudad se encuentra a ocho o diez km. de nuestro hotel llegamos a ella muy pronto.

            Gerona es la más pequeña de las cuatro capitales catalanas, cuenta en la actualidad con alrededor de noventa mil habitantes y al llegar a ella la encontramos "muy solitaria", quizá ello obedezca (pienso) a que es sábado y la gente no trabaja y ha "huido a sus refugios de fin de semana".- Aparcamos el autocar bastante cercano al casco antiguo y a uno de los dos ríos que confluyen en la ciudad (Oñar y Ter) y pasamos por uno de los puentes a esta parte de la vieja ciudad, vieja y medieval es esta parte que visitamos y la que aún encontramos mucho más solitaria que la parte moderna, todo ello acrecentado por "lo plomizo del cielo", las estrechas callejuelas y el color de estas viejísimas piedras, algunas de las cuales "guardan polvo de hace mil años", todo lo cual me resulta bastante tétrico, máxime que hemos entrado en la iglesia de San Félix donde se va a iniciar misa (que algunos de los componentes del grupo quieren oír) y nos ha parecido más una especie de "gran cueva" que el templo de una religión "de luz", puesto que aquí apenas existe alguna bombilla encendida y existe una obscuridad enormemente desagradable, donde las mínimas "bujías" de cera que arden en el altar, acrecientan lo tétrico de este "santo lugar"...lástima que no haya cierta iluminación que permita ver el interior de este templo, que "hasta puede ser hermoso", pero la verdad esta tarde se nos ha mostrado horriblemente feo y desagradable..."en que estará pensando el párroco"...? (en esta iglesia hay enterrados dos santos "mártires" (San Félix y San Narciso y es posiblemente el templo más antiguo de la ciudad, puesto que data de "antes de la invasión de los árabes" (que ocuparon Gerona en su gran expansión ibérica).

            Como la misa "la inicia el cura en idioma catalán"...la mayoría del grupo, da marcha atrás y sale.- Nuestros amigos Paco y Loli, mi esposa y yo, marchamos a la Catedral, quedando "detenidos" a mitad de la enorme escalinata, puesto que del catedralicio templo bajan algunos del grupo y nos dicen que no subamos que "no dejan entrar", por lo visto es ya hora de cierre y "el portero" está en la puerta esperando que salgan los últimos visitantes y no deja entrar a nadie más, así pues nos ahorramos la subida de esta enorme y empinada escalinata y nos limitamos a tomar unas fotografías para "dar fe de que aquí estuvimos en esta obscura tarde de tormenta de Junio de 1994"...son algo más de las 19 horas y la verdad..."visto lo visto", mejor haberse quedado en la piscina del hotel, en vez de haber venido aquí.

            Como el regreso no será hasta las 21 h., terminamos de aburrirnos y decepcionarnos en esta solitaria "ciudad-fortaleza", donde incluso nos empieza a llover y tenemos que buscar refugio en uno de los pocos establecimientos de hostelería que permanecen abiertos y donde nos cobran la consumición ya a..."precios franceses".- A nuestro regreso y en el camino nos descargará una gran tormenta con abundancia de agua y aparato eléctrico, llegando al hotel en pleno "diluvio", del que nos hemos librado gracias a que Paco (es el chofer) ha podido arrimar el autocar hasta la visera de la entrada al hotel.

            Como es la hora de la cena, seguidamente entramos en el comedor donde afortunadamente cenamos bien, luego reposaremos la cena charlando amigablemente de todo lo acaecido en este larguísimo día, fumo en el transcurso del diálogo mi segundo cigarro puro y luego pasado un tiempo de agradable reposo, nos retiramos a dormir puesto que hay que descansar ahora que podemos hacerlo con relativa comodidad..."pues más adelante...?".

(Junio 1994)

Publicado el 08 de Agosto del 2017

 

Por la Costa azul hacia Niza y Mónaco

 

            Amanece el domingo veintiséis de Junio, a las siete ya me encuentro levantado puesto que no me agradan "las prisas" y aun cuando la llamada la tenemos a las 7,30 prefiero tomar tiempo suficiente para prepararme concienzudamente para la etapa que hoy nos espera y que será bastante larga e incómoda.

            A las ocho estamos desayunando y a las 8,30 nos encontramos ya en la autopista que nos llevará hasta la frontera y continuará hasta nuestro destino de hoy que será la ciudad de Niza, capital de la "Costa Azul".- El día se presenta nublado e incluso nos llueve antes y después de cruzar la cordillera pirenaica y la frontera francesa.

            Entramos en el Rosellón, condado que fue español y perteneciente a la Corona de Aragón y el que mediante el tratado denominado de "Los Pirineos", fue cedido a Francia en 1.659.- Aquí aún existen costumbres "catalano-españolas", e incluso observo al paso, algunas banderas donde figuran las famosas barras del escudo del antiguo reino español.- También aquí existen costumbres españolas de mucho más al Sur de la Península Ibérica, como por ejemplo son las corridas de toros.

            Y por otra parte, debemos recordar -o saber- que nada menos que "Jaime I El Conquistador" (Rey de Aragón) nació en Montpellier en 1.208 en el castillo de "Salses" o Salces, el que fuera mandado construir por Pedro I, Rey también de Aragón y de Navarra, todo lo cual nos indica que estas tierras fueron pertenecientes a reinos españoles durante muchos siglos.

            La mañana va transcurriendo mientras nuestro autocar rueda por estas muy buenas autopistas y tras largo y cansado viaje, atravesando los campos de Francia (ya descritos en otro de mis anteriores relatos) llegamos (por fin) al restaurante donde tenemos prevista y concertada la comida del medio día y donde podemos llegar tras "un despiste" de nuestros guías, lo que nos ocasiona unos treinta minutos de retraso.- Son las 13,30 h. cuando entramos en lo que será "nuestro comedor".

            Donde nos encontramos es un "estudiado y comercial establecimiento dedicado exclusivamente a dar comidas en serie a grupos de viajeros", es amplio e incluso tiene un pequeño jardín interior en el centro del mismo, el que convertido en invernadero, sirve igualmente para iluminar todo el recinto con luz del día, o sea "todo estudiado" para con un mínimo gasto de todo, dar un servicio a tenor "con los tiempos"...Deduzca sino el lector, puesto que dos camareras nos sirven la comida a los 37 miembros del grupo auxiliados por carritos y todo ello "en un abrir y cerrar de ojos" y de forma "automática" ya que ni te miran siquiera, parecen "muñecos autómatas", todo viene ya preparado de las cocinas que indudablemente son de tipo "cuartelero u hospitalario"...el vino, hay que ir a comprarlo a un mostrador atendido por una persona, que lo sirve "al grifo" como la cerveza, o sea que hay instalados tres grifos de vino (blanco, tinto y "rosado" de muy baja calidad) los que te venden en botellas de diferentes tamaños y que te cobran al precio de "un buen vino embotellado de los que disfrutamos en España".- También te venden cerveza, agua mineral e incluso café servido en recipiente de plástico y con cucharilla (material del denominado de "usar y tirar") todo lo cual has de pagarlo de inmediato y llevarlo tú a tú propia mesa..."o sea una delicia de disfrute del placer de la mesa"...¡Progreso...¿qué progreso?...!.

            Este establecimiento está situado cerca de Montpellier, al borde de una carretera cercana a la ciudad y fuera de la red de autopistas, tiene una capacidad para 500/600 plazas, a las que les sirven igual tipo de comida, o sea que todo el que comió junto a nosotros comió exactamente lo mismo (una tartaleta o pastelito de "no sé qué", un trozo de pavo frito emborrizado en pan rallado o harina con guarnición de patatas fritas y un postre de helado industrial "con diminuta palita (no cucharilla) de plástico", el agua (ponen agua "corriente y gratis") nos la sirvieron (mejor dicho estaba ya servida en la mesa) en botellas usadas y que en algún momento sirvieron para vino "de marca"...el nombre del establecimiento es el de "Restobull" e indico el nombre, para que si pasan por allí, pasen de largo pues aquello no merece la pena ni ser visitado, es algo así como el "summum del turismo llevado al rebaño de borregos"...mejor comer un "bocadillo" y una cerveza sentados al borde de una carretera cualquiera y reservarse para mejor ocasión en que se pueda disfrutar de algo que se denomina..."r-e-s-t-a-u-r-a-n-t-e", y que tristemente está desapareciendo, lo que nos dice bien a las claras la decadencia en este sentido en lo que a "masas" se refiere...indudablemente, "lo bueno no puede llegar a todos y al mismo tiempo, quizá por aquello de que todo tiene su tiempo".

            Salimos de este "comedor militarizado", hace calor puesto que el Sol ha salido con fuerza a media mañana y estamos muy cercanos al Mediterráneo.- Por curiosidad miro el "cuenta pasos" que llevo en mi bolsillo, para saber lo que ando cada día y observo que sólo he andado hoy..."mil doscientos pasos", los que han sido recorridos en las diferentes "subidas y bajadas" al autocar...sonrío al comprobar que aún no he andado ni un solo km., pues los mil doscientos pasos equivalen a algo así como a "tres cuartos de kilómetro", o sea que en gran manera, el turismo moderno es "ir embalado hasta casi el destino" en la mayoría de jornadas de este tipo de turismo "de masas".

            He encendido un puro y paso a fumarlo en lo que jocosamente llamo "la terraza" y que como habrán adivinado es la parte trasera del autocar, donde me acompañan otros fumadores.

            Proseguimos viaje el que ya resulta monótono y cansado y va pasando la calurosa tarde de verano, cuyos efectos notamos incluso dentro del autocar y pese a la refrigeración que tiene y que no funciona de forma óptima.- A las 19 h. estamos entrando en Niza.- María-Jesús, nuestra guía nos dirige al denominado "Paseo de los Ingleses" (fueron los ingleses los que descubrieron esta costa para disfrutar apacibles vacaciones en el pasado siglo) o Paseo Marítimo de la ciudad y que es la vía más atractiva de la misma, por cuanto a ella dan fachada los principales edificios que dieron nombre y fama a esta urbe, está profusamente ajardinada y todo ello lo acrecienta la suave bahía que aquí forma la costa, la que bordea una playa de no mucha anchura pero la que cuidan al máximo.

            Lamentablemente en este bello paseo ha ocurrido hoy "un acontecimiento moderno que nos va a obstaculizar su recorrido".- Resulta que ha tenido lugar una carrera de motocicletas y todo él está lleno de señalizadores plásticos de carreteras, balas de paja que forman "defensas" y todo ello lo están recogiendo muy pausadamente unos obreros auxiliados por camiones y diferentes gendarmes que dirigen el tráfico que resulta lentísimo, además se observan en estos bellos jardines, todos los deshechos que han dejado "la masa" de espectadores al tal acontecimiento (enormes cantidades de vasos y otros envases de bebidas refrescantes consumidos en el lugar, acrecentado por otros envases plásticos que de momento afean todo)... por todo ello vamos a perder un tiempo precioso en esta lentísima circulación la que en un determinado momento "nos expulsa del paseo" y todo ello nos hará llegar tarde al modesto restaurante ("solo para grupos") donde nos darán la cena (que no merece ni mencionarla puesto que es comida similar a la del medio día) y luego al "hotel Saphir" y por descontado nos impedirá dar "una vuelta por la ciudad, como estaba previsto".

            Afortunadamente el hotel es moderno, bien instalado, de proporciones "humanas" y por tanto muy confortable, pero en el que -y debido a lo ya comentado- apenas podremos descansar y hacer otra cosa que tomar una refrescante ducha o baño, cambiarnos de ropa y de nuevo salir a tomar "un nuevo autocar" puesto que... (Finaliza en el II)

            Tenemos prevista "visita nocturna al cercano Principado de Mónaco", al que nos llevará otro transporte por causas de "competencias o imposiciones gremiales que no permiten intrusismos foráneos"...?.- Pese a lo antes dicho, no ha sido posible encontrar guía local, por lo que nos acompañará "la nuestra pero como guía de piedra" (le está prohibido ejercer al no ser nativa de aquí).

            A las 22.30 h. nos recoge en el hotel "un pequeño autocar conducido por un malhumorado conductor", al que por cuanto gruñe, le han estropeado sus planes de descanso la llegada no prevista de este grupo de españoles (la visita la contrató nuestra guía sobre la marcha y no para todo el grupo..."o sea todo deprisa e improvisando...a lo español".

            Se inicia el recorrido, el que realizaremos a la ida, por la que se nos dice se denomina..."la carretera alta", la que serpentea por los altos y abruptos acantilados que prácticamente unen las dos ciudades.- En este nocturno trayecto, el que quizá estamos realizando a más velocidad de la que la prudencia aconseja y quizá todo ello, por "la mala uva que porta el referido conductor francés o monegasco".-  Al paso vamos viendo la panorámica nocturna de este litoral que es muy atractiva, mientras María-Jesús nos relata un boceto del pequeño "y peculiar reino" que vamos a visitar... al menos ella con muy buena voluntad lo hace, puesto que llegado al principado..."ha de permanecer muda"; le agradecemos todo ello.

            Llegamos al principado en "unos treinta minutos" y "deprisa y corriendo", se detiene el autocar en los subterráneos que hay para este tipo de aparcamientos y que están excavados en la roca viva (aquí se ha aprovechado todo al milímetro..."tierra y roca") y de donde parten unas escaleras mecánicas y ascensores, que con gran rapidez nos trasladan  a la cima de esta gran roca,(1) donde lo primero que visitamos es "la fachada" del gran museo y laboratorio oceanográfico, "gloria de este pequeño estado" y el que debido a expediciones e investigaciones que aún prosiguen, ha aportado grandes avances sobre los conocimientos de los océanos y mares de nuestro planeta, teniendo en su interior unas grandes muestras de especies vivas de estos mares, todo lo cual no podremos ver, sencillamente porque..."son más de las once de la noche y está cerrado".- Nos dirigimos de inmediato a la explanada que existe ante el "palacio del hoy Príncipe Rainiero III" (es un pequeño castillo) el que vemos con rapidez y luego nos son mostradas dos casas "señoriales", que se nos asegura son de las dos hijas "del príncipe", una de las cuales "vive con su actual guardaespaldas, con el que ya tiene un hijo" (esta familia siempre está "en los periódicos" por una u otra causa, quizá ello forme parte de la gran propaganda o promoción que necesita este "país de cuento o fantasía", cuya continuidad peligra en la actualidad ya que no existe descendencia directa  y que según las leyes que lo rigen... pueda asumir "la corona" a la muerte del ya viejo Rainiero y en cuyo caso, el territorio se lo anexionaría la República Francesa o mejor dicho... Francia).

            Con toda rapidez emprendemos de nuevo "la marcha" ya que hemos de visitar el famoso casino de Montecarlo.- Al paso observamos la gran limpieza, silencio y orden que denota este pequeño estado, el que cuida todo ello como "vital para su continuidad y supervivencia y ello por causas obvias"... este es un lugar de placer, descanso, reposo y quiere ser... "un oasis para huir del mundanal ruido... todo aquel que pueda costear los altos precios que aquí rigen para todo".

            Llegamos al casino... "bueno a la plaza del casino", puesto que no podremos entrar ya que el tiempo no lo permite, puesto que hemos de regresar a una muy limitada hora ya prevista y que "el descontento y ya citado chófer galo, quiere acortar aún más".

            Cansado y "bastante cabreado" me separo del grupo y decido sentarme en aquella plaza en una bonita terraza que he visto, mi esposa y amigos Paco y Loly coinciden con mi decisión y me siguen.- Por fin vamos a reposar un poco, solo un poco... nos encontramos sentados en la terraza del..."Le Café de París", el que como el ya citado y famoso casino, se encuentran situados en la denominada, "Plaza de Camembert".- El conjunto que forma y compone esta plaza es maravilloso, puesto que todos los edificios que la circundan son armónicos y ello unido a los muy bonitos jardines y fuentes que en ellos existen, transmiten un encanto que esta noche se acrecienta con la iluminación que existe y el clima veraniego y de calor atenuado que hace esta noche.- Curiosamente observo en estos jardines cuatro olivos y los que con sus "plateadas hojas" destacan en esta noche monegasca.- Es claro que me recuerdan a los innumerables campos de olivos de mi tierra natal (Jaén y su “mar de olivos”).

            Con verdadero placer vamos a disfrutar (al menos yo) del poco tiempo que nos queda de estancia aquí, ya que solo disponemos de "cincuenta minutos", que pienso disfrutarlos "segundo a segundo" viendo lo que pueda ver..."desde mi asiento y mientras me fumo cómodamente un cigarro puro... hasta donde llegue el fatídico tiempo concedido", a nosotros que por una excursión de tres horas (y sin guía oficial) nos han cobrado a razón de "tres mil quinientas pesetas por persona" (unos treinta dólares al cambio actual) y además hemos tenido que aguantar "las malas caras del citado chófer y sus excesivas prisas en acabar cuanto antes y dejarnos en nuestro hotel lo antes posible"...pobre hombre y pobre...TURISMO.

            Efectivamente, estos cincuenta minutos "me supieron a gloria y no me importaron los precios pagados ni la invitación a nuestra mesa, que hicimos a nuestra apurada guía y la que encantada aceptó"... ya que muy confortablemente sentados y atendidos por un viejo y muy amable camarero español (mallorquín) tomamos un exquisito helado o exóticas bebidas frescas (yo tomé "piña colada"), fumé gran parte de mi puro y me recreé contemplando grandes perspectivas nocturnas de gran parte de este lugar tan placentero, abigarrado y poblado por mansiones y donde también existen "grandes colmenas para servicios y servidores", amén de un gran puerto para barcos de placer que en gran cantidad aquí están anclados esta noche y donde la variedad es enorme en tamaños y "lujos".

            Pero llegan las O,10 horas (12,10 de "la media noche") hora fatídica en la que hay que subir a toda prisa en el autocar donde nos aguarda "el muy cabreado chófer", que es sin duda uno más de los innumerables "miembros de las masas ya ricas o con un buen poder adquisitivo ganado con cierta facilidad" y los que imbuidos en "sus derechos, no llegan ni a intuir el que también tienen... obligaciones, que rebasan los posibles compromisos de contratos más o menos tutelados por sindicatos de clase y que está acabando con la responsabilidad de lo que antes se denominaba el... TRABAJO BIEN HECHO"... "en fin, son los tiempos... pienso, sonrío y me acuerdo de la parte de puro que he tirado antes de subir a este incómodo autocar al servicio del turismo".

            Bueno pues una vez más he de decir que "pasé por aquí", puesto que para ver medianamente bien este peculiar estado soberano, se necesitaría al menos un día y bien completo (24 horas) ya que aparte de lo ya descrito, existe un gran y cuidado "jardín exótico", que la guía dice es una maravilla y el que es digno de ser visitado, el puerto donde no hemos estado, el museo oceanográfico que es -repito- grandioso e igualmente, recorrer algunas de estas peculiares calles "a la luz del Sol" y algunas otras cosas que indudablemente habrá dignas de ser vistas u observadas, todo ello sería hacer verdadero turismo, pero hoy ello parece ser impensable por cosas y causas que ya he comentado en otros de mis relatos y que por tanto no repito... "Sí que diré lo que yo considero la síntesis de esta absurda vida moderna, que es... ir casi siempre deprisa y hacia ninguna parte".

            Regresamos a nuestro hotel por "la carretera baja", la que discurre por igual orografía que "la alta" pero bordeando el litoral y paralela en muchos tramos a la vía férrea que une esta parte de Francia con la ya cercana Italia.- El regreso lo hacemos a aún mayor "prisa" y tenemos que sufrir los vaivenes del vehículo y los frecuentes "frenazos" de este pobre diablo de conductor, el que afortunadamente no tiene ningún percance ("alabados sean todos los dioses") y nos deja "sanos y salvos" en nuestro alojamiento, donde seguidamente nos acostamos muy cansados  ya que el recorrido de hoy ha podido aproximarse a los setecientos kilómetros según los cálculos que he hecho y que creo muy aproximados, si bien los mapas que llevo no tienen muy claros estos datos y me resulta difícil precisar.

 

(1) Mónaco está asentado en las últimas estribaciones de Los Alpes y es un promontorio rocoso, en el que existe una urbe que en realidad son tres (Mónaco, Montecarlo y la Condamine) teniendo "el reino" una población ("oficial") de unos 28.000 habitantes

 

(1994)

Publicado el 09 de Agosto del 2017

 

 

De Niza a Roma un fatigoso viaje

(I termina en el II)

 

            Amanece un nuevo día en Francia.

            Hoy veintisiete de Junio tenemos previsto el recorrido siguiente: Niza, Pisa, Siena y Roma, por tanto también nos aguardan hoy una buena "ristra" de kilómetros a recorrer y cuya longitud será similar a la de ayer.

            Aun cuando la llamada la tenemos a las siete estoy levantado a las 6,30 y escribiendo la ampliación a las notas que tomo en viaje: después bajaremos equipajes y pasaremos a desayunar, subiendo de inmediato al autocar el que parte a las 8,10 h..- Ha llovido en Niza y el cielo está nublado, lo notamos en las calles en las que incluso sigue cayendo una tenue llovizna; hay cierta densidad en la circulación rodada y ello pese a que junto a esta tenue lluvia existe un poco de niebla, la que "nos baja de los cercanos Alpes" sumiendo a la ayer "luminosa costa", en unas brumas que entristecen enormemente las vistas de este bello litoral de la Francia meridional.

            A las 8,45 h. estamos cruzando la frontera italiana y por tanto ya estamos inmersos en este dédalo de túneles horadados entre ambas fronteras y los que ya describí en mi relato anterior.- Nos detenemos un corto espacio de tiempo en las instalaciones de dicha frontera, donde existen oficinas de cambio de moneda, puesto que algunos viajeros necesitan efectuar cambio de "pesetas por liras"...sigue nublado y llueve abundantemente en esta parte de Italia (nos encontramos ya en "La Riviera Italiana", cuya extensión va desde Niza a La Spezia, cubriendo toda esta parte de costa del Golfo de Génova).

            Debido a esta lluvia que persiste, iremos viendo todo este hermoso paisaje cubierto con un triste manto plomizo y que nos ocultará todo el esplendor que mostraría si el "sol del verano"... luciera como corresponde a este final del mes de Junio en que nos encontramos.- Por lo ya relatado, no hemos podido ver en su plenitud estas dos famosas costas ("Azul y Riviera" que lo son a nivel mundial) las que están cubiertas de todo tipo de instalaciones y residencias para disfrutar del descanso cosmopolita o el más moderno... "veraneo vacacional de ciertas masas menos pudientes pero acomodadas, puesto que los precios aquí distan mucho de ser populares y del tipo que se aplican en las costas del Sur de España".

            Pasaremos por "el cinturón" de Génova, por cuanto éste es un gran entramado de autopistas a diferentes niveles, que liberan de un enorme tráfico rodado a esta famosa capital portuaria, la que por ello no divisaremos de la misma nada más que una mínima parte de su puerto y ello desde una considerable distancia (Génova fue edificada entre las vertientes montañosas y alpinas, precisamente para mejor defensa de esta ciudad que llegó a ser famosa y poderosa república y hoy al irse expandiendo, por los minúsculos valles con los que limitaba, ha ido absorbiendo diferentes poblaciones o municipios a los que "ha borrado del mapa", e igualmente ha necesitado una ingente obra de ingeniería de carreteras, para su comunicación y cierto aislamiento necesario para que esta gran urbe industrial y que posee el más importante puerto de Italia... no sufriese un "colapso circulatorio").

            Pese a que circulamos a buena velocidad, pero la circulación no puede acelerarse mucho por cuanto las normas de la misma en las autopistas italianas, limita a cien km. h. a los autocares, de ahí que lleguemos con retraso a nuestro primer destino, que será la ciudad de Pisa, en la que igualmente entramos "lloviendo" lo que nos va a impedir realizar cómodamente la visita turística.

            Hemos llegado a las 13 h. y como la comida estaba prevista para una media hora después y "nuestra guía no ha podido comunicarse con el restaurante"...este, que al igual que los dos anteriores ya descritos, "vive de dar comidas a grupos", ha adelantado la prioridad a otro grupo que tendría que haber comido después que nosotros, ya que hoy el restaurante tiene gran afluencia de grupos y ha de obrar así..."este solo detalle nos va a perjudicar enormemente pues nos va a impedir luego el realizar la visita prevista a la ciudad medieval de Siena"...?.

            Así pues, se nos despide amablemente de la "Trattoría del Turista" (nombre del restaurante) y que está ubicado muy cerca de la torre inclinada, diciéndonos que alrededor de las 14,15 h. será "nuestro turno de comida".

            Nos sigue lloviendo y nosotros no hemos traído paraguas, ya que...¿quién esperaba lluvias en verano y en esta parte de Italia? A pesar de ello vamos a visitar la torre y todo el conjunto arquitectónico de su alrededor; antes tratamos de refugiarnos en el templo cercano (la catedral) y se nos impide la entrada, puesto que "hay que pagar" ("el negocio es el negocio") por lo que no entramos "en tan acogedor y santo lugar" (mi esposa y yo, junto a nuestros hijos ya estuvimos aquí hace 14 años) y nos resguardamos de la lluvia bajo "los aleros y cornisas" de este edificio, las que nos protegen del aguacero, el que afortunadamente cede y pasa a convertirse en tenue lluvia.

            Nos acercamos al famoso "campanile" (verdadera denominación de la que en el mundo se conoce como torre inclinada de Pisa) el que se encuentra protegido mediante cerca de fuerte malla metálica, la que impide totalmente una visita "más cercana"; igualmente noto que junto a la torre han colocado grandes "contrapesos" en forma de bloques de cemento bastante grandes y que permanecen apegados al redondo muro de la misma, con lo que se pretende (pienso) contrarrestar la lenta "caída" de esta torre, aun cuando a mí me parece que "aquí hay algo -o mucho- de camelo" y puede que con este original atractivo turístico se esté empleando, alguna de las más "subliminales" técnicas del márketing o propaganda, para mantener "este río de dinero que supone el venir a ver esta peculiar torre o campanile"...que lleva inclinada "algunos siglos y aún no se ha caído", por lo que por lógica deductiva, pese a la "visual inclinación", las leyes de la gravedad y "sus contrarias"... debe tener un magnífico equilibrio, si no que duda cabe que la torre habría caído ya hace muchísimos años (la citada torre fue construida de 1.174 a 1.350 y por tanto sus campanas sonaron durante muchos siglos, si bien dejaron de sonar en la primera parte de este 1.900, para que sus vibraciones no perjudiquen a la estructura (tiene entre otras..."dos campanas que pesan cuarenta quintales cada una").

            No podemos entrar y por tanto tampoco ver (no está previsto en nuestro viaje) el famoso cementerio o "campo santo" de esta ciudad y el que está aquí mismo, junto a este conjunto que estamos viendo "de prisa y corriendo bajo la lluvia"...lamentable ello, puesto que este lugar de "los muertos" tiene verdaderas maravillas dignas de ser vistas y apreciadas.

            Realizamos un rápido paseo por todo este entorno, tomamos algunas fotografías y como vuelve a arreciar la lluvia, volvemos de nuevo al restaurante donde tampoco nos dejan entrar puesto que está lleno y nuestro sitio "está ocupado", por ello volvemos sobre nuestros pasos y mientras las mujeres observan los objetos que venden en unos cercanos puestos ambulantes (mi esposa se empeña y compra..."dos pesados juegos de ajedrez" realizados en alabastro y que quiere llevar de obsequio a dos de nuestros hijos) yo decido sentarme en uno de estos "ambulantes" que es una especie de bar y que tiene asientos protegidos por grandes paraguas...Paco me sigue y ambos tomamos allí una fresca "birra" (cerveza) italiana y unas patatas fritas automáticamente en una moderna máquina electrónica... y así "matamos este tiempo que nos queda hasta que nos corresponda sentarnos a comer", ya que el horario se incumple y logramos entrar al comedor a las 14,30.

            Y por fin podemos comer (estamos hambrientos, pues han transcurrido siete horas desde que desayunamos) afortunadamente comemos muy bien y lo hacemos acompañado de muy buen vino "tinto" ("Chianti Classico") que nos suministra (previo pago) el camarero, luego podremos tomar café (buen café italiano) y aunque todo ello hay que realizarlo de prisa, pero al final nos reconforta ya que pensamos que..."para que quejarse si lo pasado, pasado está".

            A las 15,30 h. ya estamos de nuevo "subidos en el autocar y marchando en dirección a nuestro siguiente destino" y qué duda cabe que yo -y otros- nos acomodamos "en el salón del fumador" y allí degusto mi primer cigarro puro de "este memorable día".

            Aquí y como venimos "bastante contentos" por cuanto tomamos cerveza "hambrientos" y luego la botella del chianti nos la hemos bebido entre Paco y yo (las mujeres apenas han bebido) comentamos un hecho visto reiteradamente en el proceder de una de nuestras compañera de viaje... y es que esta señora (luego sabremos (Paco lo averigua) que es viuda, de unos cincuenta años y que trabaja en un restaurante...?) y el proceder extraño de la misma y por todo lo ya lo dicho, es que esta mujer..."trae talega"(1) por cuanto -dice- no le gustan estos "guisos" extranjeros y apenas come de ellos...?.

            Así, cuando llega la hora de comer o cenar (los desayunos si los toma en el hotel) ella saca discretamente una bolsa de plástico y de ella extrae lo que va a comer o con lo que va a complementar la comida de turno (algunas cosas si las come de las que ponen en la mesa incluido el pan y el postre)

           

 

 (1) Llevar talega o "echar talega", es sinónimo de llevar consigo bastantes provisiones, que puedan conservarse con cierta facilidad y sin sufrir deterioro notable, para un largo camino o estancia en lugares donde son precisos estos víveres (jamón, queso, tocino, salazones, diferentes embutidos y conservas, etc.) y si bien esta frase o calificación hoy está en desuso, pero a nosotros los "cincuentones" nos recuerda otras épocas y otros vocablos que entonces se empleaban de forma bastante normal en esta parte del Sur de España, supongo que en otras también, puesto que nuestro idioma español es riquísimo. (Sigue y termina en la II)

(1994)

Publicado el   10 de Agosto del 2017

 

 

 

De Niza a Roma un fatigoso viaje

(y II)

 

         Esta mujer es la primera vez que sale al extranjero y dice que..."las comidas extranjeras no le entran".- Mi amigo Paco y yo comentamos ello con el mayor respeto, pues "allá cada cual con su vida", pero es una curiosidad digna de ser relatada y que a mí no llega a sorprenderme grandemente, puesto que ya una vez y en otro viaje organizado para "industriales y comerciantes", uno de ellos sacó de "su zurrón" (y ya cuando veníamos de regreso cuatro días después de la salida de España)... y comió..."huevos duros y algunas otras cosillas"... nada menos que en el aeropuerto de Bruselas y ello hace sólo unos cuatro años, en que un grupo fuimos a... "ver y aprender cosas de la hoy denominada Unión Europea (antes C.E.E.)".- Y aquel hombre (ante nuestra sorpresa) no tuvo complejos de ninguna clase y dijo que..."siempre llevaba cosas así para momentos de apuro".... ¿-?

            Ya en carretera..."nos rezamos el tercer rosario"... o sea, me explicaré más claro, pues dicho así no se entendería.

            Ocurre que la mayoría del grupo que componen la expedición (y que son los promotores de este viaje) pertenecen a una asociación u organización de católicos laicos, por ello y como dicen ser "muy practicantes", llegado el momento "la jefa" (presidenta) que nos acompaña, "llegada la hora del rosario... saca el mismo y agarra el micrófono y todos a rezar esta salmodia"... salmodia que resulta bastante cansina y monótona y a la que esta señora ("que ya no cumplirá los sesenta") añade incluso "unas entradas y salidas" con otras oraciones... ni que decir tiene que todas las mañanas al salir "hay oraciones pidiendo buen viaje a diferentes divinidades, incluido Dios"... y como fue el propio Cristo el que dijera aquello de que..."donde fueres haz lo que vieres"... pues eso... a rezar y todos contentos o bien callamos respetuosamente y seguimos la oración conjuntamente con nuestro viaje, puesto que yo -al menos- me acuerdo de esa otra frase del Cristo, en la que aconseja..."no ser piedra de escándalo"... y la verdad a mí me agrada bastante el leer y meditar..."su Sermón de la Montaña", del que poco se habla entre "laicos o sacerdotes"... pese al enorme contenido de este grandioso mensaje verdaderamente cristiano... amén.

            Sigue nublado y amenaza lluvia.- Nos cae una abundante "nube de verano" o fuerte tormenta que viene acompañada de mucha agua y gran aparato eléctrico; luego y por fin... "nos sale el Sol de la tarde" y lo vemos por primera vez desde que..."nos anocheció en España".

            Debido a lo que sea (yo ahora no lo sé) y a la mala planificación del presente día, no podemos ir a visitar la ciudad de Siena, donde se nos tiene ofrecida visita a la denominada "Plaza del Campo" y una panorámica o visita rápida de esta famosa ciudad rica en construcciones medievales.- La guía nos dice (justificándose) que vamos muy mal de tiempo y no llegaríamos con tiempo para que nos den la cena en el hotel de Roma.- Esto me desagrada enormemente por cuanto tenía ilusión por ver esta ciudad y debido a este incidente, quizá no tenga ocasión de verla nunca más; por otra parte hay que tener en cuenta que tenemos pagada esta visita y a lo largo del día no ha ocurrido ningún incidente o accidente que justifique esta omisión de forma satisfactoria..."el resto del grupo no dice ni pío...por lo visto lo que les atrae principalmente es el Papa y Roma"... amén.

            Al salir el sol se nota bastante el calor que irradia el denominado "Astro Rey", no podemos olvidar el que estamos muy cercanos al mar Mediterráneo y que nos encontramos ya en el "sexto día del verano de 1.994" y precisamente viajando hacia el Sur de la península que en su totalidad ocupa gran parte de lo que hoy es Italia y la que al igual que ocurre en España... "es bastante calurosa".

            Transcurrido un tiempo nos detenemos en una de las ya citadas áreas de servicios con que cuentan las autopistas y donde permaneceremos veinticinco minutos para descanso, o tomar lo que a cada cual apetezca en los servicios de bar-cafetería que en todas ellas existen, "amén de diferentes tiendas, etc. etc.", puesto que en realidad son complejos comerciales debidamente estudiados para que el viajero..."aligere allí su cartera y gaste cuanto más mejor".- Yo me abstengo y decido pasear este tiempo por el interior primero y luego por el exterior de las citadas instalaciones, ya que es una forma de hacer un poco de ejercicio puesto que hoy poco hemos hecho y efectivamente, miro y compruebo mi "aparato cuenta pasos" (artilugio mecánico de fabricación japonesa que llevo en el bolsillo) y me asombro al ver "que pese al recorrido de hoy"...¡sólo he andado novecientos pasos!.- Visto ello me dedico a pasear a buen ritmo todo el tiempo disponible por este amplio recinto y con ello realizo un poco de ejercicio, el que necesito hacer cada día en "esta sedentaria vida de la máquina y el todo hecho... o casi hecho".- Transcurrida esta pausa en nuestro viaje subimos de nuevo al autocar, pregunto al chófer y este me dice que aún nos quedan más de dos horas para llegar a las proximidades de Roma y a las que habrá que sumar (me sigue diciendo) el tiempo de entrada y recorrido por esta ciudad hasta que lleguemos al hotel, todo lo cual dependerá de la densidad de la circulación rodada en "la ciudad eterna", puesto que la capital de Italia, tiene un tráfico endiabladamente denso y complicado; a mí no me extraña ello, puesto que ya lo comprobé en mi visita a esta ciudad en abril de 1.981 ("trece años hace ya")(1) y desde entonces..."ha llovido mucho y se han fabricado muchos automóviles"... por lo que me imagino lo que debe ser hoy el circular sobre un vehículo automóvil sobre las vías romanas, sean estas "antiguas o modernas".

            Por todo ello cuando llegamos a Roma, son ya las 21,30 horas, llegamos cansados en demasía y defraudados por este larguísimo y monótono... "día de turismo en el extranjero".

            Y por fin arribamos a nuestro destino romano y que es el "Regent Hotel", un hotel relativamente confortable puesto que su edificación debe datar de bastantes décadas atrás, si bien han efectuado reformas y tiene ciertas comodidades como por ejemplo la refrigeración en sus habitaciones; está situado en "Vía F. Civinini, 46", o sea bastante céntrico y muy cercano a los famosos jardines de "Villa Borghese".

            Entramos en este establecimiento hotelero cargados con nuestros equipajes y... "deprisa y corriendo empujados por los apremios de nuestra guía".- No nos dejan ni tomar posesión de nuestras habitaciones (tenemos que dejar amontonados los equipajes en un rincón cercano a recepción) ya que nos tienen preparada la cena y tienen que "darnos de cenar", puesto que el personal agota su turno y tiene que marcharse, además se nos dice que llegamos con casi "dos horas de retraso".- Ocurre también que hay un campeonato de fútbol internacional, celebrándose en EE.UU. y el equipo italiano juega hoy y lo transmite la televisión, así pues "hoy nos ha coincidido todo, todo...todo lo nefasto", pues cualquiera "sujeta al pueblo italiano en estos momentos, en cosa alguna que no sea el ver y disfrutar del sagrado fútbol"... ¡Ah si los antiguos emperadores romanos hubiesen dispuesto del fútbol para seguir manteniendo su imperio!...(pienso y sonrío).

            Cenaremos mal y mal servidos, puesto que "ni nos han querido vender bebidas extras" y por ello cenaremos sólo con agua, la que (menos mal) nos es servida en grandes jarras de cristal en las que hay bastantes cubitos de hielo.- Lamentablemente al turista en grupo se le mira y atiende en muchos lugares como a "un rebaño" y ello es triste, muy triste.

            Debido a todo lo ya expuesto y las aglomeraciones que luego habrá en el ascensor, cuando llegamos a nuestras habitaciones son ya pasadas las veintitrés horas y tras recibir una "bendita ducha" (baño no hay en nuestra habitación)..."caemos" (al menos yo) en la cama bastante "rotos o quebrantados", puesto que yo llevo diecisiete horas y media levantado y en "movimiento continuo", ya que hoy no hemos tenido ni un ápice de ese reposo necesario en cualquier viaje y más en estos tan largos. Ello está reflejado en mi libro, "Monólogos en la Radio", en el capítulo titulado, "Boceto a Roma... vista a la luz del día".

 

(1994)

Publicado el  11 de Agosto del 2017

 

Amanece en Roma

 

            Veintiocho de Junio: Amanece en Roma un día espléndido de sol, a las siete y treinta me levanto con cierta pereza o desgana, "me encuentro hecho pedazos", no recuerdo haber estado nunca tan cansado como ahora mismo me encuentro al levantarme de una cama donde se supone..."he descansado ocho horas...¿-?".- Lo primero que hago es meterme bajo la ducha y al recibir la caricia del agua fría me empiezo a recuperar, después termino el aseo y afeitado y tras todo ello, me encuentro con ánimos y me siento a tomar y ampliar mis notas de viaje.

            A las nueve iniciamos la visita de esta mañana a Roma, al hotel ha venido a recogernos una "ya vieja guía", la que nos acompañará en nuestro autocar y cuyo nombre es el de "Alda", la que no obstante su edad (seguro que está ya más cerca de los ochenta que de los setenta) se muestra enérgica, fuerte y activa en un grado muy notable y además es poseedora de potente y ronca voz; con ella marchamos seguidamente a visitar los Museos Vaticanos y la Plaza y Basílica de San Pedro, o sea lo que se puede visitar de ese minúsculo (pero potente) Estado Soberano cual es "El Vaticano, sede del máximo responsable y representante sumo de aquel que dijo clara y taxativamente que su reino no era de este mundo"...?

            Mientras efectuamos el recorrido urbano Alda nos va diciendo cosas de Roma, algunas de las cuales contaré (reflejar todo no sería posible) por cuanto creo son de cierto interés; entre ellas que el río "Tévere" (Tíber, para nosotros) cuenta con veinticuatro puentes dentro de la ciudad romana, algunos de ellos bellísimos y adornados con profusión de obras escultóricas como luego veremos y de los que cuatro y que aún se encuentran en perfectas condiciones de uso, son de la época del Imperio Romano, por lo que cuentan con la venerable edad de "dos milenios", dato muy a tener en cuenta hoy cuando "tantas construcciones se les caen a los modernos arquitectos".

            Como pasamos bordeando los famosos jardines de "Villa Borghese", Alda nos dice que este es un gran parque cuya extensión es de nueve kilómetros cuadrados y en el que abundan los árboles formando bosque y donde existen ejemplares centenarios; existen jardines, un hermoso lago y diferentes edificaciones y todo ello es de disfrute público, debiendo significar que toda esta extensión se encuentra dentro de la ciudad de Roma y su origen es el siguiente.

            Estos jardines fueron mandados construir por un cardenal miembro de la familia "Borghese" (Scipione Borghese) el que hizo transformar estos terrenos (antes plantados de viñedos) en lo que hoy es la más grande zona ajardinada de toda Roma y en la que igualmente se hizo construir un palacio que sirviera como asiento a un museo que también existe hoy (junto con otros) y que contiene una colección de obras excepcionales de artistas cuya enumeración sería larguísima.- Todas estas propiedades y tras varios siglos de ser propiedad de esta famosa familia de "príncipes romanos", fueron adquiridas por el Estado y cedidas a la ciudad de Roma en 1.902, por ello hoy no solo las disfrutan los romanos, si no que igualmente las podemos disfrutar los viajeros que llegamos a esta vieja metrópoli cuna de civilizaciones y que aún hoy..."nos alumbran".- Debo significar que Roma se encuentra muy ajardinada y que es una constante ese ajardinamiento y arbolado de calles, lo que dice bien a las claras el sentimiento y amor a la jardinería, de regidores y habitantes de esta urbe, la que ha conservado mucho del legado de épocas pasadas, cosa que otras ciudades han mancillado y han edificado moles de cemento en lo que antes fueran lugares públicos y dedicados al esparcimiento de la ciudadanía, la que indefensa -como siempre- ha visto y sufrido el expolio irrecuperable a que ha sido sometida por los "buitres de siempre".

            En el recorrido igualmente observo la gran profusión que en esta ciudad existe de, pinos...grandes e incluso gigantescos pinos, muchos de ellos piñoneros y que esparcen abundantes y grandes piñones por las aceras y calles romanas, cosa esta que se aprecia a poco que uno se fije en ello... es -repito- una constante la presencia de esta conífera en casi todos los lugares de Roma a la que "dan sombra" y una estampa peculiar... y al escribir este párrafo ya en el recogimiento de mi despacho en casa, recuerdo una famosa composición de música clásica o selecta y cuyo título es precisamente..."Los Pinos de Roma", la que busco entre mis muchos discos de música y pongo en el "tocadiscos" y de nuevo oigo con deleite mientras escribo ..."recordando con la imaginación y la mente, esos pinos de Roma y que el compositor recoge (en su sinfonía) de los lugares siguientes..."Pinos de la Villa Borghese, pinos junto a una catacumba, pinos del Janículo y pinos de la Vía Appia"(1).

            Y por fin llegamos a la entrada de los "Museos Vaticanos" y donde nos encontramos un verdadero "río de gentes procedentes de todas las latitudes del mundo" (incluso hay muchos africanos, asiáticos y algunos de Oceanía) y los que van formando largas y compactas colas conducidos por sus correspondientes "guías", los que los van conduciendo hacia la entrada de esta maravilla de tesoros de valor incalculable, ya que estos museos son múltiples y de diferentes estilos o culturas, los que aquí están representados muy ampliamente y gracias al celo de "Papas y Cardenales", demostrado a lo largo de muchos siglos en que éstos, fueron los verdaderos señores dueños de Roma y gran parte del territorio que hoy conocemos como Italia.

            Los "Museos Vaticanos" se deben principalmente a la iniciativa de aquel "Papa-general-conquistador, mecenas y constructor famoso", al que se conoce como Julio II", quien reunió gran cantidad de esculturas clásicas y que fueron el inicio de todo este emporio que hoy comprende "docenas" de museos diferentes y todos ellos bajo la custodia de "las murallas vaticanas".

            Ya en la entrada e instalados en el amplio y hermoso Hall, donde lo primero que me sorprende es la gran escalera o rampa "helicoidal", que lleva a los distintos pisos y que hoy no se emplea casi, puesto que los grupos entramos en amplísimos ascensores que nos elevan hasta la verdadera entrada de los museos... pero qué duda cabe que este hall, su decoración y la "doble escalera en espiral" que se encuentra en frente de la entrada, ya son un preludio de cuanto allí vamos a tratar de ver en un escasísimo espacio de tiempo de esta mañana y lo que trataré de resumir de la mejor forma que para mí sea posible.

            Como dato informativo diré que la entrada cuesta unas mil pesetas, al cambio actual de la moneda, por tanto hay que reconocer que la entrada para ver todos estos tesoros, es sumamente económica, por lo que hay que reconocer igualmente que la Iglesia Católica y Apostólica Romana, se muestra muy generosa en mostrar todo este inmenso tesoro, cuya custodia y cuidos debe costarle cantidades muy importantes y que desconozco.

            Entramos y ya dentro y "a cierta velocidad", Alda nos va explicando lo que vamos pudiendo ver, pues la profusión de trabajos artísticos y grandes obras es enormemente abundante, tan es así que llega un momento en que te encuentras..."embriagado de arte y penetra en ti una especie de borrachera nunca antes experimentada por mí", puesto que a la velocidad que te obliga la guía y las circunstancias, para ver todo aquel conglomerado de arte, produce esa especie de vértigo o ansia de "verlo todo", puesto que hay que insistir en ello, aquel es un arte hermosísimo y de todas las épocas conocidas de la historia del hombre en esta Tierra y el que se encuentra perfectamente instalado en "docenas" (si son docenas) de museos, todo lo cual forma un grandioso conjunto de obras, las que para verlas con un mínimo de detalle o deleite, habría que instalarse en Roma durante varios meses e ir todos los días a los denominados "Museos Vaticanos", e ir debidamente documentado con catálogos y guía experto para con todo ello disfrutar de cuanto allí existe hoy..."Imposible describir todo esto de otra forma y por ello omito decir nada más"...me limitaré a decir que dentro de estos museos vamos o andamos entre "un río de gentes" y en una especie de "babel" donde desde los silenciosos japoneses, pasando por los más ruidosos latinos y llegando al gutural, fuerte y molesto grito continuo que va dando "a su rebaño" un guía "teutón", allí no puedes gozar de un mínimo sosiego y por ello pienso sinceramente que lo mejor es ir allí solo y acompañado de un buen catálogo y mediante un auto-control lograr esa concentración individual y muy necesaria para el esfuerzo o trabajo de admirar y entonces, solo entonces... entrar aquí e..."ir viendo, admirando e interpretando por sí mismo, todo cuanto de bello y difícil ha realizado el hombre en todo el arte que aquí se muestra y que va desde obras que fueron realizadas en el viejo Imperio Egipcio, hasta los tiempos modernos...aquí hay de todo o casi de todo lo que el hombre ha pintado, fundido, esculpido, tallado, tejido o realizado con sus manos de artista inimitables individualmente, pues ello es lo curioso, o sea..."que el hombre/mujer dejan su marca individual en todo cuanto realizan y realizarán en el futuro, pese a quien pese y pase lo que pase, puesto que el ser humano es sobre todo...uno...uno solo siempre" y de ahí todos los grandes y continuos fracasos por masificar al que ante todo y sobre todo es..."un individuo".

 

(1) LOS PINOS DE ROMA: Poema sinfónico, escrito hacia 1.924 por el compositor "Ottorino Respighi"(Bolonia 9-7-1879 Roma 18-4-1936), el que llegó a ser discípulo de Rimsky-Korsakoff en San Petersburgo, director del Conservatorio de Santa Cecilia en Roma y "Accademico d'Italia".

 

(1994)

Publicado el 12 de Agosto del 2017

 

 

 

Seguimos visitando el Vaticano

 

            El tiempo va transcurriendo velozmente y por fin y mediante unos pasadizos y escalera bastante estrechos (por los que una instalación de megafonía, se nos van dando instrucciones de silencio y buen comportamiento, cosa que a una gran cantidad de gentes "les entra por un oído y les sale por el otro")... llegamos a la famosísima "Capilla Sixtina" y a la que hemos llegado de forma parecida..."a como las reses entran en los corrales de embarque de los muelles ganaderos".  Estamos ya dentro de esta gran nave rectangular y la que se encuentra totalmente llena ("atestada") de una multitud que habla, señala o incluso gesticula sin ningún respeto a aquel santuario del arte y donde lo primero que observo es a un vigilante uniformado que... "está reprendiendo a dos jóvenes que están bebiéndose allí mismo... dos latas de refresco de "moderna cola"... pienso y grito "hacia mi interior"... ¡Qué poco sentido del respeto existe hoy en día para muchas cosas dignas de este y verdadera veneración como por ejemplo es la contemplación de obras de arte!... en fin y como antes dije... ¡Son los tiempos de las masas!

            La denominada "Capilla Sixtina" vista aquí no resulta tan luminosa como la vemos o hemos visto... "en las recientes fotografías, catálogos o películas, que se han realizado tras la reciente restauración; aquí y pese a ser un día de luminoso verano, existe poca luz para ver con detalle lo que indudablemente es una maravilla, por ello yo opino que lo mejor es y después de visitarla y verla "in situ"... "comprar un buen libro y una buena cinta de vídeo" y verlo todo en casa con mucha y mejor tranquilidad; aquí y con tantísima gente, este lugar se convierte en un muy desagradable guirigay que te hace encontrar muy incómodo y en esto, seguro que..."Miguel Ángel no pensó en absoluto y menos aún el enérgico Papa" (Julio II) que obligó a tan insigne escultor a hacer de "pintor decorador" y terminar este bellísimo museo del arte pictórico, en el que intervinieron otros renombrados artistas antes de la culminación de "Buonarroti" (Pinturicchio, el Perusino, Botticelli y otros).

            Terminadas estas "rapidísimas" visitas y ya próximo el "medio día" pasamos a la Basílica de San Pedro y la recorremos hasta donde podemos o nos es permitido, puesto que mañana día 29 es  el "día de San Pedro y San Pablo y por tanto es el día más grande del año para el Papado y para Roma" y por todo ello..."están preparando -llevan ya bastantes días- "las instalaciones" (tribunas, sitiales, compartimientos vallados, etc. -incluso es cubierta con un manto especial una estatua alegórica al primer vicario de Cristo y que se encuentra al alcance del gran público asistente) para tan fausto acontecimiento, donde la misa es oficiada por el propio Papa "reinante", si bien este año y como  Juan Pablo II se encuentra enfermo, la misa (dicen) la oficiará el denominado "Cardenal Vicario" y posiblemente el Pontífice asista simplemente como "oyente" y ello en el mejor de los casos, no obstante todo ello, existe gran expectación por este hecho anual y se confía en que Dios haga "el milagro" para que Juan Pablo II, oficie personalmente esta "grandiosa misa anual y la que abarrota el mayor templo de la cristiandad, de fieles creyentes (o meros espectadores) los que han de permanecer muy apretujados en mayoría... las varias horas que dura esta magna ceremonia religiosa" y la que la mayoría de nuestro grupo no quiere perderse por nada del mundo.

            No es la primera vez que estoy dentro del denominado "primer templo cristiano" y como me ocurriera la primera vez (hace catorce años) aquí... yo... "no encuentro a Cristo por ninguna parte de tan enorme y ostentosa construcción religiosa"... al menos, al Cristo del "Sermón de la Montaña"... aquí... "de gloria no se la que hay... pero del poder y la riqueza, sí que existe una enorme representación"... y la que no quiero describir por cuanto es notoria y está a la vista de cualquiera... medianamente inteligente para comprender el significado de todo ello... "los tontos... simplemente se suelen quedar con la boca abierta".

            Abrumados por tanta "grandiosidad", salimos a la gran plaza (de San Pedro) en la que nos recibe un Sol que "cae de macetilla" y el que nos hace comprender... "donde está la fuerza y el poder".

            Lo primero que admiro en ella es el centro de la misma y donde se levanta el grandioso obelisco egipcio "sacado del circo de Nerón" y cuya cúspide está rematada por una gran cruz.

            Esta enorme obra escultórica está situada en el centro de la plaza y está montada sobre un soporte de cuatro esculturas de bronce (creo que representan a leones) y que a su vez "descansan" sobre un pedestal de piedra, todo lo cual recuerda algo así como "el engarce de una piedra de joyería" y lo que en su momento fue toda una obra de ingeniería "cuya historia es curiosa", por cuanto con los elementos con que se contaban para elevar tan grandioso obelisco, no eran los que hoy dispone la ingeniería moderna cinco siglos después... "aquel obelisco se montó en silencio y bajo pena de muerte para quién pronunciase una sola palabra (se pretendía un silencio total solo interrumpido por las órdenes escuetas del director de la obra)... pero... la que sin embargo se pronunció y el obelisco pudo ser montado con éxito"... aquellas palabras las gritó un marinero (espectador entre la multitud que presenció aquel grandioso hecho) y el que simplemente dijo... ¡¡ Echadles agua!!... "las cuerdas o maromas al tensarse en extremo crujían y amenazaban romperse y aquel marinero recordó que en las naves, cuando esto ocurría, simplemente les echaban agua y con ello multiplicaban su resistencia"... "qué duda cabe que a aquel marinero, el Papa no mandó cortarle la cabeza... creo recordar que incluso fue premiado por tal atrevimiento, al incumplir la orden tajante del Papa"... que creo recordar era el "archifamoso Julio II"... amén.

            Esta enorme plaza circular o elíptica adornada con el monumento ya descrito y las dos fuentes situadas a ambos lados del mismo, obras de Maderno y Bernini y cerrada en sus laterales por la enorme "columnata", enmarcan la fastuosa fachada de la Basílica del "pescador" y es la principal entrada de ese "mini-gran estado político-económico-religioso", cual es El Vaticano.

            Tras de esa gran plaza, existen unos bellísimos y cuidadísimos jardines, así como diferentes palacios o estancias (papales y para el personal de la alta curia o administración estatal) amén de lo ya descrito"; parte de los cuales se pueden ver perfectamente desde los ventanales de "la Galería de los Mapas" (Museos Vaticanos) y que yo he visto esta misma mañana y desde varias de las mismas, las que tenían abiertas de par en par para ventilación y evitar "los malos olores" (considero) que podría producir la enorme aglomeración de gentes en un día tan caluroso como el de hoy.

           Todo ello está perfectamente cerrado por una gran muralla de ladrillo "acostado" y la que circunda este pequeño estado o... "reino de este mundo"... el que así puede permanecer aislado si preciso fuera, pues para ello incluso cuenta con su guardia propia, que controla entradas y salidas como cualquier estado de mayor extensión geográfica; aunque no hay que olvidar nunca que..."El Vaticano está extendido por los cinco continentes y muchas de sus islas", por lo que sin temor a equivocarse conviene saber que en muchos países es algo así como... "un estado dentro de otro estado y donde ejercerá toda su influencia o poder... que indudablemente tiene". (1)

 

(1) NOTA: El Estado del Vaticano, tal y como lo conocemos actualmente, se constituyó el 11 de febrero de 1.929 con la firma del Tratado de Letrán entre Italia y la Santa Sede, aunque ya era la residencia permanente del Papa desde 1.377. Es el estado más pequeño del mundo y tiene de superficie solo 0.44 km2 y los que conforman una silueta en forma de "trapecio" y está totalmente tapiado o "amurallado" excepto en el espacio abierto que hay frente a la Plaza de San Pedro. Su población "oficial" se compone hoy de sólo 416 ciudadanos y alrededor de cuatro mil empleados. La población oficial se compone hoy de 46 miembros de la Curia Cardenalicia, 80 residentes, 201 poseedores de pasaporte diplomático y 89 guardias suizos. Tiene representación diplomática en 123 países, acuña su propia moneda y emite sus propios sellos de correos. El Papa tiene la plenitud de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial; no hay impuestos ni elecciones generales y no existe la propiedad privada de bienes raíces. Un tercio de la superficie del Vaticano, son jardines que son cuidados por unas treinta personas y entre estos jardines existe un pequeño huerto "que nutre la mesa del Papa".

 

(1994)

Publicado el 14 de Agosto del 2017

 

 

Roma a la luz del día y por la noche

                                     

                                      Ultimada la visita "Alda" se despide de nosotros, en el punto señalado en la plaza y desde donde se ven coincidir todas las hileras de la "columnata" y desde donde se aprecia la simetría de las tres hileras de enormes columnas convertidas en una sola; así y a partir de este momento estaremos libres hasta las tres y media de la tarde.

                                      Mi esposa, Paco y la suya de inmediato se dirigen y entran en "las galerías comerciales", que El Vaticano tiene instaladas a la salida de la plaza y donde se vende desde, "un rosario de palo de rosa, hasta la tarjeta magnética para llamadas telefónicas automáticas"...todo ello (claro está)... ¡¡bendecido por el Papa!!... ¡Ah!... "también te facilitan el cambio de moneda extranjera y ello a un buen cambio"... beneficioso para el Papado... claro está.

                                      Yo espero en la entrada... "curioseando los grande escaparates, donde estas y otras muchas cosas se ofrecen al turista". Transcurrido un corto tiempo salen Ana, Loly y Paco y ya juntos los cuatro... decidimos buscar un restaurante donde comer, puesto que esta comida (y la de mañana) la tenemos libre.

                                      Tras recorrer los alrededores, donde existen gran cantidad de restaurantes, nos decidimos por uno cuyo nombre es "Arlú" y el que "notamos", es frecuentado por "ciudadanos del Vaticano y que visten con sotana", lo que es toda una indicación de que en aquel establecimiento se debe comer bien y a un precio razonable; y efectivamente... comemos bastante bien, acompañados por una muy fresca cerveza y una botella de "Chianti Classico dal 1090 DIEVOLE" y terminando con el "clásico" postre del famoso helado romano, cual nos dice el camarero es el denominado... "tartufo", todo lo cual nos deja satisfechos por demás, por lo que decidimos tomar café y luego fumar tranquilamente Paco y yo.

                                      Pero "ni hay café expresso" ni me dejan "prender fuego al hermoso puro que porto para esta ocasión" (he pedido permiso y solo permiten cigarrillos)... salimos contentos y sin preocuparnos mucho por ello y nos trasladamos a la muy cercana terraza del denominado "restaurante San Pietro", la que ha sido elegida como lugar de reencuentro del grupo para continuar la visita turística de la tarde... "allí tomamos café y puedo fumar mi puro canario con cierta comodidad"... pese a que estamos en el exterior y se deja sentir el calor... a pesar de la sombrilla que nos protege del fuerte Sol que cae en estas primeras horas de la tarde romana... son las catorce treinta horas aproximadamente.

                                      Puntualmente a las 15,30 h. viene a recogernos el autocar, de inmediato subimos al mismo y nos reconfortamos del calor soportado ya que al vehículo viene muy bien refrigerado.

                                      Efectuado ello nos dirigimos a visitar las Basílicas Mayores (también iremos a visitar la Iglesia de San Pedro in Víncoli), o sea las de "Santa María la Mayor" y de "San Juan de Letrán"; esta última es en la que "el Papa ejerce de párroco, y obispo", puesto que el Papa, inicialmente "es un sacerdote más" y ejerce su ministerio en esta iglesia de la que es el "titular" y ello se debe, a que inicialmente aquí fue edificada "la primera verdadera y grandiosa iglesia cristiana", nada menos que en la época de "Constantino el Grande", quien como sabemos "comulgó con la nueva religión" e hizo donaciones cuantiosas, entre las que se encontraba "este solar" donde sucesivamente se han ido edificando nuevas iglesias hasta llegar a la actual, que en sí mismo es una catedral y fue muchos siglos, residencia de los Papas ya que anexo al templo existió lo que se denominaba... "Palacios del Letrán" y que fue la primera y grandiosa donación del citado emperador romano.

                                      Llegamos y visitamos dicha basílica y comprobamos que efectivamente, a pesar de los siglos y las varias reedificaciones que ha experimentado aquel inicial templo... "hoy sigue siendo una grandiosa iglesia católica y apostólica romana", puesto que tanto el exterior como el interior, está completamente llena de grandiosas obras de arte, ostentosas decoraciones y revestimientos, todo lo cual necesita un gran libro para describir "tanta maravilla realizada por el hombre de este mundo" (aquí... instalada en una de las puertas principales, se encuentra la gigantesca puerta de bronce, que en su tiempo fuera la del "Foro o Senado Romano", según se nos indica en esta rapidísima visita). Indudablemente los amantes del arte, pueden (podemos) disfrutar enormemente viendo todo ello y con el detenimiento que hoy no nos es posible por cuanto ya reiteradamente vengo diciendo, o sea... "la maldita rapidez y prisas para llegar y luego marchar sin apenas ver nada o casi nada".

                                      Después marcharemos a la basílica dedicada a "Santa María la Mayor", iglesia que mandara edificar el Papa Liberio (fue Papa del 352 al 366) y por cuanto... "quiso celebrar con ello, el lugar donde en pleno agosto halló nieve después de una visión de La Virgen"... ¿-? (la verdad soportando el calor de este finales de Junio, a uno le sorprende "eso de la nieve", por cuanto es un fenómeno atmosférico imposible en esta latitud y fecha, pero..." eso es lo que dice el libro por mi consultado").

                                      Esta basílica (como la anterior) ha sido remodelada en diferentes ocasiones. Las tres naves originales y columnatas que las dividen son las originales, si bien todo el conjunto y como la anterior, está dotado y revestido con los ornamentos, decoraciones y profusión de obras escultóricas, propias de uno de los principales templos católicos de Roma, por lo que describir ello sería interminable y para ello habría que haberla visto con detenimiento y acompañado de un documentado guía o catálogo explicativo, que "nos dijera algo de tanta ostentación como existe en la mayoría de estos templos", donde y aun reconociendo "la menor escala"... "aquí brilla todo lo ya visto esta misma mañana en la madre de las Basílicas, o sea la de San Pedro Apóstol de Cristo".

                                      Por último y con igual premura, nos dirigimos a la tercera basílica o cuarta iglesia "santa" (Junto con la de S. Pedro Apóstol, estas tres iglesias "son las más veneradas del mundo católico") y a la que llegamos en corto espacio de tiempo.

                                      Es la de más modesta entrada, si bien en su interior vuelven a reproducirse "los fastuosos decorados y ornamentaciones" ya descritos, incluso aquí se mandó construir su fastuosa sepultura el ya referido "Gran Papa... Julio II", quien encargara a Miguel Ángel tan ostentoso mausoleo, el que luego (después de muerto el Papa) sus sucesores relajaron a un olvido casi total y hoy aquel imponente proyecto de mausoleo "papal", no es "ni la sombra" de lo que Julio II quería para su "santo cadáver", a pesar de ello, allí está el magnífico y conocido mundialmente... "Moisés de Miguel Ángel", obra escultórica que según el propio autor..."solo le faltaba hablar" y por si se decidía a hacerlo... Buonarroti (emocionado por su propia obra) le dio un pequeño golpe con una de sus herramientas de escultor insigne diciéndole... ¡Habla!".

                                      Sin embargo la mayor importancia religiosa de este templo, es que aquí (dicen) se conservan "las cadenas que mantuvieron atado y preso al propio San Pedro Apóstol, de ahí el adjetivo que se aplica al nombre de esta iglesia..."in Víncoli" (víncula ("cadenas"). Es por tanto una iglesia de origen remoto y restaurada o reedificada varias veces y por todo ello tiene ese "misterio" religioso que vincula a la misma al que fuera... "el primer Papa de Roma, primer mártir y Santo de la nueva religión que iba a salvar al mundo... amén".

                                      En menos de dos horas "hemos ido, visitado y visto estas basílicas", por ello quien lea esto que escribo puede comprender perfectamente cuanto digo, si consulta algún libro que hable sobre estas obras.

                                      Así pues, a las 17,30 h. estamos entrando en el hotel donde hace bastante calor y al llegar a nuestra habitación este se acentúa y es horrible, puesto que la hora es de las más calurosas de este día veraniego y además el Sol da de lleno en las cristaleras de los ventanales que permanecen cerrados (el servicio del hotel ni ha dejado estos abiertos ni puesto en marcha la refrigeración) por lo que nuestra habitación es "un horno"... conecto la refrigeración y Ana y yo pasamos de inmediato por una abundantísima ducha, la que nos reconforta del "sofocón" recibido al entrar; transcurrida una media hora ya se puede estar confortablemente aquí y dedicamos el resto del tiempo libre a descansar (yo escribiré algo) hasta la hora de la cena, ya que después "tendremos visita nocturna a Roma".

                                      Descansados y reconfortados y por tanto "nuevos", bajamos a las veinte horas al comedor ya que es la hora indicada para la cena, cenamos mejor atendidos e incluso "nos venden bebidas" y transcurrida la cena un poco después de las veintiuna horas ya estamos de nuevo subidos en nuestro autocar, donde nos recibe y saluda una joven guía de habla española, la que dice llamarse "Inma" (diminutivo de Inmaculada) y la que para sorpresa nuestra, es española, andaluza y nacida en Granada.

                                      Nos confirma la vista, que será la siguiente: "Recorrido panorámico, Plaza de la República, Palacio del Quirinale, Coliseo, Plaza Venecia, Palatino, Plaza del Pópolo, Plaza de España y alrededores, Fontana de Trevi y Plaza Navona... todo ello se pretende realizar en "unas dos horas" y para lo que ya hemos pagado tres mil pesetas por persona...?.

                                      Tras este preámbulo marchamos hacia la Plaza Venecia que es el considerado "centro" de la actual Roma y desde donde iniciaremos el recorrido que en mayoría solo será "panorámico"...  y aquí empezamos viendo, lo que el pueblo de Roma (al que no gustó el enorme monumento) "bautizó" con el expresivo nombre de... "la tarta de bodas"...  y que no es otro que el enorme monumento dedicado a Víctor Manuel II (1820-1878) el que fuera uno de los artífices del moderno estado italiano y primer Rey de Italia. También Inma nos va explicando el motivo de éste y otros muchos monumentos o lugares por los que pasamos "rodando", puesto que bajaremos sólo en las cercanías de la Plaza de España y en un lugar donde puede aparcar el autocar, desde donde nos trasladamos a la famosa Plaza de España, llegando al pie de la "escalinata de la Trinidad de los Montes" (iglesia de la que parte o da acceso) y donde hay una abundante cantidad de jóvenes que beben o se mojan en la famosa "Fontana de la Barcaza" (preciosa y monumental fuente debida a los cinceles de Pedro Bernini (padre del gran Bernini) donde manan abundantes caños de agua potable y de sabor agradable y fresco, en la que me decido a beber y... "bebo abundantemente". Aquí tomaremos unas fotografías y continuaremos el recorrido oyendo con atención cuantas explicaciones nos va dando nuestra nueva guía, la que afortunadamente "no para de hablar y decirnos cosas de la Roma que vamos recorriendo esta noche".

 

(1994)

Publicado el 15 de Agosto del 2017

 

Algunas de sus famosas fuentes y el río de Roma

 

            Posteriormente y a pie, iremos a visitar la famosísima "Fontana de Trevi", la que como era de esperar, está abarrotada de gentes de todo tipo y edad, las que aquí al propio tiempo que se deleitan con la belleza nocturna de la misma, disfrutan del frescor que despiden los abundantes caños, surtidores y "riachuelos" que manan de esta fuente, de "forma natural" y desde hace ya más de doscientos años, lo que al pensarlo produce aún más admiración por el arquitecto que la ideó (Salvi, 1.697-1.751) y que como "tantos ideadores o idealistas"... no llegaron en vida a ver "funcionando" la obra por ellos creada.

            Tras pasar aquí unos treinta minutos, tomar alguna fotografía y "echar la ya clásica moneda situados de espaldas a la fontana" (costumbre absurda aunque pintoresca y que asegura que con ello se vuelve otra vez a Roma... curiosamente yo estuve en esta fuente hace 14 años y no eché la moneda... pese a ello estoy aquí esta noche, en la que tampoco echaré la moneda)... marchamos de nuevo al autocar, para dirigirnos a nuestra tercera y última visita, que será la denominada "Plaza Navona" y a la que llegaremos en breve espacio de tiempo.

            Entramos en dicha plaza, la que se encuentra abigarrada de gentes en una mezcolanza que abarca desde al propio ciudadano romano, pasando por multitud de turistas y terminando en grupos de pintores que pintan, exponen y venden "al aire libre" de la plaza, o músicos y saltimbanquis u otros tipos de bohemios que sería prolijo el enumerar, pues en  esta noche del verano romano... "esta plaza está plena de gentes" las que bullen entre todo este conglomerado, donde abundan las terrazas de establecimientos de bebidas y helados.

            Hemos entrado por el extremo de la plaza en que se encuentra la denominada "fuente del Moro" y al fijarme en el conjunto de la misma sonrío y digo a mis compañeros... ¡Mirad, si parece una estatua dedicada a Felipe González... mirad y apreciad el perfil de su rostro! Y efectivamente todos se sorprenden y ríen de buena gana, ya que la cara "del moro", vista de perfil y esta noche, se muestra de un parecido asombroso, con el achatado rostro de nuestro actual y bastante desprestigiado... "Presidente" (1)... y por las circunstancias actuales en España, nos produce esa "risa española, manifestación débil pero hiriente, que el pueblo dedica a sus malos gobernantes a los que desprecia por sus actuaciones nefastas o demagógicas". La historia lo juzgará como merece, a este sinvergüenza así como a tantos otros, que arruinaron a la España de su tiempo. Sometiéndola a una “feroz dictadura de partidos”, que en muchos aspectos ha sido mucho peor que la tan criticada del general Franco.

            Pero “volvamos al turismo” y yo trataré de describir esta plaza o “solar histórico”, ya que la misma forma parte de la historia, no solo de la Roma moderna o renacentista, sino de la del Imperio.

            Efectivamente, la plaza sorprende al visitante por su forma y grandes proporciones, ya que tiene forma de estadio… y es que fue un estadio en la época Imperial, ya que el solar de la hoy plaza Navona, eran “las arenas del Estadio de Domiciano”, forma que conservó hasta nuestros días gracias al cuido que de ello tomaron los diferentes Papas como “dueños de Roma”, los que igualmente se preocuparon de que fuesen edificados grandes y bellos edificios, que luego asimiló e imitó “la nobleza”; terminándose la ornamentación con las tres grandes y monumentales fuentes que la adornan y que son la siguientes.

*****************

FUENTE DEL MORO: Situada en el extremo por el que hemos entrado y que debida al diseño de Bernini, tiene dos niveles "de aguas" y en el superior de ellos, un conjunto de diferentes estatuas, presididas por "el moro", formando todo ello un agradable y armónico conjunto de formas reales y alegóricas.

FUENTE DE NEPTUNO: Dedicada a este "Dios de las aguas" y en donde abundan igualmente las formas alegóricas y las aguas que dicho dios preside; la fuente es debida al proyecto de "Della Porta", pero al igual que la anterior, el proyecto fue de un artista y la realización posterior fue debida a otros.- Está situada en el lado opuesto al otro extremo de la plaza.

FUENTE DE LOS RIOS: Es la más ostentosa (y bella) de todas ellas y está situada en el centro de la plaza.- Dicha fuente está rematada por un obelisco que se yergue en el centro (el que es de considerable altura y similar al que ya he descrito y que está situado en la Plaza de San Pedro) en cuya base se inicia el grandioso conjunto arquitectónico, del que manan esos "ríos" en forma de abundantes corrientes de aguas limpísimas y cuya descripción llevaría varias páginas y no ha lugar aquí, pero si para significar la idea que "en su momento amparó y costeó el papado", pese a oposiciones y gracias al tesón y alguna triquiñuela del autor del proyecto (Bernini) el que mandó hacer una miniatura de la obra a un joyero, el que la realizó en plata, siendo regalada por Bernini a "una dama que a su vez la mostró al Papa Inocencio X"... parece ser que con esta obra el autor quiso significar en ella, los cuatro ríos más importantes del Mundo y sus cuatro continentes... "sometidos entonces a la autoridad papal". Europa (Danubio) América (Río de la Plata) por lo visto aún no conocían el Amazonas) África (Nilo) y Asia (Ganges)...¿-?

            Son las 23,30 h. y por tanto nos quedan apenas 30 m. para ultimar esta "rápida visita nocturna". Inma, nuestra contratada guía romana, "nos da tiempo libre y nos recomienda una determinada heladería, donde podremos tomar el mejor helado" (seguro que allí recibirá comisión) y "como borregos", terminamos yendo la mayoría de los componentes del grupo, los que tomamos el ya citado y famoso "tartufo", el que a mí me parece de menor calidad del tomado este mismo día en los aledaños de la Basílica de San Pedro, pues éste de esta noche está sobrecargado de chocolate y a alguno "no le va a sentar muy bien"... de cualquier forma yo lo tomo íntegro y "no me alterará el sueño ni el aparato digestivo".

            He visto muchas cosas esta noche y de bastantes ya ni me acuerdo, pero si de una y por cuanto me llamó la atención cuanto nos relató la guía, sobre esta obra edificada por el Emperador Trajano y es por ello mismo, por lo que hoy se conoce como "Mercado de Trajano", el que con tres plantas de altura, de dimensiones considerables y belleza aún notable (pese a las ruinas actuales) fue concebido por este buen emperador (uno de los más destacados de todo el Imperio y que curiosamente nació en lo que hoy es Andalucía) como un gran mercado para regular precios y evitar las especulaciones de los comerciantes desaprensivos o sin escrúpulos. Aquí existían unas ciento cincuenta tiendas o comercios, amén de salas para los negocios y es claro que al estar edificado en el propio Foro de Roma, llegaría a ser un gran centro regulador de precios y mercancías de todo tipo y que llegaban al centro del Imperio.

         Así es que los denominados hoy... "modernos centros comerciales", ya los tenían los romanos (este que cito se edificó en el segundo siglo después de Cristo) y posiblemente mucho mejor organizados, puesto que no eran precisamente para especular (como lo son los de hoy) sino para todo lo contrario, o sea... "regularizar y evitar monopolios y estraperlos, perjudiciales para el pueblo de menor poder adquisitivo"... "Puesto y que duda cabe que Roma estaba llena también de pobres o menos acomodados; y ello pese a ser igualmente ciudadanos de Roma" (la denominada plebe era con mucho la más abundante).

     Tras despedirnos de Inma a las orillas del Tíber, lo que hacemos sobre uno de los puentes que cruzan este famoso río "latino", que por cierto hoy lleva bastante agua y al observar ello... noto que bajo este gran puente y en las márgenes del río (convertidas en amplios y bien iluminados paseos) hay instalados multitud de puestos de venta de todo tipo de cosas "populares", los que bullen en pleno movimiento pese a ser ya pasada la media noche y los que no podremos ver por cuanto ya es hora de ir a dormir, por lo que marchamos seguidamente hacia nuestro hotel..."y ya pasada la una de la madrugada llegamos a nuestras habitaciones y ocupamos nuestros aposentos durmiéndonos de inmediato puesto que hoy, el ajetreo ha sido muy abundante".

 

(1) NOTA:

Felipe González Márquez (1994), es el actual Presidente del Gobierno de España y el que desprestigiado en demasía, se mantiene en el poder en base a "pactos repudiados por la mayoría de españoles que piensan" y que desean se marche pronto y con él la gran corrupción que nos ha invadido en los trece años que lleva en el poder, a cuyo principio... "predicó un cambio, que a la vista está ha sido desastroso y que la Historia juzgará muy nefastamente".

 

 

(1994)

Publicado el 16 de Agosto del 2017

 

Día grande en Roma… Día de San Pedro

 

            Amanece el denominado en la Cristiandad como el "día de San Pedro y San Pablo" (29 de Junio) y por tanto "el día más grande del año para la ciudad de Roma... o mejor dicho para El Vaticano".

            Hoy no madrugaremos y por tanto el descanso ha sido bastante completo, aun así a las 7,30 yo estaba ya bajo la ducha y efectuándome un completo aseo corporal, tras ello y como ya he reiterado en otros relatos... me pongo a escribir para ampliar notas y que "las imágenes vistas, sean plasmadas lo mejor de lo que yo sepa desarrollar con mi escritura", la que en principio y en viaje yo inicio tomando minúsculas notas, en una libretita cuyas medidas son de 12,50 X 6,50 cm., bastándome una sola página (algunas veces un poco más) para recoger "las pinceladas", que luego amplío en el hotel a "un par de cuartillas y las que luego crecerán en casa, ya tratadas con tranquilidad y reposo a varios folios"...?

            Mientras escribo oigo sonar las campanas de Roma con cierta profusión (En Roma dicen que hay más de ochocientas iglesias) miro el reloj y este marca las 8,45 h.; a esta hora han empezado a repicar las campanas de muchas iglesias romanas y las que oigo perfectamente desde "mi atalaya" del octavo piso del hotel, recojo "mi escribanía" puesto que mi esposa me insta para que bajemos a desayunar y aunque la hora prevista será a las nueve, ella quiere que seamos de los primeros... "sea".

            A las 9,30 h. sale del hotel nuestro autocar y cuyo destino es la Plaza de San Pedro puesto que la mayoría de nuestro grupo, no quiere perderse nada de los actos a celebrar esta mañana, en la primera de las Iglesias Católicas del mundo. Nosotros (Paco, Loli, Ana y yo) hemos pensado otra cosa y hablado con nuestra guía y el chófer del autocar, en el trayecto nos deja en "Vía Flaminia y cerca de la Plaza del Pópolo", ya que pretendemos realizar una visita al parque de "Villa Borghese" y al que entramos por la entrada que da a la citada plaza.

            Hemos entrado por un lugar donde existe una fuerte pendiente, la que vamos a sentir todos y en especial las señoras, pero pese a ello y "oyendo cantar a los ruiseñores", llegamos hasta el centro de este gran parque y donde se encuentra el pequeño lago ("laghetto") en el que incluso hay canoas a remo y que ya ocupan otros visitantes disfrutando de este verdadero oasis de paz y sosiego, existiendo igualmente (en este lago) aves acuáticas y destacando en el mismo, el pequeño templo denominado "de Esculapio"... admiramos todo el entorno, que resulta admirable y bello, puesto que abunda la espesa fronda, los gigantescos árboles centenarios, e igualmente los lugares dedicados a que el ciudadano disfrute de... "un día en el bosque sin salir de Roma"... pero un bosque bastante bien cuidado y donde no se aprecian los detritus que suelen dejar en estos lugares, los desaprensivos visitantes de "otros lugares del mundo"... bosque en el que abundan las estatuas o conjunto de ellas y donde con el canto de los pájaros y el frescor que toda esta abundante vegetación produce, es delicioso pasear o poder venir "a merendar" en este verdadero jardín cuyo diseño, debieran copiar en muchas ciudades del mundo, donde tanto se ha especulado con "el suelo que debiera haber sido dedicado al ciudadano".

            Este gran legado se debe (quizá) al "egoísmo o capricho" de un príncipe romano (Cardenal Scipione Borghese) que lo mandó construir a sus expensas... a  su familia que supo cuidarlo y conservarlo durante siglos, al Estado Italiano que lo supo comprar y entregar a la ciudad de Roma y por último a los romanos que con sus impuestos y buen comportamiento... "lo mantienen"... También comprendo mejor ahora... la sinfonía antes referida ("Los Pinos de Roma") una de cuyas partes está inspirada en estos soberbios jardines "naturales", en los que se inspiró para escribirla... "Ottorino Respighi" y el que en ella incluye hasta... "los ruiseñores que yo hoy he oído in situ"...?

            Tras tomar algunas fotografías como recuerdo, emprendemos el camino de regreso por igual lugar en que lo hemos efectuado a la venida y el que ahora se nos muestra cómodo puesto que es "cuesta abajo"; a la salida tomamos un taxi y le indicamos que nos lleve a la "Plaza Venezia", la que como centro de la ciudad, queremos tomar como punto de partida para recorrer a pie y ver a la luz del día el entorno de la misma, pero hace mucho calor hoy en Roma y yo desisto de ello al llegar a la citada plaza y por ello y tras comunicarlo a mis acompañantes, tomo asiento en la terraza de un modesto bar que da frentada a la denominada popularmente como..."la tarta de bodas" y la que como ya he referido... es el enorme, blanquísimo (todo de mármol blanco) y fastuoso monumento al "cincuenta aniversario del reino de Italia" (Monumento a Víctor Manuel II) y en el que igualmente se encuentra "la tumba al soldado desconocido" y en la que se mantiene una guardia perenne de dos soldados uniformados...?

            Nuestros amigos Paco y Loli, junto a mi esposa, dicen que van a dar "una vuelta" por los alrededores, pretendiendo visitar un "museo de cera", que se anuncia muy cercano a donde estamos, el que luego a su regreso me contarán, "no les ha resultado grato" el visitarlo... se marchan y me dejan solo "bajo la sombrilla" que resguarda del implacable Sol que cae sobre este lugar y la que en parte me protege del calor que se deja sentir ya en demasía.

            Ya sentado en aquel bar y pedido al camarero un "agua tónica" con la que mitigaré la sed y el calor, miro al frente y observo como resplandece a pleno sol "la tarta de bodas"... preparo mi bloc de notas y empiezo a escribir con sosiego en este "tiempo" no esperado por mí... afortunadamente traigo conmigo el "bloc de cuartillas" y ello me va a resultar muy agradable, puesto que "estoy en vena" y escribiré bastante en esta... "calurosa soledad en la que me voy a encontrar, durante sesenta minutos y en el centro de la ciudad eterna... al pie de la Colina Capitolina... centro y gloria del Antiguo Imperio Romano y hoy de la moderna, inestable y complicada Italia del siglo XX"... puesto que esta colina fue arrebatada por los romanos a las gentes sabinas y fue escenario de los hechos históricos más importantes que... "hicieron la gloria de la Roma antigua".

            Transcurren casi "sin sentirlos" por mí estos sesenta minutos; vuelven Ana, Loli y Paco y se sientan a mi lado y piden algo de beber puesto que debido a la calor... vienen sedientos; termino de escribir y pago las cuatro consumiciones, que nos cobran a precios que considero abusivos (en Roma cuesta "carísimo" sentarse en un bar y ya fuimos advertidos de ello por la guía) de ahí el que se observe a los turistas, consumir "latas" de bebidas que adquieren mucho más económicas, en los expendedores automáticos que existen en la vía pública... "el progreso y la técnica contra el empleo del hombre... ¡bah! (pienso y sonrío... "últimamente sonrío mucho para mis adentros"...?).

            Nos marchamos de la terraza de este "calurosísimo bar" y salimos a la cercana "Vía del Corso", donde pretendemos tomar un taxi que nos lleve a las inmediaciones del Vaticano, ello nos cuesta trabajo y paciencia puesto que estamos a pleno sol y los muchos que pasan van ocupados... por fin encontramos uno libre que nos lleva a las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, donde buscamos y encontramos un restaurante similar al de ayer y en el que son mucho más abundantes... "los curas de Roma"... por tanto -y qué duda cabe- comemos bastante bien, tomando primero muy fresca cerveza y con la comida un "frascati" de un bastante agradable, aunque muy flojito... "vino blanco", el que nos es servido muy frío, después tomaremos café y fumaremos tranquilamente, pues aquí y afortunadamente (antes pregunté) me dejan fumar mi habitual cigarro puro y... "felices y contentos" salimos de este típico establecimiento... "romano-vaticano".

            Nos dirigimos al lugar de encuentro, que es el mismo y a la misma hora de ayer... afortunadamente ya está allí el autocar, en cuya refrigeración encontramos consuelo a "las muchas calorías ingeridas en este calurosísimo día".

            Unidos ya al resto del grupo y como aún faltan unos minutos para emprender el recorrido previsto, algunos componentes del mismo (que se muestran satisfechísimos) nos dicen y cuentan... "la gran misa" que han presenciado en la primera basílica de La Cristiandad; han sido (nos dicen) "dos horas de misa" y oficiada por el propio Papa Juan Pablo II, el que así ha demostrado que su salud se encuentra en estado óptimo "pese a los rumores", si bien esta misa la ha tenido que oficiar el Pontífice..."auxiliado"... y por tanto ha concelebrado la misma con varios cardenales y obispos, por lo que ello habrá sido mucho más soportable (pienso) ya que esta anual "gran misa", requiere un boato especial, unos ropajes que pesarán y molestarán  bastante y todo ello en un templo abarrotado de gentes y en un día calurosísimo... desde luego que no debe ser cómodo decir una "larga" misa y menos para un hombre ya anciano y que digan lo que digan está enfermo, por cuanto ha ocurrido y que "ha trascendido a la calle" y en relación a accidentes "domésticos" cuyo origen cualquiera sabe la verdad de ello...? En fin... "yo me he perdido esta gran misa, pero aunque me hubiese agradado verla, he preferido dedicar ese tiempo a ver ese otro gran templo cuál es ese parque ya descrito y en el que se aprecia mucho más y mejor, la obra del Creador"... "Al Papa ya lo vi hace un poco más de trece años y precisamente en una recepción "privada" que nos dedicó al congreso en que asistimos y en el que me acompañaban mi esposa e hijos... en uno de los grandes salones del Vaticano, donde este hombre incluso nos dedicó una alocución que agradecimos"... Esto fue el 23 de Abril de 1.981, en el que empresarios de hostelería de casi toda España y acompañados de familiares de los mismos, "fletamos un gran barco" (el "Enrico C") y celebramos un congreso nacional... "navegando por el Mediterráneo".

            Son las cuatro de la tarde cuando nuestro autocar emprende la marcha para que efectuemos, un recorrido turístico visitando los principales lugares y monumentos que hoy existen y que son los testigos que hoy nos quedan de aquel fabuloso "Imperio Romano"... Se pretende que ese recorrido sea efectuado en sólo dos horas y treinta minutos, por tanto "nos podemos imaginar a la velocidad que deberemos efectuarlo"... nos acompaña de nuevo "Inma", la guía española que lo hizo anoche.

            Nos dirigimos en primer lugar a la "Plaza del Capitolio", dejándonos el autocar muy cerca de la gran "rampa" (diseñada por Miguel Angel) que da acceso y la que subimos soportando el máximo calor de está hora de "canícula" en que el "Astro Rey se derrite sobre Roma".

            Estamos (se nos dice) en el que "hoy como ayer... es el centro moral de Roma"... nos encontramos en el centro de la plaza y junto al pedestal (la estatua ha sido retirada y se encuentra en el museo que existe en esta misma plaza) de la gran estatua del emperador "Marco Aurelio, cabalgando un caballo y con las manos extendidas y sin armas en las mismas"... y que es la única que se ha conservado de la "estatuaria ecuestre romana de la época imperial" y la que en 1.535 (pienso que para honrar el arte, la historia y la cultura) fue colocada en este lugar por indicación del propio Miguel Ángel, el que la sacó de la privacidad  del palacio "Del Letrán"... lo que nos da una idea del significado simbólico de este hecho, puesto que se coloca en el "más sagrado lugar de aquel Imperio ("Colina Capitolina") la estatua del posiblemente mejor de sus emperadores (más sabio) y ello gracias al posiblemente más grande artista del Renacimiento...?

            A nuestro alrededor tres palacios denominados así... "el de los Senadores (centro) el de los Conservadores (derecha) y el de los Museos (izquierda)"... cercana a este último la iglesia de "Santa María de Aracoeli", edificada en el siglo VI y por ello de gran significación cristiana, puesto que está "sentada" sobre la "Roca Capitolina" y en el lugar más "preeminente" de la misma, lo que no significa otra cosa que... "Colocar al Dios de la nueva religión, sobre todos los demás dioses del Imperio"... amén.

            Por descontado que no podemos ver ninguno de estos monumentos y rápidamente tenemos que pasar a la parte de atrás del palacio de los "conservadores" (hoy sede principal del municipio romano) y donde existe una atalaya desde la cual podremos apreciar panorámicamente, todas cuantas ruinas de gran importancia quedan en pie de aquel legendario Imperio.

            Mientras "Inma" da su disertación sobre todo este conglomerado, yo "miro y veo por mi cuenta, pensando en que todo pasa en este mundo"... y pese a ello admiro todas estas venerables piedras, entre las cuales se fraguó la estructura política y social que aún hoy... mantiene al mundo "medianamente equilibrado" (es un decir) pues aquí se fortaleció la familia, la propiedad, las leyes y normas, las áreas de los territorios   (urbanos o geográficos) a gobernar... "controlándolos bajo un poder bien organizado e incluso bastante tolerante", lo que permitió -pese a corrupciones o degradaciones- el que... el Imperio Romano (mejor civilización) durase los siglos que duró ("antes, durante y mucho después del nacimiento y muerte de Cristo") y del que aún hoy... "bebemos".

            Mil pensamientos vienen a mi mente, mientras veo al pleno sol de hoy, lo que queda de lo que fueran "foros" (lugares públicos) y que entre otros representaban los edificios y construcciones siguientes... "Templos de Saturno, de Vespasiano, de Antonino y Faustina, Rotondo de Romolo, de Julio César, de Venus de Roma, de Vesta, de Cástor y Pollux, de Augusto... Basílica Julia, Emilia, de Majencio... La Curia... Casa de las Vestales… la Vía Sacra y otras construcciones que completaban la grandeza del conjunto, tales como El Coliseo, los diferentes arcos y columnas y otros que sería muy largo el enumerar y que cualquier "interesado" puede encontrar en libros monográficos sobre este tema concreto. Realizada esta rapidísima "vista" (esto no es una visita turística) marchamos de nuevo al autocar dirigiéndonos de inmediato al "Coliseo".

            Llegados a las cercanías de este "monstruo de la antigüedad", mi esposa y yo decidimos quedarnos "a la sombra de los pinos de Roma" (aquí también los hay y gigantescos) pues ya vimos y visitamos esta obra en nuestro anterior viaje y preferimos disfrutar de un poco de sombra que nos libere del excesivo calor que hace, ya que "la sombra que queda de este absurdo monstruo cuya mole es imponente", no nos merece una segunda visita, puesto que como esta obra ha sido tan devastada a lo largo de los siglos (fue empleada como "cantera" de materiales para nuevas construcciones) hoy no queda nada más que "el enorme solar y enormes ruinas" de lo que fuera una portentosa obra arquitectónica, perfectamente pensada para que sus cincuenta mil espectadores (nuestra guía dice que llegaban a 300.000...?) entrasen y saliesen en pocos minutos y con gran comodidad, después de haber presenciado aquellos (muchas veces) sangrientos espectáculos donde la sangre derramada con profusión, "era el aliciente para muchos (puede ser que en mayoría fuesen la plebe y la chusma a la que con esto se les entretenía con lo que se denominó "pan y circo") de aquellos civilizados romanos, que en esto no lo estaban tanto"... El Coliseo hoy es un monumento de recuerdo para tantas víctimas allí inmoladas y ello por decisión "del papado", el que lo erigió en un enorme y simbólico altar dedicado a "la Cruz de Cristo"... pero curiosamente el nombre de esta mole que originariamente fue el de "Anfiteatro Flavio", se lo asignó el pueblo al identificar el lugar con el del "Coloseo" y ello se debe a una colosal estatua en bronce y de treinta metros de altura que dedicada al emperador "Nerón", se encontraba junto a este "monstruo", el que conserva aún lo suficiente para asombrar a cualquiera medianamente analizador de "las obras de los hombres"... La estatua de Nerón desapareció y no se sabe dónde acabaría, aunque lógicamente hay que pensar que... "acabó siendo destruida y sus restos fundidos de nuevo para realizar otras obras para otros hombres...?".

            Vuelven y vuelven pronto, nuestros compañeros de grupo, a los que les "han mostrado el montón de escombros y ruinas que hoy es el interior de este viejísimo doble anfiteatro" (es de forma elíptica) y seguidamente subimos al vehículo para seguir "viendo Roma".

             Pasaremos con gran rapidez por las cercanías del Arco de Constantino, Teatro Marcelo, Templo de Vesta, Termas de Caracalla, "solar que ocupara el enorme Circo Massimo", etc. y todo ello va siendo explicado con gran celeridad por nuestra guía, mientras nosotros vamos "viendo casi a vista de pájaro todo ello"... a las 18,30 volvemos al hotel... "se han cumplido las dos horas treinta minutos con una exactitud digna de mención"... la guía ya se ha quedado en el camino y en un lugar elegido por ella, pues "su trabajo ha terminado por hoy".

            Descansaremos y "haremos maletas" invirtiendo las dos horas y media que nos dejan de tiempo libre hasta las nueve en que nos será servida la cena, después de ello reposaremos y fumaremos tranquilamente mientras charlamos de los "eventos disfrutados en este día grande de la ciudad de Roma"... y nos iremos a dormir, puesto que el día ha sido "muy movido" y francamente... estamos muy cansados y mañana habrá que madrugar.

 

(1994)

Publicado el 17 de Agosto del 2017

 

 

Visitando Asís y Florencia

 

                                      Amanece un radiante y caluroso treinta de julio, a las ocho horas ya estamos sobre el autocar y rodando por las calles de Roma a la que le decimos..."adiós".- Nos dirigimos a nuestro primer destino turístico de hoy y que será "Assisi" (Asís, para nosotros los de habla española) ya en la autopista, la señora Isabel "coge el micrófono y nos reza un rosario"... diciéndonos de preámbulo, que ayer no lo hicimos y que... "hay que tener contenta a la Virgen"... sea... "lo rezamos".

                                      Aproximadamente a las 10,30 h. estamos entrando en Asís, distante unos 192 km. de Roma. La ciudad está dividida en dos partes, la más antigua sobre un cerro o promontorio y la más moderna "abajo" en la campiña: pertenece a la provincia de Perugia (cuya capital está muy cercana y por cuyos alrededores pasaremos esta tarde) Asís en la actualidad cuenta con 24.000 habitantes y si bien está rodeada de excelentes campos, deduzco que sus principales ingresos proceden de "la actual Orden del Santo Francisco y de todo el tinglado religioso y turístico que hay montado aquí y que se nota por cualquier lado que se mire".

                                      Iniciamos la visita por la parte baja y se nos conceden treinta minutos de tiempo, para que cada cual los emplee como mejor le venga en gana, puesto que "habrá gustos para todo" y unos querrán ver algún monumento cercano, otros ir a un bar o aseos públicos, o bien comprar alguna cosa en un muy surtido y cercano "mercadillo" el que al final visitaremos todos.

                                      Visitaremos la también enormemente grande y monumental Iglesia de "Santa María de los Ángeles", la que se encuentra muy cercana a nosotros y lo primero que aprecio al entrar en la misma y por cuanto se encuentra instalada en la parte derecha de su pórtico es... una gran placa de bronce con relieves y de un tamaño que estimo en dos metros de alto por tres de largo, en la que se conmemora la reunión internacional que aquí mismo promoviera el actual Papa Juan Pablo II y a la que acudieron... "veintitrés jefes religiosos de todo el mundo", todos los cuales están reflejados en la referida placa fundida en bronce.- Este hermoso hecho tuvo lugar el veintisiete de octubre de mil novecientos ochenta y seis, día en que todos estos "responsables religiosos"... oraron conjunta y públicamente... por la paz del mundo; y de todo lo cual se hizo eco la prensa, radio y televisiones mundiales... pero tristemente de poco valió ese simbólico hecho, efectuado nada más y nada menos que en el lugar donde nació y está enterrado, aquel sencillo hombre, que renunciando a la riqueza de sus progenitores... vistió... "burdos ropajes y anduvo descalzo por el mundo... llamando hermanos...desde al Sol y la Luna, al agua, al lobo y otra cualquier criatura... y cómo no... también al ser humano...amén" (1).

                                      Ya dentro de esta iglesia y donde predomina "cierto lujo que seguro no aprobaría el santo", observo en el centro de la misma una "pequeñísima y muy rústica iglesia o ermita" y la que luego se me dice fue... "la celda de Francisco de Asís y en la que murió este santo, siendo por ello mismo conservada tal cual fuera en su tiempo". Me acerco para ver el tal lugar y donde está oficiando una misa uno de los frailes de la orden, encontrándose este pequeño lugar lleno a rebosar de fieles creyentes. Debo señalar que el dicho minúsculo templo, hoy tiene "añadidos" de cierto lujo que no guardan relación alguna (no hablemos de todo cuanto hay en el exterior) con... "aquel descalzo fraile, que luego la Iglesia Católica hizo santo y lo incluyó en su amplísimo santoral...?".

                                      De nuevo en el exterior subimos al autocar, el que nos dejará al pie de esta ciudad-fortaleza medieval y a la que tendremos que llegar andando y subiendo por las empinadas cuestas que dan acceso a la enorme sede o convento de "las órdenes franciscanas", la que por su gran tamaño destaca en el horizonte y desde muy lejos se la divisa perfectamente.- Cuando llegamos al lugar compruebo que en realidad son, dos basílicas superpuestas la una encima de la otra; mi esposa y yo visitamos la primera y en la que está situada la tumba del santo, la que se encuentra en una cripta subterránea, rodeada de otras cuatro tumbas en las que yacen los restos mortales de "otros tantos compañeros de Francisco de Asís" (que supongo es como el querría ser llamado, pues lo de santo...no lo entendería).

                                      La tumba es de gran modestia y recogimiento y la misma se encuentra en un ambiente de gran penumbra u obscuridad, con lo que se crea un cierto halo de misterio que propicia la meditación, si bien el continuo fluir de turistas lo impide totalmente, al menos hoy en que hay muchedumbre de ellos.

                                      He notado al entrar en esta basílica, que en su parte derecha hay un pequeño mostrador, donde permanece sentado un fraile, el que vende estampas y quizá otras cosas alegóricas al santo; luego al recorrer el interior y subir al nivel donde está la segunda basílica, desemboco en una amplia terraza desde la que se ve un pequeño claustro..."en la terraza hay otra tienda donde se venden objeto alegóricos o religiosos relativos a San Francisco", aunque y como ya dije... "en general todo este pueblo o ciudad (es sede episcopal) está plagado de tiendas donde se venden recuerdos ("souvenirs") de una múltiple variedad y factura, lo que como ya he referido anteriormente, confirma que... "el santo es un enorme negocio para Assisi y los frailes que le sucedieron aquí en su ciudad natal".

                                      Bajo de nuevo al nivel de la primera basílica y la recorro observando que en la misma, igualmente predominan "ciertos lujosos ornamentos" que en nada guardan relación con la denominada "tela franciscana y que usaran los seguidores de Francisco          de Asís"; noto igualmente que entre la multitud de visitantes (hay cientos aquí dentro ahora mismo) destacan muchos de ellos que vienen de países orientales de raza amarilla, e incluso hindúes y que imagino, vienen de las misiones que en esta parte del mundo mantiene la Orden, la que igualmente se encuentra muy extendida por el resto del planeta y desde hace siglos.

                                      Efectuadas las ya citadas visitas en las que hemos ocupado dos horas de esta mañana, a las 12,30 nos encaminamos de nuevo al autocar, el que nos lleva "al pie de esta ciudad-fortaleza" y donde existe un explanada (o "terminal") en la que aparcan los autocares.- De este lugar parte una escalera electromecánica, que nos facilita la empinadísima subida del primer tramo de este cerro; desde este nivel y realizando un largo paseo por una más suave cuesta, llegaremos a las murallas y a través de ellas "entramos en la ciudad de Asís" y digo entramos, porque pasamos a través de un gran pórtico de entrada, el que conserva y en perfectas condiciones, tanto las jambas como las enormes puertas de madera que... "cierran la ciudad", la que dicho sea de paso, es una joya arquitectónica y que conservan y cuidan muy bien, lo que se observa a simple vista por rápida que esta sea, todo lo cual es digno de felicitación "a quien proceda", que supongo son las autoridades de este municipio, que han sabido cuidar y conservar su estilo y carácter medieval evitando cualquier "parche moderno o contemporáneo".

                                      Desafortunadamente no veremos nada más que los exteriores y a través de las calles que recorreremos hasta llegar al restaurante donde comeremos, puesto que ese es el fin que nos lleva a este encanto ciudadano, donde el silencio impera y donde se debe vivir bastante bien y alejados del "mundanal ruido".

                                      Comeremos bastante bien en un pequeño restaurante "familiar" atendido por tres mujeres, que al parecer son madre e hijas, las que a petición nuestra nos sirven y por ello degustamos, un excelente "vino de la tierra" cuya denominación es. "Bianco di Torgiano" y el que nos es servido frío a la temperatura apropiada. Terminaremos tomando (aquí mismo) un excelente café italiano "expresso", pero "cortado a la española" (se le añade un chorreoncito de leche caliente) y de aquí saldremos contentos y felices llevándonos un muy grato recuerdo de esta amurallada ciudad, en la que antes de salir... "degustaremos un cucurucho de riquísimo helado italiano, elaborado artesanalmente en una pequeñísima heladería que encontraremos al paso".

                                      Aunque cansados (hemos andado mucho y hace un calor africano) vamos satisfechos recorriendo el largo trecho que nos separa del autocar, camino que ahora es más llevadero por cuanto es cuesta abajo.- Cuando reemprendemos viaje son las 14,30 horas.

                                      Continuaremos hasta "Firenze" (Florencia para nosotros "los hispanos") que es nuestro destino final de hoy y así completaremos un recorrido de 410 km. en autocar y "seis u ocho más a pie".

                                      Llegaremos a Florencia alrededor de las 16,30 h. y donde encontraremos una muy densa circulación rodada... y como no dejan entrar a los autocares (en mi visita anterior si llegamos hasta la catedral) bajamos a considerable distancia de nuestro destino... hace un calor enormemente desagradable; no obstante ello, media hora después ya estamos bajo la torre del campanario de la catedral y a la que hemos llegado "a marchas forzadas" y bajo el calor ya descrito, lo que hace protestar a más de un componente del grupo, los que sencillamente... "no pueden mantener el ritmo que marca nuestra guía", la que nos apremia por cuanto tiene citado en este lugar, al guía que nos debe acompañar en la visita turística de esta tarde, si bien "nuestras prisas no van a servir para nada"... sencillamente porque cuando llegamos... el guía "nativo" no está en la puerta cercana a este "campanile" de "Santa María del Fiore" (Santa María de la Flor) que es el lugar de la cita... ¿qué puede haber ocurrido?.

                                      Este "contratado" aparece nada menos que "cuarenta minutos después" y se nos dice "olímpicamente" que... "ha habido malinterpretación de hora y lugar"...?.

                                      Son las 17,40 h. (he mirado el reloj) cuando iniciamos el recorrido, entrando de prisa y corriendo (cierran a las 18 h.) en esta sorprendente catedral, cuya historia nos relata nuestro guía con la premura que el caso requiere (habla un buen español) destacando el hecho sorprendente de la gran cúpula de "Filippo Brunelleschi", obra realizada entre 1.420 y 1.434-36 y que aún hoy constituye la admiración del mundo, todo lo cual nos da una idea de lo que significó ello hace casi seis siglos, cuando este enigmático genio hizo la obra y luego... "se llevó el secreto a la tumba" (no dejó escritos, planos ni explicación alguna de su obra... la que aún hoy analizan los técnicos, tratando de llegar a la técnica que este hombre dominaba y que los trae "locos" desde entonces... "hoy tratan de hacer una costosísima maqueta y ver si a través de ella llegan al secreto"... Por ello Brunelleschi, junto a Leonardo da Vinci y Miguel Angel, son considerados como "los padres" del Renacimiento Italiano).

                                      Se nos sigue dando una explicación del conjunto catedralicio (cuyos exteriores reparan por cuanto sufren un gran deterioro por la gran polución que aporta "esta era contemporánea") y al salir del templo yo reparo en "un grandioso reloj de pared" que embutido, o incrustado en el muro que hay sobre la parte interior de la puerta principal de este templo, me llama la atención por cuanto diré y para ello pregunto al guía (Gabriele es su nombre) y el que me dice... "fue construido hacia el año 1.400 y contiene mecanismos de madera, mide las "24 horas solares" y de la forma en que entonces era entendido el horario, o sea que la primera hora empieza cuando "el Sol sale" y la última la que antecede a esta y de ahí la frase..."de Sol a Sol".

                                      Agradezco cuanto me dice, pero no es eso lo que me llama la atención, mi sorpresa es que en la esfera de este gigantesco reloj, los números están marcados con signos romanos y allí hay algo que no concuerda con la forma "normal" de numerar y que enseñaban en la escuela cuando yo era niño, en la que nos decían que los signos no podían ir más de tres unidos en un orden numérico (III equivale a 3 - IV a 4 y XXXIII a 33) pero en este "curioso reloj" los signos están colocados de otra forma y a mi pregunta, Gabriele (Gabriel) no sabe contestarme el por qué de ello.

                                      Están así..."las cuatro se señalan con cuatro palotes (IIII) las nueve horas están marcadas de esta forma: VIIII, las catorce de la siguiente: XIIII, las diecinueve así: XVIIII y las veinticuatro, de la siguiente: XXIIII; cuando siguiendo el orden que yo entiendo como correcto, deberían estar señaladas así..."IV, IX, XIV, XIX y XXIV"... es claro que me quedo con la gana de saber si esto era así entonces... o fue un capricho del "relojero" que fabricó este gran reloj, que sigue funcionando casi seis siglos después de que fuera fabricado y colocado aquí.... "más adelante encontraré otros relojes similares y de ellos hablaré en su momento" y ello sencillamente por guardar una cronología real de este relato.

                                      Salimos de la catedral (o "duomo") por la puerta principal y nos encontramos frente al bautisterio (templo que hasta 1.128 fue catedral de Florencia) y en el que solo vamos a admirar (no hay tiempo para más) la famosa puerta denominada "del paraíso", grandiosa obra debida a Lorenzo Ghiberti, el que la realizó en bronce dorado y en la que tardó veintisiete años (de 1.425 a 1.452) y la que está considerada como su obra cumbre y la que no describo por cuanto y en sí misma es... "una historia sagrada llena de detalles"; si diré que lo que veremos no son los originales si no unas réplicas exactas y que han colocado aquí, pues los originales ya muy dañados por la polución (como todo este bellísimo entorno) o lluvia ácida, los están restaurando y esos originales (que son verdaderas joyas de orfebrería) una vez restaurados, serán cuidadosamente protegidos "al vacío" y guardados en un museo para que sean admirados "a puerta cerrada" y honrar así a aquel gran artista y escultor florentino, nacido y muerto aquí.

                                      Efectuada esta rapidísima visita, iremos a la cercana iglesia (pequeña y recóndita) donde (se nos dice) iba a orar "El Dante" (Dante Alighieri) y en la que conoció (se nos dice) a "su Beatriz" (Beatriz Portinari) y a la que profesó un amor ideal.- Visitada esta modesta "iglesita" salimos al exterior y en la misma calle, se nos muestra igualmente (desde fuera) la que se dice fue la casa de este famoso y gran poeta mundial... "padre de la moderna lengua italiana", el que igualmente nació en este crisol de hombres y mujeres que fue la renacentista Florencia.

                                      Después visitaremos la famosa "Plaza de la Señoría" y permaneceremos aquí un corto tiempo admirando su entorno, en el que se incluyen los exteriores del Palacio Viejo y de las Galerías de "los Uffizi", después iremos a ver el cercano río Arno y la panorámica que desde este lugar se aprecia y terminaremos la visita viendo "el famoso jabalí" (fuente "del Porcellino", de Pietro Tacca) el que situado en el "Mercado Nuevo", se ha convertido en un atractivo turístico para las mujeres, puesto que (se dice) "la fertilidad aumenta en la mujer si ésta... acaricia el hocico a este cerdo de bronce", el que dicho sea de paso, es otra obra de arte de gran categoría y que lleva aquí en este lugar... "más de trescientos años", lo que nos dice bien a las claras el gusto y el dinero que aquellos florentinos gastaban en adornar cualquier rincón ciudadano (recordemos que esta obra está en un vulgar mercado de "abastos" donde los restos de frutas y verduras llegan hasta el cerdo).

                                      Aquí se despide Gabriel nuestro accidental guía florentino, el que nos ha sometido a una maratoniana carrera en la que "ha hablado hasta por los codos" (hay que reconocerlo).

                                      Consciente de ello nuestra guía española nos da "tiempo libre" y nuestros amigos Paco y Loli y nosotros (mi esposa y yo) que nos encontramos cansadísimos... nos dirigimos de nuevo a la Plaza de la Señoría, donde ya cae la tarde y "ha aflojado el calor del Sol"; aquí elegimos una terraza situada en un ángulo de esta grandiosa plaza (hay mucho arte e historia en este recinto) y en la misma tomamos unas grandes copas de fría cerveza, que desde luego "nos hacen sudar bastante", pero damos por bien empleado ello pues pese a todo nos caen como "una bendición", salvo a Paco, que "ha preferido otro tipo de bebida y esta le produce una reacción no prevista, pero de la cual se recupera rápidamente... menos mal".

                                      Mientras degusto esta cerveza me recreo mirando la alta torre que corona el Palacio Viejo de "La Señoría" y a la que ilumina el luminoso sol de la caída de la tarde, dándole a sus viejas piedras una tonalidad dorada que las hace aún más venerables; después bajo la mirada al nivel del suelo y admiro la fuente de Neptuno, la réplica del David de Miguel Ángel y resto de estatuas que se aprecian en "la Lonja" y pienso "lo poco que hemos visto de esta gran ciudad", donde se dice que existe... "por metro cuadrado... la mayor concentración de arte... de todas las del mundo", pero es claro que para ver y disfrutar de todo cuanto tiene y contiene Florencia, habría que estar aquí un par de meses..."por lo menos"... y ello no es posible.

                                      Ya ha desaparecido el Sol y ha caído la tarde, "empieza el día a ir tendiendo sus tenues velos preludio de la cercana noche"... nos levantamos ya bastante descansados y nos dirigimos hacia el lugar fijado para la reunión del grupo que se ha dispersado y a las 20,30 h. ya reunidos y siguiendo a nuestra guía (María-Jesús) nos dirigimos al restaurante donde tenemos prevista la cena de hoy y al que llegaremos tras un no corto recorrido por las viejas y estrechas calles de esta ciudad.

                                      Llegamos ya de noche al restaurante, se trata del denominado "Veccio Firenze" (Viejo Florencia) modesto establecimiento dedicado "al turismo de masas", instalado en un viejo palacio de grandes dimensiones y en el que existen comedores interiores y exteriores, estos últimos en un amplio patio central.- Lamentablemente nos tienen preparada la mesa en uno de los interiores y donde ya hay algún otro grupo de turistas y donde hace una calor horrible, por lo que vamos a estar incomodísimos pese a los ventiladores que mueven el aire del ambiente.- Nos servirán de primer plato la consabida "pasta italiana" (es lo normal en Italia) de segundo unos trozos de pavo y de postre fruta variada, la que en mi caso logro (no sin esfuerzo) el que me sea cambiada por una "tajada de sandía", fruta que he visto en un mostrador cercano y que me vendrá muy bien para mitigar la sed que tengo, o mejor dicho "tenemos", puesto que nos hemos bebido entre los cuatro dos litros de agua mineral, "más la que nos han servido de la casa"; vino ni lo hemos probado precisamente por esa sed y ese calor que padecemos, amén del cansancio que nos hace sentirnos "rotos" y bastante deshidratados, pero "nuestras penas no han terminado en el día de hoy" puesto que debido a la prohibición ya citada y que impide llegar el autocar cerca de nosotros... nos tememos otra larga caminata y por último, nuestro hotel está situado fuera de la ciudad y tendremos un recorrido adicional y "algún que otro imprevisto", antes de llegar al lecho.

                                      Afortunadamente y contraviniendo las leyes y normas municipales, Paco (el conductor) logra acercar el autocar a una placita cercana a donde hemos cenado y si bien en esta tenemos que aguardar largo espacio de tiempo, pero ha sido preferible la espera... por fin, cuando llegamos al hotel son más de las diez de la noche y mientras nos entregan las llaves de nuestras habitaciones (hay contratiempos y mala organización hotelera) transcurre otra hora más, por lo que cuando entramos en los aposentos hoteleros ya son las once de la noche.

                                      El hotel es pequeño (38 habitaciones) y más que hotel es un "albergo" de carretera, situado al borde de una autopista muy cercana al aeropuerto de Florencia y cuyo nombre es el de "Albatros".- Es bastante confortable y sus habitaciones tienen ducha (menos mal) en la que "me meto y me inundo de fresca y abundante agua" enjabonándome toda mi epidermis y recuperando con ello un estado de bienestar que hoy me es de vital necesidad, lo que incluso me va a permitir leer un rato y relajarme totalmente hasta que el reparador sueño acude y me quedo en la cama "como un tronco", lo que afortunadamente va a impedir el que oiga el ruido que producen los muchos camiones que circulan por la muy cercana autopista y los que según mi esposa, le han molestado toda la noche y "apenas la han dejado dormir" (otros viajeros comentarán esto mismo a la mañana siguiente mientras desayunamos).

*******************

NOTA: San Francisco:(1) Su nombre de pila fue el de Juan y nació en el año 1.182 de padres "ricos y nobles" y murió en 1.226, vivió por tanto "sólo 42 años" dejando tras de si tal secuela de hechos, que ha sido catalogado como..."el más típico y genuino representante de la historia del siglo XIII" y "fiel imitador de Jesucristo".- El nombre de Francisco, parece ser que le vino en base a un apelativo ("Francesco") por ser muy amante de la lectura francesa (su madre era de ilustre abolengo francés)...?

 

(1994)

Publicado el 18 de Agosto del 2017

 

De Florencia hasta Niza

 

            Nos ha "amanecido julio" (hoy es día primero del mes) radiante y anunciando que la calor seguirá hoy (en estos días se produce una "ola de calor" en este país y la que incluso va a producir varios muertos, según informará la prensa, radio y televisión)... hemos desayunado a las ocho y a las nueve estamos llegando de nuevo a Florencia, trasladándonos de inmediato al denominado "Mirador de Miguel Angel" y cuyo nombre oficial es el de Plaza de Michelangelo, a la que se llega por la "viale dei colli" (avenida de las colinas) y la que situada en la máxima altura de estas, permite una preciosa vista panorámica de la ciudad, del río que la parte en dos, de algunos de sus principales monumentos que destacan por su altura o situación y de la lejanía que muestra la campiña, lomas y montañas, todo lo cual es imprescindible apreciar en "una mínima visita a esta grandiosa ciudad" y la que nosotros vamos a disfrutar plenamente a esta temprana hora de un luminoso día y cuya calor aún no se deja sentir, por lo que el disfrute será mucho mayor ya que el horizonte a esta hora es mucho más limpio y permite ver mucho mejor y tomar fotografías mucho más nítidas.

                                      Esta plaza o mirador y como su nombre indica, está dedicada a aquel gran escultor, pintor y arquitecto que fuera "Buonarroti" y está presidida por una gran estatua que reproduce al famoso "David de Miguel Angel" y a cuyo pie igualmente están situadas reproducciones de las estatuas que adornan "los sepulcros mediceos", componiendo todo ello un armonioso conjunto de cinco reproducciones en bronce y de tamaño bastante grande, que realza aún más el amplio pedestal y escalinata de piedra blanca que lo sostienen y que reflejan a los originales en mármol que se encuentran en la ciudad y con lo que se recuerda y honra (una vez más) a este genio del Renacimiento Italiano, el que tanto trabajó por y para la gloria de Florencia y de aquellos grandes señores y mecenas que la gobernaron en tan crucial momento de la cultura humana y los que lograron fama imperecedera precisamente por ello mismo... "fomentar el arte y artistas verdaderos de su época".

                                      Aquí hemos estado unos treinta minutos, tiempo suficiente para verlo y disfrutarlo y tomar las consabidas fotografías o tomas de vídeo; seguidamente volvemos al autocar y a las 10,15 ya nos encontramos en el conocido "Mercado de la Paja"... visita prevista en el itinerario y al que las señoras estaban deseando llegar, puesto que en mayoría lo que desean es "comprar algo no visto y original para llevar a casa para admiración de propios y extraños", por lo que van  dedicar el resto de la mañana a estos menesteres y lo que les va a privar de ver (por ejemplo) las galerías de Los Uffizi, La Academia  (lugar donde se encuentra el auténtico David de Miguel Angel junto con otras obras del insigne escultor) las capillas o sepulcros de los Médicis, la iglesia de la Santa Cruz y algún otro monumento o emporio de arte, todo lo cual se ha podido ver esta mañana, pero... "la cultura y el saber que esperen...?" (Es una muestra “palpable” de la idiotez de las masas).

                                      Lamentando todo ello, si bien cuanto antes refiero sobre las visitas a lugares que cito, yo lo tengo visto (aunque me gustaría volver) en otro anterior viaje (1.980) me dirijo de bastante mala gana (hace ya mucho calor y además el ir de compras me cansa e irrita) y junto a mi esposa, al ya referido mercado, pues qué duda cabe que ella también quiere "comprar" y yo tengo que ir con ella para ayudarle "en los cambios de moneda".

                                      Al final y cansado de andar (las mujeres no se cansan de ver, mirar, dudar y al final (muchas veces) no compran) "yo también" he comprado un cinturón que me hacía "cierta falta" (he tardado cinco minutos) y mi esposa un bolso para nuestra hija menor, ambos artículos fabricados en piel, puesto que sabido es que en Florencia se trabaja muy bien la piel.

                                      Va pasando el tiempo y el calor se acentúa y aumenta enormemente en este abigarrado mercadillo, compuesto de multitud de "tenderetes" llenos a rebosar de multitud de artículos, que mi esposa va viendo con esa "paciencia femenina digna de ser resaltada en estos casos" y sin comprar nada más, simplemente porque, "el ver debe ser un placer en estos casos"... cosa que yo al menos no comprendo en absoluto.

                                      Al fin mi esposa "cede" y salimos de este infernal mercado hoy convertido en "sauna escandinava" y nos dirigimos a la muy cercana Plaza del Mercado Central, donde he observado una modesta terraza de un pequeño bar, la que está cubierta con simples "parasoles de playa" y en la que nos sentamos creyendo que aquí estaremos un poco más frescos y ello no es así, puesto que pese a "estas débiles defensas" el Sol cae como plomo derretido (recuerdo lo que he dicho sobre la ola de calor) pero no tenemos otra opción cercana y por otra parte "aquí es el lugar previsto para la reunión del grupo dentro de unos 45 minutos".

                                      Pedimos un par de cervezas y mi esposa tomada la suya se levanta y se va, dice que prefiere "seguir viendo escaparates", yo prefiero quedarme en este "medio infierno" y seguir tomando la cerveza y aprovechando este tiempo para tomar notas y apuntes "en caliente" (nunca mejor dicho) pues llevo más de una hora sin dejar de sudar. Afortunadamente me abstraigo en mi escritura y ello me permite aislarme del entorno y por ello va pasando el tiempo de forma mucho más llevadera para mí; incluso llegado un momento y terminado este imprevisto "trabajo", me levanto y recorro esta plaza e incluso entro en el denominado Mercado Central y observo el movimiento del mismo. A la salida compro una bolsa de unas grandes aceitunas "adobadas" que ofrecen muy buena presencia y que venden a granel en uno de los puestos, dedicado a estas y otros "encurtidos" y las que ofreceré a mi esposa y amigos como un "aperitivo de la tierra" para tomar con el vino en la comida del medio día, la que ya celebraremos en breve puesto que son casi la una de la tarde y a esa hora precisamente nos deben servir la mentada comida.

                                      Efectivamente todo se desarrolla tal cual está previsto y alrededor de la hora fijada estamos entrando en el restaurante, que resulta ser el mismo de anoche y donde comemos, haciéndolo esta vez en uno de los "sótanos" en el que afortunadamente estaremos confortables y frescos, puesto que aquí hay instalada refrigeración. A la salida y al paso podremos tomar café en un pequeño establecimiento y helado en otro similar, mientras aguardamos al autocar el que nos recoge en igual lugar que anoche, con lo que nos evita una larga caminata bajo este calor ya descrito.- De inmediato emprendemos viaje hacia nuestro destino de esta tarde que será "la perla del Adriático", o sea la ciudad de Venecia. Trayecto ya descrito anteriormente en los dedicados a esta ciudad. Ya ultimada esta etapa y al siguiente día.

                                      Seguimos el viaje pasando por las cercanías de Mestre, Padova(Padua) Verona y nos desviaremos hacia el lugar donde tenemos prevista la comida del medio día y "una nueva visita turística".

                                      Llegamos a nuestro destino a las 13,30 h. y con el tiempo justo de comer y proseguir viaje, por lo que tampoco veremos nada de este hermoso lugar y el que apenas podemos "entrever" al paso del autocar.- Se trata (nada menos) que del denominado "Lago di Garda", lago alpino de 370 km2 de superficie y centro turístico del Norte de Italia situado entre las provincias de Verona y Brescia; efectuaremos una muy buena comida en los exteriores ajardinados de un bonito restaurante, cuyo nombre es "Al Fiore" y que está situado muy cerca de la orilla Sur de este lago, concretamente en "Peschiera" y por tanto cerca de la autopista que hemos dejado al venir aquí... mientras todo esto ocurre, reflexiono y pienso en el enorme tiempo perdido en el día de ayer y el que hemos perdido hoy, todo lo cual nos ha impedido ver este hermoso lugar, el que según "se nos dice", es algo fuera de serie... "nos contentaremos con el buen vino tomado en la comida y cuya denominación es Bianco di Custoza"... "dicen que con pan y vino se hace más corto el camino"... y con esta pobre filosofía tomo café y  después enciendo un largo cigarro puro, el que como era de esperar, lo termino de fumar sobre el autocar y al final del mismo en el "salón de fumadores", donde sigo reflexionando y viendo el paisaje que "cruza veloz al paso del autocar".

                                      A las 16,50 y tras largo, cálido y tedioso viaje, bajo este implacable calor que azota Italia... llegamos a Milano (Milán).

                                      El autocar se adentra en la ciudad y nos deja en la Plaza del "Duomo"; se nos concede una hora de tiempo para descanso y una rápida visita turística en estos alrededores.- Empleamos el tiempo en visitar la catedral, las galerías Víctor Manuel II, la cercana plaza donde está el famoso teatro de La Escala y poco más salvo tomar un helado mientras andamos bajo las ya citadas galerías y... "De nuevo al autocar y viajando en dirección a Niza donde esperamos cenar y donde tenemos reservado hotel.

                                      Esta última parte del viaje se va a caracterizar porque en la misma se va a acentuar el cansancio y la monotonía, pues no olvidemos que estaremos viajando todo el día, ya que desde que nos levantamos en las afueras de Padua, hasta que nos acostemos en Niza, son muchas horas y mucho "el camino a recorrer"...  solo hay que "echar una mirada" y ver el enorme recorrido que efectuaremos atravesando Italia por su parte más ancha y terminando etapa en Francia y a lo que hay que sumar los ya referidos incidentes y uno más que nos pudo costar muy caro ya que la "monotonía" va a ser interrumpida por un hecho extraordinario y que pudo ser trágico para todos; ocurrió así.

                                      Empezaba a caer la tarde, eran alrededor de las 20 h. y habíamos rebasado ya la ciudad de Génova y por tanto, gran parte de "esos varios cientos de túneles y viaductos", ya descritos por mi anteriormente en mi relato dedicado a mí "viaje a países alpinos"... El autocar circulaba a velocidad normal y al entrar en uno de estos túneles situado mucho antes de llegar a "Ventimiglia" (luego pude averiguar que el hecho ocurrió entre 137/138 km. de distancia a Niza)... nos encontramos dentro de este túnel a un pequeño automóvil y el que inexplicablemente se encuentra detenido en medio del asfalto de la vía que llevamos (el túnel tiene dos vías o carriles y es de forma curvada) y además no tiene las luces encendidas... reitero que el autocar va a velocidad normal o moderada (90/100 km. h.) a tenor de a como se puede circular por estas autopistas.

                                      Yo -que siempre voy pendiente del exterior- reparo en el vehículo detenido y considero que el chófer lo ha visto igualmente, pero ("por lo que sea") hay un instante en el que instintivamente grito al conductor y lo hago desde mi asiento situado en la tercera fila del vehículo...¡¡ Paco frena... que le das!!... "por mucho que hizo nuestro chófer"... Paco no pudo dominar totalmente el autocar (no había espacio ni tiempo) y tras varios frenazos inteligentemente realizados, terminó dando al ya mentado coche... "un pequeño golpe en la trasera del mismo".

                                      Pensemos que todo esto ocurre en este túnel que es curvado y que recibe vehículos por sus dos carriles de igual sentido; vehículos que circulan (todos) muy por encima de los 100 km. h. y lo que hubiese ocurrido si Paco frena bruscamente y atraviesa el autocar en el túnel o se precipita sobre el vehículo detenido, se produce incendio, colisiones múltiples, etc. etc... "mejor no pensarlo, pues el túnel pudo convertirse en un horno crematorio".

                                      Afortunadamente no ha ocurrido nada, salvo unas pequeñas abolladuras en el automóvil, nuestro autocar queda indemne.- Esto no insta a que tengamos un gran susto, pero pese a ello la reacción es muy buena; Paco sale de inmediato a auxiliar a quien pueda ocupar el pequeño automóvil y de paso entrega una linterna a un compañero de viaje, al que indica que corra a la trasera y haga señales luminosas a "los que entran en el túnel" (reitero que circulan muchos vehículos en dirección a Francia, estamos ya próximos a la frontera)..."milagrosamente no ocurrió nada más y pasados unos momentos interminables salimos todos del túnel y aparcamos en el arcén al margen de la carretera".

                                      El ya citado automóvil era conducido por una mujer bastante joven, la que junto con otra y un gran perro, ocupan el vehículo. Al detener fuera del túnel el automóvil, el perro que salta del coche al asfalto y milagrosamente no es aplastado por cualquiera de los vehículos que pasan... este hecho se repite varias veces, por el terror que al parecer tiene el animal, el que al ir en la trasera del coche, ha recibido y posiblemente visto como "el autocar se le echaba encima, "desencuadernando" esta parte del vehículo y echándole encima la puerta-ventana que cierra el porta-maletas"... se logra controlar al animal, por otros compañeros de estas mujeres que viajan en otro automóvil y que "no sabemos" como aparecen en este lugar, por cuanto al ser dirección única no pueden volver por el mismo camino... "quizá se han detenido unos cientos de metros delante y al no ver aparecer el segundo automóvil, se han decidido a volver a pie para ver... que ocurre". Paco baja a hablar con la mujer y en la conversación interviene un hombre también y luego vuelve al autocar y nos ponemos en marcha... y nos dice y aclara que.

                                      "La mujer le ha dicho que no sabe explicarse el cómo y el por qué detuvo su automóvil en lugar tan peligroso, puesto que el coche no tenía ningún avería, e incluso después del golpe, fue puesto en marcha por ella misma y lo condujo normalmente hasta la salida del túnel, dejándolo aparcado en el margen o "arcén" que existen en la autopista, precisamente para casos de emergencias múltiples...?".

                                      Todo esto nos deja sorprendidos y perplejos puesto que todo ello es inexplicable y no guarda lógica alguna.

                                      El autocar sigue circulando y lo hace hasta el lugar que han convenido "ambas partes" para formalizar el parte y condiciones del accidente, a efectos de la consiguiente actuación de las compañías aseguradoras de ambos vehículos. El lugar fijado es la primera "gasolinera" que se encuentre en ruta, la que afortunadamente "aparece" muy pronto al borde de la carretera.

                                      Aquí se realizan los partes "europeos" (afortunadamente están homologados para toda la U.E. y ello nos va a ahorrar mucho tiempo y molestias) del siniestro y los firman ambos conductores, declarándose totalmente culpable la conductora, la que igualmente pide disculpas a Paco, por "todo lo ocurrido".

                                      Solucionado todo esto y en lo que hemos consumido unos treinta minutos, proseguimos viaje pensando y rememorando todo lo ocurrido en  "unos instantes" y en lo que "pudo ocurrir y la carnicería que se pudo provocar por mor de no sabemos que"... puesto que una persona detenga su automóvil en un túnel y no ponga en marcha las luces de emergencia no es concebible y tampoco es "normal" lo que nos ha ocurrido a nosotros por culpa de esta mujer que detiene el suyo y... "no sabe explicarse el por qué de ello"; por ello, pienso... ¿Qué le debió ocurrir a aquella mujer en aquellos momentos?... ¿Pensó suicidarse... o qué ocurrió en todo su ser en esos instantes?... nunca lo sabremos; la realidad es que "tuvimos una gran suerte"... o que... "los hados buenos estuvieron con nosotros y fuimos protegidos por fuerzas superiores...?".

                                      Todo cuanto ha ocurrido nos va a retrasar aún más nuestra llegada a la ciudad de Niza, a la que llegaremos sobre las once de la noche y teniendo forzosamente que dirigirnos al restaurante donde "nos dan la cena", por cuanto nuestra guía llamó por teléfono desde la gasolinera donde hicimos la forzosa parada que provocó el accidente, si no es posible que ni nos hubiesen atendido.

 

(1994)

Publicado el 19 de Agosto del 2017

 

 

Viaje al centro de Europa

(Chequia, Eslovaquia, Hungría y Austria: 1997)

 

            Julio y como propietario de la agencia, contrató aquel viaje que sería realizado en un numeroso grupo; y con su imaginación pensó... vamos a emprender un viaje y el que nos va a llevar a visitar cuatro capitales centroeuropeas, e incluso realizar un pequeño crucero por ese gran río europeo cuál es el Danubio y por el que navegaremos desde Budapest hasta Viena. Y al decir Budapest, tengo que rectificar y "aumentar una ciudad más", puesto que Buda y Pest son (o fueron) dos ciudades que luego se conformaron en una sola pero que pese a ello y al tiempo transcurrido, conservan perfectamente definidas sus diferentes entidades, puesto que la división natural del río Danubio impedirá "mientras el río sea río", el que se unan o absorban una a la otra; en su momento daré las impresiones que me produzcan cuando las vea. Ana mi esposa y como de costumbre viene conmigo.

            Concretando: el recorrido que haremos, será el siguiente: Jaén-Madrid, en autocar; Madrid-Praga en vuelo directo; Praga-Bratislava-Budapest, en autocar; Budapest-Viena en barco y en un crucero que se nos anuncia "idílico" y el que pasaremos la mayor parte del día 22 de Julio.- Permaneceremos en Viena hasta el día 24 en que viajaremos desde ésta ciudad hasta Praga, donde pasaremos gran parte de éste día y al siguiente tomaremos el avión de "líneas regulares" en el que regresaremos a Madrid y "horas después" ya estaremos de nuevo en casa.- Significo lo de "líneas aéreas regulares", por cuanto parece ilógico el que una vez estando en Viena, no regresemos a través de éste aeropuerto, pero como el viaje -que es en grupo turístico- ha sido concertado en las mentadas líneas y comprende "el ida y vuelta", ello debe compensar con creces al agente de viajes el tener que alquilar un autocar desde la Capital de Austria hasta la capital de la hoy denominada "República Checa"[1]; con lo que tendremos que realizar "algunos cientos de molestos kilómetros" (alrededor de trescientos) lo que de paso nos servirá para conocer nuevas tierras por las que cruzaremos y lo que siempre es un aliciente, "puesto que desde el avión poco se puede ver".

            La meteorología está revuelta y en algunos lugares a donde iremos, concretamente Austria y República Checa, han habido fuertes lluvias que han ocasionado desbordamiento de ríos e inundaciones, todo ello muy recientemente; y para la semana próxima, los servicios meteorológicos anuncian el avance desde el Atlántico, de una gran bolsa de aire frío que va a alterar de nuevo el clima europeo a su paso por el continente, así pues ya veremos lo que nos encontramos a lo largo de nuestro viaje, puesto que el mismo ya está contratado, pagado y además... "no vamos a renunciar al mismo por miedo a los elementos".

            Por otra parte componemos el viaje un inusual grupo, puesto que subimos a un autocar de dos pisos y en el que al final iremos 64 personas, grupo excesivamente numeroso y "heterogéneo" que luego ocasionará no pocos contratiempos (generalmente hay que eludir los grupos que rebasen las 30/40 personas) puesto que los "grandes" (o numerosos) grupos, son muy difíciles de controlar y producen inconvenientes múltiples, en los que destacan los numerosos retrasos que se van acumulando, máxime si como en éste caso va una importante cantidad de viejos y ancianos; "en fin ya estamos en la aventura" y la que se inicia en éste preciso momento. Viajamos hacia el Norte y por tanto en dirección Madrid circulando por muy buena autovía.

            Hace un día fresco impropio de esta estación y que aquí en Andalucía suele ser calurosa en estas fechas; el día igualmente se muestra bastante nublado y el Sol, "va sorteando las nubes y nos aparece entre ellas cuando buenamente puede"; así realizamos nuestra primera etapa que culminará en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

            Nuestro guía es lo que podríamos denominar como... "un guía muy peculiar y completo", puesto que se trata de un sacerdote, mejor dicho un sacerdote canónigo en ejercicio en la catedral de Jaén y el que empezara hace ya "más de veinte años" (nos dice) como guía espiritual y turístico, guiando grupos a lugares religiosos de España y el extranjero y que hoy tiene agencia propia puesto que  el ariete de la misma es el referido canónigo cuyo nombre es, D. Fernando Gallardo Carpio"... en fin, "lo de tener una canonjía",  ya lo afirma el dicho popular desde luengo tiempo atrás y por lo visto ese oficio debe ser "muy llevadero y bastante cómodo y libre de obligaciones diarias"[2], puesto que si nó, es inexplicable la gran actividad de éste sacerdote en los negocios turísticos.

            Transcurre el viaje de forma normal y por lugares ya descritos por mí en otros relatos; en el trayecto nos vamos familiarizando los circunstanciales "compañeros de viaje" y curiosamente en el grupo, encuentro a varios amigos y conocidos de la infancia, lo que nos permite rememorar aquellos ya lejanos tiempos de vivencias en nuestro barrio, en aquella minúscula capital provinciana que apenas rebasaría (entonces) los cuarenta mil habitantes y lo que nos hace sentir ciertas nostalgias que nos "acortan" los kilómetros (y horas) que vamos recorriendo esta mañana.

            A las 13,15 h. aún nos encontramos en la provincia de Toledo (llevamos 4 horas de autocar, y aún estamos entre Ocaña y La Guardia); se decide una parada para comer el que así lo desee y que éste lo haga como mejor le plazca puesto que la comida no entra en el precio pagado por el viaje y cada cual ha de pagarla por su cuenta; nos detenemos en un lugar de la autovía cuya denominación es "El Madero"; se trata de un restaurante de tipo medio y de los que tanto abundan en las carreteras españolas; en él, algunos comeremos muy bien ya que lo hacemos sentados (la mayoría del grupo toma algo en la barra)... yo pido (y mi esposa y los demás me siguen) "el buen cordero de La Mancha, asado a la parrilla o "a las ascuas", el que resulta delicioso (antes hemos tomados alguna sopa o gazpacho) y el que junto a un postre típico "de la casa", va a resultar la sin lugar a dudas... "mejor comida realizada en todo el viaje"; y es que como suelo decir y reiterar; comer, comer, comer con la gran variedad de sabores que nos presentan en España (toda) dudo mucho que exista otro país en todo el mundo, donde igualmente la variedad de vinos, son innumerables y todos buenos, "amén de la cerveza" que dicho sea de paso, también hemos tomado con la comida... "lástima que con las prisas no pueda degustar un cigarro puro, con la tranquilidad en que se debe de fumar este tipo de tabaco".

            Tras una hora de "apretado descanso y comida" (en principio sólo nos concedieron 45 minutos) continuamos viaje y alrededor de las 15 h. estamos llegando a Madrid; pronto llegaremos al aeropuerto y donde tras los ajetreos propios de la descarga y recogida de los equipajes, recibimos de nuestro guía los oportunos pasajes y con ellos en la mano, nos encaminamos a los mostradores de la compañía nacional española ("Iberia") que es la que nos va a realizar la aceptación de equipajes y demás trámites para el posterior "embarque"; todo ello va a resultar laborioso y entretenido por demás, puesto que en el mostrador en que nos encontramos se averían "los aparatos", no hay personal para reparar lo que es simplemente un atranque mecánico, por tanto hemos de pasar a otros mostradores y bajo una cierta y destacable apatía de las dos empleadas que allí hay (existen otros muchos mostradores vacíos) y las que se prestan de forma muy fría y rutinaria a cumplir con sus obligaciones; por todo ello  y tras una interminable hora de espera, logramos estar libres de equipajes y llegar a la zona internacional del aeropuerto y por fin a las 17,30 h. (con 25 minutos de retraso, del que no se nos da explicación alguna)... el avión de "la CZECH AIRLINES" (líneas aéreas checas) emprende el vuelo rumbo a Praga, donde y tras un vuelo sin incidencia alguna llegaremos a las veinte horas (tienen igual horario que nosotros en los cuatro países que vamos a visitar). Hemos "volado muy apretados" en un reactor totalmente lleno o cubierto con pasajeros de billete especial o económico.

            Realizados los trámites de "paso de frontera internacional" y recogida de equipajes, lo que nos lleva otra larga hora de tiempo; a las nueve (y de nuevo)... "nos encontramos subidos" en otro autocar de dos pisos similar al que hemos dejando en España y en el que nos espera una guía "checa" la que en un aceptable español nos empieza a hablar.

            En primer lugar y tras saludarnos y darnos la bienvenida, nos dice cuanto sigue... "Debo advertirles que si bien la República Checa es un país pacífico y sin delincuencia violenta, pero abundan los ladrones y que son en especial los gitanos, "nuestros gitanos checos" que llevan siglos aquí y otros muchos gitanos (se reitera) que al disolverse la "URSS", nos están llegando constantemente y procedentes (principalmente) de Rumanía; entre todos y en general, abundan los que son hábiles ladrones-carteristas y aprovechan cualquier descuido para desvalijar al incauto que se deja; las gitanas (en especial las rumanas) suelen actuar en grupos incluso auxiliadas por niños, atosigando a las que consideran víctimas, con insistentes peticiones de dinero en forma de limosna, pero lo que en realidad van buscando es el descuido para robar el bolso, la cartera, algún objeto de valor o incluso el pasaporte; aparte de los gitanos (que son numerosísimos) suelen actuar otros (extranjeros principalmente) pero éstos son del tipo que ustedes definen como... "de guante blanco" y éstos son más sutiles y selectivos, si bien y por ello mismo, peligrosos igualmente para sus carteras, bolsos y determinados objetos de valor".

            Dicho todo cuanto antecede y mientras el autocar sigue rodando, la citada guía nos va hablando de Praga y nos va dando un boceto de la ciudad y su historia, con lo que se nos va acortando el trayecto hasta que llegamos al hotel treinta minutos después de haber tomado el autocar. En el recorrido hemos podido apreciar bastantes zonas residenciales y ajardinadas en las que abundan los edificios señoriales y de cierta belleza; muchos de ellos son propiedad de "la nueva clase rica" o están ocupados por embajadas o legaciones extranjeras, según nos indica nuestra cicerone; no obstante Praga (está anocheciendo) "se me presenta" bastante triste, quizá sea ello por éstas brumas que hay y que acentúa un muy escaso alumbrado público, sorprendente en una capital de un estado soberano y de tan larga historia y cultura.

            Hemos llegado al "Hotel Quality", se trata de "un tres estrellas", moderno, funcional y bastante confortable, o sea un hotel de los que debe haber "miles" en el mundo y que sin personalidad alguna... "almacenan viajeros o turistas sin otro fin que el de producir más al menor costo posible, para así rentabilizarlos al máximo"... las atenciones y el servicio son "meros nombres sin significado alguno", baste decir que en los aseos de la habitación (que no baños) sólo existe inodoro, lavabo y "una estrecha jaula de placas de plástico traslúcido, donde te tienes que duchar de forma incómoda por demás", pero que está estudiada así para evitar al máximo que el agua se derrame fuera del tal y moderno "artilugio"... eso sí, todas las habitaciones cuentan con televisión con múltiples canales, incluso existen los de "pago" y que puedes conectar "si quieres disfrutar de ciertas películas excitantes"...?

            La recogida de llaves es "todo un espectáculo digno de verse como mero espectador", puesto que hay que imaginarse que, aparte de los sesenta y cuatro turistas de nuestro grupo, allí en un no muy amplio mostrador de conserjería, se encuentra otro grupo de no muy silenciosos italianos ("en lo ruidosos: los españoles nos aproximamos mucho a ellos y en general"); pero como no es el caso de permanecer pasivo hasta que finalice todo "éste guirigay" y como tengo ya la suficiente experiencia por mis muchos viajes, procuro situarme de forma lo más ventajosa posible y más pronto de lo que incluso yo he previsto, tengo la llave en la mano y soy de los primeros en coger uno de los dos ascensores con que cuenta este establecimiento que es bastante grande (diez plantas); por tanto llegamos pronto a nuestra habitación y puedo quitarme de encima... "todo el sudor y gran parte del cansancio que he acumulado a lo largo de todo este ajetreado día" y en lo que mi esposa me sigue de inmediato... luego nos enteraremos que debido a "la aglomeración y ciertos achuchones", uno de los ascensores queda averiado, lo que ocasiona los retrasos fáciles de imaginar.

            Bajaremos (el grupo estamos en la séptima planta) de nuevo a ésta "cuartelera" recepción, lo que nos ocupará tiempo por cuanto he relatado de incidentes; bajaremos a los sótanos (por tanto ya son "once plantas") que es donde se encuentran los comedores, cenaremos bastante cómodos una aceptable y bien servida cena (menos mal) y después y tras un corto reposo, nos iremos a dormir... "caeremos en la cama enormemente cansados y como suele ocurrir en el primer día de llegada a un lugar extraño y que además se encuentra en el extranjero... un poco desorientados y bastante desilusionados de éste primer día de un moderno turismo, al fin el sueño nos rinde y quedaremos dormidos “como troncos”.

 

(1997)

Publicado el 21 de Agosto del 2017

 

 

VISITANDO PRAGA

 

               Transcurre la primera noche y "amanece sobre Praga" y "la luz del día me despierta a las seis de la mañana"; la latitud en que se encuentra ésta ciudad permite éste amanecer tan temprano, lo que si bien me sorprende y desagrada en principio, pero "tras consultar al reloj, me doy la vuelta" y sigo acostado puesto que he dormido mal y sigo bastante cansado.- A las siete ya estoy despierto y tras ir "a la ducha" me pongo a escribir ampliando las notas tomadas ayer, tal y como suele ser mi costumbre en viaje... hasta las ocho no será "la llamada oficial".

            A las nueve quince y tras desayunar opíparamente (el comedor del hotel nos ofrece un bufé bien surtido y abundante... "al César lo que es del César")... nos encontramos de nuevo en el ya citado autocar y nuestra guía igualmente "pegada al micrófono del mismo"; de inmediato a que estamos todos "contados" empieza su disertación y el vehículo a rodar; nos va relatando cuanto sigue: "Praga es una ciudad mágica y que desorienta al nuevo visitante"... lo que oído por mí me hace sonreír puesto que me viene a la mente y recuerdo perfectamente la impresión recibida ayer y que antes he relatado con toda veracidad.- Prosigue la guía (cuyo nombre es "Magda")... "Praga cuenta con una población de aproximadamente un millón doscientos mil habitantes y una extensión de quinientos kilómetros cuadrados"... lo que me hace pensar (ya que la superficie es muy grande) en la cantidad de zonas verdes que debe haber en la ciudad y las que ya empecé a notar a mi llegada; posteriormente todo ello confirmado en mi estancia de tres días en ésta capital, puesto que en la misma existe hasta un parque en el centro urbano, donde coexisten ardillas, conejos y "otros animalitos", que viven en plena libertad y proliferan reproduciéndose en el mismo parque, todo ello gracias al cuido y respeto que les prestan hasta la propia ciudadanía, cuidadosa en grado destacable con toda ésta riqueza natural y la que -por otra parte- cuenta con un clima húmedo y abundante en lluvias, el que por si mismo, ya es "el mejor jardinero para éstos parques y jardines".- La guía continúa... "el idioma checo es bastante difícil para ustedes, puesto que consta de treinta y dos letras y existen palabras hasta con nueve consonantes, lo que sin embargo para nosotros los checos representa una gran ventaja, puesto que ello, nos da mucha más facilidad para aprender otros idiomas, ya que nosotros empleamos sonidos mucho más difíciles al pronunciar nuestro propio idioma y ese ejercicio nos facilita la pronunciación de las palabras en otros idiomas, "mucho más suaves" que el nuestro..."por mi parte  (yo) puedo decir que he visto en un rótulo comercial una de esas largas palabras que tienen "nueve consonantes", que "no he entendido nada del checo", que incluso escrito es indescifrable para nosotros; baste decir que la palabra cerveza, se escribe (si mal no recuerdo) "vito", por tanto en mis relaciones "checas con los checos y checas", se han limitado al universal idioma de "la mímica", algunas veces señalar el objeto pretendido ver, comprar o degustar; y como nó, el también "idioma mundial" de los números a la hora de pagar... "éste último lo entienden los comerciantes al vuelo".

            Pero "volvamos" al autocar y donde la guía (Magda) sigue diciéndonos cosas.

            "Praga no sufrió la devastadora destrucción que sufrieron otras importantes ciudades o capitales europeas, en la terrible "II Guerra Mundial" (1939-1945), por lo que hemos podido conservar un variadísimo y rico patrimonio arquitectónico y que hoy está considerado oficialmente como, "Patrimonio de la Humanidad", título otorgado por el órgano internacional que conocemos como "UNESCO"... Magda nos sigue contando "cosas", pero como no es el caso de convertir éste relato en un compendio demasiado largo, omitiré mucho de lo oído o visto, pero sí que reflejaré algunas otras cosas por  lo curiosas o desconocidas para mí, como por ejemplo el que aquí (sólo en Chequia) existe una confesión religiosa y cristiana conocida como "Los Husitas"[3] y en la que pueden ejercer el sacerdocio tanto los hombres como las mujeres, que estén "debidamente preparados para ello".

                 El recorrido turístico prosigue y la guía también con "sus relatos", por los que nos podemos enterar de otra peculiaridad de ésta parte de Europa, ya que afirma que: "en Bohemia[4] existen nada menos que cinco mil castillos", lo que nos dice bien a las claras la cantidad de luchas intestinas y provocadas por la religión, que hubo de soportar éste pequeño territorio hasta consolidarse como estado o país soberano.

            En relación a la variadísima arquitectura que enriquece y engalana a ésta ciudad (que no olvidemos fue sede también, del Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico) la guía nos dice: "Praga es tan rica y variada en sus edificios antiguos y modernos, que está considerada como un manual o catálogo arquitectónico y en el que vienen a estudiar muchos arquitectos del mundo"... la verdad y bajo mi opinión, esta ciudad está muy armonizada con el entorno  y la historia del hombre que la ha habitado; y el que ha dejado a lo largo de muchos siglos, un riquísimo legado que hoy pueden disfrutar los contemporáneos, los que afortunadamente lo cuidan y conservan de forma notable.

            En la arquitectura referida se nota grandemente tanto la obra oficial y pública, como la religiosa y aún (es mi opinión) destaca más la obra civil y particular, donde el buen gusto, la rivalidad, el abundante dinero que hubo y se invirtió a capricho de quien costeo la obra (casas, mansiones, palacios, etc.); el poder volcado en éstas obras donde intervendrían cantidades importantes de destacados arquitectos y urbanistas; todo ello se nota a simple vista y sería un disfrute enorme el poder ver sólo una muestra significativa de todo ello, cosa que nosotros... "turistas modernos que siempre vamos deprisa y hacia ninguna parte"... no podremos realizar ni incluso mínimamente, sólo lo realizaremos ("el que sea capaz de hacerlo") viendo con avidez todo cuanto va pasando a través de "los vidrios" del autocar y oyendo con atención a los guías que saben cumplir con su obligación y luego; consultando libros en casa... "mientras tomo éstas notas observo a mi alrededor y ya veo a varios de mis compañeros de viaje, que o bien se han quedado ya dormidos, o van hablando de sus cosas... posiblemente de qué es lo que se podrá comprar en Praga, para sorprender a quien sea, cuando regresen a casa y su entorno...?"

            El autocar se detiene por fin y de el bajamos muy cerca de la torre gótica denominada de "la pólvora" (arte gótico) mandada edificar por Vladislao II, junto a la que fuera una de las puertas de la vieja ciudad, pero antes de ésta vieja edificación nos detenemos a admirar sólo por fuera (dentro dicen que es bellísimo) el singular edificio conocido como "Casa Municipal" (no es el ayuntamiento) que es un lujoso y moderno edificio, en el que intervinieron una gran cantidad de renombrados artistas checos de la época (principios del siglo XX) y el que visto incluso por profanos (como yo mismo) causa una grande y grata impresión el ver sólo la fachada principal, cuya descripción, daría para "una docena de folios", puesto que habría que describir el propio edificio, la inmediata y ya citada torre gótica, construida varios cientos de años atrás; y el entorno de edificios que existen a su alrededor... y "como no es posible ello", tomamos rápidamente "las fotos de rigor" y proseguimos tras la breve explicación de la guía, la que nos dirige andando hacia la cercana Plaza Mayor (o plaza vieja como la denomina la guía) y a la que llegaremos admirando al paso muchos de esos edificios a que antes me he referido en mi comentario global y que confirman cuanto anoté "en el autocar en marcha".

            La denominada Plaza Mayor, es un conjunto tan bello y armónico que se puede comparar con la Plaza de San Marcos y "placeta", con la principal de Brujas, con la de Bruselas, con la de "La Señoría" en Florencia y con alguna otra que no recuerdo o que no he visto. Significo con lo antes dicho, que sería un recreo enorme el sólo pasear por aquí y dedicarle un día completo para ver con detenimiento y disfrutar de todo cuanto contiene y que va desde la torre del reloj del ayuntamiento antiguo[5], pasando por la iglesia de Tyn (que perteneció a los husitas); ante la que existe un gran monumento dedicado a Juan Hus, y continuando con una importante cantidad de otros edificios religiosos o civiles y terminando en... poder comer tranquilamente en alguna de las terrazas que aquí existen instaladas por varios restaurantes; después... fumar un largo cigarro puro, simplemente... "viendo, mirando y meditando... para luego escribir"; ello no será posible, pero sí que al llegar a la dicha plaza y la guía darnos "su versión" en pocos minutos, "nos dejan libres" media hora, lo que está perfectamente estudiado para que así podamos deambular por la plaza y tener tiempo para ver funcionar el famoso reloj, en el que podemos apreciar (otros lo han hecho durante más de medio milenio) los mecanismos que ponen en marcha a doce figuras que representan a los doce apóstoles, y a otras secundarias en las que está incluido hasta un esqueleto que se mueve, amén de las doce campanadas del medio día, todo lo cual podemos considerarlo como un prodigio de la mecánica de hace más de quinientos años y que... "aún funciona con puntualidad y perfección" puesto que incluye (cosa sorprendente) otras dos esferas que marcan otros datos astronómicos que yo no puedo explicar, sencillamente por cuanto no lo sé.

            Afortunadamente hemos tenido un cierto tiempo para tomar un buen vaso de "vito" (rica cerveza checa, puesto que no olvidemos que Chequia es "la madre" de la cerveza que solemos tomar en casi toda Europa; "la tipo Pilsen"); cerveza fría que tomamos cómodamente sentados en la mejor acondicionada de las terrazas y desde donde se aprecia una vista parcial de todo cuanto he intentado reflejar en mi relato sobre esta plaza.

            Desafortunadamente el reposo es corto y el tiempo pasa volando, nos reunimos el grupo en el punto convenido (bajo el monumental reloj citado) y de allí marcharemos andando a buen paso, por una Praga que -sorprendentemente para nosotros- se nos muestra bastante calurosa, camino de una (se nos dice) típica cervecería checa en la que fabrican su propia cerveza y en la que igualmente sirven comidas; allí y tras una no grata espera, puesto que nos encontramos en un rústico y cuasi lóbrego sótano, nos es servida una muy fuerte comida checa (sopa de verduras y guiso de carne y patatas) junto a la cerveza, que inexplicablemente tenemos que pagar aparte puesto que no entra en el menú...?

            Tras ésta "brutal comida medieval", es claro que nuestros estómagos "echan humo" y se debería imponer un reposo equitativo a las calorías tomadas en ésta comida, la que por ser muy aliñada o condimentada resulta inapropiada para nosotros, "gentes de un Sur bastante caluroso en éstas épocas"... pero nó, de inmediato "se nos pone en pie y cuasi en marcha militar se nos pone en movimiento" (hay que cumplir la contratada y pagada visita opcional (24 euros)  que nos ha ofrecido un nuevo guía "consorte" y del que más adelante hablaré)... "así marchando y cuasi con la lengua fuera", llegamos a la Plaza de Wenceslao (la más representativa de la ciudad) donde nos recoge el autocar, que luego nos va a dejar en el punto de partida de una especie de "maratón" turístico, absurdo y agotador y el que describiré a continuación... recordemos que en mayoría el grupo está compuesto por personas viejas o ya ancianas, un nutrido grupo de los que ya no cumpliremos los 70 años (yo en agosto "haré 73") y algunos algo menores... "viene poca juventud y la mayoría de ella nos ha dejado solos esta tarde y ellos "han pasado de esta opcional" y se han ido por su cuenta".

 

 

(1997)

Publicado el  22 de Agosto del 2017

 

 

Seguimos visitando Praga

 

El autocar y tras una larga espera (dos del grupo "se han perdido") empieza a rodar por las calles de Praga en dirección a nuestro próximo destino que será una iglesia-convento; así llegamos a la denominada "Nuestra Señora de Loreto" (sigue haciendo calor, el Sol "aprieta", son alrededor de las cuatro de la tarde) y en la que entramos tras nuestra guía adquirir las oportunas entradas, puesto que hay que pagar para ver "los tesoros", ya que eso es lo que vamos a ver y que aquí se considera lo principal de éste templo católico; por tanto pasamos muy deprisa por la iglesia y claustro (visitables) y ascendemos a una primera planta donde y tras gruesos cristales blindados, protegidos a su vez por gruesas puertas "tipo caja fuerte", veremos "de prisa y corriendo", un gran número de joyas y ornamentos que a lo largo del tiempo, ha producido el denominado arte religioso en su rama de orfebrería; y que al pensador abruman, por cuanto de ostentación y riquezas contienen... ya que en nada recuerdan las prédicas de aquel Cristo del que tanto hablan, "los que se auto titulan como sus representantes en ésta Tierra"; mientras veo con suma indiferencia, "tanto oro y piedras preciosas", pienso (es inevitable para mí) en "el sermón del monte" (al que tantas veces me he referido) y sonrío mientras salgo de "aquella gran caja fuerte dotada de todos los adelantos de alarmas y anti-robos actuales"[6] ; una vez en el exterior (soy de los primeros "en volver a la luz del Sol") admira la indudable belleza de la fachada principal del templo y mientras espero al resto del grupo, recuerdo que "estoy en un país que hasta hace poco era comunista o regido por comunistas" y no llego a entender cómo aquí se ha respetado tanto todo lo religioso, e incluso los tesoros de los templos (se confirma todo ello a lo largo del resto de la tarde puesto que "sólo vamos a ver iglesias") ya que al parecer en ésta parte de la antes "Europa Comunista", no ha habido saqueos ni profanaciones en grado digno de ser resaltado (hoy la gran mayoría de templos están dedicados a otros menesteres culturales, pues la feligresía (antes abundante) hoy es bastante escasa)... todo esto me lo confirma Magda, nuestra guía.

                                      Reunido el grupo nos ponemos en marcha y nos dirigimos a "ver los palacios reales" y los vemos... "a paso ligero y desde el exterior de los mismos" [7], desde donde y en breves paradas, la guía nos va dando su versión sobre éstos edificios, o conjunto de edificios, donde "apretadamente" fueron construidos tanto los religiosos como los que iban a albergar el poder político o "real"; así vamos pasando por las puertas y fachadas de unos y otros hasta que llegamos a la Catedral de San Vito, donde ya muy cansados, nos podemos sentar en los bancos de la misma mientras Magda, se dirige al lugar donde se adquieren las entradas para visitar la parte del templo que no se puede admirar gratuitamente; ello nos proporciona unos minutos de descanso en los que junto a mi esposa, nos reponemos un poco e incluso yo me recreo viendo la profusión de vidrieras que contiene este gran templo gótico[8]; vuelve (mucho antes de lo que yo deseo) nuestra guía y acompañados de la misma, recorremos breve y rápido el catedralicio templo, realizando una vuelta completa y salimos por donde habíamos entrado, o sea por la puerta principal, dirigiéndonos de inmediato hacia un lugar muy cercano y que según nuestra guía se ha conservado cuasi intacto desde la época medieval; se trata de lo que nos dice fueron... "las casas de los enanos o alquimistas" (Praga, según afirma la guía... "fue y sigue siendo un importantísimo centro de la alquimia mundial"); vista ésta peculiar callecita de pequeñas casas, se nos conceden otros quince minutos de descanso, los que nosotros cuatro (formamos un grupo de cuatro conocidos) aprovechamos para tomar un helado en una pequeña terraza que vemos cercana y sobre la que proyecta una fresca sombra uno de los viejos edificios de éste conjunto histórico, edificado sobre la colina donde empezó a conformarse (aquí se instaló el poder) lo que hoy conocemos como Praga y que actualmente se extiende por las dos orillas del río Moldava[9]; pues Praga y como tal ciudad o capital de Bohemia, no lo fue hasta 1.784 en que se fusionó con otros cuatro municipios y los que fueron absorbidos[10] o fusionados convirtiéndose así en la "gran Praga moderna".

                                      Desde la colina donde nos encontramos y cuyo nombre ya he indicado, existen unas panorámicas sobre la ciudad y más o menos cercanos paisajes, que son de una belleza digna de ser reflejada y es claro que sobre ellos tomamos las consiguientes fotografías que testimonien nuestro paso por aquí.

                                      Desde aquí bajaremos por una larga y bastante pronunciada escalinata, la que por su amplitud permite la instalación de innumerables puestos portátiles o provisionales, donde artistas, artesanos o simples vendedores, muestran una gran variedad de productos dirigidos principalmente a "la actual riada" de turistas que forzosamente pasamos por aquí.

           Como la grande y larga escalinata, da a una ladera ampliamente ajardinada y además marchamos "cuesta abajo", no nos resulta pesado éste paseo, sí el que seguidamente nos hará realizar nuestra incansable guía, la que pese a lo "pequeñita que es" (es de baja estatura) debe estar habituada a "éstos maratones" y por tanto ha de practicar la gimnasia oportuna y necesaria para mantenerse tal y como se nos muestra de ágil, puesto que su edad si bien es indefinida por su tocado y maquillaje, pero desde luego... "ya no es joven", así es que la seguimos (que remedio) muchos a regañadientes, puesto que nos va llevando dando largos rodeos (lo compruebo por las cúpulas de algunos templos que luego me sirven de orientación para sacar deducciones sobre ello) y nos sigue enseñando o mejor dicho, mostrando desde el exterior, "más iglesias", por lo que llegado el momento y con gran ironía le indico... "Magda... sólo iglesias... ¿es que en Praga sólo hay templos e iglesias?".

                                      Ella me mira, me ha entendido perfectamente pero no dice nada, luego "el guía consorte" (que resulta ser el jefe de "todo el tinglado" turístico que aquí tiene montada la agencia mayorista que ha vendido "el paquete"[11])... digo que luego éste guía (cuyo nombre es el de Máximo) se referirá a ello con cierta ironía y para que yo le oiga, pero lo hará de esa forma desconsiderada hacia quienes ya indefensos, tienen que soportar unas directrices "no muy claras y menos lógicas", de quienes han logrado traernos aquí con un programa escrito (aunque veladamente "farragoso" y sin precios adicionales de "lo optativo" en el viaje) y el que luego en gran parte del mismo ni se cumplirá, puesto que la improvisación, o puede ser que "la premeditación", es lo que imperará (en Máximo el guía, mucho más claro y evidente, puesto que se me muestra como un hábil y bien preparado "pirata" y que está aquí como tal, o sea para recoger el máximo de botín posible en forma de "comisiones o añadidos" que no podemos constatar por cuanto nunca dará recibos y siempre nos ofrecerá las denominadas "optativas"[12] dando precios verbales)... digo que lo que todos[13] pretenden es "sacarnos el máximo de dinero con el mínimo de gasto y esfuerzos posibles", cosa que de alguna manera nos confirmarán seis de las jóvenes que desde un principio no han querido saber nada del guía y se han ido por su cuenta y riesgo, disfrutando de muchos y mejores recorridos a unos precios irrisorios, lo que luego nos han comentado dando completa y concisa información de ello.- Pero volvamos al relato de ésta tarde en Praga, donde un grupo de turistas muy cansado, aún "se les obliga a dar vueltas por una ciudad desconocida y simplemente invirtiendo tiempo para justificar unos pagos que obligan hasta una determinada hora ya marcada por intereses ajenos a esos sufridos turistas".

                                      Sigue -pues- éste agotador paseo sin apenas descanso alguno y así llegamos al denominado "Puente de Carlos IV"[14] y en el que empezamos a entrar, pero al instante viene el "guía-jefe" y ordena que derivemos o mejor dicho retrocedamos parte de lo andado, puesto que "alguien" ha ordenado que vayamos a ver una nueva iglesia; por tanto nos quedamos sin ver este conjunto y monumental puente.

                                      Así y al cabo de otro desagradable (por lo cansados que estamos) recorrido, nos encontramos a la entrada (escalinata y puerta) del templo que alberga "al famoso Niño Jesús de Praga", subimos pues las escaleras y en breve estamos en el no muy grande templo, en el que y entrando a la derecha... "se encuentra el diminuto niño representado en una imagen muy venerada"[15]  y la que según parece, la mayoría quiere "adorar in situ", por lo que los demás tenemos que decir "amén".

                                      Hemos visto ésta tarde muchos templos y poco más, pero -en fin- en Europa son tan abundantes "los templos cristianos" que huelgan más comentarios, por cuanto de arte y riqueza atesoran desde hace casi dos milenios; nos encontramos "reventados" y aún nos hacen recorrer un gran trecho desde donde nos encontramos hasta llegar a un determinado lugar situado en la orilla "del río Moldava", que como antes dije "corta en dos a la ciudad" y en dicho lugar, donde no hay ni un mísero banco donde tomar asiento, apoyados en la barandilla o "quitamiedos" que protegen al peatón del peligro del caudaloso río canalizado (estamos muy cerca y vemos la obra realizada para una esclusa)... allí tenemos que esperar al autocar, el que llega mucho después de la hora acordada, produciéndonos un nuevo padecimiento.- Por fin llega éste, nos recoge y lleva al hotel, al que llegamos agotados.

                                      Tras un corto descanso en el que nos podemos reponer un poco y en nuestras habitaciones, reanudaremos otra etapa, "ésta ofrecida gratuitamente por el guía, que se brinda a acompañar al que así lo desee para cenar en el centro de Praga".- Y aún cuando "no sabemos a ciencia cierta a donde iremos", pero como la cena la tenemos "libre", nos prestamos un grupo (de unas quince personas) "para seguir la aventura"; así y viajando en "metro" y luego andando un buen trecho, llegaremos a la ciudad vieja y su plaza del reloj (ya citados) al paso volveremos a ver en su prestancia nocturna (tienen iluminación especial) los monumentos antes referidos y vistos por la mañana de "éste memorable día"; existe gran animación en la citada plaza y por fin... "nos encontramos sentados en los sótanos medievales que hoy ocupa un restaurante italiano"; en él llegaremos a comer bastante bien y no sin dificultades por cuanto nos entienden mal pese a que son italianos y por ello los hemos elegido; "dice el dicho que españoles e italianos primos hermanos"... pero tardan mucho en servirnos lo que hemos pedido, que simplemente ha sido "un buen vaso de cerveza para calmar la sed, ensalada, queso y jamón (que resultan buenísimos) y un vino tinto que igualmente resulta grato y agradable al paladar; y es claro que postre"... pero en todo ello invertimos la totalidad del tiempo previsto y a las once tenemos que regresar cuasi deprisa y corriendo, en busca de una nueva estación de metro, la que curiosamente tenemos más cercana a la que hemos dejado a la venida...?; por todo ello lamentamos éste nuevo "gran paseo" nocturno, pero ya no hay remedio, así es que "desandamos lo andado" y a las doce de la noche regresamos al hotel yéndonos a dormir de inmediato puesto que... "hemos terminado cuasi mareados de tanto ajetreo".

 

(1997)

Publicado el  23 de Agosto del 2017

 

  

Visitamos una famosa ciudad balneario

                                   

          Nuevo amanecer en Praga y tras igual rutina de ayer.- A las 9,15 rueda ya nuestro autocar hacia un nuevo destino (no previsto en programa) el que se nos han ofrecido mediante el consiguiente pago extra, pues el folleto recibido en nuestra ciudad "nos aseguraba" continuidad en Praga con itinerarios debidamente marcados y tiempo libre.

            La ciudad se nos muestra con cielo bastante nublado, ha llovido ésta noche y aún llovizna cuando salimos; igualmente está "bastante congestionada" de circulación rodada, por lo que tenemos que soportar una muy lenta marcha producida por un denso embotellamiento de vehículos; nos explica la guía Magda (Máximo también viene) que: "En Chequia ya hay un automóvil por cada cinco habitantes y que el 50% de esos vehículos se encuentran -y ruedan- en Praga", por lo que es fácil deducir cuanto hoy "tenemos delante de nuestro autocar".- Según la guía los sueldos son bajos, pero añade: "no escasea el trabajo y con lo que aportan los miembros de la familia hay posibilidades incluso aun cuando sólo sea la pareja (marido y mujer) los que trabajen"; por otra parte (añade) los antiguos comunistas son hoy los primeros capitalistas y por cuanto se han apropiado de las principales empresas e industrias e incluso de las que antes fueron confiscadas o estatalizadas en favor del pueblo checo...?

            Cuanto oigo me hace sonreír con tristeza, puesto que a mi mente vienen "en tropel" una gran cantidad de recuerdos, de éste enorme drama del siglo XX (el comunismo) y el que afecta (o afectó) a una enorme extensión del pequeño planeta que habitamos, el que tras bastantes décadas (Rusia más de setenta años) vuelve a recurrir al tan denostado capitalismo y por tanto y de alguna manera han vuelto a una especie de "volver a empezar"... a mi mente vienen más recuerdos que trato de eludir y reflexiono con cierta esperanza pensado que... "claro que hoy las masas no están tan hambrientas como entonces", hoy tienen cultura y preparación intelectual, una gran parte de las mismas... pero, ¿servirá ello para algo?; tengo dudas más que suficientes y la masa de automóviles que veo aquí me lo demuestra o confirma... "sigue imperando el querer tener más a... el querer ser más".

            Nuestro lento rodar continua y tras los ya descritos incidentes, llegaremos a desembocar en un tramo de autovía donde circularemos un poco mejor gracias a su doble vía, pero nunca como se circula en éste tipo de carreteras puesto que existen varios tramos en obras y las dos vías se vuelven a convertir en una sola y se va produciendo el consiguiente "tapón" con una frecuencia que nos asombra, todo ello nos causará un enorme retraso hasta llegar a nuestro destino.

            Nos dirigimos a la ciudad-balneario conocida con el nombre de "Karlovy Vary"; distante de Praga 110 km. y de la que luego relataré mis impresiones; nos empieza a llover abundantemente pese a la época avanzada en que ya nos encontramos, próxima al verano, si bien me sorprendo de nuevo cuando oigo decir a Magda que afirma que... "ahora es tiempo de Setas y las que muchos checos buscan con placer para comerlas" (en mi tierra el tiempo de setas es el de otoño).

             Mientras el autocar rueda voy observando a su paso grandes extensiones de campos fertilísimos, la mayoría sembrados de cereales que aún no han madurado, pero de los que aquí (según nuestra guía) producen enormes cantidades, igualmente producen importantes cantidades de cierto tipo de fruta (manzana, pera, etc.) son -igualmente- grandes productores de lúpulo, cosa ésta "natural aquí", puesto que la mayor parte de la cerveza que bebemos en el mundo es la denominada, "tipo Pilsen" y Pilsen es una ciudad checa y la que da nombre a éste tipo de cerveza tan extendido, por tanto no me extraño nada cuando oigo decir a la guía que... "el lúpulo es en producto que les reporta grandes ingresos por la exportación del mismo y que fue (y de alguna manera sigue siéndolo) algo así como el oro verde que poseen los checos".

             Como la circulación sigue a un ritmo no muy normal la guía nos sigue entreteniendo y no para de hablar y ahora lo hace sobre el territorio al que nos dirigimos y que motivó uno de los conflictos graves de los hechos bélicos provocados por Hitler.

            Magda se refiere al territorio de "Los Sudetes" y del drama que se produjo en la población alemana que los habitaba desde largo tiempo atrás y los que fueron expulsados por los checos una vez acabada la II Guerra Mundial en 1.945; nos dice que fueron cuatro millones y a los que se obligó a salir prácticamente "con lo puesto" (treinta kilos de equipaje por individuo) confiscándoles el resto de bienes y propiedades, incluida la vivienda que tuvieron que dejar amueblada y abandonada; todo ello produjo tal despoblación en ésta gran parte del país, que luego costó lo indecible el repoblarla, puesto que se recurrió incluso a los gitanos (abundantísimos aquí, pero generalmente no aptos para su adaptación al obligado trabajo y menos al sedentarismo). Todo ello ha creado la clásica (y lógica) tensión entre aquellos alemanes, sus descendientes e incluso los actuales checos, todo lo que (seguro) traerá problemas cuando, "cualquier político" sepa remover "éstas (ya cenizas) hasta que brote de ellas el terrible fuego de la venganza... amén".

            Sigue lloviendo hasta que llegamos a nuestro destino, donde afortunadamente deja de llover, pero han transcurrido tres horas desde que salimos de Praga, puesto que mi reloj marca las 12,15; ello da una idea de lo lento del viaje (algo más de 35 km. por hora de promedio).

            Karlovy Vary: ésta ciudad checa, situada en Bohemia occidental, aparte de famosa ciudad-balneario, lo es igualmente por sus fábricas del no menos famoso "cristal de Bohemia" y por cuanto aquí desarrolló la afluencia de familias imperiales, reales y alta burguesía de gran parte de Europa[16]; por todo ello no es descabellado pensar el que muchos de los asuntos palaciegos, e incluso de "alto estado" y entre grandes familias poderosas de la aristocracia o el dinero, "se debieron cocer entre estos ya centenarios palacios, balnearios y frondas que los circundan, amén de las fiestas y entrevistas privadas o de incógnito que aquí debieron celebrarse muy abundantemente".

            Nuestro autocar se detiene en la entrada de uno de los "modestos" balnearios (primero que encontramos al paso) puesto que ya nos encontramos "muy apretados" y tanto las damas como la mayoría de caballeros necesitamos ir a un servicio ya que en las tres horas de carretera... "ni nos han dejado bajar a tierra".

            De allí partimos andando y vamos recorriendo ésta singular ciudad, de la que los guías nos van dando su versión de trecho en trecho; visitamos alguna fuente pública que suministran gratuitamente agua para tomar (es muy caliente y para tomarla hay que comprar unas pequeñas "pipas" de porcelana); igualmente visitamos "el géiser", que para admiración del visitante está en lugar público (si bien cubierto en amplísimo recinto acristalado) y proseguimos el largo paseo turístico hasta que se nos dice que "tenemos tiempo libre", para así aquel que quiera pueda visitar el numerosísimo comercio que aquí existe, o visitar algún establecimiento de café o bar los que igualmente abundan, si bien en éste día en que llegamos no se aprecia multitudinaria llegada de turistas, lo que no quiere decir el que no exista "ambiente".

            A las 14 h. "nos recogen nuestros guías" en el lugar ya prefijado y nos dirigen al lugar donde efectuaremos la comida.

            Comeremos en uno de tantos modestos (hoy el "gran turismo" es modesto, muchas veces muy modesto) restaurantes "para grupos" y en el que se nos atiende con frialdad manifiesta e incluso "mirándonos por encima del hombro"; la camarera que nos atiende es mujer entrada en años (45/50) "más seca que un palo" y al ver sus andares y modales, me viene a la mente "la figura de alguno de los peores sargentos de cualquier ejército"... los checos son bastante fríos en el trato con "los turistas". La comida no está mal y es bastante aceptable, al menos nos sirven rápido y pronto estamos en la calle, son algo más de las tres de la tarde.

            Hemos cubierto la "vista y visita a éste lugar", al menos en lo que a la agencia y guías acompañantes se refiere; y aún tenemos tres horas para deambular por aquí, donde el día muy nublado, sumado a la gran humedad que aquí existe y alguna que otra llovizna que nos cae, no es precisamente el ambiente para estar paseando por la calle... "no hemos visitado el interior de ningún balneario, palacio, casino u otro cualquier lugar destacado", por tanto sólo podremos decir simplemente que... "hemos estado aquí" y perdido un día de turismo (que es muy costoso y al que hay que aumentar las 40 euros por persona que nos ha costado ésta excursión)... día de turismo (digo) que pudo ser aprovechado mucho mejor en Praga donde tanto hay que ver y visitar, pero... "vuelvo a pensar en el pirata y su pirateo".

            Me lo tomo "con filosofía" y me decido a buscar un lugar que sea de mi agrado para allí, "tomar un café y fumarme tranquilamente un largo cigarro puro y el que procedente de Nueva York ha llegado hasta aquí, gracias a una caja de ellos que mi segundo yerno (mi hija menor casó el pasado Junio) me trajo como obsequio del viaje de bodas", pienso en todo ello mientras las mujeres van de compras. Mi amigo Paco marcha con ellas y pasado un buen espacio de tiempo vuelve y se une a mí para tomar una copa de coñac francés (que le apetece) y que luego va a repetir pues "la copa aquí es ridícula por el contenido"; charlamos amigablemente mientras admiramos "el paisaje y el paisanaje" de éste -al parecer- centro urbano, por el que deambulan o pasan gentes de muchos países y no sólo europeos, puesto que aún en minoría veremos negros africanos y americanos, árabes o musulmanes de piel blanca, japoneses y algún otro tipo de asiático, incluso podemos detectar "las prostitutas de lujo", que con su llamativo atuendo ("escasísimo de ropa") su teléfono portátil, e incluso "alguna con su chulo", se sientan en la misma terraza en que nos encontramos y la que está protegida por enormes paraguas o "quitasoles"; todo ello nos dice bien a las claras el que en éste lugar "corre el dinero" con cierta profusión y aunque ello sea gracias a algunas minorías.

            Tarde feliz pero fría, pues aquí en éste muy húmedo valle y en ésta hora (son las 17 h. y está "chispeando") hace un extraño y húmedo frío que los meridionales no entendemos ni comprendemos cómo... un final de primavera y próximo el verano, puede hacer una temperatura que seguro no rebasará ahora mismo los 12/14º.

            El camarero que atiende "empieza a recoger sillas" de las mesas de la terraza, discreta manera de decirnos que nos vayamos, por tanto pedimos la cuenta, cuenta que paga mi amigo Paco, ya que "ayer cumplió años" y me invita por ser su cumpleaños.

            Paco se marcha primero a reunirse con su esposa; yo lo haré bastante después y de que termine "mi largo puro", no tengo ningún interés en deambular "y ver escaparates", por ello permanezco sentado (al final han acudido a la terraza algún que otro cliente) aguantando "las inclemencias del tiempo" y viendo el paso de las gentes, observando con ello que los judíos deben ser numerosos aquí (luego me entero que tienen hasta su propio cementerio y hospital) y "seguro que controlan gran parta del comercio e industria, como es normal".

            A las 18,30 h. (media hora después de lo previsto) iniciamos el regreso "sin haber visto al Sol en todo el día" y a las 20,30 estamos entrando en el hotel de Praga, por lo que afortunadamente el regreso ha sido mucho más rápido y por tanto feliz.

            Esta noche no saldremos y "tomaremos algo" en el hotel, donde descansaremos ampliamente, charlaremos y fumaremos con tranquilidad y sin prisas, "comentando el día".

            No todo el grupo vino directamente al hotel y aproximadamente la mitad del mismo se quedó en el centro de Praga "por su cuenta y riesgo"; al regreso de algunos de éstos y en una estación del metropolitano, a uno de ellos le roban la cartera, la que según el propietario contenía, unos mil quinientos euros, la tarjeta de crédito ("dinero de plástico") y no sé qué más; lamentable incidente que todos sentimos y que confirma cuanto la guía nos dijo nada más llegar a Praga, previniéndonos contra los ladrones.- Después sabremos que a otro español de otro grupo ajeno al nuestro, también le robaron de forma parecida[17], toda precaución es poca en viaje.

            Nos levantamos del reposo y nos disponemos a ir a la cama; mañana nos espera un largo viaje en autocar.

 

(1997)

Publicado el  24 de Agosto del 2017

 

 

De Praga a Budapest… un muy largo viaje

 

                                      Hoy nos hemos levantado a las siete puesto que nos espera "un largo viaje": salimos del hotel a las 8,15, cargamos equipajes y como casi siempre "hay retrasos", a las 8,45 emprendemos viaje en dirección a Budapest; "nos aguardan casi 600 km. de camino y cuatro pasos de fronteras", hace un día que podría calificar como de... "otoño o pre invierno del Sur de donde procedo", llueve, ha llovido esta noche y sigue el tiempo "encapotado"; se hace cargo de la expedición "el guía-jefe"[18] (Magda terminó y se despidió ayer de nosotros).

                                      Como el día "es bastante gris obscuro", el guía para entretenernos y procurar hacernos más grato el viaje (a gran parte del grupo les producirá sueño y dormirán felices, ya que "la cultura les importa un pimiento")... nos va hablando de los pueblos eslavos, de Chequia y Eslovaquia, los que conformaron hasta finales de 1.993 una república que hasta entonces se denominó "Checoslovaquia" y la que conformó por un tiempo un sólo Estado con una extensión de casi 128.000 km2 y una población de más de quince millones de habitantes (hoy Chequia tiene alrededor de 80.000 km2 y una población de diez millones y Eslovaquia cuenta con más de 40.000 km2 y alrededor de unos cinco millones de habitantes); ésta separación (nos sigue diciendo Máximo) se realizó con la intervención de ambos pueblos llamados a un plebiscito que resultó "unánime"... decidieron (seguro que sus políticos más que ellos y en base a la maldita demagogia)... separarse y formar "Estados independientes y soberanos", lo que por lo pronto les ha obligado a conformar dos aparatos estatales tanto a nivel interior como exterior, lo que el más lerdo ("si es que los lerdos llegan a pensar en algo positivo") imagina lo que ello va a costar a ambos pueblos[19]; claro que eso es lo que pretendían esos demagogos antes mentados y como algunos otros políticos españoles pretenden hoy con las denominadas "autonomías" (algunos opinamos que son más bien... "autonosuyas") en que se ha dividido España y con las que se ha creado un "aparato" oficial costosísimo y el que ya veremos... "a donde nos lleva al final", puesto que las rencillas y demagogias, amparadas en reivindicaciones inagotables, pueden dar al traste con lo que en principio se pensó que funcionaría en bien de todos los españoles, pero ya ocurre que precisamente cierta cantidad de los "españoles más privilegiados" (los vascos y catalanes) y para forzar al máximo al denominado "Estado central", abiertamente se manifiestan "no españoles"...?

                                      Pero volvamos a éste viaje y a éste día que serán "bastante aciagos" y al guía que trata de "irnos ilustrando" sobre éstos países en que nos encontramos y en concreto de "éstos hermanos eslavos" y de sus pasadas grandezas; se refiera a checos y eslovacos (unidos) los que según nos afirma... "llegaron a conformarse como la séptima potencia económica del mundo, antes de la terrible "II Guerra Mundial", para tras ella, desembocar en "las miserias posteriores" y de las que tratan de salir (aun separadamente) en base a lo que siempre fue abundante en ésta parte de Europa, o sea... "inteligencia, tesón y trabajo", virtudes -estas- que los avatares de la historia (forzada siempre por los intereses ajenos) se encargaron de dividir, anular o incluso destruir; pero como he afirmado en una de mis notas a pie de página... "los pueblos son indestructibles y suelen recuperarse siempre que han llegado a un cierto grado de formación intelectual" y aquí, "de eso ha habido muy abundantemente y desde tiempo inmemorial"[20] por tanto me atrevo a afirmar que "a la vuelta de no mucho tiempo" los checos nos van a sorprender de nuevo.

                                      Tenemos largo camino por delante y grandes tramos de malas carreteras o de autovías que, "luego en la práctica no lo son"; nuestra primera etapa tiene como meta a Bratislava, capital de Eslovaquia y distante unos trescientos kilómetros desde Praga y en la que se nos promete ("así reza en el folleto recibido") "una breve visita a la ciudad, tras el almuerzo que tendrá lugar en la misma... "pero la que no se va a efectuar por cuanto nos va a ocurrir después".

                                      El paisaje sigue siendo principalmente, una gran extensión de tierras fértiles en grado sumo; llanos o llanuras se suceden casi sin interrupción; se ven algunas colinas muy suaves cubiertas de espesos bosques y diferentes cultivos y arbolado frutal, que incluso es frecuente en los bordes de las carreteras; igualmente es abundante la vid (he bebido buen vino en Chequia); innumerables son los arroyos y riachuelos, por los que discurre abundante caudal que enriquece los ríos que vemos a nuestro paso, los que se observan muy crecidos debido al largo temporal de lluvias y tormentas que está sufriendo una extensa zona del centro de Europa y que comprende parte de Polonia, Alemania, Austria, Chequia, Eslovaquia y resto de la cuenca del Danubio que está a punto de desbordarse en algunas zonas menos protegidas; todo ello ha producido antes (y seguirá produciendo en éstos días) inundaciones que han causado importantes devastaciones en algunos puntos concretos, incluso con víctimas; a nuestro paso podremos apreciar alguna pequeña inundación en ríos "salidos de madre", pero que afortunadamente no nos afectan en nuestro trayecto; "otros agentes no naturales se van a encargar de ello y para ingrato recuerdo nuestro".

                                      Llegamos a las "dos primeras fronteras", o sea la checa/eslovaca, donde nos entretienen muchísimo y absurdo tiempo, por cuanto los trámites resultan lentísimos, por lo que se van formando colas enormes que forman vehículos de todo tipo; ello nos rompe los esquemas del viaje puesto que a la hora en que debiéramos estar ya comiendo, seguimos detenidos en éstas "nuevas fronteras"; nos encontramos indefensos y ya con bastante hambre  y "otras necesidades" del cuerpo.- Cuando "les viene en gana" a éstos gendarmes (suelen ser bastante arbitrarios nos dice el guía) nos facilitan el paso de una y otra "aduana" y luego y tras larga y no agradable marcha -por fin- podemos entrar en Bratislava[21] tras "seis horas y quince minutos de viaje", lo que da una idea de "cómo están las carreteras  y fronteras de lo que antes era Checoslovaquia", pues apenas hemos logrado un promedio de 50 km. hora... "pero aún no han terminado nuestros padecimientos", puesto que al salir de la autovía y enfilar por uno de los carriles de acceso a la ciudad, nos topamos de pronto con un accidente; dos vehículos han colisionado y uno se encuentra empotrado en la trasera del otro; más claro: "un ómnibus de las líneas urbanas de Bratislava ha tenido que dar un brusco frenazo y por cuanto un pequeño árbol se le ha venido encima debido al mal tiempo y al viento que corre"; el citado árbol que luego "no resulta tan pequeño", se encuentra caído y sobre el "bus"; un automóvil que marchaba detrás no pudo dominarlo su conductor a tiempo y lo demás se puede suponer; afortunadamente y salvo los destrozos en los vehículos no ha ocurrido nada más, pero por la estrechez de la vía y la forma en que ha quedado "todo", sólo los automóviles pueden pasar y ello con ciertas dificultades; así pues, mientras llegan los servicios públicos (policía y bomberos que "suponemos están ya avisados") quedamos detenidos y perdiendo un tiempo precioso y necesario, puesto que además... "nos encontramos muertos de hambre".- Algunos componentes del grupo se lo toman con tranquilidad e incluso bajan del autocar y cogen "grandes caracoles", que abundan en las márgenes de ésta vía de asfalto y que se encuentran en su ambiente, puesto que ha llovido bastante y frecuentemente vuelve a llover; traen algunos de éstos al interior del vehículo para que los veamos, puesto que son del tamaño de "grandes nueces de nogal"; una vez "vistos los caracoles por todos los demás, éstos son devueltos sanos y salvos a su húmedo hábitat para que prosigan su labor"[22].- Por fin y tras otra larga hora perdida, el camino queda despejado y podemos seguir hacia donde deberíamos haber comido sobre las 14,30 h.; lo hacemos cuatro horas después y hay que agradecer a los servicios del restaurante el que nos hayan servido, en condiciones normales, un menú aceptablemente bueno y el que nos reconforta de "las hambres sufridas a bordo del autocar"; demos -pues- las gracias al típico y acogedor restaurante "Klastorná Vináren" y el que ocupa lo que debieron ser las bodegas de un monasterio franciscano, situado bastante cerca del Danubio; restaurante que nos ha atendido tan bien que aparte de habernos dado de comer un primer plato "caliente" (una sopa con abundantes verduras) y un segundo plato "fuerte", lo que -reitero- nos reconfortó plenamente de las penurias ya relatadas; en fin y resumiendo... "afortunadamente hemos encontrado un grato oasis en éste día de desierto".

                                      Continuamos viaje (sigue lloviendo) seguidamente cruzamos el Danubio a través del enorme puente que mandó construir el régimen anterior "para gloria del comunismo" y perjuicio de ciertas partes de la ciudad "que fueron sacrificadas"; y... eso es cuanto hemos podido ver de Bratislava, antigua y muy histórica ciudad que según la leyenda, fundara el caudillo romano "Piso".

                                      Al cruzar éste gran río, nuestro guía y para irnos entreteniendo nos va diciendo que: "el Danubio[23] es ya un río   casi muerto" (no hay peces, dice) y los pescadores, que había multitud de ellos a lo largo de los casi tres mil kilómetros que mide su cauce... "ya no pueden pescar", debido a los venenos que vierten en el mismo las zonas industriales y las ciudades de su enorme cuenca, vertidos venenosos que "lo están matando si es que ya no está muerto del todo".- Oído lo que nos dice éste hombre pienso que, tristemente es una (una más de las muchas que existen) consecuencia producida por el "desarrollismo loco e incontrolado" y cuyas consecuencias -me temo- pagaremos muy caro, puesto que, "el hombre no para de producir y esparcir venenos por toda la superficie de la Tierra y la Tierra y sus aguas ya se están cansando"... ¿serán éstas inundaciones de ahora, algo así como una autodefensa de la propia Tierra ("como ser viviente") y que así se limpia de tanta porquería?... aunque al final -pienso- toda ella o gran parte de la misma, llegará al mar y... "mientras los mares aguanten".- Dejo de pensar y "filosofar" y prosigo mi relato sobre éste viaje.

                                      Muy poco tiempo después -Hungría se encuentra muy cerca- notamos (una vez más) retenciones de vehículos en la carretera y los que se van concentrando cada vez más hasta que se forma el ya clásico y muchas veces gigantesco, "tapón", el que ocasiona las grandes molestias que sólo sabe el que las padece.

                                      Esta vez "el tapón" lo produce la cercana y nueva "doble frontera" (eslovaca/húngara) y en la que llegan a ser horriblemente lentos, sobre todo los eslovacos, por cuanto pasada ésta, la húngara fue mucho más rápida en facilitar los trámites necesarios para el cruce "internacional"; debido a todo ello aquí vamos a perder otras dos larguísimas horas, en las cuales ha habido personas que "por necesidades perentorias", han tenido que salir "al campo abierto" para realizarlas, incluso alguno, luego de realizadas, ha tenido que correr un trecho, puesto que en esas marchas lentas de los vehículos en caravana, cuando hay un espacio, hay que continuar rodando ya que los que vienen detrás, "empujan".

                                      Por fin y sobre las 21,30 podemos reanudar "la marcha regular" de un autocar en éstas carreteras y autovías húngaras; el trayecto ya nos resulta monótono por cuanto nos encontramos hartos de viaje, muy cansados y pronto, "nos cae el manto de la noche"; y así, al fin llegamos a nuestro destino de hoy, entrando en la ciudad por la antes denominada "Buda" y tras cruzar de nuevo el Danubio por uno de los puentes que aquí existen, llegamos a "Pest";[24] así pues y por fin, "hemos arribado" a Budapest y tras más de quince horas de viaje agotador; son las doce de la noche cuando nos podemos sentar a cenar, "una triste cena fría", mal servida y peor tratada, puesto que nos sirven "con malas caras" e incluso nos cobran la bebida "al ponerla encima de la mesa" y sin  aún tener la delicadeza de cobrarla al final y cuando hallamos terminado de comer.

                                      El hotel donde "hemos caído" es el "Ibis Aero", que es otro "tres estrellas" funcional y el que cuenta ya con cierto abandono en el cuido de las habitaciones, puesto detecto sábanas sucias, colcha o edredón con una gran mancha de sangre y una de las toallas está rota y deshilachada, por lo que tengo que reclamar y lo que hago través del guía (que menos mal "aún no ha desaparecido") y a "éstas altas horas" nos cambiarán, al menos las sábanas y al siguiente día lo demás; por fin y a la 1,15 h. "caemos rendidos en la cama y podremos descansar y dormir como troncos".

 

(1997)

Publicado el 25 de Agosto del 2017

 

 

PRIMER DÍA DE VISITA A BUDAPEST ó BUDA Y PEST

 

            Aunque hemos cambiado de latitud, "la luz del día nos despierta bastante temprano", en éste nuevo día el que continúa cubierto de nubes; son algo más de las seis de la mañana y continuo acostado puesto que la llamada "oficial" será a las ocho; antes de ello me levanto y me doy un baño caliente, puesto que éste hotel y afortunadamente, cuenta con bañera que permite ello, por tanto "me recreo" en dicho baño y logro con ello reconfortar mi cuerpo y recuperarlo "para lo que venga hoy"; llegado el momento bajamos mi esposa y yo al comedor para tomar el desayuno, el que como ya es normal, es "auto servido por nosotros mismos" en un bufé que es abundante y variado, por lo que desayunamos bastante bien; tras ello subimos al autocar que nos aguarda a las puertas del hotel y seguidamente iniciamos la visita turística; son algo más de las nueve de la mañana y se hace cargo para guiar al grupo, una simpática guía local cuyo nombre es el de "Edy" y la que jovialmente nos saluda y nos habla en un español bastante bueno, empezándonos a decir cuánto sigue.

            "Hungría cuenta con una población total de algo más de diez millones de habitantes y Budapest, que está considerada como "la París del Este", tiene en la actualidad dos millones y medio, por tanto uno de cada cuatro húngaros viven aquí, siendo el resto de poblaciones bastante pequeñas, salvo alguna excepción, de cuatro o cinco ciudades importantes, la mayor de ellas (Miskolc) apenas alcanza los 200.000 h., por lo que la población está muy diseminada[25] por éstas enormes llanuras que conforman el país.- "Hungría cuenta con "doce millones de vacas" (así lo afirma y dice textualmente la guía, pero es lógico que también haya "toros") éste ganado se dedica casi exclusivamente para carne, puesto que la industria láctea no está muy desarrollada y éste ganado -por otra parte- es otro tipo de bovinos, que -sigue diciendo Edy- Hungría es una inmensa llanura muy fértil, por tanto riquísima y muy variada y donde, desde el prestigioso vino "Tokaji", hasta cítricos (limones y naranjas mandarinas) se obtienen una enorme variedad de cultivos (el 55% se dedica al cereal, remolacha y vid) y de ellos, alimentos no sólo para el hombre, si no igualmente para el abundantísimo ganado que aquí vive y prolifera; cuenta Hungría con un gran lago que tiene 78 kilómetros de largo por 11 de ancho y que es abundante en pesca e incluso se explota turísticamente[26], es (prosigue la guía) "el más grande del centro de Europa".

            Edy continúa explicándonos cosas, mientras el autobús sigue rodando por Budapest y dice que: "los húngaros estaban ya hartos de comunismo y que en Hungría "los cambios ya empezaron al principio de los años ochenta", pero que en "su transición política", los que la hicieron, no pudieron reorganizar bien al país, debido a la enorme deuda pública acumulada en la época comunista y por tanto, al tener necesariamente que tomar medidas drásticas y que afectaron grandemente a la población... "el pan y la leche que es lo que importa al pueblo" (fueron sus palabras) subieron mucho de precio y por ello, al llegar las siguientes elecciones generales, han vuelto a votar a los comunistas (hoy disfrazados con "otro nombre") los que como es lógico y era de esperar... "no han podido bajar el precio del pan y la leche", por lo que ahora los húngaros no saben ya a quien votar, puesto que (continua diciendo) los políticos producen escándalos, robos y demás líos y malversaciones con toda impunidad, sin que a ninguno procesen o metan en la cárcel y por ello el gobierno actual sigue practicando el robo como "su principal cometido"; los húngaros estamos hartos de pagar impuestos, ya que sólo nos queda, "el pagar impuestos por el humo que sale de nuestras chimeneas"...?.- Deja de hablar y en el aire queda la interrogante para quienes la hemos escuchado con gran atención.

            Yo sonrío y me acuerdo de lo que está ocurriendo ahora en España y pareciera que la guía me habla de cosas de mi propio país; la España del 2010.

            Pasada una larga pausa y como al parecer seguimos estando aún lejos de nuestro primer destino turístico[27],  Edy sigue con sus relatos y nos dice: "Noten que en la ciudad no existen rascacielos, pero sí que son muy abundantes las construcciones sociales que nos dejara el régimen anterior (nos las va indicando y las vemos abundantes) y que nosotros las denominamos "cajas de cerillas", puesto que generalmente se trata de feos bloques de viviendas, casi todos iguales o muy parecidos y que cuentan con diez o doce plantas, en cuyo interior hay pequeños pisos o apartamentos de 50, 60, o máximo 70 m2, en los que tenían que vivir las familias "amontonadas".- Cambia de tema y nos apunta para que apreciemos que el Danubio viene muy crecido (marchamos por una de sus orillas y lo vemos cercano) y que ya ha alcanzado el agua los 5,50 m. de altura o profundidad y que se espera que en la próxima semana rebase los seis metros, incluso los 6,50, que es el límite de "los malecones fluviales", por lo que tienen cierto temor a que el río pueda desbordarse por algunos lugares menos protegidos.- Desde luego vemos el enorme caudal de éste gran río y comprendemos cuanto nos quiere decir, puesto que el mismo "viene pleno" de aguas bastante turbias y que contienen gran cantidad de tierra que arrastra la gran corriente, que impone el verla aún desde cierta distancia, como lo estamos haciendo nosotros en éste momento y desde un autocar en marcha. Seguimos visitando la ciudad (sin bajar del "bus") que si bien fue la segunda capital del Imperio Austro-Húngaro, pero la  misma no es equiparable con la suntuosidad de la Viena imperial; ni incluso lo es con la otra gran ciudad visitada (Praga); puede que ello sea también consecuencia de la gran devastación y por cuanto de ella nos dice Edy nuestra guía, la que afirma que: "el setenta y cinco por ciento de los edificios de Budapest, fueron destruidos, por los bombardeos que la ciudad soportó durante la "II Guerra Mundial".- Aún así aprecio el que existen muy buenos edificios públicos y privados y entre ellos, destacan los dedicados a la cultura y entre los que sorprende la existencia de dos dedicados a la ópera y veintiún teatros más.

            La visita prosigue y desde el autocar podemos admirar la monumentalidad del parlamento neogótico (1884-1904) y del que nos dice Edy que: "su mantenimiento es costosísimo y no sólo por el aparato humano que lo llena, si no también por cuanto la débil piedra en que está construido requiere constantes cuidos y reparaciones".- Proseguimos en ésta visita "panorámica" y desde el autocar seguimos viendo algunos de los más importantes monumentos (que nos va describiendo la guía) incluidos "los enormes mamotretos arquitectónicos", dejados aquí por el comunismo y que son como colmenas de las que hoy se construyen en todo el mundo.

            Así llegamos y nos detenemos bajando del autocar, en la denominada "Plaza de los Héroes"[28] ; nada más bajar somos reunidos y la guía nos dice que: "Hungría la funda en el año 896 el caudillo Arpad el que ha logrado reunir y mandar sobre siete tribus y con ellas funda la ciudad inicial y después logra ir extendiendo sus dominios para ir conformando lo que luego conoceremos como Hungría; existiendo otra historia sobre Atila, pero ello es más leyenda que otra cosa" [29] (continua diciendo) que todo éste conjunto ya descrito, se mandó construir bajo el Imperio Austro-Húngaro y como apoyo a Hungría por el mismo y sus emperadores reinantes en la segunda mitad del siglo XIX y todo ello para resaltar las figuras más relevantes en la historia de la nación".

            Desde luego éste monumento y todo el conjunto que lo rodea, son soberbios y más que un monumento es un gran conjunto monumental enorme y el que demuestra como un pueblo sabe rendir homenaje (globalmente) a los principales hombres que forjaron su país.- Hay que verlo aquí para poder valorarlo, puesto que cuenta con más de treinta grandes estatuas en bronce, un obelisco coronado por otra enorme y de igual material, los gigantescos arcos del pórtico propiamente dicho y todo cuanto se indica en nota aparte, lo que conforma algo digno de verse y admirarse, pues en éste momento en que escribo... "yo no recuerdo haber visto nada semejante y creo haber viajado bastante".

            Muy cercana a ésta gran obra monumental y artística se encuentra y "menos mal que no le afecta en nada"; digo que se encuentra la que yo estimo como: "la gran explanada", donde el régimen anterior e imitando "al jefe de Moscú"... hacía desfilar al pueblo y en diferentes ocasiones, para así... "demostrarse a si mismo" su fuerza y poder, antes de que cayese el monstruoso "muro de Berlín"[30] y tras el que cayó y se derrumbó -igualmente- la tan poderosa y temida "Unión Soviética", que como ha quedado claro y meridiano, fue... "otro de los grandes gigantes con pies de barro".

            La fuerza del pueblo húngaro y sin violencias o disturbios, simplemente practicando la resistencia pasiva, forzó (antes de lo comentado) el derribo de todos los vestigios comunistas (que los había y grandes[31]) en ésta,"triste explanada realizada como tantas otras, o sea... "para gloria del poder opresor totalitario del tipo que sea y que precisamente por su debilidad (al carecer de inteligencia) no se atreve a dejar pensar al individuo y trata de dominarlo con lo que cree será suficiente"... cosa afortunadamente que... "nunca lo es", pues ya lo he dicho muchas veces... "el individuo fue, es y lo será siempre, superior a la masa, puesto que si así no lo fuera, nunca la masa se movería"... por tanto es precisamente de esa masa, cuando "de tarde en tarde", se separan individuos que son los que van a ir marcando los caminos por donde luego, esa masa podrá -de verdad- ir progresando en todos los sentidos que marcan la vida de ése ser al que denominamos... "humano".

            Subimos de nuevo al autocar y continuamos la visita turística; nos llueve ligeramente, si bien no han dejado caer más o menos abundantes, "las gotas de agua que del cielo caen".- Atravesaremos el río  y entraremos en el denominado "túnel de Buda", que nos conducirá hacia un lugar privilegiado de la antes ciudad denominada así, y el que encontraremos "pleno" de afluencia turística extranjera.

 

 

(1997)

Publicado el 26 de Agosto del 2017

 

 

En Budapest segundo y aciago día

 

            Hemos llegado a la colina donde se encuentra la famosa iglesia de San Matías , el denominado "Bastión de Pescadores" (cada gremio y llegado el peligro a la ciudad, tenía que defender la parte de la fortaleza a él asignada) y el recinto o plaza fuerte, donde aparte de los edificios oficiales o civiles que allí existen, en la parte que da al río, hay lugares convertidos hoy en magníficos miradores (alguno de ellos incluso cobran por entrar al mismo) desde donde se aprecia y domina, gran parte de Budapest y su enorme extensión urbana, puesto  que en gran parte está muy ajardinada; igualmente podremos apreciar desde éstas privilegiadas alturas el río Danubio en su grandiosidad natural   y que hoy se acrecienta por la crecida que trae y la que sigue subiendo de nivel, lo que va a acarrearnos un contratiempo más y del que no podremos culpar a nadie. Pero de ello hablaré en su momento.

            Acompañados de los guías visitaremos la ya citada iglesia de San Matías, la que se encuentra abarrotada de turistas; veremos el interior y apenas podremos oír la disertación de nuestra guía (otros muchos grupos y otros tantos guías están como nosotros) y por tanto es de suponer el "guirigay" que aquí hay formado, aparte de que nos encontramos cuasi codo con codo y hay que ir con los ojos bien abiertos en prevención de los posibles carteristas o descuideros (que los hay) y de lo que nos han advertido; salimos pronto de éste templo y a la salida nos dan tiempo libre para quienes quieran deambular o comprar, puesto que éste sitio es uno de los lugares donde la visita es obligada y por tanto abundan tiendas y "tenderetes" e igualmente, son numerosos los músicos y cantores ambulantes que actuando al aire libre esperan a que el viandante les deje algunas monedas.

            Aquí, yo compro alguna chuchería para mis nietos y como recuerdo de este viaje.

           Un poco pasadas las doce de la mañana estamos subiendo al autocar y regresando al hotel y... "ésta es la visita oficial y turística a Budapest, que nos ha vendido la agencia y con la que cumple su compromiso", o sea que "más o menos" ocurre aquí algo parecido a lo ya relatado sobre Praga y dejo la imaginación del lector pues yo no deseo reiterarme más sobre el fraude que sufre reiteradamente el turista moderno, que sintetizando... "es llevado muy deprisa y muchas veces hacia ninguna parte deseada".

            Tenemos la tarde libre, por tanto la dedicaremos a reposar después de comer, tomando café y fumando el habitual cigarro puro; luego tomaré notas "en caliente", ampliando los apuntes que hago sobre la marcha y en mi diminuto bloc o libreta.

            Sobre las 18,30 se nos va a decir una misa, puesto que es domingo, por tanto y por cortesía bajaré al saloncito del hotel donde ésta se va a celebrar y a la que D. Fernando (que será el oficiante) nos ha invitado, dejando bien claro (eso sí) que, "él no obliga a nadie que no quiera estar presente en la misma"; luego me satisface haber asistido, puesto que la verdad; "unas oraciones rezadas en grupo y media hora en un ambiente recogido y religioso, no hacen daño a nadie" y el sacerdote ha pronunciado una misa muy sentida, recordando a nuestra lejana España con nostalgia y cariño.- Después vuelvo a mi habitación, hasta que ya cansado de escribir bajo al hall del hotel, donde me aguardan mis amigos, puesto que nuestra intención es ir a cenar a un buen restaurante de la ciudad y Paco ha recogido información suficiente para realizar ello.

            Iremos (pues) a "un restaurante húngaro de destacada fama en Budapest"; lo hacemos así yendo y viniendo "en metro" y cenando muy bien en el conocido "Cyrano", restaurante situado en lo más céntrico de la ciudad, donde degustamos muy buenos platos de la cocina húngara y asimismo el famoso vino "Tokaji", del que tomamos una botella a su temperatura ideal (frío) y después de haber tomado buena cerveza en originales y finas copas cónicas; por todo ello regresamos contentos y satisfechos y con ánimo de continuar la velada en el hotel tomando "café y copa", pero esto último no va a ser posible puesto que cuando regresamos son ya casi las doce de la noche y encontramos cerrado el bar, así es que... "todos a dormir"

            Amanece un nuevo día en Budapest, miro al cielo desde el ventanal de mi habitación y debido a la hora (está amaneciendo) me da la impresión que está limpio de nubes, si bien luego se cubrirá en parte con gran número de las del tipo "algodonoso" (cirros) pero las que nos permiten -por fin- ver el sol de Hungría, puesto que desde que aterrizamos en Praga no hemos podido ver al "astro Rey".

            Se nos ha propuesto una visita "optativa" a un lugar denominado "Szentendre" (que en el dificilísimo idioma húngaro significa San Andrés) y que está situado no muy lejos de aquí y a orillas de la que se nos dice es "la gran curva del Danubio"; se trata (según informes que poseo) de un lugar sin importancia a tenor con lo muchos que tenemos por ver en Budapest, lo que demuestra "el pirateo ya mencionado, puesto que de lo que se trata es de sacar al grupo de turistas cuanto más dinero mejor", cosa evidente ya que en ésta gran ciudad no hemos visitado apenas nada de lo mucho que aquí hay por ver; y para saber ello no hay más que consultar cualquier diccionario enciclopédico: yo no iré, quedándome con "el amargo recuerdo de ésta mañana pagada y perdida"; un notable grupo de los componentes que venimos desde España, tampoco irán a tan absurda excursión, por lo que luego tendrán que recogernos al resto para lo programado por la tarde, que tampoco nos compensará por cuanto ya he reflejado.

            Tras el desayuno yo aprovecho para "ponerme al día" con mis notas y escritos, invirtiendo en ello más de dos horas y tras las que me quedo "como bebé recién bañado"; a las trece horas ya estamos en el hall a la espera del autocar que nos debe recoger, pero hay retrasos y hasta las 14,15 no somos recogidos; marchamos con el resto del grupo al centro de Budapest, puesto que el almuerzo es libre y lo celebraremos cada cual según sus gustos y posibilidades; mis amigos y yo marcharemos de nuevo a la calle, "Cristóf Tér" , donde está ubicado el restaurante Cyrano, donde anoche cenamos, puesto que como guardamos un grato recuerdo de ello, para qué buscar uno diferente y "conocer caras nuevas".- Comeremos muy bien un menú consistente en platos y postres elaborados en el establecimiento; elaboración y presentación digna de ser resaltada,  incluso hemos tenido la suerte de ser atendidos por un camarero que habla aceptablemente algo de nuestro idioma y el que nos dice estuvo una temporada trabajando en la costa malagueña.

            Celebrada la comida y muy satisfechos de ella, salimos a la calle, donde reina un ambiente muy apropiado de clima y gentes (el día ha mejorado) que bullen por todo el entorno que podemos abarcar con la vista; Paco y yo tomamos asiento en una muy concurrida terraza, de las que son frecuentes en la calle Váciutca y en la que tomaremos un buenísimo café "expreso", después fumaremos tranquilamente puesto que tenemos tiempo suficiente y mientras vemos a las mujeres del grupo que marchan o merodean viendo o visitando las tiendas, las que por lo exótico que contienen algunas de ellas, "les atraen como la miel a las moscas".

            Sentado cómodamente me dedico a ver y observar a transeúntes y "vecinos" de terraza; la calle se encuentra en éstos momentos rebosante de todo tipo de hombres y mujeres (abundan igualmente los niños); aquí se me muestran a simple vista la abundancia de razas y etnias que aquí concurren junto con los nativos, forasteros y turistas; describir todo ello sería muy largo y por ello lo omito, pues cada cual luce su cuerpo (cubierto más o menos) con sus atuendos y que van desde; "la mínima mini-falda y algo más arriba para tapar los pechos", hasta ciertos tipos de húngaros, rumanos, gitanos, negros, japoneses, etc.; muchos de los cuales lucen sus típicos trajes y que van desde lo que destaca por su vistosidad, hasta lo que lo hace por lo andrajoso de los sayos con que se visten; formando todo ello una abigarrada multitud que llena todo éste centro ciudadano y que es peatonal en gran cantidad de calles adyacentes a ésta principal ya citada.- Por todo cuanto describo, la contemplación de éste ambiente nos abstrae a Paco y a mí de tal forma, que apenas podemos hablar, limitándonos simplemente a observar este hermoso espectáculo de una humanidad que refleja gran vitalidad pese a los grandes contrastes que apreciamos en ella: el tiempo transcurre de forma inapreciable en las casi dos horas que aquí permanecemos y nos llega a parecer como si el tiempo se hubiese detenido "por algún misterioso hecho ajeno a nosotros".

            A las 18,45 nos encontramos de nuevo en el autocar y en él marchamos hasta otro peculiar destino.- En el trayecto nos habla Máximo (nuestro guía) sobre la situación económica y social de los húngaros en la actualidad y dice que: "aquí al igual que ocurre hoy en Chequia el paro es muy reducido, si bien los húngaros ganan un poco más que los checos y sin embargo en Hungría los precios son más bajos; y como generalmente trabajan todos, suelen reunir cantidades que les permiten vivir bien e incluso disfrutar un poco": oído esto se comprende la gran proliferación de automóviles y de abundante y bien surtido comercio que hay aquí y que se nota si uno observa con cierto detalle los escaparates, los que suelen ser bastante grandes y además no tienen protección de cierres o rejas contra ladrones, por lo que se deduce que éste tipo de "cacos" no existen, puesto que si fuese al contrario tendrían que hacer lo que tristemente hay que realizar hoy en España, o sea... "hay que blindar el comercio y por insignificante que éste sea".

            Sigue comentando el guía y nos dice que: "sin embargo las distancias sociales o económicas, aquí son muy grandes y existen muchos húngaros que se han hecho muy ricos en el cambio del comunismo a la situación actual, y que estos son los que antes manejaban los asuntos públicos". O sea el saqueo de los bienes públicos pasados a privados.

            Sonrío con cierta amargura ("los que me conocen comprenderían ello") y me acuerdo de aquella falacia que afirmaba lo de... "todo para el pueblo"; ese pueblo que al fin y al cabo... "sólo se preocupa por que la leche y el pan no suban de precio" (como nos dijo ayer la guía).- Muchos (antes) comunistas, han pasado a ser ahora los odiados (antes) capitalistas, o sea lo de siempre; "el quítate tú que me ponga yo".- Eliminaron lo que denominaban como una clase burguesa decadente y ellos han pasado sin escrúpulo alguno a serlo ahora que pueden serlo abiertamente y "sin tapujos de ninguna clase"; qué duda cabe que existirán las excepciones pero como tales y como siempre, éstas no cuentan ni han contado nunca... "Marx y Engels se equivocaron; el capitalismo y al parecer... aún no"... ¿-?

             El autocar se detiene, hemos llegado al destino antes mentado, bajaremos y de inmediato entraremos en... "el decadente, burgués y capitalista"... café, restaurante, salón social famoso en medio mundo (data de mediados del siglo XIX) y que se conoció y hoy vuelve a conocerse como, "el Nueva York", el que -"claro está"- en la época comunista fue bautizado con el nombre de "Hungaria" y el que curiosamente hoy que ha vuelto a recuperar su prestigioso nombre, pertenece a una multinacional que gira con el mismo nombre que le pusieron al establecimiento los comunistas, o sea, "Hungaria"; ¿a quién o quienes pertenece esa multinacional?... misterio; al menos para mí, aunque quizá el mismo nombre nos da las suficientes pistas para saberlo.

            Este lujoso establecimiento ocupa un gran edificio de la época imperial y al que venían a tomar café, beber, comer, bailar, reunirse y "divertirse a lo grande", aquella sociedad burguesa que lo mandó construir y mantuvo con su dinero, e igualmente supo disfrutarlo.

            No describo éste edificio por cuanto "ni hay espacio ni mis conocimientos me lo permitirían"; simplemente diré que es lo más hermoso, armónico o armonizado que yo he visto nunca y el que lo haya visitado entenderá perfectamente éste resumen "sintético": preguntado al guía me dice que fue edificado según un estilo que se impuso en el Imperio Austro Húngaro y que se denominó "Liberty" (neoclásico).

            Aquí y por el equivalente a unas dos euros, nos servirán un buen café o un refresco cómodamente sentados, mientras podemos oír a un grupo de músicos que nos entretienen interpretando composiciones de música selecta, en la que no falta alguna de autor español (alguien ha debido decirles que aquí nos encontramos más de sesenta españoles): al oír esa música española lo celebramos infinito y luego premiamos a los intérpretes con un caluroso aplauso, cosa que agradecen los músicos húngaros puestos en pie e inclinando levemente la cabeza y ofreciéndonos amplias sonrisas de satisfacción.- Ultimada ésta única visita y la que nos ha reportado una hora de selecto turismo, salimos más que satisfechos y de nuevo subimos a nuestro autocar.

            Aquí y pasado un tiempo y en el que mientras el vehículo rueda y Máximo nos entretiene hablándonos de cosas interesantes de ó sobre Hungría... recibimos la desagradable noticia de que... el crucero navegando por el Danubio desde Budapest a Viena, hay que suspenderlo... las crecidas del río han obligado a las autoridades (se nos dice) a prohibir la navegación fluvial; es causa mayor y se nos promete que recibiremos el importe de éste servicio no prestado, tan pronto regresemos a casa.

            El no poder realizar "ésta singladura fluvial" nos deja perplejos y totalmente desilusionados, puesto que ese viaje y para muchos era, "uno de los platos fuertes", que nos atrajo para realizar éste viaje, y para comprender ello sólo hay que mirar un mapa y ver el trayecto en el que incluso teníamos prevista a bordo la comida del medio día, por lo que éste ha sido "el jarro de agua fría" que nos va a estropear en grado sumo, todas cuantas ilusiones nos habíamos hecho al emprender éste periplo turístico.

            Volvemos al hotel casi con el tiempo justo de prepararnos para la cena, la que será amenizada por un trío de músicos que supongo son "zíngaros y de los que habrá a miles aquí"; de alguna manera y pese a que no son virtuosos de los instrumentos que tocan, "nos endulzan la amarga decepción que traemos hoy y la que se acumula a la de días anteriores".- Terminada la cena y la interpretación musical, uno de los intérpretes "pasa el sombrero" para que en él, depositemos cada cual lo que estime oportuno; yo carezco ya de dinero húngaro, pero se me ocurre de pronto y echo mano a "la purera"   y le entrego un cigarro puro que al parecer le agrada bastante, puesto que me sonríe abiertamente mientras me dice algunas palabras en su idioma y que no entiendo, pero sí que entiendo "la iluminación" de su mirada, por lo que deduzco que "el puro ha sido un obsequio inesperado pero muy apetecido"; correspondo a su gesto con otra sonrisa y una leve inclinación de cabeza y él me corresponde de igual forma guardando cuidadosamente el "puro canario ya que es tabaco del archipiélago español".

            Pasaremos después de ésta "musical despedida" al hall del hotel y allí departiremos en amigable charla, refiriendo las incidencias y todo cuanto se nos ocurre para tratar de pasar la velada lo más gratamente posible; lo conseguimos y tras ésta distendida charla nos dirigimos a nuestras habitaciones, mañana habrá que madrugar un poco, ya que "nos levantarán una hora antes" puesto que el proyecto es realizar el viaje directamente a Viena, donde esperamos llegar con tiempo suficiente para realizar la comida del medio día en la capital de Austria, de la que distamos alrededor de unos trescientos kilómetros y... "dos nuevos pasos de fronteras", la húngara y la austriaca, veremos si el proyecto se realiza.

 

NOTAS:

    [1] Dada la variedad de creencias de los habitantes de Budapest, sus templos son numerosos y pertenecen a diferentes religiones. Entre ellos ocupa un lugar preeminente la iglesia parroquial mayor de San Matías, comenzada en estilo románico por Bela IV, en el siglo XIII, acabada en el XV, en estilo gótico, convertida en mezquita durante los ciento cincuenta años de dominación turca y restaurada de 1890 a 1896.

    [1] He dicho grandiosidad y así la estimo, por cuanto la grandeza de éste río es mucha más de la aparente y que hoy podemos ver en toda su pujanza, puesto que como vía de comunicación, permite navegar desde el Mar Negro, al Océano Atlántico a través del Mar del Norte, e igualmente y a través de Francia, con el Mar Mediterráneo; todo ello hoy es posible puesto que se conecta éste río (como vía clave) con el resto de ríos navegables y sistema de canales europeos.

    [1] No resultó fácil el llegar al restaurante y luego regresar al hotel, muy distante; todo ello debido a lo ambiguo de la información que nos dio el guía, la dificultad del idioma, el horario del metro para el regreso y "cierto bandidaje de los taxistas" del que nos informaron para no sufrirlo y por tanto declinamos el uso de alguno de ellos, los que incluso carecen de taxímetro y por todo ello abusan de los extranjeros, a los que cobran -saqueándolos- "sin piedad" (algún miembro del grupo confirmó todo ello, pues fue víctima).

    [1] Esta calle desemboca en la denominada "Váciutca", que es una vía muy céntrica y una de las principales de la ciudad; en la misma son abundantísimos los comercios de todo tipo y donde son igualmente abundantes los que podríamos denominar como "selectos" y de cara al turista de buen poder adquisitivo.

[1] La cocina húngara tiene fama internacional y se dice que de éste país, han salido muchos y muy buenos cocineros, que han recorrido o se han establecido en las grandes ciudades de todo el mundo.

[1] Para entender lo que fue, es y será "un burgués" hay que leer a Salvador de Madariaga (1886-1978) nada sospechoso de extremismo alguno y el que dignifica al auténtico burgués que no es otra cosa que... "nada más y nada menos que ciudadano, el valiosísimo individuo que supo tender (con su saber industrioso) el puente entre el señor feudal y el siervo de la gleba".- Se puede leer igualmente un magnífico libro: "Las Ciudades de la Edad Media", de Henri Pirenne, donde éste afirma cosas como ésta: " En ninguna civilización la vida urbana se ha desarrollado independientemente del comercio y de la industria". (nota del autor).

 

(1997)

Publicado el 28 de Agosto del 2017

 

 

                                       VIAJAMOS HACIA VIENA

 

            Amanece en Budapest: el cielo aparece totalmente cubierto de nubes, ha llovido bastante a lo largo de la noche, si bien y afortunadamente cuando iniciamos el viaje hacia Viena, ha dejado de llover: Salimos ya en el autocar a las 8,15 h. y el vehículo rueda por la ciudad "buscando la salida", pero el chofer (que es checo y poco experimentado fuera de su país) se despista y nos hace perder un tiempo precioso (aproximadamente una hora) el que notamos algunos pasajeros simplemente por cuanto hemos cruzado por dos veces por iguales lugares y que se identifican por los edificios singulares que vemos al paso.- Por fin y tras "cruzar de nuevo el Danubio", entramos en la autopista que directamente nos debe unir con la imperial ciudad que los "Hagsburgo" dominaron casi siete[32] siglos.

            Al poco tiempo de rodar y como lo hacemos por muy buena carretera (autopista) y me encuentro bastante cansado, me adormilo "mecido" por el rítmico ronroneo del motor del vehículo que nos transporta y en ese grato sopor paso "una gran cantidad de kilómetros", lo que no lamento en absoluto puesto que el tiempo sigue nublado y el día por tanto sigue gris y por otra parte el paisaje es una repetición de los ya descritos, o sea que seguimos atravesando una inmensa llanura y que aquí casi no varía en nada digno de mencionarse, pues sólo veo... "verde, verde, verde y  por tanto campos ubérrimos y plenos de diferentes cultivos, que darán enormes cosechas.

            A las once de la mañana (hora aproximada) estamos entrando en un gran complejo fronterizo y digo y reitero lo de grande, puesto que en realidad presta servicio triple de fronteras, ya que aquí convergen Hungría, Austria y Eslovaquia y por tanto los austriacos tienen esa doble frontera internacional y la que en tiempos era "el límite" entre lo que se vino en denominar como "Oriente y Occidente o el temido Telón de Acero"[33] y todo lo que ello significó a lo largo de "medio siglo" y tras la ya referida "Gran Guerra" o II G.M., hasta prácticamente "ayer mismo". Pese a ello aún mantienen los austriacos una fuerte línea de vigilancia que cubre éstas fronteras y la que cuenta con torres para vigías, abundante personal pertrechado con sofisticado material y armamento "de mano", puesto que es por aquí por donde suelen intentar "la entrada" en la próspera Europa, muchos miles y miles de habitantes del antes denominado "mundo comunista", e incluso turcos que suelen emplear estas vías de forma más o menos clandestina, puesto que tanto en Austria como en la cercana Alemania, hay establecidos varios millones de emigrantes turcos y lo que ya está empezando a crear problemas étnicos y por tanto enfrentamientos que se dicen "raciales", pero que en realidad son otra cosa diferente, ya que mientras los emigrantes realizan los trabajos que el nativo no quiere hacer por nada del mundo... "no pasa nada"; pero cuando los emigrantes empiezan a realizar otro tipo de trabajos que los nativos consideran que son de su pertenencia... "entonces es cuando empiezan los conflictos o enfrentamientos, que muchas veces terminan en más muertos de los que serían de desear"[34] y esa realidad está latente y amenaza con endurecerse cada vez más, puesto que la verdadera integración no se produce ni se va a producir en mucho tiempo, si es que se produce.

            Volvamos pues a "ésta gran frontera impuesta por los intereses de los hombres"; permaneceremos unos cincuenta minutos en la parte por donde hemos llegado, o sea la húngara, puesto que vamos bien de tiempo y se nos concede un tiempo libre para descansar, ya que aquí existe un gran complejo comercial (no confundir con grandes almacenes) formado por un conglomerado de establecimientos o tiendas independientes y que venden "de casi todo", pudiéndose cambiar moneda con toda facilidad; es lógico que algunos "pican" (o picamos) y toman o compran algo, o simplemente se pasean viendo "éste otro mundo" que ya mismo dejaremos tras nosotros.- Yo he aprovechado para adquirir una tripa de "salami"[35]  y una botella de vino húngaro.

            De nuevo en el autocar nos dirigimos al paso de fronteras húngaro, donde apreciamos una enorme cola que forman camiones de todo tipo y los que -se nos dice- tienen un control exhaustivo y su paso por tanto es lentísimo, llegando a permanecer en esa espera tiempos que pueden sobrepasar las doce horas...? Nosotros recibiremos un especial tratamiento, puesto que llegamos de inmediato a la zona destinada a autocares de turismo y donde los guardafronteras húngaros nos atienden relativamente pronto, entrando en nuestro autocar dos de éstos policías donde les mostramos nuestros pasaportes al pasar por el pasillo, para lo cual ya los tenemos abiertos para que pueden comprobarlos a simple vista.- Al salir del vehículo uno de éstos guardias se acerca al chofer y "le pide algo": éste le alarga una bolsa que luego sabremos contiene varios bocadillos; bolsa que el vigilante coge sonriendo y tras bajar del vehículo se dirige a su "caseta" u oficina, donde al pasar le veremos comiendo. El chofer (según nos aclara nuestro guía) dice que "esto es lo normal" y que generalmente lo que les piden son "latas de refresco de cola".

            Tras éste pequeño incidente salimos de Hungría y entramos en Austria, donde los trámites de aduanas son rapidísimos y lo que nos permite proseguir viaje, esta vez mucho más rápidos y cómodos puestos que marchamos por una mejor autopista y cuyo firme notaremos de inmediato; incluso vamos a tener la suerte que aquí nos cambia el clima y nos aparece el Sol con toda la brillantez de la época de avanzada primavera en que nos encontramos, lo que embellece e ilumina esta feraz campiña, la que continua dentro ya de la república austriaca: nos encontramos a una hora de camino de nuestro destino; Viena.

            A las 13,30 h. estamos entrando en Viena "a pleno sol", el guía nos ofrece un recorrido "panorámico" por el centro de la ciudad, mientras nos va hablando y mostrando algunos lugares hasta emplear los treinta minutos que -seguro- ya ha previsto para "cubrir el expediente" y así y tras cruzar varias veces por "el Canal del Danau"[36]; que discurre por el centro de la ciudad; llegaremos un poco después de las 14 h. a nuestro hotel en ésta capital; se trata del "Favorita", que es un moderno y muy confortable "cuatro estrellas" y situado en lugar bastante céntrico de ésta gran ciudad ("Luxenburgerstrasse, 8-10") y en el que y cómo vamos con el tiempo muy ajustado... "nos harán comer antes aún de poder descargar nuestros equipajes". Comeremos bastante bien, comida austriaca y menú compuesto de: sopa, carne con patatas y verduras y postre de repostería elaborado en el mismo hotel; posteriormente y "a renglón seguido" recogeremos nuestros equipajes a pie de nuestro autocar ("ya no hay mozos ni botones en la mayoría de hoteles") que afortunadamente ha podido aparcar casi en la puerta del establecimiento; y así, sudorosos por la comida y el esfuerzo, "tomaremos posesión de nuestras habitaciones", las que afortunadamente son amplias, bien dotadas e incluso con baño, si bien "ya el bidé ha desaparecido de la mayoría de hoteles".

            Paso al aseo de inmediato "y me quito algo del cansancio que traemos y me  desprendo del mucho sudor acumulado"; logrado ello bajaré al hall del hotel donde hemos visto que existe un bar instalado, puesto que me apetece tomar un buen café "vienés"[37] y que aquí sirven y presentan de múltiples formas y maneras; degustaré el mismo cómodamente sentado lo que me satisface plenamente, puesto que me fumaré mi habitual "puro"; me acompañará mi amigo Paco que igualmente fuma y se relaja (su esposa ha preferido acostarse a descansar): en éste tiempo de relax sale a colación lo mal organizado de éste viaje y los incidentes que estamos sufriendo no sólo por culpa del agente de viajes, sino igualmente por el inadecuado comportamiento de una gran parte del grupo que componemos, los que nos van entreteniendo y entorpeciendo la marcha normal del mismo... "sencillamente por cuanto no están mínimamente preparados para viajar por el extranjero”.

            Ya no saldré del hotel hasta mañana, me encuentro bastante cansado y no me atraen las visitas programadas (ya estuve aquí hace años con mi esposa y las conozco) y "facultativas" que hay que pagar aparte, por lo que dedicaré las horas de que dispongo hasta la cena, para descansar y yo "continuar mis labores de escritura"; también para pasear por los alrededores del hotel.- Después de la cena nos reuniremos en el hall y en amigable charla, los amigos ya mentados e igualmente, se nos unirá un grupo de seis mujeres jóvenes que viajan "juntas" y las que espontáneamente se muestran totalmente decepcionadas del viaje que llevamos, afirmando -incluso- "que así va la mayor parte del grupo", por tanto no sólo opinamos así los que antes nos hemos manifestado, lo que ocurre es que en mayoría... "callan cuando debieran hablar y hablan cuando es mejor callar"; en fin lo de siempre; "son pocos los que dan la cara en éste pobre mundo y en cualquier lugar o escala que compone el mismo...?"; por ello los pillos y sinvergüenzas tienen campo ilimitado en el presente y en el futuro.

            Languidece la conversación y todos nos marchamos a dormir, puesto que el cansancio nos obliga a ello por necesidad.

            El amanecer me despierta al igual que viene ocurriendo estos días; son las cinco de la mañana "y de nuevo tengo que cerrar los ojos"; a las siete ya estoy en el baño tomando uno bien caliente y el que me va a reconfortar lo suficiente como para emprender el nuevo día y "lo que nos traiga éste"; a las ocho ya estamos desayunando y a las 8,40 (siempre 15/20 minutos después de la hora prefijada) sale nuestro autocar para realizar la visita "panorámica" que anuncia nuestro folleto y el que ha sido modificado o "reformado" sobre la marcha varias veces en ése viaje... nos acompaña una guía local y la que nos habla en "un español alemanizado" y el que vocaliza como si... estuviese masticando las palabras; el Sol luce sobre Viena sobre unas grandes "telarañas" de delgadísimas nubes, existe gran humedad en el suelo, la temperatura es ahora mismo muy agradable (luego hará algo de calor) y así llegamos al Palacio del "Vellvedere" o mejor dicho a los jardines que lo rodean, puesto que no entraremos en su interior ("2ª vez que estoy aquí en igual situación")[38] y es desde aquí donde se nos explica la historia del mismo y la del poderoso "Príncipe de Saboya" que lo mandara edificar junto con otros más y debido a las grandes riquezas que pudo atesorar en sus depredaciones como guerrero mercenario al servicio del Imperio de los Agbsburgo.

            Después marcharemos al centro de Viena, mientras ésta guía (no recuerdo su nombre) nos va dando "su particular visión" de monumentos, jardines, e historia de Austria y sus emperadores y así, llegamos al palacio de invierno y sus alrededores; desde uno de los jardines cercanos al mismo (igualmente está cercano el ayuntamiento vienés) se nos da otra versión de esa historia en la que la guía "asegura" que... Napoleón fue derrotado por primera vez "por no sé qué general en los campos de ésta Europa Central y en 1.809"... la guía -a la que hago observación posterior- no sabe o quiere saber que la primera derrota a los ejércitos o "águilas napoleónicas", se produce en mi tierra madre (España-Andalucía-Jaén-Bailén y en 1.808) en un caluroso día diecinueve de Julio; así es que -deduzco- "si gran parte de lo nos ha dicho ésta mujer, es como esto, mejor es que se hubiese quedado en su casa".

            Desde éste momento dejo de prestar atención "a ésta tía" y me distraigo viendo una cercana rosaleda que muestra algunas rosas y muchísimos capullos, la que por ello me sorprende, ya que en Andalucía ya hace "más de cien días" que este tipo de flores estuvieron así.- Me olvido totalmente de la guía y no escribo más de lo que nos cuenta, ya que por otra parte ésta es mi segunda visita a Austria y ya escribí mis impresiones en un relato escrito en noviembre de 1.993 y al que ya me he referido en nota a pie de página.

 

(1997)

Publicado el 29 de Agosto del 2017

 

Seguimos en Viena y por fin regresamos a casa

 

             A las once nos encontramos en las puertas de la Opera de Viena (por tanto la visita panorámica ha quedado reducida a sólo dos horas y veinte minutos, de aquí en adelante "hay que pagar"): una gran parte del grupo se queda para visitar éste famoso teatro dedicado al "bell canto"; el resto "nos dispersamos" y marcharemos hacia la cercana catedral (visita que figura en el folleto y que no se cumple) para visitarla por nuestra cuenta y de paso visitar todo éste centro ciudadano que es peatonal y muy comercial; lo haremos así, pero al entrar en la catedral, noto el que hay que pagar para poder visitar la mayor parte de la misma y la que se encuentra "acotada" por grandes rejas interiores y sólo queda gratuito éste pequeño espacio que existe tras la entrada principal y donde igualmente se encuentra una gran tienda donde se pueden comprar infinidad de recuerdos; "religiosos", los que se venden con profusión en... "éste pequeño espacio de tan gran monumento gótico", en el que observo multitud de "clientes" (no sé cuántos serán creyentes).

            Salimos rápidamente y deambularemos por éste sector vienés; tomaremos "un café con milk", puesto que... "para visitar unos servicios de wc", hay que obligatoriamente realizar esto o aguantar, puesto que ésta ciudad que es grandemente turística (no olvidemos ello) no destaca por éstos imprescindibles servicios (pensemos en quienes tengan problemas en las vías urinarias)... servicios que debieran ser abundantes y públicos, al menos en ciertas zonas de aglomeración de visitantes; en "esto" estamos mucho mejor en España donde se presta el servicio gratuitamente; aquí hay que pagar incluso en los públicos... "ésta mañana y visitando un adefesio modernista denominado como "la casa de los colorines" y en un urinario cercano a la misma, costaba orinar simplemente, “medio euro”.

            Cansados de andar (hace calor) tomaremos asiento en una de las múltiples terrazas que existen instaladas por doquier y en ella tomaremos zumo de naranja natural, con el que aplacaremos la sed y al propio tiempo descansar sentados en una silla, que por cierto no es muy cómoda ya que "hay que ganar espacio y todo se tiene en cuenta al instalar éstas terrazas"; transcurridos unos treinta minutos la camarera que nos ha servido viene y con amplia sonrisa nos insta a pedir alguna cosa más, lo que en si es una indirecta para que consumamos más o nos marchemos dejando el asiento libre a otros que puedan necesitarlo; comprendemos y pagamos los dos zumos por los que nos cobran el módico precio de siete euros y continuamos nuestro paseo.

            A la hora prevista (una de la tarde) nos volvemos a reunir el grupo en el mismo lugar donde nos separamos (junto a la Opera) donde nos recoge el autocar y nos lleva directamente al hotel puesto que es la hora de la comida; realizadas ésta, descansaré puesto que no me apetece ir a la nueva visita facultativa que hay tras la comida y que es una más "para sacar dinero al incauto turista"[39].- A las 19,15 estamos reunidos de nuevo el grupo, puesto que iremos a la "última visita facultativa" y la que han combinado incluyendo "dos en una" al precio de 45 euros servicios; se trata de ir al "Kursalón" (salón de recreo) famoso palacio de la música y donde la nobleza y la más acaudalada burguesía venían a reunirse, bailar y oír música en el pasado siglo y principios de éste; después de ello iremos a un lugar típico a cenar.

            Llegaremos al "Kursalón" a las 19,45 (el concierto será de ocho a nueve: una hora exactamente); aún luce el sol sobre Viena: como hace un muy buen tiempo ya que la tarde se muestra con temperatura agradable, el concierto va a tener lugar en los jardines anexos al palacio (que son públicos) al pie de la escalinata que partiendo del mismo, desemboca en una explanada que servirá como pista de baile; frente a la citada escalinata, existe un templete en el que se instalará la orquesta; todo lo cual permitirá que alrededor de un millar de espectadores cómodamente sentados y otros muchos en pie y desde los citados jardines públicos... puedan seguir el concierto y el baile que en algunas de las interpretaciones orquestales, realizarán alumnas de una escuela de ballet y una pareja de profesores de la misma (hombre y mujer) los que nos van a deleitar con sus interpretaciones.         Durante sesenta minutos y con puntualidad alemana: nos deleitaremos con éste doble espectáculo, en el cual nos servirán dos copas de "cava austriaco" (al principio han entregado una espléndida rosa a cada una de las señoras) y nos resultará delicioso el tiempo aquí empleado y que nos resulta corto pese a ciertas "meteduras de pata de incultos en demasía"[40]; salimos muy satisfechos de éste ajardinado recinto y de inmediato marchamos en el autocar al lugar donde se celebrará la cena y al que llegaremos con cierta demora debido al tráfico y otros retrasos de salida.

            Cenaremos en "Grinzing" (lugar cercano y típico para turistas) una cena de las que allí ya son "tipo estándar" y la que será amenizada con música y cantos populares interpretados por el mismo personal de la casa[41] y el que nos sirve el popular vino de éste lugar, el que inexplicablemente, nos es servido en jarritas de las que se emplean para servir la cerveza y que están fabricadas con un cristal "basto", que desde luego... "sienta al vino como a un santo dos pistolas" (que brutos); en fin, el deterioro clásico de un turismo ya demasiado comercializado o "alambicado" al máximo; puedo asegurar que la anterior cena que aquí celebré en mi anterior visita, fue infinitamente mejor que ésta, por lo que si vuelvo a Viena... "aquí, desde luego no volveré más".

            Iniciaremos la cena pasadas las diez de la noche y una hora y media después y "casi con el postre aún en la boca", se nos dice "no sé qué" relativo al ayuntamiento local y sus normas municipales de cierre de locales, etc. y "todos a dormir": intuyo que la realidad es que "los guías (viene también la austriaca) tienen prisa y quieren acostarnos cuanto antes"; en fin y como decimos en España: "una de cal y otra de arena".

            Sin más no llevan a dormir para proseguir mañana un nuevo “y triste viaje”.

            Nuevo día turístico: Hoy "nos levantan a las siete" y a las 8,15 y bajo un sol espléndido subimos al autocar y emprendemos de nuevo viaje hacia Praga, que es donde mañana tomaremos el avión que nos retornará a España.

            El grupo y en mayoría, o al menos los que saben algo y piensan "solo un poco", van descontentos, puesto que si analizamos todo el tiempo que hemos perdido en realizar cientos de kilómetros absurdos, es lógico el sentir de los damnificados por éste "expolio" y para ello -reitero- cualquier curioso que consulte un mapa y analice viendo las distancias y el absurdo recorrido de Praga-Budapest-Viena-Praga, lo comprenderá perfectamente, puesto que nos alejamos de España perdiendo una jornada inútil y llena de molestias.- Lo lógico hubiese sido ir primero a Praga, después visitar Viena, posteriormente Bratislava, y luego tras la oportuna visita, regresar desde Budapest a Madrid; se nos alega que ello hubiese sido más costoso... ¿pero, para quién?: nosotros vamos a perder dos días absurdos de viaje (Praga-Budapest-Viena-Praga: reitero, y que nos suponen una importante cantidad de dinero perdido) puesto que el día de hoy igualmente será otro día perdido, ya que al llegar a Praga, cada cual se las tiene que arreglar como pueda supuesto el agente de viajes nos dejará... "libres".

            Tan notorio es el descontento "que flota en el ambiente", que el agente de viajes de Jaén (D. Fernando) y que en realidad es el responsable, ya en ruta y rodando el autocar, "coge el micrófono" y nos da una serie de razonamientos que en realidad no convencen a la inmensa mayoría del grupo, los que no obstante aceptamos los hechos "por consumados", si bien todo ello en realidad, quita las ganas para nuevas "aventuras" que pueden ser similares y manifiestamente algunos dicen, que no van a repetir en el futuro con "semejantes organizaciones".

            Lo ilógico es el error manifiesto del agente: puesto que una ruta turística de ésta envergadura y donde en sólo 9/10 días se pueden mover alrededor del equivalente a casi veinte millones de pesetas (120.000 euros) debe ser cuidadosamente visitada por quien la promueve y luego ha de responsabilizarse, ir "limando" muchos de los innecesarios inconvenientes y molestias, con lo que aparte de hacer más grato el viaje, "siembra para el futuro de su agencia" si es que de verdad piensa seguir en el negocio turístico (que lo es) y el que hay que cuidar con sumo esmero, puesto que no olvidemos que está considerado como: "un bien mundial". Pero insisto, los piratas y en este caso “con sotana”.

            Tras el discurso de "nuestro canónigo" cae el silencio y el viaje prosigue monótono y regular; yo me distraigo viendo el paisaje y observo lo bien comunicados que están todos los predios o fincas agrícolas, puesto que se observan infinidad de carriles e incluso carreteras (estrechas pero suficientes) asfaltadas, que serpentean bordeando todos los cultivos que apreciamos a simple vista; igualmente observo hasta en las más pequeñas aldeas, la existencia de contenedores para la recogida de basuras y los que al menos he visto de tres colores diferentes (unidos en batería); lo que me dice bien a las claras que aquí está en marcha el sistema de reciclaje de materiales y por tanto se cuida el medio ambiente: "no hemos cruzado o pasado por ningún vertedero de basuras en todos éstos días, en que hemos recorrido los cuatro países ya citados"...?.

            A las 14,30 llegaremos a Praga y dentro de ella al mismo hotel que dejamos al partir, llegamos muy cansados tras seis horas y quince minutos de un monótono viaje, en el que sólo hemos podido realizar una parada.

            A las tres estamos comiendo y a las cuatro hemos terminado; nos encontramos muy lejos del centro artístico, turístico, o cultural de ésta gran ciudad, puesto que nuestro hotel en realidad está "casi en el campo" y muy cercano al aeropuerto de Praga... en éstas circunstancias, ¿quién se aventura a ir, con la dificultad del idioma, entre otras muchas molestias?: "a los checos no los entiende ni Máximo el guía", según nos afirma él mismo, pero el que por otra parte dice, "que los checos y en proporción o equivalencia con cualquier otro país europeo, son un pueblo culto, pero muy introvertido; la mayoría posee título universitario y dominan al menos otro idioma, suelen ser empedernidos lectores de "todo". Yo he apreciado abundantemente la lectura de libros en parques públicos, cafés y terrazas, e incluso viajando en el metro de Praga.

            Dedicamos la tarde a descansar; una parte del grupo "será enredada y convencida por el pirata de Máximo" y los llevará (previo pago de un considerable importe) a visitar de noche y en dos viejos ("y típicos") tranvías, la ciudad, en lo que pomposamente denominará como "visita-fiesta nocturna con bebida incluida", pero que luego resultará una especie de... "un robo más y propio para incautos", ya que algunos y después del hecho confirmarán lo absurdo del mismo.

            Último día de esta odisea: A las seis y veinte minutos ya me encuentro paseando por los alrededores del hotel; ésta noche ha debido llover un poco y hace una deliciosa y fresca mañana, por lo que es muy agradable el estar paseando por aquí mientras aguardamos la hora del desayuno y posterior partida.

            Antes de las ocho ya nos encontramos en el área internacional del aeropuerto de Praga; efectuaremos los trámites necesarios e incluso nos dará tiempo para realizar alguna compra en las tiendas del aeropuerto y dejar aquí "las últimas coronas checas"[42].

            Puntualmente a la hora fijada (9,40) el avión de las líneas aéreas checas empieza a rodar "despegándose" de la estación de embarque y del "túnel" que a ésta le unía y a las 9,47; la nave despega y dejamos "el suelo de Chequia" volando rumbo a España, iniciando el vuelo a través de las nubes que cubren el cielo de ésta parte del centro de Europa; me ocurre lo de siempre, o sea; me invade un extraño y agradable relax, el que me hace sentir muy bien "suspendido en el aire de éstas alturas".

          Son las 10,07 cuando el avión termina por remontar los últimos jirones algodonosos de la capa de nubes que hemos atravesado y por tanto, llegamos a lo que debe ser "el techo de vuelo"; allí... se produce el maravilloso espectáculo siguiente: bajo nosotros una grandiosa "alfombra" de nubes muy blancas y que "se pierden" en la lejanía; arriba; un cielo inmenso, limpio, de un inenarrable color azul y donde luce el Sol con todo su esplendor... a lo lejos puedo ver un avión que vuela en sentido contrario al que nosotros llevamos y cuya "máquina", rompe de alguna manera, "todo lo natural que he visto y tratado de narrar".

            A las 10,15 y sorprendentemente, el servicio de azafatas empieza a servirnos una abundante comida, cosa inexplicable por lo intempestivo de la hora y por cuanto nada se nos ha advertido sobre ello (se supone que tampoco lo sabe nuestro agente de viajes) cosa que tampoco llegamos a comprender puesto que... ¿a ésta hora comen los checos la comida -se supone- del medio día?, puesto que la mencionada comida es "fuerte", ya que nos sirven un menú completo, que comprende un plato caliente, carne, vino o cerveza, postre e incluso café o té; es claro que la mayoría del pasaje no come apenas nada, puesto que nuestros estómagos están aún "ocupados" con el desayuno, por lo que la comida es retirada casi sin haberla "tocado" los sorprendidos comensales.[43]

            Tras dos horas y media (aproximadas) de vuelo, el avión empieza a bajar y "se posa" en el aeropuerto de Madrid-Barajas habiendo realizado un feliz vuelo; de inmediato se oye la voz del piloto que afirma que la temperatura en Madrid es de 26º; luce un sol espléndido y el que iremos sintiendo sobre nosotros y con todo su rigor a lo largo del día, mientras viajamos hacia el Sur.

            Y aquí termino el relato de un nuevo viaje en el que indudablemente he adquirido nuevas experiencias y podido relatar "cosas" que contar a cualquiera que alguna vez... "pudiera leer éstos relatos", los que al menos le pueden servir de entretenimiento, realizando viajes con la imaginación y que otros efectuaron con "su cuerpo y su alma".

            ¿Mereció la pena realizar éste viaje?... sinceramente y tras meditarlo ampliamente, considero que no… hubiese sido más inteligente el dejarlo para otra mejor oportunidad y que la suerte nos hubiese sido más propicia, puesto que tristemente se confirma que el turismo es ya un negocio decadente y simplemente para las masas de tontos e ignorantes que desgraciadamente lo nutren -aún- muy abundantemente; y si la tendencia sigue así, lo lógico es que vaya empeorando cada vez más... ¿-?.

            EL TURISMO (con mayúsculas) tal y como fue pensado por personas inteligentes, cultas y generosas, que lo han llegado a denominar como "BIEN MUNDIAL" (que debiera llegar a serlo) es uno más de los sueños irrealizados por esa masa de mal llamados o denominados, "homos sapiens-sapiens": "pues de sapiens nada o casi nada"; la sabiduría del hombre la embota “su panza y su bolsillo”... amén.

            Por fin en mi casa y donde encuentro a mi perro, puesto que mis hijas que lo han cuidado como siempre hacen cuando viajo, ya mediante el teléfono, lo llevaron con tiempo a casa para que yo no me molestase en ir a buscarlo. Igualmente me encuentro mi domicilio limpio y completo en todo lo necesario, incluso con víveres en la nevera para varios días... cuento con dos hijas que me cuidan muy bien en mi soledad y ello hay que reconocerlo, aunque en realidad corresponden a lo mucho que cuidamos a nuestros hijos hasta ponerlos en marcha en la sociedad y en los lugares que ocupan... esa es la fraternidad familiar y la gran importancia de la familia bien avenida.

            Dejado el equipaje y apaciguado al perro que quiere subirse encima de mí... me preparo algo frugal de cena, me aseo convenientemente y marcho a dormir y mientras leo algo del “libro de turno”... pienso de nuevo en el Número Trece, en el especial sanatorio, en los diálogos que mantenemos y me preparo para una nueva serie, lo que iniciaré pasados unos días... en la que será iniciada una nueva etapa de esos... “diálogos de locos y para locos” (“Diálogos con mi amigo, el loco”); de los que al final dejaré varias novelas sin publicar por cuanto no me las quieren publicar las editoriales a las que se las ofrecí… “cosas de la vida comercial actual y que sobre contenidos inteligentes dicen que no hay mercado”.

 

(1997)

Publicado el 30 de Agosto del 2017

 

 

ESPAÑOL – CATALÁN

DOS DÍAS EN CATALUÑA

 

            Lo primero que tengo que decir, es que en lo que respecta a mí, yo no he tenido problema con el idioma ‘español de todos los españoles’ (catalanes incluidos) puesto que he sido atendido correctamente y no he necesitado, perder ni un segundo, en que me aclaren una frase dicha en catalán y por lo que he apreciado, a simple vista de un turista observador, tampoco prolifera en gran manera el catalán, sobre todo en anuncios comerciales y de ofertas de compra o venta y en general, en todo cuanto se relaciona con el cliente comprador o comerciante vendedor. Ello quiere decir que por necesidades vitales, si en la propia Barcelona, se obra así, es por cuanto la inteligencia del catalán, le impulsa a no jugar ‘con las cosas de comer’ y por aquello, que yo lo encuentro positivo, de ‘la pela es la pela’; puesto que es claro que si Cataluña ha llegado al grado de desarrollo actual, es debido principalmente a su comercio e industria y el ahorro, que han sido las bases de todo lo demás. Y gracias al resto de España que le hemos comprado “todo lo que fabricaban y desde el cava a  los botones e hilo para coserlos”; por tanto su prosperidad les viene del RESTO DE ESPAÑA PRINCIPALMENTE.

           Por cuanto digo, no encuentro explicación para ese interés político, de aislar más que ampliar, puesto que aislar es (digan lo que digan y lo hagan como quieran) el limitar enseñanzas a un idioma reducido (muy reducido) en detrimento de otro, que reitero, es también propio de todos los catalanes españoles y que conjuntamente hablamos ya, más de cuatrocientos millones de ‘terrícolas’: y se encuentra en una expansión muy notable. Simplemente ello, obligará a cualquier catalán inteligente, a cuidar el español (reitero, el de todos) tanto como a su lengua vernácula o más aún si cabe y sin que por ello, tengan que renunciar a nada de ‘lo materno’ (ni mucho menos). Absurdo es lo que he oído o leído esos días por allí; puesto que parece ser que esos nefastos políticos catalanes, quieren fomentar el idioma inglés, mucho más que el español citado... y nó, no es que yo esté contra esa enseñanza del habla inglesa, la que obviamente es necesaria para relaciones internacionales, pero deduzco que la industria y el comercio catalán, dependen mucho más del resto de España y países de lengua hispana, que del resto del mundo y ello por causas muy fáciles de comprender, pues imaginemos... ¿Qué harían los catalanes si sólo el resto de España no les comprase absolutamente nada?... ¿Cuánta industria y comercio catalán, desaparecerían sólo con ello?. Pensemos en los otros ‘360 millones de hispano parlantes’ y donde entra incluso EE.UU por cuanto es la segunda lengua que se habla en ese inmenso país y la que junto con la población que la emplea, está creciendo de forma tan notable, que ya hasta los políticos tienen que aprender español... al menos el suficiente para convencerlos que los voten.

            Pero vallamos a los hechos observados en la propia Cataluña y los que por lo notables, reflejo a continuación y sintetizándolos al máximo.

            En esos días citados, uno era sábado y nos encontrábamos en el Monasterio de Montserrat; era mediada la mañana, hacía un buen día del final de la primavera y había afluencia multitudinaria. Observé que desde la última vez que allí estuve (hará tres lustros) aquello ha sido mejorado notablemente y los alrededores del monasterio, han sido acondicionados de forma y a la manera catalana, o sea, allí no se pierde ni un centímetro de terreno y se ha comercializado todo, de forma que causa admiración; así como la limpieza y cuido del entorno, que igualmente hay que destacar.

            Visitando el bellísimo templo monacal y donde es venerada tan notable representación de ‘las Vírgenes negras’ (la de Montserrat se ha descubierto recientemente que era pintada) observo que se va a celebrar un matrimonio y en dicha ceremonia habrá misa.    Respetuosamente me siento, para admirar todo cuanto pueda de dicho templo y observar tanto la misa, como la enorme cola de adoradores a la virgen, que ante mi pasan, puesto que la hornacina que contiene a la imagen, se encuentra muy alta y sobre el altar mayor. El espectáculo es diáfano y claro por demás y todo ello, crea un estado de paz y sosiego digno de ser resaltado, puesto que todo el mundo guarda respetuoso silencio.

            Empieza la misa y no doy crédito a lo que veo y oigo: el oficiante está empleando un claro, sonoro y muy bien pronunciado español de ‘todos los españoles’ y en el que se desarrolla toda la ceremonia nupcial así como la misa... recordemos que Montserrat, está considerado como el más importante centro de ‘lo catalán’ y allí se han ‘cocido cosas diferentes y mucho más importantes que el caldero, para el refectorio de los monjes’ (sin comentarios).

            ¿Qué ha ocurrido?... me pongo a pensar y buscar explicación a lo que en principio me parece inexplicable, por cuanto de vez en cuando nos dice ‘la prensa’. Recuerdo que antes de entrar al templo, en la explanada hay varios coches adornados de forma apropiada para transportar a novios, o nuevos contrayentes al matrimonio; los hay de varios tipos y van desde el normal o de serie, al lujoso ‘Daimler o Limusina’; por lo que deduzco que en ese lugar, se llevan varias horas, celebrando enlaces matrimoniales y es claro que allí, se piden y se dan, ‘o contratan’, misas y enlaces, tanto en catalán como en español de  la ‘RAE’, cosa por otra parte, tan normal que no necesitaría ni comentario, a no ser por lo que antes digo y que atribuyo a ‘los enanos de la política’, que son siempre los que más que arreglar, estropean la convivencia humana, en sus egoístas actuaciones en pro de lo personal, más que de otra cosa.

            Transcurre ese hecho y llega la hora de comer, la que tenemos contratada puesto que vamos doce personas y en grupo, marchamos al restaurante contratado y... ¡Oh sorpresa!; somos llevados a un enorme complejo, el que realizado en notable obra arquitectónica moderna, ‘cuelga’ de aquellas empinadas laderas en proporción y volumen, como el que significan cuatro plantas de altura (mejor bajura) dedicadas a la restauración y en las que se pueden dar, miles de servicios diarios; tanto en pie como sentados, puesto que uno de los comedores (nos lo confirmó un camarero) era suficiente para... ¡Seiscientas personas!.

            Hemos comido muy bien, bien atendidos y todo bien organizado; se nota ‘lo catalán’ en todo cuanto concierne a esa buena organización, digna de ser resaltada.

            Ya, ‘con el puro encendido’ y la satisfacción de un buen yantar y el reposo consiguiente... sigo pensando y pienso y digo o pregunto. ¿El monasterio es el propietario de todos estos contornos?: seguro, pues la propiedad les debe venir desde hace siglos. Entonces este enorme complejo (unido a los otros comerciales que ya existen) debe ser de la comunidad religiosa y es claro, que aquí si se celebra una boda, deberá ser con la condición (impuesta o ‘sugerida’) de que habrán de ser celebrados ambos actos (boda y banquete) en tan notable y especial lugar religioso y es claro, que si ello es así, las misas se dirán en Español de la “RAE”, catalán, vasco, gallego o puede que incluso ‘polaco’, pues qué duda cabe que en Cataluña, hay inmigrantes de medio mundo y dentro de ellos, de muchísimos países de religión cristiana católica... ‘y como la religión es una cosa y el negocio es el negocio’... pues aquí y como es natural, el catalán ha conseguido un grandioso negocio, que puede mover miles de millones de pesetas, cada año y globalmente.

            ¡La pela es la pela! Y ¡Visca Catalunya! (no sé si escribo correcto, pero es como suena).

            Veamos lo que presenciaron (me fue contado, por uno de los componentes del citado grupo turístico) en el viejo centro urbano de la Ciudad Condal, o sea, en el denominado ‘Barrio Gótico’ y concretamente en su catedral.

            Visitando el templo catedralicio, se observa la celebración de una misa; ésta si que lo es en catalán, pero igualmente en ‘los cepillos para limosnas’, si que existe junto a la apropiada frase pedigüeña en catalán, otra en correcto español y en la que se destaca, ‘la limosna para el culto’. Nada sorprendente, puesto que venimos de las obras de ‘La Sagrada Familia’ de Gaudí y allí, hemos sido ‘invitados’ por múltiples postulantes, a que colaboremos con nuestro donativo a tan gran obra y se nos ha pedido dinero, en ‘español de todos los españoles’...?

 

ESPAÑOL Y CATALÁN (y II)

VISITA AL TEMPLO DE GAUDÍ

(La Sagrada Familia)

 

            Sabido es que Antonio Gaudí y Cornet (Reus 1852 – Barcelona 1926) es el autor de tan grandiosa obra; pero es menos sabido que en 1903, cuando fue encargado de continuar (era otro proyecto cuyo autor desconozco) las obras del citado templo, cerró la cripta  con acertadas modificaciones[i] y saliéndose del primer proyecto, creó el suyo propio con el originalísimo y ya mundialmente famoso, estilo, y en el que creara diferentes construcciones, hoy cuidadas como monumentos a la arquitectura del siglo XX. Se dice que Gaudí era ferviente creyente cristiano católico y debido a ello, derrochó toda su inteligencia y fantasía en dedicar a Dios, una singular obra; lo que logró plenamente y aun cuando apenas pudo ver terminada una mínima parte de la misma, pues aun cuando murió accidentalmente (fue atropellado por un tranvía) pero cuando ello ocurre, era ya un anciano y naturalmente poco hubiese durado su vida, en la normalidad.

            Transcurre la mañana del diez de junio del 2001; visitamos en esa mañana (que es lluviosa) el citado y grandioso monumento, que se encuentra en avanzado estado de construcción. Entramos en el mismo por la primera fachada construida y ya famosa, por cuanto la enmarcan las dos, no menos famosas torres, que durante muchos años, lucieron solitarias sobre los tejados barceloneses. Lo primero que el observador minucioso, denota en dicha fachada, es la piedra ya envejecida y que ya tiene el color negruzco, de la piedra que empieza a envejecer en un monumento y en sus exteriores. En ella ya se aprecian a simple vista, el excremento de las muchas palomas que por allí pululan (puede que igualmente de gorriones y otras aves) en cantidad abundante; ello me recuerda lo tantas veces recordado y que pronunciara ante un monumento situado en el lejano Oriente,  el gran escritor español, Vicente Blasco Ibáñez... “El hombre construye para los cuervos, las plantas parásitas y los reptiles; únicos herederos en el tiempo, de la obra del hombre”[ii] (cito de memoria).

            Me separo del grupo y en solitario me dedico a ver y observar, la gran obra de aquel gran hombre hispano, nacido cerca de la que fuera ‘imperial Tarraco’, la que a su vez fuera capital de gran parte de la ‘Hispania’ romana, donde y como en el resto del romanizado imperio, se hablaba y escribía en un solo idioma ‘oficial’ y el que unía en aquella época a casi toda la Península Ibérica, amén del citado gran  imperio. Antes y a menor escala, igualmente aquellos pueblos y en gran medida, estuvieron ‘unidos’ por otra cultura compartida; la ibera ó íbera, que entre otras cosas, tuvo dos alfabetos perfectamente catalogados. Los arqueólogos actuales, no cesan de descubrir obras artísticas y arquitectónicas, que demuestran que aquellas mal denominadas tribus... no lo eran en absoluto. Luego vino lo del ‘español y catalán’, pero ello ocurriría muchos siglos después. Mientras rememoro todo ello y veo la gran obra, sonrío levemente y valoro el pasado, el presente y pienso con escepticismo en el incierto futuro que nos aguarda, si analizamos a fondo, todo cuanto está ocurriendo a nuestro alrededor.

            Sigo con lentitud, viendo y observando el estado actual de las citadas obras, diseñadas por ese gigante de la arquitectura moderna; al que considero más que catalán y español, ciudadano del mundo y por tanto, perteneciente a todos cuantos le admiraron, le admiramos y le admirarán en el futuro; sean españoles o chinos, canadienses o japoneses... argentinos o filipinos.

Denoto que con la lentitud de la marcha de esta obra, la misma va a buen ritmo (el costo debe ser enorme) y siguiendo; y al parecer muy escrupulosamente, las directrices del arquitecto y las que dejara detalladamente dibujadas y calculadas.

           En el exterior del templo hay abundancia de postulantes,  los que recaban el óbolo, la dádiva, o incluso la suscripción a una obligación de pago anual, para obtener fondos que permitan la continuidad de la obra, a la denominada ‘Junta Constructora de la Sagrada Familia’, que deduzco es la encargada de llevar las obras hasta el final de las mismas; curiosamente la entrada/folleto que se nos entrega, para la visita gratuita, viene al dorso de la misma, ya preparada para dicha obligación de pago anual: todo el texto (deduzco) viene en catalán, menos el nombre y dirección de la citada junta, el que viene en correcto español ‘de todos los españoles’[iii] ; o sea para que ‘no se pierda’ nada que pueda ser de valor monetario.

            A las peticiones (correctas y educadas) de ayuda, corresponde y contribuye, gran parte de los muchísimos visitantes y que somos de muchas nacionalidades y por tanto de idiomas diferentes; pero a todos (pienso) subyuga o atrae enormemente, esa ‘filigrana’ enorme, la que cual joya realizada en piedra, nos aplasta con sus dimensiones, espacios y proporciones indefinibles por lo amplio y variado de todo ello. Los catalanes, lo saben y aprovechan esa emoción, por aquello de que... ‘la bolsa suene’; y hacen, pero que muy bien.

            Observando esos espacios y proporciones, así como la especie de ‘babel’ de enormes andamiajes y todo tipo de utillaje apropiado, acompañado de los materiales ya dispuestos para su uso o colocación; observo que en ‘esas alturas’, vuelan en cantidad notable, otros pájaros. Son gorriones, los que con su habitual persistencia (han seguido al hombre a casi todos sus asentamientos modernos) buscan lugares apropiados y seguros, donde posarse, anidar y proliferar en la continuidad de su especie. En ese momento, mis recuerdos van hacia Marco Aurelio... “No olvides cuando veas una obra, por grande que esta sea, el que la misma ya está muriendo”(cito de memoria)[iv]: Triste pero real y ello es así, mal que nos pese... pero hay que seguir construyendo, para asombro de los siglos y los hombres, que terminada la vean.

            Continúo dando la vuelta a tan asombroso recinto interior (hay un itinerario marcado y separado de la obra)  que discurre por la nave central del que será futuro templo y al final del mismo, obligadamente has de pasar por una amplia estancia, que forma parte de la obra y en la que han sido instalados, grandes paneles y reproducciones, donde se pueden ver y leer, diferentes puntualizaciones de la obra y donde pueda paliarse el gran asombro del visitante: sobre todo el profano y el estupor que pueda sentir; por ello esos paneles son (o debieran ser) para que este se entere aún más, de lo que pudiera haberle pasado desapercibido. Increíblemente esos textos están sólo escritos en catalán; los catalanes que ha ideado esa exposición, seguro que han olvidado, que posiblemente Gaudí (así lo creo, pues el gigante (intelectual) no puede ser nunca enano) ideó esa obra para que fuera admirada por cualquier hombre o mujer, de cualquier idioma o nacionalidad... esperemos que ‘alguien’ repare en ese craso error, y ordene sean reproducidos los textos, en los principales idiomas del mundo... nadie va a pedir o pretender, que no sean encabezados por el catalán (respetable idioma), pero hoy, la mayoría de visitantes al monumento inacabado de Gaudí, seguro que no son catalanes y ni entienden ni hablan así, por ello es muy lamentable ese hecho ridículo de un solo idioma.

            Vuelvo a sonreír tenuemente, cuando abandono el lugar... y saliendo a la plaza donde se encuentra la citada fachada, la que vuelvo a admirar como ya hice en otras ocasiones... y al levantar la cabeza, me doy cuenta que me llueve en la cara... está lloviendo y ‘llueve para todos’; reitero, es el día diez de junio del año dos mil uno y yo, quizá ya no vuelva a ver desde aquí... esta gran obra... la que me atrae desde niño, puesto que mi padre y antes de que yo hubiese nacido, dejó una postal en casa, la que realizada ‘en colores’, muestra la belleza de esta fachada y sus dos torres... siempre me sentí atraído por ellas... han transcurrido desde aquella época, más de setenta años; cuento casi sesenta y tres, en la actualidad y ya empiezo a... ‘venir de vuelta de todo’..

 

 

Barcelona: 9 y 10 de Junio de 2001-06-15

 

(2001)

Publicado los días 31 de Agosto y 1 de Septiembre del 2017

 

*********************************
 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS 1993

TURISMO A FINALES DEL SIGLO XX

  Austria, Suiza, Italia, Francia, etc. (Noviembre 1993)

  

I

 

                           PRÓLOGO

 

     Estaba proyectado para la segunda quincena de septiembre, pero por dificultades (quizá económicas y debido a la crisis que ya asola a España) la agencia no vendía estos viajes, por ello se pospuso para octubre y después para noviembre; fecha no "ideal", para visitar estos países por nosotros, meridionales y que no estamos acostumbrados a esos fríos de "alta montaña"; por ello, estos viajes se suelen realizar ya avanzada la primavera o a primeros del otoño, antes que caigan las nieves.

     Pero se realizó el viaje, gracias a "las mujeres" (las intrépidas y valientes mujeres) puesto que fue una asociación de éstas (la de "amas de casa", de Jaén) la que nutrió más de veinte, de las treinta plazas que al final ocupamos el autocar que nos llevaría a tan largo "y frío" viaje; y al que nos unimos mi esposa y yo, por causas obvias, ya que "a duras penas se completó la cantidad mínima, para que el viaje fuese viable y a un precio razonable".- Carlos Avilés, de nuevo y con ese tesón que le caracteriza, es el agente que logra completar esta nueva expedición turística, que muchos "ya dimos por perdida y aplazada hasta el próximo año"... veamos cómo se desarrolló la misma, pero antes, es conveniente hacer una semblanza de hacia dónde nos dirigimos.

 

LOS ALPES: Hablar de esta cordillera europea, es hablar de una extensión aproximada de trescientos treinta mil kilómetros cuadrados (equivalente a casi dos tercios de la superficie que ocupa España) de montañas que cubren desde Francia a lo que antes era conocido como Yugoslavia; y desde Italia a Alemania, por tanto Alpes hay en bastantes países y son conocidos por diferentes "apellidos", aun cuando el nombre genérico sea el de "LOS ALPES", por ello omitiré esos nombres "parciales" ya que son numerosos y el curioso, puede verlos perfectamente explicados en cualquier buen diccionario enciclopédico, o en Internet.- No obstante sí que diré, que en esta enorme cordillera (la más importante de toda Europa) existen "unos cuatro mil lagos", sus cumbres ascienden desde las bajas estribaciones que llegan al Mar Mediterráneo, hasta los cuatro mil ochocientos diez metros, del pico más alto, el "Mont.Blanc"(entre Francia e Italia) y también en esta enorme cordillera, nacen los principales ríos europeos y muchísimos de sus afluentes (Rin, Ródano, Po) igualmente nacen grandes afluentes del río Danubio, por lo que en conjunto, toda esta extensión es algo así como, "un mar interior y de aguas purísimas y dulces", el que en forma de nieve, recoge enormes cantidades de ese agua, que luego va derramando generosamente y con ella fertilizando a "media Europa";  igualmente, sirviendo de vías de comunicación fluvial, en un entramado grandioso, que consigue una intercomunicación maravillosa, conectando el Mediterráneo con el Mar del Norte; y lo que influye enormemente, en la prosperidad de todos los países alpinos y no alpinos, por los que surcan sus aguas y canales navegables… o no navegables.

 *************************

     Pienso que con este boceto es suficiente para conocer "algo" del grandioso territorio al que nos dirigimos, nada menos que desde el Sur de Europa, por lo que vamos a recorrer en sólo doce días alrededor de siete mil kilómetros, subidos en un autocar; y a los que habrá que sumar, "los que andemos a pie", en los recorridos y visitas turísticas que pensamos realizar; por tanto, "toda una aventura", en esta expedición, en la que sólo iremos cinco hombres (en los que se incluye el conductor y el guía) y veintisiete mujeres; algunas de ellas "ya en la ancianidad"; pero que "salvo algún pequeño incidente", se van a portar a nivel de las más jóvenes, demostrándonos una capacidad y resistencia, que la verdad, nos van a asombrar a todos, ya que pensemos que vamos a recorrer..."España, Francia, Italia, Austria, Liechtenstein, Alemania, Suiza; de nuevo Francia y España".- Territorios de todos estos países, vamos a recorrer y ello comporta aparte del esfuerzo físico, las molestias de diferentes idiomas, cambios de moneda, comidas, etc. etc., de ahí mi admiración por "esas mujeres que nos acompañan" y que demuestran lo que yo ya dije hace tiempo; o sea..."que el sexo fuerte son ellas y no nosotros los hombres, como en el pasado nos autocatalogamos"; y el que lo dude, simplemente que analice las estadísticas de longevidad de cualquier país, "civilizado" o..."no civilizado".

     Emprendemos el viaje en la noche del domingo día catorce de noviembre de mil novecientos noventa y tres y partimos desde el lugar que ya se ha hecho habitual en mi ciudad, para la partida y llegada de estas expediciones turísticas; o sea, desde la denominada Plaza de "Las Batallas", en cuyo centro se encuentra un hermoso obelisco rodeado de jardines y dos fuentes y junto al que (en dos monumentales conjuntos escultóricos en bronce y una gigantesca estatua representando a “La Victoria” y que corona el obelisco) figuran representaciones de las dos famosas batallas ("Navas de Tolosa" y de "Bailén") que tuvieron lugar en estas tierras jiennenses, allá por 1212 la primera y 1808 la segunda... y las que insertas en la Historia mundial, no necesitan de mayores explicaciones (pienso) si bien conviene recordar que la primera fue decisiva para la posterior derrota del Islam en Europa; y la segunda, fue la primera que perdió el hasta entonces invicto "Napoleón". También en esta provincia, tuvo lugar otra batalla muy importante para el mundo de su tiempo, fue en las “Guerras Púnicas”, entre Romanos y Cartagineses; pero de esta no “ha lugar en este relato”; baste decir que el enfrentamiento fue, más de dos siglos antes de Cristo.

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS II

 

     La salida estaba prevista para las veintidós horas, si bien y como era de esperar, surge el incidente y al final lo podemos hacer veinticinco minutos después; una pasajera que se ha despistado y confundido el horario y hay que llamarla a su casa, luego se justifica y este es el incidente que nos hace perder un tiempo que luego recuperaremos en carretera y en el transcurso de la larga e incómoda noche de viaje, que nos espera a bordo del autocar que nos traslada, el que no obstante ser moderno y bien equipado; y con las "máximas comodidades de la actualidad", resulta incómodo por causas fáciles de comprender, ya que nuestra primera etapa será hasta nada menos que... "Aix en Provence", ciudad que se encuentra "a la altura" de Marsella y por tanto, ya bastante adentrada en el territorio francés; por ello esta primera etapa será de mil cuatrocientos kilómetros... aproximadamente, lo que ya es muy digno de tenerse en cuenta.

     Partimos (pues) con estas perspectivas de viaje bien asumidas y pese a ello, lo hacemos con ánimo e ilusiones, ya que por otra parte como nuestro vehículo va ocupado sólo en algo más de la mitad de su capacidad, iremos muy amplios y ello nos permitirá cierta movilidad, lo que es de agradecer en tan largos trayectos.- Este autocar es el mismo que el año pasado nos llevó hasta Bélgica y es igualmente conducido por "Paco" (ya hablé de todo ello en mi relato dedicado a aquel viaje) y al que auxilia en una primera etapa otro conductor, el que curiosamente también tiene de nombre el de "Paco" (Francisco) que es bastante corriente en España.- Este "Paco II" nos llevará hasta Tarragona, donde nos dejará, ocupando el volante nuestro "Paco I", y todo ello, obligado por el reglamento de circulación viaria para conductores de vehículos al servicio público, que limita la distancia y tiempo de conducción..."para evitar posibles accidentes, por agotamiento".

     Ya en carretera y para entretenernos y amenizarnos la larga noche, nos ponen una película titulada "El Expreso de Chicago", el que nos entretiene y distrae en estas dos primeras horas de viaje.

     Hemos tomado la carretera (luego autovía) que en dirección Norte lleva hasta Madrid, si bien nos desviamos a la altura de Manzanares, ya en la Meseta de "Castilla la Nueva"... pasaremos por Tomelloso, Villarrobledo, San Clemente, Motilla del Palancar... donde ya tomaremos la carretera Madrid-Valencia y donde ya entraremos en la red de autopistas europeas, que nos llevará a casi todos nuestros destinos ya descritos globalmente, al principio de este relato.

     La primera parada que realizamos es "en un lugar de La Mancha", situado entre Tomelloso y Villarrobledo; y esta se realiza a las 0,30 horas del lunes 15-11-1993.- En este lugar ("sin nombre") existe uno de tantos establecimientos de carretera, dotado de bar y restaurante, el que con servicio las "veinticuatro horas de cada día"... son como escalonados oasis, que prestan al viajero, el servicio que necesita en cualquier momento de esos largos viajes que hoy se realizan por carretera; servicio o atención que siempre se presta bien en España y a precios bastante razonables ("salvo excepciones que las hay").

     Al bajar del autocar, notamos que "ya hace bastante frío en La Mancha de Don Quijote", lo que nos obliga a abrigarnos y nos sirve de un principio de "aclimatación", en relación a los días que nos esperan.- Hemos bajado todos, unos a tomar café, otros para tomar algo de comer, casi todos a visitar "los servicios de WC"; y tras un tiempo de no más de treinta minutos, volvemos al autocar y continuamos viaje.

     Han transcurrido tres horas y ya nos encontramos dentro de la autopista que va de Valencia a Barcelona.- Nos detenemos de nuevo en el área de servicios de Sagunto, no todos bajan del vehículo, yo si lo hago, hace una noche estrellada y la temperatura es agradable puesto que estamos cerca del mar; al mirar al cielo veo "encima de mi" a la constelación siempre presente en nuestro hemisferio, o sea la que vulgarmente denominamos como "El Carro" (Osa Mayor) la que con sus siete estrellas visibles a simple vista, parece augurarnos un buen viaje.- Entramos en el bar y tomo un agua tónica puesto que llevo sed... tras veinte minutos reemprendemos viaje.

     Va transcurriendo la larga e incómoda noche, apenas puedo dormir, otros van igual que yo, pero algunos otros incluso roncan felices de ir durmiendo ("¡que felicidad!").

     Por fin amanece y veo una vez más ese maravilloso hecho cotidiano, "de paz y concordia"... cuál es la llegada de un nuevo día y al que tan poca importancia damos los mortales.- Se va animando "el pasaje" y los viajeros ya empiezan a hablar.- Algunas de estas amas de casa, se levantan de sus asientos y van hacia la parte trasera del autocar y allí cogen "algo" que nos ofrecen y que nos ocasiona grata sorpresa, puesto que solícitas, nos van ofreciendo una "copita" de anís dulce y "un mantecado"; es claro que el anís lo tomamos en vasitos de plástico, pero qué duda cabe que ese hecho amenizado con palabras amables y sonrisas, nos reconforta mucho en la larga vigilia que llevamos.- No será esta la única sorpresa, puesto que estas previsoras mujeres, llevan otras muchas cosas (mi esposa también aporta un buen refuerzo en forma de jamón, queso y frutos secos) y en su momento podremos tomar un aperitivo con buen vino (todo mientras el autocar sigue circulando) tapas variadas e incluso cerveza fresca y refrescos "enlatados", de los que el chófer lleva buena provisión y la nevera llena, la que irá reponiendo... y todo ello nos va a durar casi para todo el viaje..."es claro que luego pagaremos el gasto a escote", salvo las cervezas y refrescos, que iremos liquidando a Paco, a medida que las vamos retirando de la nevera o frigorífico, que lleva incorporado este moderno autocar; y en el que caben bastantes unidades de estas latas de aluminio.

     Dejamos al segundo chófer ("Paco II") en las afueras de Tarragona y en un determinado lugar, donde aguardará a otro autocar de la compañía y el que lo recogerá, posiblemente para igual servicio de "refuerzo".

     Hemos pasado -pues- por esta catalana ciudad, que en tiempos del Imperio Romano, fuese, "imperial ciudad de Tarraco", observando yo, hoy en "su cielo", la gran polución o "sucia nube", que se desprende de un enorme y cercano complejo industrial, que me parece es petroquímico y lo que visto al amanecer. Destaca fantasmagóricamente sobre la vieja e histórica urbe..."es el progreso" (dicen).

     Sobre las ocho de la mañana, nos detenemos en una nueva área de servicios de la autopista, en cuyas instalaciones desayunamos y donde reposamos un poquito, para coger nuevas fuerzas y continuar, puesto que ya estamos cerca de "la ciudad condal".

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS III

 

     A las nueve y diez minutos estamos entrando en Barcelona, aquí encontramos brumas e incluso nos caen algunas gotas de lluvia; un termómetro electrónico de grandes dimensiones y que veo instalado en un edificio cercano, marca la temperatura (doce grados centígrados) a lo lejos se ve el famoso "Tibidabo" y a cuyos pies se extiende la ciudad... Bellísima montaña de 532 metros de altitud, la que hoy afea, la horrible torre (moderna) de comunicaciones, recientemente instalada en una de sus laderas.

     Entramos por la denominada "Gran Vía de las Cortes Catalanas", pasamos por la Plaza de España, donde se encuentra la entrada a la Feria Internacional de Muestras y frente a la misma, una de las dos plazas de toros con que cuenta la ciudad.- La circulación no es muy densa, al menos en esta parte de Barcelona y pese a que hoy es lunes, lo que nos facilita la circulación puesto que tenemos que atravesar la ciudad.

     Como vamos bien de tiempo, nos detendremos treinta minutos y lo hacemos en la denominada "Plaza de la Universidad", donde se encuentra el viejo e inicial edificio de la misma y que data del siglo XV o XVI (según nos dice el guía) algunos viajeros bajan a comprar algo urgente en una cercana farmacia o a dar un pequeño paseo por los alrededores, yo no lo hago ya que sigue lloviznando y el día es desapacible, por tanto este tiempo lo dedico a tomar notas de "esta primera noche de viaje".

     Transcurrido este tiempo de descanso, se nos ofrece una visita "panorámica" de la ciudad (desde el autocar) y la realizamos, principalmente por las famosas "ramblas", el puerto y algunas de las calles adyacentes al barrio gótico, así como visita a la obra cumbre de Gaudí ("La Sagrada Familia").- Observo cerca del puerto y al pasar por las "atarazanas", cierta "abundancia" de vagabundos que en aquellos soportales, tienen instalada su residencia o lugar de pernocta; se ven aún acostados en improvisados lechos... nada nuevo, es "algo que también prolifera en la grande y rica ciudad desarrollada"... de cualquier lugar del mundo.... pobres diablos (pienso con sentimiento piadoso).

     Terminado este corto recorrido, continuamos viaje y enfilamos la autopista que nos llevará a la frontera francesa y concretamente a La Junquera, último núcleo español y puesto fronterizo con Francia; donde llegamos sobre las doce de la mañana.- Tenemos prevista la comida en este lugar, en el que abundan diferentes establecimientos de hostelería, comemos en el restaurante "Puerta de España", donde se nos sirve una buena comida española, de la que vamos a sentir nostalgia en días próximos, ya que comeremos "al gusto de otros países".

     Como vamos bien de tiempo, hemos descansado, tomado tranquilamente café y yo incluso puedo fumar tranquilo... "un buen trozo de mi habitual puro canario" (el resto lo fumaré en la trasera del autocar en el que jocosamente denomino "salón de fumadores".(En esa época aún no había llegado la prohibición de fumar aquí)

     El día nos ha mejorado a la salida de Barcelona (esta mañana) y nos ha lucido un sol espléndido, si bien la temperatura ya es bastante fría (hace viento) hemos visto las vertientes de los Pirineos, cuyas cumbres hemos apreciado totalmente nevadas y las que muestran una bella estampa enmarcada en un cielo azul limpísimo y propio de esta España nuestra, que pronto dejaremos atrás.

     Entramos en Francia sobre las tres de la tarde y nos acompaña el buen tiempo toda la tarde.- Vamos cruzando campos y extensas llanuras, todos bien cultivados y los que no describo por cuanto habría de repetirme en cuanto ya relaté en mi viaje del año pasado, en el que crucé Francia de Sur a Norte y en el que me sorprendió la inmensa riqueza agrícola de este país.

     Mientras va cayendo la tarde, vamos pasando por las cercanías de Perpiñán, Narbona, Béziers, Montpellier, Nimes, Arlés... ciudades por las que "cruzamos" a muy buena velocidad, ya que las muy bien cuidadas autopistas francesas, permiten ello y pese a la abundancia de vehículos, la circulación es bastante fluida. Por ello a las seis de la tarde (ya es noche en Francia) llegamos a nuestro destino, cual es... Aix en Provence (capital, que fuera, de la antigua Provenza y donde realizara la mayor parte de su (hoy) famosa obra, aquel "pobre pintor" que en vida se llamó Vicent van Gogh)... llegamos un poco después al hotel "Mascotte", que es donde tenemos reservadas habitación y cena; y donde tomamos nuestros aposentos con verdadera necesidad de aseo y reposo; y ello por causas fáciles de comprender... "hemos recorrido aproximadamente mil cuatrocientos kilómetros y hemos permanecido casi veinte horas de un viaje agotador".

     Hora y media después y como se nos ha propuesto "una visita nocturna a la ciudad" (nos encontramos en las afueras) subimos al autocar y nos encaminamos a visitar esta vieja y universitaria ciudad, ya famosa en el medievo... nos bajamos en el centro, hace un frío "polar", la ciudad se nos muestra casi desierta, a pesar de la temprana hora que es (al menos para nosotros) está poco iluminada y por todo ello esta visita, nos resulta poco atractiva y bastante desapacible, el comercio ya ha cerrado; algunos bares y restaurantes permanecen abiertos, si bien se aprecian poco frecuentados y por ello, la impresión que me llevo es de una ciudad solitaria, un poco abandonada en su limpieza otoñal (montones de hojas caídas del abundante arbolado lo atestiguan) triste en demasía; puede que sean las circunstancias climáticas y la verdad sea otra, pero "yo digo lo que vi", al recorrer sus viejas y antiguas calles, que son estrechas y mal pavimentadas y en las que abundan los obstáculos.

     Volvimos una hora después al autocar y llegamos ateridos de frío y deseando volver al hotel para reconfortarnos de esta gélida temperatura, que acentuó un frío vientecillo que, "cortaba como afilado cuchillo", el rostro y sobre todo la nariz y oídos.

     Cenamos aceptablemente bien y tomando un poco de vino  "corriente de la tierra", el que nos cobran "a precio francés" ("más del doble que en España") y después puedo reposar un poco en el hall del hotel donde me fumo mi segundo puro, aun cuando estoy deseando ir a la cama, pero mientras fumo... mantengo una agradable charla con Carlos (nuestro guía) todo lo cual me reconforta bastante de la vorágine de tan agitado día.

     Sobre las once de la noche "caigo rendido en la cama".

 

 

 

              VIAJE A PAÍSES ALPINOS IV

 

      Son las cinco y cuarenta y cinco minutos del día dieciséis, cuando me despierto y aun cuando hasta las seis treinta no tenemos la llamada, me levanto para tener tiempo suficiente para todo cuanto pretendo hacer, puesto que me apetece tomar un baño caliente y reposar el mismo con sosiego, e igualmente realizar todo cuanto requiere un aseo e higiene a fondo y luego ponerme a escribir tomando notas de todo cuanto me quedó pendiente de ayer.- Logro todo ello en base a ese viejo dicho popular..."el que madruga...".

     A las siete (hora prevista) estamos desayunando y treinta minutos después ya estamos en el autocar, con los pesados equipajes que portamos (molestia que casi a diario tendremos que soportar, ya que el mozo de equipajes ha desaparecido de la inmensa mayoría de hoteles del "mundo desarrollado").- Aunque estamos en noviembre, hace mucho frío, incluso ha escarchado abundantemente y esto es apreciable en los automóviles aparcados cerca de nuestro autocar, ya que los mismos se nos muestran, "prácticamente nevados".

     Emprendemos con optimismo la etapa de hoy, que finalizará en Milano (Milán) y por tanto ya en el norte de Italia, por lo que también hoy tenemos una considerable etapa; enfilamos la autopista que nos llevará a "la costa Azul"; y en principio, vamos atravesando por campos llanos y bastante "escarchados" y donde se cultiva la vid y otros tipos de frutales, amén del arbolado silvestre que se suele dar en este tipo de bosque mediterráneo, donde también aparece con cierta frecuencia, el olivo silvestre o ya cultivado en algunos predios que se cuidan... o que también aparecen abandonados.- Pronto cambia el paisaje y el terreno se muestra abrupto y bastante montañoso, puesto que entramos en las estribaciones de los "Alpes Ligures, Ligurios o de la Alta Provenza"; y los que se extienden hasta el Mar Mediterráneo.

     Para combatir el frío y "animar la mañana", las solícitas mujeres nos ofrecen una copita de "aguardiente" y un mantecado (dulce navideño y típico de España) y algunas galletas, todo lo cual nos reconforta y nos llena de optimismo. Por otra parte Carlos nos va dando una charla sobre hechos y lugares por los que atravesamos, lo que es de agradecer, pues en el viaje... "aprende aquel que quiere".

     Como el día es hoy, también soleado, apreciamos en la lejanía y en dirección a lo que debe ser ya Italia, algunas cumbres nevadas que "relucen a lo lejos, como inmensos espejos naturales"; el frío empaña los cristales del autocar, pero la temperatura se va a ir dulcificando a medida que "bajamos" a la tan famosa rivera marítima que comparten Francia e Italia (Costa Azul Y Riviera) donde nos va a lucir un sol primaveral, el que incluso nos llegará a molestar cuando lo recibimos de frente y a través de los amplios ventanales acristalados de nuestro vehículo.

     Vamos pasando por "famosas" zonas de veraneo o residenciales para todo el año, tales como, Saint-Tropez, Cannes, Niza, Monte Carlo, Menton y otros menos famosos.- A la altura de Monte Carlo, nos detenemos en un área de servicios que cuenta con un bonito mirador ajardinado que da al mar y desde donde, podemos apreciar este minúsculo principado, el que fuera regido o entregado, a "los Grimaldi" (familia de genoveses), los que lo mantuvieron y mantienen (hoy bastante mermado) en base a "servicios prestados" (incluso eclesiásticamente depende de la "mismísima Roma") a las potencias que consintieron -y consienten- este pequeño enclave en lugar tan privilegiado, lo que no impide que "aquí se viva prácticamente del cuento"... "Amén de lo que aportan ciertos escándalos, que protagoniza algún miembro de la familia principesca y hoy reinante", a los que se les da todo tipo de propaganda, para que ello revierta en la "fama", de este moderno paraíso de la "dulce vida", la que como es lógico se mantiene por el dinero que de fuera llega aquí. Puesto que en definitiva esto debe ser “un paraíso fiscal”.

     Al paso por la autopista vamos viendo, gran cantidad de villas, chalés, apartamentos, algunas lujosas mansiones o residencias de potentados, e igualmente abundan los puertos deportivos; todo lo cual confirma que esta debe ser "una costa de placer" y no al alcance de cualquier ciudadano, aun cuando este sea de la denominada "Europa desarrollada".

     Dejamos Francia y entramos en Italia a las 10,40 horas. Curiosamente la frontera franco-italiana, la encontramos "dentro de uno de los túneles", que tenemos que ir pasando y por el que "cruza" esa línea imaginaria que divide a los países.- Toda esta zona y hasta Génova, es abrupta por demás (los Alpes "bajan" sus grandes gibas hasta sumergirlas en el mar) y por tanto pasamos por innumerables viaductos y túneles de doble y triple carril, todo lo cual conforma una enorme y costosísima infraestructura viaria, por la que se circula a gran velocidad; obras que en su tiempo iniciara Benito Mussolini, quien al igual que su "homólogo" Hitler en Alemania, se preocuparon por que fuesen construidas, "buenas vías de comunicación" (hay quien dice, que era pensando ya en las invasiones que pensaban realizar...?) de las que indudablemente se aprovecharon, "quienes les sobrevivieron", e incluso nosotros que hoy cruzamos con gran comodidad, debiendo aclarar que la obra actual no es aquella realizada por orden del "dictador italiano", sino que se debe en gran medida a la ayuda norteamericana, prestada a los aliados europeos, tras las II Guerra Mundial ("Plan Marshall") y qué duda cabe que también, "a la laboriosidad del sufrido pueblo italiano", puesto que visto cómo han actuado los múltiples gobiernos de este país, en los últimos cincuenta años..."mejor no hablar de ello, a tenor con la corrupción enorme y actual que están padeciendo".

     Ya en Italia, continuamos recorriendo y viendo, "a vista de pájaro", esta bella costa de placer, puesto que es una continuidad de la francesa ya comentada, así; pasamos por los alrededores de Sanremo y otros lugares de menor importancia, por su mucha menor población.

     Como nos sigue haciendo un espléndido día "primaveral", ello nos permite un viaje placentero al haber dejado “los fríos” tras nosotros; y pese al tipo de "turismo rápido" que estamos realizando.

     Aquí en esta parte de la Riviera italiana, son abundantísimos los cultivos en invernaderos (de los que se aprecian grandes cantidades en los estrechos valles que vamos atravesando) puesto que si ya hemos notado ello en Francia, aquí se multiplican enormemente y se deduce de ello, la gran riqueza que estos cultivos aportarán a las economías de toda esta zona, donde prácticamente no se deja libre "ni un palmo de terreno".

     No llegamos a entrar en la ciudad de Génova, si bien en una de las panorámicas que nos ofrece esta accidentada costa, llegamos a ver el puerto de la ciudad, e incluso algún gran barco de carga anclado en la rada y fuera del puerto.

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  V

 

 

     Hemos -por tanto- derivado en la dirección y tomamos ya la de Milán, para lo que vamos subiendo cotas de nivel con toda facilidad y gracias a la ya mentada red viaria, hasta llegar a esa gran llanura italiana, la que enormemente rica en agricultura y ganadería, cubre casi todo el extenso norte de la península.- Norte italiano, igualmente rico en industria y en historia, cuyos hechos jalonan grandes eventos de la Historia de Europa y por tanto, del mundo; baste recordar las batallas de "Pavía", dirimida entre "nuestro" Carlos I y V de Alemania (apenas vivió en España, como emperador) y Francisco I de Francia; y la posterior batalla "de Marengo", donde era Francia "al mando de Napoleón", la que derrotaba al imperio austriaco... Amén de otros muchos hechos históricos, de mayor o menor importancia, acaecidos sobre estas tierras que atravesaremos hoy; las que codiciadas siempre por su riqueza y estrategia, fueron muchas veces cruento campo de batalla, donde se masacraron los hombres al mando de, "los ambiciosos de todos los siglos".

     Atravesamos el caudaloso río Po, el que atravesando todo este territorio del norte italiano, riega el Piamonte y Lombardía yendo a desembocar en el mar Adriático, tras 675 km. de curso. Como el día sigue claro y el cielo sigue de un color azul "limpísimo" y el sol brilla en toda su plenitud, se domina un amplísimo horizonte, por lo que fácilmente diviso en la lejanía las cumbres nevadas de los Alpes. Sin poder fijar "que Alpes pueden ser" (Carlos indica que son los "Dolomitas")... en el exterior hace una temperatura de trece grados centígrados, al menos esta temperatura marca un gigantesco termómetro electrónico, el que veo instalado en una gran industria, de las muchas que hay instaladas en esta enorme campiña, la que en parte, "cede sus ubérrimas tierras a la moderna factoría industrial".

     Sobre el medio día, nos detenemos a comer en una de las áreas de servicios de esta autopista, donde comemos frugalmente "comida de circunstancias", efectuando ello de pie y disfrutando de ese pleno sol que nos alumbra y calienta, de forma inusual en esta llanura, que, por la influencia de las cordilleras alpinas, debe ser enormemente fría en esta época en que ya nos encontramos, pero hoy no lo es así, puesto que (repito)... "nos hace un día primaveral". Tomo con "filosofía" esta comida "de campaña" y después enciendo mi primer puro, el que en parte lo fumo con sumo gusto y a pleno sol... y el resto del mismo lo fumo en el ya mentado "salón del fumador" y donde me acompañan varias "fumadoras"... dentro del autocar ya en marcha y en la última etapa hacia "Milano", capital de Lombardía.

     Cuando entramos en Milán son las tres de la tarde, "hora europea" y digo ello, por cuanto ya y afortunadamente, los actuales doce países de la "CEE" (Comunidad de Estados Europeos) ó "U.E. (Unión Europea) han unificado el horario, debido a la gran ventaja que ello significa para el intercambio comercial y de negocios que hoy existe. También en la ciudad observo que la temperatura es la misma y que antes referí (13 º).

     De inmediato nos dirigimos al centro ciudadano, donde nos deja el autocar para realizar a pie la visita turística que hay prevista y la que será breve.

     Hemos bajado en una plaza muy cercana al "Duomo" o Catedral, obra maestra del gótico florido italiano y la que encontramos a pleno sol y "como nueva"; ya que la han restaurado totalmente en su exterior; y por tanto, la "negrura" que mantenía la piedra desde siglos, ha desaparecido; por tanto luce su belleza en total plenitud y la que yo no sería capaz de describir, puesto que se trata de "una monstruosa maravilla", que asombra a cualquiera que piense y medite en esta asombrosa realización y recuerde, "en la época en que la misma se hizo". En su interior igualmente han restaurado gran parte de las enormes vidrieras, por lo que podemos admirar la luminosidad de las mismas, e igualmente asombrarnos una vez más de la ostentación y riqueza, de lo que al fin y al cabo es (no sé si lo representa)... "un templo más de una religión que se preconizó como humilde y pobre...?".

     Cae la tarde (empieza a bajar sensiblemente la temperatura) cuando visitamos la fortaleza y palacio de "los Sforza", señores "de horca y cuchillo"; y los que ejercieran el poder absoluto que indica la frase, en los tiempos en que se edificara esta enorme defensa, construida para resguardar en ella, ese poder de la fuerza, que dominaba este gran ducado medieval y renacentista.- Lo primero que me sorprende de esta mole, es que fue construida de ladrillo y pese a la gran altura y envergadura de la misma, lo que dice bien a las claras, la dureza "vidriada" de estos ladrillos, que aguantaron no solo el enorme peso que soportan entre sí, sino, los "mil asaltos y combates", que debieron soportar a lo largo del tiempo, amén de los siglos que han transcurrido desde que fuera construida; sin que estos ladrillos muestren, desgaste casi perceptible, puesto que adquirieron más dureza que la piedra. Existen igualmente enormes rejas, durísimos pavimentos, grandes fosos y en conjunto, es algo que en su tiempo debió considerarse como inexpugnable; y es curioso... "resulta todo el conjunto, de una belleza extraña", pues qué duda cabe que, se conjuntó lo fuerte con lo bello y aquellos señores, no regatearon gasto en obra muerta ni en la artística, que hoy se aprecia desde fuera.

     Desafortunadamente no pudimos entrar en sus dependencias, salvo en los enormes patios y recintos interiores, de los que salimos cuando ya se ponía el sol y caía la tarde, regresando andando hacia la plaza del Duomo, desde la que vinimos de igual forma, puesto que de la catedral a esta fortaleza, se llega en un agradable paseo, encontrándose la misma en lugar céntrico de esta populosa y dinámica ciudad industrial.

     Posteriormente se nos da tiempo libre y lo dedicamos a visitar el centro ciudadano y en especial las famosas, "Galerías de Víctor Manuel II", las que aún dedicadas al comercio, son un monumento digno de su tiempo y del cometido al que fueron dedicadas; lo que dista una enormidad de la "funcionalidad" que hoy impera, incluso en los denominados "grandes comercios".

     No pudimos ver ni el famoso teatro de la Scala, ni tantos otros monumentos o lugares dignos de ser visitados, en esta famosa, histórica y hoy eminentemente ciudad industrial y comercial, cuya población actual ronda o pasa de los dos millones de habitantes.

     Pese a que es de noche y ha bajado bastante la temperatura, en las calles proliferan los puestos en que asan y venden castañas... hay gran animación ciudadana y abundan las cafeterías, comercios, e incluso, las heladerías tienen abundante clientela; por ello mi esposa y yo, hemos tomado primero un café y luego más tarde y en otro establecimiento, un rico helado italiano; ya que los italianos son, "los reyes del helado y de las técnicas de la refrigeración o del hielo artificial"; y por ello, es imperdonable no tomar helado en cualquier lugar de Italia.

     Volvemos al autocar y marchamos en dirección al hotel que tenemos reservado y el que se encuentra en uno de los barrios periféricos de Milán; se trata del "Hotel Sporting", el que resulta ser un establecimiento moderno, acogedor y bastante confortable. Cargados con nuestros equipajes, "tomamos posesión de nuestros aposentos", reposamos un poco y luego cenamos "a la italiana", (pastas y poco más) y después y tras una corta sobremesa; en mayoría nos retiramos a dormir, puesto que casi nadie tiene ganas de salir, máxime por cuanto estamos bastante retirados del centro de la ciudad y por otra parte, mañana habremos de continuar madrugando y aunque hoy el cansancio es menor que el de ayer, pero hay que prevenirse.

     A las once treinta ya estoy en el dormitorio y antes de dormirme, puedo continuar con mi costumbre de leer un poco, lo que me relaja siempre y me ayuda a "llamar al sueño".

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  VI

 

 

     Empezamos "a vivir" el miércoles diecisiete de noviembre, a las seis treinta de la mañana, que es cuando suena el teléfono como despertador "programado" electrónicamente desde la recepción del hotel, por tanto "ya tampoco existe el saludo matinal del empleado de turno, que te despierta y dice la hora", este cometido lo realiza un "moderno cerebro electrónico, el que incluso produce una peculiar música".- Me levanto cansado (muy cansado) suele ocurrirme ello algunas veces y pese a que como antes indiqué, anoche me acosté bastante relajado; esto no me preocupa, puesto que sé por experiencia, que este cansancio nocturno desaparecerá rápidamente y tan pronto inicie la actividad cotidiana... así ocurre.

     Una vez hemos tomado el desayuno, volvemos a acarrear "nuestras pertenencias" y subimos al autocar, el que se encuentra aparcado bastante cerca; y a las siete treinta emprendemos el viaje que nos corresponde hoy.- Nuestra meta será Venecia, tras una corta parada en la ciudad de Padova (Padua), por tanto seguiremos rodando por esta extensa y rica Lombardía, la que cubre nada menos que... nueve provincias del norte italiano, omito describir esta llanura por cuanto ya antes dediqué a la misma "unas pinceladas", las que se confirman por cuanto estoy viendo, puesto que el día sigue siendo como el de ayer y luce el Sol, prácticamente como si estuviésemos en el Sur de España.

     Como la red viaria sigue siendo la ya descrita, el viaje se acelera y puesto que hoy la etapa es mucho más corta, llegaremos con tiempo suficiente para realizar todo lo previsto, si bien nos va a surgir un contratiempo inesperado y que pudo tener consecuencias graves, veamos el porqué de ello.

     Nos encontramos ya en la región del "Véneto".- Cerca ya de Padua, sufrimos un accidente y no precisamente de los "normales en carretera".- En un preciso momento oímos un golpe en uno de los ventanales de la parte derecha del autocar, algo "ha impactado violentamente sobre el cristal del mismo y lo ha desmenuzado", si bien los trocitos del vidrio, al ser de seguridad no se desprenden y permanecen unidos precariamente.- Alarmados todos (más aún el guía y el conductor) es detenido y aparcado el vehículo y se comprueba este hecho, que por el lugar en que se ha producido (la parte que da a los campos) deducimos no es fortuito, si no "la posible actuación de un gamberro" (no queremos pensar en que pueda ser un tiro de carabina de aire comprimido o similar..."o quién sabe si de arma de fuego") el que ha podido provocar, algo irreparable y como ya ha ocurrido más de una vez, "en las carreteras del mundo civilizado".

     No podemos sacar conclusiones exactas, por cuanto el fragor de la enorme circulación viaria, existente en el momento del accidente, ha amortiguado el golpe recibido y por ello nos limitamos a conjeturar y dar gracias a Dios, porque en el ventanal que ha recibido este impacto, no viajaba nadie en ese momento; por tanto continuamos viaje, si bien preocupados por lo que ello nos pueda entorpecer el viaje, puesto que es lógico que no vamos a encontrar repuesto de este cristal en "cualquier lugar" y aun encontrándolo, desconocemos el tiempo que llevaría esta colocación.- Con estas incertidumbres continuamos viaje.

     Son las diez treinta, cuando estamos entrando en la ciudad de Padua y nos encaminamos directamente a las cercanías de la basílica del "Santo Antonio" (curiosamente su nombre "de pila" fue el de Fernando, el que le impusieran en Lisboa, ciudad en la que nació.- El de Antonio lo tomó al profesar como fraile).

     Llegados al citado lugar y mientras nosotros (los del grupo) vamos a visitar "estos santos lugares", Carlos y Paco (guía y chófer) marchan con el autocar, para ver la forma de reparar esta avería, "de la forma que sea", para que ello no nos entorpezca el viaje. No lo podrán reparar reponiendo el cristal, pero surgirá "la improvisación del ingenio español" y podremos seguir viaje... posteriormente detallaré "el cómo y el cuándo".

     Nos disgregamos "los turistas" y cada cual marcha por su cuenta.- Mi esposa y yo lo hacemos primero en dirección al claustro contiguo a la basílica, principalmente tratando de encontrar unos servicios públicos (que afortunadamente existen allí) y teléfono público, puesto que queremos efectuar una llamada a la familia (lo que también lograremos).

     El claustro es hermoso en su sobriedad, destacando el jardín central, por cuanto en éste, se yergue un corpulento, frondoso y hermosísimo magnolio (estimo que es centenario) el que transmite "algo especial, a aquel silencioso lugar" y es por ello, por lo que... quizá, cuando más adelante me acuerde de Padua, lo primero que me venga a la memoria sea este magnolio y su apacible entorno, todo lo cual -repito- me causó gran impresión.

     Posteriormente pasamos a visitar la basílica, donde se encuentra el sepulcro del santo, el que se encuentra muy concurrido de personas que tocan con sus manos el mismo, buscando con ello el que San Antonio, "les libre de algunas lágrimas de este valle"... "dichosos aquellos que creen y confían... yo la verdad, visto, vivido y padecido el valle... soy bastante escéptico y aun cuando sea profundamente creyente, pero mis creencias distan bastante de las que representan, sepulcros, ídolos y templos... espero que Dios me comprenda y ampare".

     Este templo-basílica está tan sobrecargado de obras de arte y lujos, que es un auténtico museo de arte religioso, lo que no creo guarde mucha relación con "el titular del mismo", el que humilde fraile franciscano y discípulo del gran San Francisco, no comprendería el sobrecargado lujo de su tumba; y menos, del entorno de la misma, tan cargado de "cosas" que poca relación guardan con lo predicado en aquel hermosísimo discurso para todos los tiempos y el que conocemos como..."Sermón del Monte"... amén.

     Salimos del templo y recorremos el entorno haciendo hora y esperando la que nos han dado para recogernos con el autocar.- Observo, como antes lo he notado en las dos ciudades visitadas ya (Aix y Milán) el que abundan los africanos, los que deambulan sin ocupación aparente o bien hacen de vendedores ambulantes, lo que me confirma el que..."África se está trasladando a Europa". También observo aquí algunos mendigos de raza blanca y que considero "profesionales de la mendicidad", su lastimero plañir no es italiano, por tanto... ¿de dónde procederán... europeos del arruinado Este de Europa, portugueses, gitanos de Dios sabe dónde...?, no lo sé..."lamentables estas estampas, que por cuanto se ve y se lee, van en aumento y ello no hace halagüeño el porvenir más o menos inmediato, puesto que la miseria es una enfermedad bastante contagiosa"...?

     Nos dijeron Carlos y Paco, que tratarían de volver en una hora, que es el tiempo que nos dieron para estas visitas, pero pasa casi hora y media cuando afortunadamente vemos aparecer el autocar, puesto que ya temíamos lo peor, y no; como antes dije, es "el ingenio español", el que soluciona la avería, puesto que en los talleres no hay solución rápida.- El autocar ha sido reparado de forma provisional, por Carlos y Paco, los que han adquirido un plástico transparente, el que colocado a doble capa y sujeto por cinta adhesiva en las dos partes (exterior e interior) cierra bastante bien el ventanal; y así continuaremos el viaje, sin molestias aunque ello parezca inverosímil, pero de esta guisa, vamos a recorrer casi cinco mil kilómetros y llegaremos felizmente a nuestro punto de partida. Felicitación sincera a estos dos hombres, que indudablemente se preocuparon lo indecible y supieron resolver todo de la mejor manera, pero eficazmente.

     Reemprendemos viaje a las 11,50 y nos dirigimos a la ya cercana Venecia y a la que llegamos cuarenta y cinco minutos después; y afortunadamente a pleno sol, lo que nos permite ver en toda su amplitud, aquella famosa laguna, la que nutrida por el mar Adriático, y en la que abundan las islas o islotes, fueron en estas pequeñas porciones de tierra firme, comunicadas por puentes y canales, donde fue edificada esta original ciudad, que llegó a ser poderoso estado financiero, comercial y militar, en forma de "serenísima república", la que en su época de esplendor, nutrió grandemente la historia de nuestra civilización occidental.

     Hoy y a pesar de que la estampa la vemos en "su gran colorido natural", pero esta se afea, por las enormes instalaciones de una industria petroquímica, que también parece "emerger del mar o la laguna" y la que ocupa un buen espacio de este horizonte de hoy, el que ocupa en un primer plano... "son cosas del progreso y del comercio de hoy", ya que Venecia sigue siendo comercial e industrial en todo cuanto puede.

     Bajamos del autocar cerca del embarcadero y al hacerlo, notamos que corre un desagradable viento frío y húmedo, lo que no me sorprende, puesto que prácticamente estamos ya dentro del mar.- Cargamos con nuestros equipajes el buen trecho que nos separa de donde partiremos para la cercana ciudad y allí tomamos un "pequeño barco de servicio discrecional de pasajeros", que para nuestro exclusivo uso ha alquilado Carlos; y sin más dilación, nos dirigimos a un lugar cercano al Hotel Continental, que será nuestra residencia en Venecia.

     Tras una navegación de aproximadamente quince minutos, desembarcamos en un lugar de la parte izquierda (según entramos en el mismo) del "Gran Canal veneciano", el que como sabemos es la principal "vía", de esta original ciudad marítima.- Curiosamente lo hacemos frente a la terminal de los ferrocarriles italianos, los que llegan a Venecia, mediante grandes obras de ingeniería que atraviesan gran parte de esta laguna.- Cargamos de nuevo con nuestros equipajes y pertenencias y nos encaminamos hacia el citado hotel, el que dista unos doscientos metros, lo que nos ocasiona bastantes  molestias al transitar por estas estrechas y concurridas calles y por cuanto vamos cortos de tiempo, debido al retraso que llevamos y porque hemos de ir a comer a un restaurante, donde ya tenemos prevista y pagada la comida y el que también se encuentra a cierta distancia del hotel, temiendo que debido  "al horario europeo", nos pudiéramos quedar "en la calle"; y ello crearía problema a Carlos, el que en definitiva, es quién, "nos tiene que dar de comer, puesto que tiene cobrada esta comida".

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  VII

 

 

     Acabamos de llegar a Venecia y…

     Ya en el "Continental", hacemos las diligencias de entrada, las que resultan bastante engorrosas, subimos los equipajes a las habitaciones, realizando un rapidísimo aseo y bajamos al hall del hotel, donde nos reunimos para marchar en grupo.- Como era de esperar "algunas se retrasan" y tenemos que esperar unos minutos en la planta baja de éste restaurado "palacio veneciano", puesto que el hotel, es eso, un viejo edificio restaurado, el que tiene cierta belleza y el que llega hasta el "gran canal", donde luce su mejor fachada.- Es por tanto un atractivo grande para nosotros, el ocupar "estas viejas piedras", en las que se ha cuidado mucho su restauración y mobiliario y se han conseguido unas habitaciones muy confortables y en las que se mantiene ese ambiente de pasados siglos, junto a las comodidades del presente.- Estaremos muy confortables en este hotel y el mismo es recomendable para venir aquí con bastantes menos prisas y disfrutar de estos ambientes, al menos una semana, viendo la ciudad con esa tranquilidad que requiere la monumentalidad e historia de la misma; cosa que indudablemente no haremos hoy, como tampoco lo pudimos hacer, ya hace años cuando vinimos mi esposa y yo, acompañados de nuestros tres hijos, estando en Venecia un día y no completo, puesto que aquella vez pernoctamos en la cercana Mestre..."en fin el turismo moderno".

     Por fin nos encaminamos a este "perdido restaurante y cuyo nombre ni recuerdo", el que nuestro guía tarda en encontrar dentro del dédalo de callejones estrechísimos de esta parte de Venecia.- Se trata de un modestísimo establecimiento en el que comemos un primer plato de pasta, un segundo de pescado y un helado de postre, todo ello de calidad aceptable y deduzco que de un bajo precio; hemos comido mal y sin apenas sosiego, "nos llevan a la Plaza de San Marcos, la que se encuentra relativamente cercana. De allí vuelve la mayoría del grupo al embarcadero de uno de los cercanos canales, para disfrutar el ya pagado "paseo en góndola".- Mi esposa y yo no participamos en ello puesto que no nos atrae; y decidimos (pese a que la temperatura no acompaña esta tarde) sentarnos en la terraza del "Caffé Lavena", el que está situado en la famosa plaza de San Marcos y desde donde disfrutaremos de la contemplación de todo este conjunto monumental y arquitectónico y el que no es necesario describir, por lo famoso del mismo, ya que... ¿quién ha estado en Venecia y no ha permanecido un gran espacio de tiempo en este lugar y sus alrededores?. Disfrutamos también del sol que nos acompaña, el que aún debilitado invita a tomarlo sentados; igualmente nos acompaña la música del ya clásico piano de este famoso café, el que está instalado junto a los soportales  porticados, de esta plaza.

     En este marco maravilloso, disfrutamos de un "café-café italiano", de buenísima calidad, magníficamente servido y cobrado a un precio bastante alto y a tenor con, "el marco que disfruta el turista que aquí se atreve a sentarse y pedir una consumición". Lo damos por bien empleado, pues hoy "ya estamos hartos de correr" y aun cuando, "el asiento vale muy caro en Venecia", pero merece la pena pagar por todo ello.

     Yo (es claro) enciendo un "hermoso cigarro puro" y mientras lo fumo, me dispongo a disfrutar de esta paz y armonía, que me proporciona el conjunto de todo cuanto contiene esta plaza y donde... ¡oh maravilla... no existen los automóviles!. Mi esposa una vez tomado el café, decide irse de compras, puesto que ello le atrae mucho más que el permanecer aquí estáticamente, "aguantando cierto relente que ya se va dejando sentir, gracias a la gran humedad reinante en esta isla, cortada por cien canales o ríos" (a estas calles acuáticas les denominan los venecianos "río"). A pesar de ello abunda el turismo, destacando varios grupos de japoneses, los que iremos viendo a lo largo de la ruta que llevamos, ya que en gran parte del recorrido coincidiremos con ellos, incluso en los mismos hoteles de Austria.

     Suenan las cuatro de la tarde en el "altísimo campanile" y el que frente a mi está. Giro la vista y me recreo en la contemplación de la bellísima fachada de la Catedral, o Basílica de San Marcos y de la no menos bella, del palacio de los "Dux", las que ilumina el sol con sus rayos ya decadentes y casi horizontales a esta hora de la tarde, lo que transmite unos dorados preciosos, que sobre todo al reflejarse en los fastuosos "nichos" dorados de los arcos, que hay sobre las puertas y de los más altos de las terrazas de la basílica, estos... despiden unas "llamaradas", que me resultan imposibles de describir. Quedo maravillado al disfrutar de este espectáculo no previsto y me mantengo largo tiempo, recorriendo con mi vista todos los detalles que puedo apreciar de estas dos maravillas arquitectónicas, hasta que el sol y al llegar la línea de sombra que lentamente va ascendiendo desde el suelo, a la mitad de las fachadas de las mismas... "desaparece inexplicablemente para mí y posiblemente porque ya ha cruzado la línea del horizonte y la que debe delimitarse en el agua del mar o la laguna"... desapareciendo de inmediato, "esas llamaradas" y luciendo entonces, con serenidad y plenitud, la luminosidad propia de esas obras murales de maravillosos mosaicos dorados y que allí se encuentran desde hace varios siglos", sin que el tiempo haya mermado apenas nada, el maravilloso colorido que presentan, las diferentes estampas religiosas que allí se representan.

     Ha transcurrido el tiempo sin yo darme cuenta ni notar el frío y reparo en ello, puesto que suena de nuevo la campana que marca las cuatro y media de la tarde, en el altísimo edificio ya descrito, el que construido en ladrillo parece algo así, como... "el vigía de la gloria de la ciudad" ("el campanile")... He debido de fumarme más de medio puro y la ceniza me ha caído encima sin yo reparar en ello... "sonrío, sigo fumando y me sacudo la ceniza", pensando que "he estado absorto, nada menos que treinta minutos, en esta ya helada y húmeda plaza"; y es entonces cuando reparo... en el frío que hace (tengo las piernas heladas) y por ello me levanto y me muevo un poco para reaccionar, llamando la atención al camarero para pagarle la consumición; "el pianista debe haberse marchado hace rato y yo ni he reparado en ello". Efectuado  el pago de los cafés, empiezo a pasear por la plaza y soportales (donde hace menos frío) en espera de que vuelva mi esposa la que ya hace más de una hora que marchó. Observo la "nube" de palomas, que revolotean (supongo que hambrientas) en la plaza, las que se lanzan en tropel, hacia cualquier visitante que lance al suelo algunas migajas o granos que les sirvan de alimento (esto lo hacen hasta cuando ya está cayendo la noche, cosa sorprendente, ya que, "tardan en irse a dormir" y de ahí el que las suponga hambrientas).

     Anochece, cuando vuelve Ana "cargada de paquetes" y contenta por las compras que ha realizado, para obsequiar a nuestros hijos, nuera y yerno. Ya juntos  proseguimos paseando; la invito a que entremos en la basílica y ella dice que "ya la hemos visto" (efectivamente, pero en nuestro anterior viaje) que prefiere el que recorramos las calles y veamos escaparates y "el mercadillo" que hay al borde del gran canal y paralelo a la fachada principal del palacio de los Dux y el "puente de los suspiros"; accedo a ello y empiezo a "peregrinar" en este entretenimiento que resulta pesadísimo para mí... pero...  mi esposa quiere comprar algunas cosas más en Venecia...?.

     Como aún faltan dos horas para que nos reunamos el grupo y en el lugar previsto, para regresar al hotel, me lo tomo con calma, puesto que ya no es posible realizar ninguna visita turística... y así va pasando el tiempo. Volvemos a la plaza y esta ya se encuentra casi desierta, por lo que "matamos el tiempo", recorriendo la gran cantidad de escaparates y tiendas que hay bajo los pórticos de la misma y algunas calles adyacentes. Terminamos cansados y con bastante frío, por lo que de nuevo volvemos al "Caffé Lavena", pero esta vez y como es lógico, pasamos al interior donde tomamos café y pastas mi esposa y yo un té, el que me va a reconfortar mucho más que un nuevo café y allí sentados aguardamos la hora de volver al hotel.

     Llegada esta, marchamos el grupo hacia el embarcadero y allí tomamos el "vaporetto" ("autobús fluvial") el que zigzagueando por el gran canal (tiene que ir deteniéndose en las paradas de ambas márgenes) nos deja en el embarcadero más próximo a nuestro hotel.- Cuando llegamos al mismo ha transcurrido media hora.

     Cenamos razonablemente bien y luego nos sentamos en cómodos sillones, frente al pequeño bar que existe en el hall y allí, varios compañeros de viaje, charlamos en agradable tertulia, mientras yo fumo mi segundo cigarro puro y otros fuman "cigarrillo tras cigarrillo". Otros componentes del grupo han decidido salir a dar un paseo, pero al poco rato han vuelto "muertos de frío".

     A las once, subimos a nuestra alcoba y allí y tras tomar rápidas notas de todo lo transcrito, me acuesto, leo un poco y me duermo pensando en que mañana nos llamarán antes del amanecer, para así continuar este nuevo viaje de... "turismo moderno". Una vez más me marcho de Venecia, sin apenas ver lo mucho que digno de ser admirado, contiene esta original ciudad.

 

                             

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  VIII

 

 

     Amanece el día dieciocho (jueves) y recibimos la cotidiana llamada del "despertador", pero hoy el teléfono suena a las seis de la mañana.- Nos apresuramos todo cuanto podemos, bajamos al comedor, el que se encuentra en la planta baja del edificio, dejando al paso, nuestros equipajes en el hall; desayunamos rápido, ya que Carlos nos apremia y dice que "el barco nos aguarda a las siete".- Así y por esta premura, portamos nuestros equipajes y a toda prisa, hacia igual lugar donde ayer desembarcamos y allí en el gran canal, nos aguarda el "San Salvador", que fue la embarcación que ayer nos transportó, la que es del tipo "golondrina" y es algo así como "un autocar del mar".- Subimos a bordo, bastante sofocados por "la carrera", en la que a algún componente del grupo, se le ha abierto una maleta y ha tenido que sufrir el incidente de ver su contenido "por el suelo", todo lo cual nos retrasa unos minutos, los que aprovecho para apreciar el día que nos ha amanecido y otear los alrededores del embarcadero.

     Ya luce el sol y estimo que nos seguirá haciendo buen tiempo; reparo en los pequeños jardines que existen a la entrada de la contigua terminal de ferrocarriles y en ellos observo, varios olivos, plantados allí como árboles de ornamentación y a los que la humedad veneciana y la de su gran canal, parece ser que "les cae muy bien", puesto que se muestran muy frondosos y pese a que aún "son bastante jóvenes".- Esta estampa "olivarera" nos agrada a quienes somos nativos de tierras enormemente olivareras, por ello hago notar estos árboles a algunos compañeros del grupo, los que al igual que yo, se sorprenden el verlos "dentro de esta laguna".

     Cuando -por fin- emprende la navegación ("canal abajo") nuestro barco y en dirección a donde nos espera nuestro autocar, miro el reloj y este marca las siete y treinta y cinco.

     Al paso de nuestra embarcación, observo en el canal, el gran ajetreo y tráfico que ya circula por él y sobre todo la gran actividad que existe a la salida del mismo y en los muelles que allí existen de carga y descarga de mercancías, donde grandes camiones, surten a no menos grandes barcazas, las que "suben por esta principal vía y penetran en la ciudad", la que tiene que ser surtida de todo cuanto necesita y precisamente por estos medios, por lo que es fácil imaginar este grande y cotidiano movimiento, necesario para nutrir esta importante población y el que yo hoy veo a plena luz del sol, en toda su intensidad y colorido.

     Salimos a aguas libres de la laguna y lo hacemos bordeando una parte del puerto marítimo y allí observo un gran barco de carga, el que me llama la atención por el nombre del mismo y porque ayer cuando cruzamos en dirección contraria, también se encontraba allí anclado.- Se trata del "Turkmenistan", cuyo nombre guarda indudable relación con la ya desaparecida, "URSS", por lo que me pregunto... ¿Qué hará este barco aquí... tal y como hoy se encuentra este desmembrado imperio comunista?.

     He de decir que la mañana es fría y con un exceso de humedad y ello por cuanto ya dije ayer, a pesar de todo, llegamos a nuestro autocar con optimismo y así a las siete y cincuenta y cinco minutos, el vehículo parte en dirección a Viena, que es nuestro destino de hoy, por tanto nos espera un largo recorrido y en el que atravesaremos la cordillera de los Alpes.

     Luce un sol de primavera, si bien observo hielo en los campos y debido a la gran escarcha caída en la noche (ha escarchado muy fuerte) y mientras rueda el autocar, sigo apreciando esta fertilísima llanura, la que bien cuidada denota su gran actividad y producción agrícola-ganadera.

     Pasaremos por las inmediaciones de Udine, Tarvisio y en dirección a la frontera austriaca. A lo lejos ya se ven perfectamente las altas cumbres de los Alpes italianos y puede que también algunas de los austriacos. Hemos girado a la izquierda y dejado la autopista que lleva a Trieste, por tanto, hemos estado muy cerca de esa parte de la antes denominada Yugoslavia y la que, "hoy fragmentada y ensangrentada", mantiene unas guerras interiores de no sabemos qué consecuencias presentes y futuras, de este nuevo drama humano y el que se está dejando desarrollar sin que nadie sepa decir el porqué de ello... y en el que ya han muerto una docena de militares españoles, que vinieron aquí en son de paz y para ayudar a estos pobres desgraciados, de estas cercanas y atormentadas tierras balcánicas".

     Son las 10,45 cuando cruzamos el río "Tagliamento", el que baja de las cumbres alpinas, con bastante caudal de aguas azuladas y limpísimas; y seguidamente, dejamos la llanura y entramos en un estrechísimo valle o garganta, que nos va adentrando en la cordillera alpina italiana (Alpes Dolomitas) por tanto empezamos a subir por estas estribaciones.

     El paisaje ha cambiado con una brusquedad asombrosa, puesto que circulamos a muy buena velocidad por estas autopistas. La panorámica se nos muestra bellísima y la podemos ver al pleno sol que aún disfrutamos, si bien por poco tiempo puesto que entramos en zona de nubes y nieblas, todo lo cual se va acentuando a medida que vamos penetrando en el corazón de la cordillera; pero todo ello nos va a proporcionar, "miles de estampas diferentes y bellas y que llevarían un largo libro el intentar describirlas".

     Entramos en el primero y larguísimo túnel, de los muchos que atraviesan las montañas y que son de iguales características a los ya descritos anteriormente; y los que se van a ir sucediendo hasta entrar en Austria, todo lo cual representa otra costosísima infraestructura viaria, cuidada al máximo para que a través de la misma se circule a velocidades (siempre) por encima de los cien kilómetros por hora. Nos detendremos en un establecimiento de carretera, que es restaurante, gasolinera, autoservicio y tiene igualmente bar, donde tomamos café y gastamos la moneda fraccionaria italiana, la que ya no nos va a servir en el resto del viaje, pues sabido es que la moneda metálica no es convertible, ni tiene circulación fuera del país de origen.

     A las once en punto cruzamos la frontera austro-italiana, lo que realizamos con toda facilidad, pese a que Austria (1993) no pertenece aún a la "CE" y por tanto, no existen los compromisos aduaneros que mantienen hoy "los doce de la CEE", pese a ello, "un soñoliento gendarme austriaco", nos examina y con un ademán, nos da paso franco en breves instantes (somos turistas y el turismo interesa a cualquier país).

     A medida que hemos ido entrando en los Alpes, notamos que "la nieve se nos va acercando", algunas veces hasta llegar al borde de la carretera; igualmente todo está cubierto de un inmenso bosque donde predominan los cedros, abetos, alerces y otras coníferas, los que engalanados con la nieve, se muestran revestidos de esa extraña belleza y serenidad, que acentúan estas escarpadas pendientes alpinas, donde muchos de los árboles, parecen colgados de las escarpaduras montañosas.

     Villach (Provincia de Carintia) es la primera ciudad austriaca por cuyos alrededores pasamos, posteriormente pasaremos por una hermosa comarca donde abundan los ríos, lagos y bosques, todo lo cual lo podemos ir viendo a plena luz solar, puesto que de nuevo el día "ha abierto totalmente". Carlos (respondiendo a mi pregunta) dice que esta comarca se conoce con el nombre de "Interlaken", si bien no he podido confirmar ello, en Austria, sí que existe el nombre en Suiza y cercano a Berna.

     Posteriormente nos saldremos de la autopista para visitar, recorriendo parte de la misma, sin bajar del autocar, la ciudad de Klagenfurt, capital de esta provincia (Carintia) y la que fuera capital de un antiguo ducado de igual nombre; y que es la primera ciudad de cierta importancia, en esta parte de Austria; la que Carlos quiere mostrarnos para que veamos "el orden y la buena organización ciudadana, que a simple vista muestra", para que con ello, apreciemos, el gran contraste que existe de una a otra parte de los Alpes. Le agradecemos ello, puesto que esta visita no estaba en el programa de viaje.

     Efectuado el recorrido continuamos viaje, encontrándonos al paso con cielos nublados, niebla, e incluso en una parte del mismo, con nieve en abundancia, lo que no entorpece nuestro viaje puesto que las autopistas están totalmente limpias de nieve y pese a que en sus márgenes y en algunos tramos, esta es abundante.

     Abundan igualmente, los bosques de diferentes tipos de árboles maderables, predominando las coníferas... y donde no existe bosque, toda la tierra está perfectamente roturada y cultivada hasta el más mínimo espacio de estos ubérrimos campos austriacos; incluso en los taludes de las carreteras y límites de propiedad, hay plantados árboles; o sea, que no se desperdicia ni un sólo palmo de terreno, ni por descontado... "nada de los productos o subproductos que de estas tierras se obtienen", puesto que incluso observo cierta madera no apta para usos de carpintería, la que sin embargo, bien troceada y debidamente apilada, aguarda ser retirada en los bordes de caminos o carreteras... seguro que para el servicio doméstico o de calefacción... "en la civilizada Europa, nada se desecha".

     A las 13,30 h. nos detenemos en un restaurante de la autopista, el que situado cerca de la ciudad de Graz, lleva por nombre o denominación, el de, "Graz-Kaiserwald", donde cada cual come por su cuenta y riesgo, puesto que la comida no entra en lo que comprende el viaje, es por tanto "libre".

     Como yo de "alemán y de chino",  no sé nada en absoluto y los camareros que atienden, son "puros austriacos", pues nos entendemos con el idioma "universal"; y con la mímica, los gestos y señales, al final mi esposa y yo, logramos comer estupendamente; tan es así, que luego algunas de las compañeras de viaje, al llegar "su turno", indican al camarero, "el mismo número de menú que nosotros hemos elegido" (han visto lo que comemos y a su pregunta les he indicado el número correspondiente y que figura en la carta). Después hemos tomado postre y café; y pagado su importe, hemos salido al exterior, donde aún podremos disfrutar de un rato del ya "tímido y frío sol austriaco", mientras corre el tiempo de descanso que nos ha marcado el guía... "feliz por esta primera prueba del alemán", enciendo mi primer puro de hoy y fumo gran parte del mismo, al purísimo aire de estas montañas, admirando sus bosques y campos, los que para nosotros son todo un espectáculo, más aún por cuanto en algunas partes, la nieve los adorna. Transcurrida una hora de tiempo que nos han concedido, continuamos viaje.

     Como aún nos queda un buen trecho hasta llegar a Viena, nos ponen una película para entretenernos esta segunda parte del viaje. A las 16,30 horas, estamos entrando en la capital de Austria, donde ya empieza a anochecer. Veo marcado en un termómetro luminoso (el que se encuentra cercano al primer semáforo donde tenemos que detenernos) tres grados bajo cero, lo que nos confirma, las temperaturas que vamos a tener que soportar, durante todos los días que nos encontremos entre Austria, Suiza y la parte de Alemania, que vamos a visitar.

     Tras un recorrido que nos ocupa unos quince minutos, llegaremos a nuestro hotel, donde con "cierta dificultad" (la que luego contaré) tomamos posesión de nuestra habitación, en la que reposamos suficientemente y tomamos un baño que nos restablece del cansancio del largo viaje. El establecimiento hotelero en el que nos encontramos, es el siguiente... se trata del "Parkhotel Schonbrunn", el que ocupa uno de los viejos palacios que fuera propiedad de la nobleza austriaca; y el que está situado en lo que fuera ese barrio "noble", muy cercano al palacio imperial (del que el hotel toma el nombre). Barrio en el que igualmente habitaron los más famosos músicos y compositores que en Viena, realizaron su inmortal obra. El palacio fue acondicionado y convertido en hotel, respetando salones e incluso un teatro interior que posee. Posteriormente se amplió, a los bastante grandes jardines del palacio, en los que se realizó una obra "moderna". Resultado de todo ello es, un enorme establecimiento hotelero, que cuenta con más de quinientas habitaciones, bastante bien acondicionadas y todos los servicios propios de un "gran hotel", pero en el que inexplicablemente existe "un detalle", incomprensible para cualquiera que conozca la "organización hotelera normal y corriente" (no hablemos de la tan "perfecta" alemana). Resulta que en este enorme conglomerado de habitaciones hoteleras, su interior es un verdadero laberinto, pésimamente señalizado y en el que se crean problemas verdaderamente grotescos, puesto que se llegan a "perder" los clientes en estos intrincados pasillos, cosa inexplicable y absurda y de la que pueden hablar quienes han estado en el mismo. Y lo curioso es que pese a las continuas quejas que existen -me lo confirmó un empleado- no se resuelve este absurdo problema, el que por otra parte, no resultaría muy costoso (como propietario de un "mediano hotel" creo saber algo de ello)..."indico todo cuanto antecede, puesto que yo y mi esposa nos perdimos en el laberinto, al igual que la mayoría de los componentes del grupo, y de otros que entraron con nosotros", luego -es claro- que una vez recorrido "el itinerario" un par de veces, puedes salir y entrar en "el dédalo", no sin ciertas dificultades. Pero -insisto- se llega a sentir un "preocupante grado de indefensión y abandono, en esta situación", donde incluso llamas por teléfono a la recepción y no te entienden, porque pese a "lo de gran hotel", no existe en ese momento quien entienda el español, que por si alguien lo ignora... "lo hablamos ya unos trescientos veinte millones de hispano-parlantes"... ¡Horriblemente absurdo! Hoy 2019 los hispano hablantes en el mundo, llegan a los 600 millones o quizá más.

     Tras esta "primera y amarga experiencia vienesa", en un país en que se presume de... "que todo está actualizado, en orden y en un estimable control"... llegamos (con retraso) al comedor, donde damos las oportunas quejas a nuestro guía, que "pone cara de circunstancias y no sabe encajar la justa queja que le hacemos, puesto que si allí estamos en por culpa de él"; y lo correcto es que -al menos- hubiésemos efectuado (dirigidos por él) una oportuna queja colectiva, a "tan inútil dirección hotelera".

     Como no es cosa de "cambiar de hotel", se van calmando los ánimos (hubo personas que llegaron a rozar la histeria, viéndose perdidas en aquellos pasillos) y cenamos, con cierto malestar de cuerpo, una cena que no estuvo mal ("al César lo que es del César") y luego tras la misma, nos dividimos en grupos y pasamos a los amplios salones del hotel, donde departimos y fumamos, comentando principalmente los incidentes comentados; y donde destacamos el que la señalización interior de este hotel, debe haber sido realizada por un loco.

      "Agarrado a mi segundo puro, fumo el mismo con la parsimonia que ello requiere"... hasta lograr que la tranquilidad y "la estabilidad de ánimo, vuelva a nosotros"... y así a las diez de la noche, nos retiramos mi esposa y yo en dirección a nuestra habitación (el recorrido lo efectué tres veces con anterioridad y como "entrenamiento").- Son algo más de las diez de la noche cuando entramos en la alcoba, donde nos aguarda otro inconveniente.

     Trato de llamar por teléfono a casa, o a casa de alguno de mis hijos, pero ello no me es posible, por lo visto y aunque el teléfono es "directo", han debido de bloquear la línea, supongo que en el control hotelero, "pensarán que no vamos a pagar la llamada" (se suele emplear este sistema con los grupos). Trato de hablar con recepción y como yo no sé alemán, ni quien me atiende, tampoco sabe (o quiere saber -"vete tú a saber") español", no me es posible realizar esta llamada, por lo que... "nosotros nos quedamos sin poder hablar con la familia... y el hotel se queda sin la ganancia que indudablemente representa el servicio telefónico, el que se suele cargar bien en ciertos hoteles"...  y de verdad que lo siento, no por mí, sino por mi esposa, que deseaba impacientemente el haber hablado con nuestros hijos y sobre todo el oír a "nuestra pequeña nieta de casi dos años de edad"... de verdad que sonrío, cuando escribo todo esto que me ha ocurrido en este...  "gran hotel de una ciudad con la solera histórica, como lo es Viena"... y con esta sonrisa me dirijo a la cama pensando... ¡Cuando los imbéciles políticos, acordarán el fomentar o implantar un idioma (uno sólo) en el que nos podamos entender todos los habitantes de esta pequeña "esfera" que flota milagrosamente en el cosmos!... ¡Bha!... Y no, no estoy pensando en que sea suprimida ninguna de las denominadas "lenguas vernáculas o nacionales", no, pero... ¿Qué costaría lo que antes digo, si se implantara en todas las escuelas e institutos del mundo... "más o menos" civilizado?... poco, muy poco, para los grandes beneficios que ello conllevaría en relación a la verdadera comunicación y entendimiento entre los "humanos".

     Me acuesto y leo un rato, hasta que "el sueño viene".

    

 

                             

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  IX

 

 

     Hoy viernes hemos disfrutado de una hora más de sueño, ya que la llamada la hemos tenido a las siete.- Tras desayunar, salimos del hotel y subimos a nuestro autocar, el que nos aguarda a la puerta del mismo y con el que vamos a realizar todas las visitas turísticas. acompañados de un guía de habla hispana; se trata de un hombre de unos 35/40 años, el que nativo de México, lleva bastantes años aquí, donde obtuvo el título de guía oficial; su nombre es Eulalio y nos va a demostrar que es un buen profesional, a lo largo de los dos días que nos va a acompañar en esta ciudad.- Hace mucho frío (al menos para nosotros) si bien luce un tímido sol; nuestro chófer comenta que la pasada noche se han registrado temperaturas de nueve grados bajo cero y como ahora mismo, son las ocho de la mañana, supongo que estaremos a cinco o seis grados bajo cero (no lo puedo comprobar) y de ahí ese tremendo frío que notamos, simplemente en el corto trayecto que hemos recorrido desde la puerta del hotel al vehículo.

     Tras las salutaciones y presentación de Eulalio, iniciamos el recorrido, oyendo cuanto el guía nos dice de Viena..."su presente, su pasado y su futuro", de lo que algo iré contando.

     Llegamos a nuestra primera visita, se trata del "Belvedere" (Bella Vista, en nuestro idioma) el que fuera residencia estival del príncipe Eugenio de Savoya, quién lo mandara construir, entre los años 1714-1725 y tras las "glorias" obtenidas por este famoso militar de su época, el que partiendo desde "muy abajo" del escalafón militar, llegó al principado y se hizo inmensamente rico, en base a las guerras que ganó para el Imperio Austro-Húngaro, en las que indudablemente recogería "gran botín"; lo que le permitió, no sólo construirse este enorme palacio, que en realidad son dos ("superior e inferior") y el que se encuentra rodeado de unos enormes jardines y grandioso estanque (el que encontramos cubierto de hielo)... sino que también pudo y mandó construirse otros cinco palacios más, amén de la "adquisición" de otras grandes propiedades. Curiosamente murió soltero y sin descendencia directa, por lo que tan grandiosa herencia pasó a una mujer (lejana parienta de tan gran personaje) la que no supo asimilar tan gran legado y tras ciertas peripecias que serían largo de contar... "terminó cediendo todas las propiedades", por una fabulosa cantidad, la que pagó la familia imperial y la que por tanto, se anexionó este inmenso legado en propiedades y obras de arte; que así, pasaron a engrosar la fabulosa fortuna de los "Habsburgo". Este palacio fue la residencia del Archiduque Francisco-Fernando, quien -como sabemos- fuera asesinado en Sarajevo, en 1914 y lo que propició la denominada "I Guerra Mundial"... Todo esto, nos lo va diciendo nuestro erudito guía, mientras entramos en este gran recinto palaciego y prácticamente nos quedamos "casi congelados" debido al intenso frío que corre en esta ladera, situada a cierta altura y desde la que se divisa una buena panorámica de Viena. En el palacio (o palacios) no nos es posible entrar, puesto que se encuentran cerrados por obras y ello es lamentable, puesto que hoy contienen diferentes museos, que lamento vivamente no haber visitado; al menos lo principal de los mismos. Este contratiempo nos hace perder un tiempo precioso, mientras vuelve el autocar, al que no han dejado aparcar aquí y por ello habremos de esperarlo, soportando un frío adicional, que nos hubiésemos ahorrado de haber podido entrar en los museos... "cuando salgo de tan fastuosa mansión, observo en aquellos jardines, gran abundancia de gordos y rechonchos cuervos", que picotean por el suelo de aquellos jardines y... los que según nuestro guía... "vienen a invernar en Viena". Sin querer, me vuelvo a acordar de la "sentencia" de Vicente Blasco Ibáñez, sobre las construcciones humanas y "sus herederos definitivos" y la que no repito, puesto que ya la comenté en mi relato dedicado a Marruecos y escrito en este mismo año.

     Eulalio, nos "entretiene" este tiempo y nos sigue contando, pero esta vez de la Austria actual y entre otras cosas afirma y dice. Que pese al progreso actual, aún existen en la ciudad de Viena, nada menos que dieciocho mil apartamentos (habitados) en los que no existe agua corriente dentro de los mismos, ni baño, los que están situados en las plantas de los edificios y por tanto, han de ser compartidos por los inquilinos. Estos son los residuos de los muchos edificios que hubieron de ser construidos tras la devastación que sufriera la ciudad en la denominada "II Guerra Mundial", en cuya época hubo de construirse "rápido y económico"; principalmente por el ayuntamiento vienés, que es el principal propietario y por tanto "casero", de miles y miles de familias o "inquilinos sin familia" (de estos "segundos" ya hablaré más adelante). Estas, ya viejas construcciones, realizadas hace ya casi medio siglo, se van actualizando poco a poco y mediante ayudas oficiales, a todo aquel que "quiere acometer la obra y actualizar la vivienda alquilada"; para lo que incluso se dan préstamos a largo plazo y se deduce gran parte en los altísimos impuestos que aquí se pagan, pero pese a todo ello... "sorprende el que casi veinte mil viviendas, aún estén sin baño ni agua corriente, en esta rica capital austriaca"... "suponiendo (pienso yo) que este hecho se repetirá en otras ciudades o capitales de provincias".

     Sigue contándonos Eulalio el drama de esta ciudad (que es extensible a todo el nuevo estado austriaco) y dice.

     Que en 1945 se encontraban "sin hombres", puesto que en inmensa mayoría, o habían muerto en la guerra, o se encontraban desaparecidos, huidos, o sencillamente... prisioneros en los campos de concentración de "los aliados". Por ello aquí sólo había mujeres, niños, ancianos e..." inválidos, tarados o tullidos" (amén de los ejércitos de ocupación) y fueron las mujeres, las que en gran mayoría, tuvieron que hacer todo el trabajo, necesario para empezar a poner en marcha a un país; incluso trabajaron en base a, "pico y pala y a pie de obra".

     Curiosamente, "hoy se encaminan hacia situaciones parecidas", al menos al llegar a una nueva época "sin hombres"; peor aún, puesto que llegarán a encontrarse... "sin hombres ni mujeres" y me explico.

     En la actualidad y ello se nota en la calle y establecimientos públicos, son abundantísimos los ancianos, principalmente del sexo femenino y por otra parte.

     Hoy el austriaco-austriaca en edad de "engendrar o parir" (no sólo el vienés) que se casan, o se "unen", en vez de tener un hijo... "se compran un perro o un gato, que resultan mucho más económicos y los que llegado el momento, se pueden dejar sin mayores consecuencias" (palabras textuales de nuestro guía) puesto que "esta gente" (que en mayoría piensa así) no renuncia a los lujos y placeres, ni a cuantas comodidades puedan disfrutar, debido al alto nivel de vida que en mayoría tienen; y mantienen los nativos (otra cosa serán los emigrantes, pienso yo) de este territorio centroeuropeo, tan "súper-desarrollado". Tan es así, que ya ha manifestado el propio gobierno austriaco, que para el año 2.030, no existirá población que pueda soportar las pensiones, de "estos que hoy compran perro y gato y se dan la vida padre"... salvo que los emigrantes suplan todo ello, pero lo que conllevará un cambio poblacional de quien sabe qué consecuencias (en realidad esto está ocurriendo en muchas otras zonas de Europa, e incluso se empieza a intuir ya en España).

     Quizá por todo lo antes dicho, aquí al extranjero que viene a trabajar, no le cuesta mucho el obtener la nacionalidad austriaca; y digo ello, por cuanto nos dice Eulalio en relación a este tema, el que afirma que.

     Con cinco años de residencia y demostrando "buena conducta", ya se considera casi seguro el obtener la nacionalidad austriaca, si bien ello se confirma al completar los diez años como residente y de forma continuada en dicho período.- Debido a ello y a tanto emigrante como esperan de los hoy arruinados países del Este europeo (antes comunistas); quizá puedan regular la falta de maternidad actual y nutrir la población, sin "grandes cambios de colores de piel, religiones, costumbres, etc. etc.".

     Llega el autocar y apresuradamente subimos al mismo, para continuar nuestro recorrido turístico, al propio tiempo que nos recuperamos del frío, gracias a la buena calefacción del vehículo.

     Con el micrófono en la mano, nuestro guía nos sigue diciendo cosas sobre esta ciudad y afirma.- "para visitar Viena recorriendo todo cuanto de interesante posee esta capital, son necesarias tres semanas como mínimo y aprovechar bien todo este tiempo"... "Entre otros atractivos, Viena cuenta con nada menos que, cincuenta y cuatro museos". Es claro que nosotros sólo en dos días, veremos y visitaremos lo más interesante dentro del mínimo tiempo de que disponemos.

     El autocar nos lleva en dirección al Danubio, pero antes de llegar a tan famoso río, veremos al paso diferentes monumentos y lugares típicos, destacando el famoso "Prater" (Parque de atracciones) y su gigantesca "noria", cuya altura es de 64,75 metros y la que inaugurada en 1.898, tiene la "venerable edad de 95 años" y sigue funcionando, con su clásica lentitud, ya que suele tardar unos veinte minutos en dar una vuelta, por lo que desde "sus vagones o compartimientos", se va disfrutando de una espléndida y lenta vista de toda la ciudad, los días en que el cielo está limpio, tal y como hoy ocurre.

     Llegamos al río y nos detenemos, bajando del vehículo para tomar la clásica fotografía, cuyo fondo será el Danubio, el que a pleno sol nos muestra su color... ¡es verde!, sus aguas discurren con un tono verdoso y muy acentuado; comentando ello con Eulalio, este sonríe y nos dice... "Sí, efectivamente, lo del Danubio Azul, difundido por el mundo y en base al famoso vals del no menos famoso compositor (Strauss) tiene su historia" (continúa diciendo) ya que esta obra, fue escrita por el músico y la tituló así, precisamente como una crítica (los vieneses son muy criticadores) al propio emperador y por las grandes deudas que en aquella época, éste mantenía pendientes de pago, en base a los enormes gastos acumulados por diferentes "gastos de guerra". Esto no se entiende fuera de Viena, puesto que nada significa el título de "azul", si no se aclara lo que sigue... y lo que sigue, es que aquí, existe la frase mordaz y que se emplea dirigida a quien está cargado de deudas, al que se le dice que... "está azul"... ¿Comprenden ustedes ahora?.- Todos sonreímos.

     En la zona en que nos encontramos, también divisamos muy cerca, diferentes y abundantes zonas de jardines, piscinas y otras instalaciones para esparcimiento y baño (hay una piscina "flotante" dentro del río) asegurando nuestro guía, que incluso existe una zona "nudista".

     Seguidamente cruzamos el enorme puente ("Reichsbrücke") y enorme vía (tiene varios carriles para cada sentido de la circulación) que da acceso al centro de la ciudad, pero lo hacemos en sentido contrario, puesto que vamos a visitar el denominado "Centro Internacional de Viena" y el que como es de suponer veremos al paso y desde el autocar.

     Este centro en realidad es un enorme conjunto arquitectónico muy moderno, compuesto de varios grandes y altos edificios, los que están cedidos a la Organización de Naciones Unidas ("ONU") a la que la ciudad de Viena y el estado austriaco, tienen alquilados por una cantidad simbólica (creo recordar que pagan un chelín, anualmente) y ello en base, a que todo este complejo, representa (aparte del prestigio nacional) una enorme fuente de ingresos para la ciudad y para todo el Estado.- Debo decir, que en este recinto rigen las normas internacionales y es en sí, un lugar "con fronteras" y por tanto el mismo, es inviolable en su funcionamiento, tal y como si se tratase de un estado extranjero. Austria cuida mucho estos foros internacionales y fomenta las sedes de los mismos, puesto que recordemos que es aquí, donde también reside (entre otras) la poderosa "OPEP" (Organización de Países Productores de Petróleo) y cuya sede también hemos visto al paso de nuestro autocar, viendo el "gran palacio" que la misma ocupa, en el centro de Viena.

     Estamos regresando a la parte opuesta de este viaducto, cuando el guía nos hace notar, "el gran canal", que fuese construido para proteger Viena de las grandes inundaciones y el que nos hubiese pasado desapercibido, si no nos lo explica, ya que visto desde esta altura, el río nos parece dividido en dos grandes "brazos". Igualmente es notorio la gran importancia de esta enorme vía de comunicación, puesto que podemos ver el puerto fluvial y el gran movimiento de barcazas o barcos de carga que circulan por esta corriente, la que es navegable a lo largo de varios países y hasta llegar a su desembocadura en el Mar Negro (El Danubio tiene 2860 kilómetros de longitud y es después del Volga, el de más largo curso, de los de toda Europa).

 

                             

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  X

 

     Seguimos en el autocar recorriendo Viena y el guía sigue hablándonos.

     En la disertación del guía salen "a relucir" los españoles, puesto que no olvidemos que "nuestro Carlos I", también fue emperador de todos estos territorios; así Eulalio nos dice... "De la época española, quedaron en Viena (entre otras cosas) las murallas de la ciudad y el férreo protocolo de la casa imperial, lo que se mantuvo durante varios siglos... y el protocolo, hasta que desapareció el imperio en 1918". También nos dice que más recientemente, España ayudó a muchos niños austriacos, víctimas de la II Guerra Mundial, los que fueron recibidos y atendidos en España, hasta que esta gran calamidad terminó; esto también es recordado en Austria, con el sentimiento grato que el hecho representa, pues no olvidemos que en aquellas épocas, nuestro país, también soportaba un período de grandes carestías o de "hambres manifiestas"[1] y debido todo ello al desastre de nuestra sangrienta guerra civil de 1936 a 1939.

     El guía nos ha propuesto el que tomemos un vino austriaco y ello gratuitamente... "para ello iremos a una empresa de confecciones, en prendas de "loden" (tejido de abrigo, propio o típico en Austria) en las que nos será ofrecido, mientras nos muestran sus fabricados en un pase de modelos". No tendremos obligación de comprar nada (apostilla Eulalio)... "pero qué duda cabe que éste pretende lo contrario y por ende... la comisión que espera llevarse". Como en mayoría deciden ir, los que nos resulta ello indiferente, nos aguantamos, pensando que vamos a perder una hora, que nos sería preciosa para seguir viendo más cosas de esta gran capital europea, pero... "la mayoría manda".

     Tras esta visita y como ya es la hora, marchamos a nuestro hotel para efectuar la comida del medio día, la que realizamos en el tiempo justo y apenas podemos reposarla (hemos comido rápido y mal) ya que tenemos que seguir la visita turística. Marchamos ahora en dirección a la ópera de Viena, donde llegamos en corto espacio de tiempo y una vez adquiridas las entradas para efectuar la visita turística (las que hay que pagar) entramos en tan legendario, "palacio de la música" y del "bel canto".

     Describir este bello edificio o palacio (construido entre 1861-69) llevaría un gran espacio y por ello lo omito, simplemente destaco lo bien cuidado del mismo, los grandes salones que posee para los entreactos; y lo completo de servicios con que está dotado, contando con "un pequeño ejército" de empleados, que son los que le dan vida en realidad, si bien los aplausos son siempre para "los divos". Hay algo así como un millar de personas, que de alguna manera están ligadas a la ópera y que van desde el más modesto de los encofradores o tramoyistas, pasando por el coro, los músicos de la orquesta, escuelas, talleres, etc. etc., ya que este teatro en realidad es un gran complejo, el que costosísimo en su mantenimiento, es -pese a ello- soportado por el Estado austriaco, como prestigio nacional y en base a que también es una enorme fuente de ingresos, que repercuten en toda Austria. Digo ello por cuanto las entradas a los espectáculos, pueden ser consideradas caras o incluso "carísimas" (de precio) pero aun así no cubren los gastos de mantenimiento. El teatro cuenta con 2.209 localidades, de las que 1642 son asientos y 567 son localidades de "a pie", o sea que estos 567 espectadores, tienen que soportar en pie las largas funciones operísticas. Si como nos dice el guía, siempre se agotan todas las localidades (hay que obtenerlas con meses de antelación) nos podemos imaginar la afición de estos sufridos espectadores de "a pie", entre los que abundan los estudiantes de música y canto, que asisten (cuando pueden) para ver, oír y aprender de, "las grandes figuras" que por aquí pasan.

     Hemos reposado del largo recorrido "operístico", sentados en el patio de butacas, donde recibimos un amplísimo boceto del que me sirvo para escribir todo cuanto yo relato, e igualmente, hemos visto trabajar a varias docenas de obreros ("tramoyistas") que están trabajando en el andamiaje y decorados de una nueva ópera a representar en breve, por lo que hemos podido apreciar "en su salsa", mucho de lo que nos ha ido refiriendo nuestro incansable y erudito guía mexicano, el que desde luego, nos demuestra su gran preparación y fluidez de disertación en ese idioma español, con el dulce matiz de los habitantes de la "América de habla hispana" y que creo, será el "idioma español del futuro"; sencillamente porque ya suman casi trescientos millones de "hispano-parlantes"(hoy 600 millones) y nosotros los de la península Ibérica, ya estamos en gran minoría y nuestros sucesivos gobiernos... "ni se enteran de ello".

     Salimos de "la ópera" y recibimos el frío, que sigue haciendo a todo lo largo del día y que se va acentuando a medida que avanza la tarde. Subimos de nuevo al autocar y marchamos a visitar el palacio de verano de la familia imperial, el que como ya he dicho, se encuentra muy cercano a nuestro hotel; son las quince treinta horas (3,30 de la tarde).

     Tras un no muy largo recorrido, en pocos minutos llegamos al citado palacio, cuyo nombre es el de... "Schönbrunn", y cuya traducción al español es el de, "Palacio de la Bella Fuente"; y el que fuera empezado a construirse en 1692 para residencia estival de la Emperatriz María Teresa, siendo terminado casi un siglo después (1780). Franqueamos la verja de entrada y recorremos el enorme "Patio de Honor", y llegamos al edificio principal (apartamentos imperiales) en cuyos bajos, tenemos que esperar mientras nuestro guía adquiere los boletos de entrada, puesto que llegamos en un momento de gran afluencia turística. Por mi parte traspaso este recinto y paso al posterior o gran parque (cuenta con casi dos km2 de extensión) apreciando este enorme jardín y viendo desde la distancia considerable que existe desde donde me encuentro... la "Fuente de Neptuno"; y sobre ella y aún más lejos, el conjunto monumental denominado "Gloriette", que en realidad es un monumento honorífico, dedicado al ejército imperial y que fue construido en 1.775; todo lo cual puedo apreciar en un espacio muy corto de tiempo y mientras "cae el Sol en el horizonte... el que pronto se despedirá de nosotros".- Tomo una fotografía como recuerdo, la que desafortunadamente no obtengo y por tanto no puedo guardar aquellas bellas imágenes, nada más que en la "nebulosa de mis recuerdos".

     Iniciamos la visita a los apartamentos imperiales, donde lo primero que me llama la atención son las gigantescas y bellas estufas de porcelana vitrificada y que (según el guía) aguantarían más de los mil grados de temperatura...? Son verdaderas obras de arte, siendo todas diferentes en su decorado y las que deben ser alimentadas, desde "pasillos" interiores, para que el humo no molestase a "los imperiales residentes"; los que por otra parte, también contaban con las clásicas y lujosas chimeneas "inglesas", en casi todos estos lujosos aposentos, que en realidad son todos tan parecidos al de tantos otros palacios de la época y que muchos hemos visitado y visto, que no describo más de ellos, por cuanto ni tengo notas de todo ni por otra parte, el caso lo requiere... "sí que diré, que casi todo el actual decorado, gira en el sentido de resaltar las figuras de Francisco José I y Elisabeth, su esposa, más conocida como "Sissi"; y a los que "el cine", ha presentado como idílicos esposos, cuando la realidad fuera tan diferente. Encontramos en estos apartamentos, "hasta los utensilios de gimnasia, que esta mujer empleaba para mantener su talle de avispa y su gran belleza, que indudablemente la tuvo y mantuvo hasta avanzada edad", ya que murió (asesinada) a los 61 años de edad; pero repito..."todo o casi todo, aquí ha sido montado para fomentar el fetichismo y el fomento del morbo del turista, que en gran medida, le importa un bledo, la realidad histórica de esta pareja imperial y cree a pie juntillas, lo que le han preparado como ficticia historieta, digna de un cuento de hadas".

     Regresamos al hotel alrededor de las 17 h. (ya es de noche) y se nos concede un descanso, para recuperar fuerzas, puesto que esta noche tendremos una "cena típica, en Grinzing", localidad cercana o ya anexa, a la ciudad de Viena. En ella nació Luddwig van Beethoven y en ella residió por un tiempo, el no menos famoso Albert Einstein, los que también "disfrutaron" de estos vinos (así se nos dice) que nosotros vamos a tomar cenando y los que dicen tener gran fama en esta zona, puesto que aquí se elaboran y aquí se venden o consumen (los suministran los propios lagares o bodegas, convertidos en tabernas y restaurantes).

 

 

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XI

 

 

     A las 18,45 subimos de nuevo al autocar, ya que antes de ir a cenar, nos llevarán a visitar un típico "mercadillo navideño", que todos los años se instala en una parte de la plaza del ayuntamiento vienés. Llegamos al lugar y efectivamente allí hay instaladas un centenar de casetas, las que se encuentran prácticamente a pie de las escalinatas que dan acceso a este soberbio palacio municipal, que es de estilo neogótico y más se asemeja a una catedral, que a la sede municipal que alberga (fue construido entre 1872 y 1883). En este mercadillo, se vende todo cuanto es propio para adornar los hogares en estas señaladas fechas (Austria en mayoría, es Católica). Igualmente se venden dulces y golosinas, comidas rápidas y de las denominadas "comida-basura", diferentes tipos de artesanías y juguetes... e incluso "vino caliente", el que observo tiene bastante clientela a estas horas, cosa lógica por demás, ya que aquí hace un frío "polar". El mercadillo se encuentra animadísimo, predominando la gente joven (estudiantes, posiblemente) que aquí vienen a cenar ("a la intemperie) a precios asequibles. Permanecemos en este mercado, una media hora, si bien algunos no aguantamos ni este tiempo y volvemos aceleradamente a nuestro autocar, que nos espera aparcado muy cerca... "tal es el frío que nos azota y que nosotros no soportamos", pese a las prendas de abrigo que hemos llevado en prevención, pero las que no son todo lo apropiadas que sería necesario, para aguantar estas extremas temperaturas, que se acentúan fuertemente, nada más "ponerse el Sol". Por ello todos estos “teutones” que pueden, viajan y disfrutan de las soleadas costas españolas, donde se reponen, de tanto frío y brumas, como padecen en estos “cuasi nórdicos países”.

     Completado el grupo, el autocar se pone en marcha.

     Recorremos la corta distancia que nos separa de Grinzing y llegamos a nuestro destino y donde ya tenemos reservada esta cena.- Se trata de la "Taverna (con "v") Passauerhof", la que según el folleto que nos han facilitado, data (nada menos que) del siglo XII...? Actualmente es una especie de "casa solariega", bastante grande y en cuya planta baja cenaremos, si bien existen unos grandes sótanos abovedados (que yo he visitado) los que antes debieron ser bodegas para el vino y hoy los han convertido en salones-restaurante... "aquí se pueden servir alrededor de un millar de comidas", si se ocupan todos estos irregulares departamentos de la posiblemente antes... "viejísima bodega y lagar".

     Donde nos instalan, es un conjunto de cuatro dependencias unidas por vanos sin puertas y donde vamos a estar bastante estrechos, lo que no nos importa por cuanto de frío traemos. Contiguos a nosotros hay varios grupos o reuniones de comensales, que luego sabremos son turistas como nosotros.

     Rápidamente se nos sirve la comida (el vino ya lo tenemos en la mesa y del que podremos pedir "a discreción") la que se compone de "productos de la casa", los que resultan ser todos derivados del cerdo y que se nos sirven calientes o fríos, pero en cantidad más que suficiente para hartar al más hambriento, lo que nos va a resultar espléndido, por cuanto al medio día no hemos comido bien y nada hemos tomado desde entonces.

     El vino... "el vino es de tono dorado pálido", bastante bajo en graduación alcohólica, pero el que enriquecen en base a añadirle azúcar y como lo sirven a temperatura "bastante fresquita", pues "entra divinamente" y es claro que en media hora ya estamos "bastante animados y por tanto alegres, como para cantar y bailar", máxime que la cena es amenizada por varios músicos (violín, guitarra, acordeón) que interpretan agradables melodías, que nos alegran "el alma".

     Resumiendo... "que nos animamos y cantamos, bailamos y terminamos liando una juerga española, que sorprende a todos cuantos allí se encuentran"... y... ¡Oh maravilla!, al final se unen a nosotros y todos intentan acompañarnos en nuestra demostración de alegría y contento; y así, la juerga llega a componerse de españoles, suecos, austriacos y...¡japoneses!, sumando entre todos más de medio centenar de personas, que si bien no se han entendido en sus idiomas nativos, sí que lo han hecho (y bien) en ese "idioma universal", que es la transmisión de una alegría espontánea que se ha transmitido de forma eminentemente sencilla y humana; creo sinceramente que ninguno de los que allí estuvimos y participamos, olvidaremos aquella noche a lo largo de toda nuestra vida... "guardaremos un gratísimo recuerdo" de este hermoso hecho de confraternización humana.

     Y no, no se emborrachó nadie y lo pasamos... "mejor que bien" y por ello, volvimos con esta alegría hasta nuestro hotel, al que llegamos un poco después de las once treinta de la noche. Es claro que dormí felizmente y..."ni escribí, ni leí nada, para llamar al sueño".

 

                             

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XII

 

 

     Iniciamos el sábado veinte de noviembre, a las siete de la mañana, hora en que somos despertados. A las siete treinta estamos desayunando y a las ocho subiendo en nuestro autocar y nos dirigimos de inmediato a nuestra primera visita, la que será al "Palacio de Invierno" de la familia imperial y el que está situado en pleno centro de Viena, pese a su gran extensión.

     Bajamos de nuestro vehículo, casi "a las puertas" de la denominada, "Ala de San Miguel" (fachada que da a la plaza de igual nombre) y que es la parte más moderna (1890-93) de este gran conjunto de palacios del que doy un boceto.

     El nombre genérico es el de "Hofburg" y fue la residencia invernal de todos los soberanos Habsburgo, desde 1278, hasta 1918, o sea 640 años ininterrumpidos ocupando estos palacios, hasta que fue "destruido" el imperio. El primero de los palacios fue un castillo gótico, después palacio renacentista y a los que se le fueron añadiendo otras enormes construcciones palaciegas, que hoy conforman todo este extenso conjunto, donde existe la capilla de la corte, que fue donde "nacieron y actúan", "Los Niños Cantores de Viena"; La Escuela de Equitación Española, La Biblioteca Nacional, el Tesoro Imperial y diferentes plazas, jardines y departamentos enormes, donde debió residir junto al emperador, la enorme burocracia de un estado centralizado y "absoluto"... y de las dimensiones que llegara a tener el "Imperio Austro-Húngaro".

     Sólo visitamos la denominada Capilla de la Corte, donde a lo largo de siglos, se celebraron las principales ceremonias religiosas de las familias imperiales. Nuestro guía nos va ofreciendo una detallada disertación de todo ello y la que por causas obvias no reflejo (sería interminable) pero sí que reflejaré un interesante detalle, cual es el siguiente... "Al morir todos (o casi todos) los emperadores de la casa de "Los Habsburgo", dejaban previsto en "sus últimas voluntades", el que fueran enterrados de la siguiente manera"... El corazón, en un determinado templo, el resto de vísceras en otro y el resto del cuerpo, debidamente embalsamado... en un tercero. Yo al oír aquello, de inmediato me acordé de los faraones del antiguo Egipto, los que eran "enterrados" de forma parecida, puesto que al embalsamarlos, sus vísceras eran extraídas y depositadas en unos recipientes "especiales" (vasos canopos) los que situaban en las fastuosas tumbas pero fuera del sarcófago y ello por... "ciertas creencias religiosas que recomendaban este proceder, con los muertos de aquel fastuoso imperio del que aún nos falta mucho por saber."... curiosas, estas similitudes o coincidencias mortuorias.

     Seguidamente pasamos a las dependencias imperiales que permiten sean visitadas; y mientras efectuamos el recorrido, el guía nos sigue relatando, la historia de esta familia, la que no sólo reinara largamente en este Imperio, sino que también lo hicieron sus miembros en otros Imperios y países europeos, mediante los pactos o alianzas y "la compra-venta (no eran otra cosa las fabulosas "dotes" para aceptar o concertar los casamientos)  de los herederos o herederas de las testas coronadas del momento", puesto que "los Habsburgo" solo pensaron (o lo hicieron principalmente) en... "la perpetuación de la dinastía y en atesorar estados y riquezas (inmensas) mediante los medios que fueren menester emplear en cada momento"... lo que visto con la frialdad que el caso requiere, resulta una estampa más del drama humano, o sea... "tener, poseer, más que ser": por ello mientras recorro "veo y oigo"... pienso, que al final y en inmensa mayoría, no dejaron de ser unos pobres desgraciados, más que felices "mortales"; y por ello, más dignos de compasión que de otra cosa, ya que... "cualquier mortal inteligente, viviría mucho mejor que ellos, en lo intrínsecamente humano y por tanto necesario, para un mínimo de felicidad..."...?.

     Aquí, se ha destacado hasta lo inconmensurable, la vida de los dos últimos emperadores (puesto que los que les siguieron, simplemente "terminaron de enterrar el Imperio "dos años después") Francisco José I y Elizabeth de Baviera ("más conocida como "Sissi") los que a través del cine, se les ha idealizado en varias películas, ocultando en ellas sus miserias y misterios (aún no desvelados) de quienes en definitiva, ni fueron "tan felices", ni supieron continuar tan famoso y potente Imperio "Austro-Húngaro", el que quizá estaba pre-destinado a desaparecer en aquellas fechas, puesto que con él, cayeron o desaparecieron otros "mayores y menores". Recordemos que en esos años desaparece el ruso, el turco y el chino (quizá alguno otro que ahora no recuerdo) como después van a "nacer y desaparecer" los efímeros "imperios fascistas" (Alemán e Italiano) por lo que podemos pensar el que son cosas del "destino". Desaparecen incluso las familias reinantes y con ellas los "divinos herederos" (recordemos que los reyes eran coronados "por la gracia de Dios") dándose el caso extremo de que el último emperador chino, muere ejerciendo de jardinero en la nueva China comunista. Igualmente van a desaparecer "unos lustros después", los imperios coloniales de potencias que parecían iban a conservarlos durante siglos(Inglaterra, Francia, Holanda, Bélgica, Portugal, etc.) e incluso el nuevo ruso-comunista ("URSS") el que hoy se está desintegrando; todo lo cual llama a reflexión sobre este, "disolvente siglo XX", lo que nos lleva a pensar en que parece ser como si... "algo sobre-natural moviese estos hilos". Todo esto voy pensando, mientras oigo al guía contar "una historia más"; también observo las estufas de porcelana ya descritas y las que me siguen sorprendiendo, puesto que en su momento este debió ser un invento sorprendente y utilísimo para aquellos "poderosos" de éste país en el que hace tanto frío y tan intenso, que nosotros los europeos del Sur... "no lo soportamos" y lo estamos sintiendo incluso dentro de ... "estas imperiales dependencias".

     Son las diez treinta, cuando salimos de este gran complejo monumental, en el que quizá se quiso... "perpetuar el poder y la gloria". Al salir (lo hacemos por diferente lugar, al que empleamos para la entrada) lo primero que podemos ver y apreciar es, la enorme estatua ecuestre que hay en el centro de la plaza donde nos encontramos, se trata del monumento a José II, a quien igualmente está dedicada la plaza y a la que dan fachada tres "alas" de estos palacios, dos de las cuales hoy ocupan, la "Escuela de Equitación Española" y la "Biblioteca Nacional", la que es de enorme importancia y riqueza cultural; y la que en gran medida, se debe a los fondos bibliotecarios acumulados por los sucesivos emperadores a lo largo de los siglos, todo lo cual -nos informa el guía- se pudo perder en un reciente incendio, felizmente sofocado en sus inicios, menos mal... "puesto que el libro es el monumento más imperecedero que ha logrado realizar el hombre, a lo largo de su turbulenta historia".

     Se nos ofrece visitar uno de los famosos cafés de Viena y realizamos esta visita a uno muy cercano y cuyo nombre es el de; "Café Griensteidl", entrando y tomando asiento en las mesitas preparadas a tal efecto (en Viena, el café hay que tomarlo sentado) y donde degustamos un buen café, el que nos reconforta grandemente del frío que traemos consigo. En dicho establecimiento reposamos un buen espacio de tiempo y luego continuamos la visita turística, lo que hacemos a pie, recorriendo el centro de la ciudad (que es peatonal) hasta llegar a la Catedral de San Esteban.

     Dedicamos treinta minutos a esta visita y ello, tras oír las amplias explicaciones que sobre tan famoso monumento religioso, nos ofrece nuestro guía. Describir este templo católico, de estilo gótico y el que tardó en ser construido varios siglos, no entra en mi capacidad de conocimientos, sí que reflejo mi asombro por cuanto de esfuerzo y trabajo representa, amén de la ostentación ya descrita en "otros similares", lo que por otra parte no sorprende, puesto que este templo catedralicio, está en la capital de lo que fuera un riquísimo Imperio "eminentemente Católico", e incluso aquí hubo concilio en 1311-1312 precisamente por el poder "del Imperio"; y es claro que todo ello, iba a repercutir en todo cuanto hoy hemos visto reflejado en el denominado arte religioso de la Catedral de San Esteban, la que por cierto, estaba concurridísima de fieles y turistas.

     Aquí se da por terminada la visita turística cultural a la ciudad, teniendo que resaltar que Eulalio, se ha esforzado todo lo posible y nos ha ofrecido casi dos días de lecciones muy condensadas, de esta Viena y su Imperio, el que parece ser como si quisiera renacer de sus cenizas, ya que hoy la pequeña Austria, se nos muestra como una potencia económica y social, e incluso con un muy notable protagonismo internacional.

     Debo decir que aquí no he visto mendigos, harapientos u otros tipos "pintorescos", que sí que proliferan en otras muchas capitales "desarrolladas"; tampoco aquí se "blindan" los comercios y establecimientos públicos, lo que denota que los robos y atracos, aquí deben ser escasos; apenas se aprecia la presencia de policía uniformada, lo que también es un buen síntoma de seguridad ciudadana, todo lo cual "me dice", que aquí y en estos sentidos... se debe haber progresado mucho, aunque Austria entera ya sea un país de viejos y maduros...sin descendencia notable.

     Se nos da tiempo libre y lo ocupamos en visitar el bien surtido comercio de este centro ciudadano, cuyos precios son a tenor con su desarrollo y por tanto bastante altos, si bien "algo hay que comprar", puesto que...¿Qué mujer se resiste a estar en Viena y luego decir al regreso que aquí no compró nada?.

     Efectuadas las compras regresamos al lugar donde nos espera el autocar y regresamos al hotel. Son las trece horas cuando entramos por sus puertas y directamente nos dirigimos al comedor.

     Tenemos la tarde libre, por ello la dedicaremos a descanso, ya que ni Ana ni yo, tenemos ganas de salir, máxime que esta noche tenemos concertados, "servicios extras y tendremos forzosamente que realizarlos, puesto que ya están pagados".

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XIII

 

 

     Así y después de comer, pasamos a tomar café en la cafetería del hotel y a sentarnos en cómodos butacones instalados en estos amplísimos salones, donde (qué duda cabe) me fumo plácidamente un largo "puro canario", lo que hago en un determinado lugar, el que está presidido por dos grandes óleos, uno representando al Emperador Francisco José y el otro a su esposa ("Sissí") el uno ya viejo (anciano) lo otra joven y en toda su plenitud... "parece ser como si ambos me mirasen"... ¡Qué cosas se me ocurren, entre las volutas de humo, que se desprenden del puro!.

     Ya en nuestra habitación, observamos por la ventana (que da a la calle) que ha empezado a nevar, culmina así este día gris y frío, que venía anunciando ello desde esta mañana. Seguirá nevando durante toda la tarde y parte de la noche, pero ello es lo normal aquí y ahora y por ello, no hay que preocuparse.

     A las 19 horas volvemos a nuestro autocar, el que nos aguarda a pocos metros de la puerta del hotel; lo realizamos con dificultad por culpa de la nieve, iremos a cenar a un típico restaurante vienés. Las calles ya están blancas por la nieve, es por lo que no podremos ir a la prometida visita a la "dorada estatua de Strauss, Rey del Vals" (Johann Strauss Jr.) la que se encuentra en el Cementerio Central (Panteón de los músicos célebres) y la que tiene un encanto especial iluminada en la noche; y donde la foto es obligada como recuerdo de Viena, en fin... "otra vez será".

     A pesar de que la ciudad está preparada para la nieve y los servicios municipales funcionan correctamente, echando arena en sus calles, tardamos más de una hora en llegar a nuestro destino, son por tanto las 20,10 h. cuando llegamos a un embarcadero del Danubio, donde se encuentra amarrado (mejor dicho, "anclado") un barco-restaurante, al que dificultosamente subimos, tras recorrer un respetable trecho y bajar una larga escalinata (hay alguna caída, sin consecuencias, afortunadamente) todo lo cual está copiosamente nevado y bastante resbaladizo.

     Curiosamente el barco lleva por nombre el de... "Johann Strauss" y el que aceptablemente acondicionado, nos ofrece una "regular cena", incluso mal servida (ni han puesto pan ni nos han servido agua, pese a haberla pedido al camarero). Cena que nos amenizan un pianista y un violinista, cuyo acompañamiento musical entra en el precio del cubierto o menú, lo que no insta para que luego al terminar esta cena, presenten "discretamente" a la salida... una bandeja petitoria de propinas o dádivas generosas. Mientras hemos cenado, el barco ni se ha movido del muelle, cosa que nos sorprende a algunos (quizá ingenuos) que esperábamos un paseo por el Danubio, mientras duraba la cena, tal y como se hace en otras muchas ciudades que cuentan con servicios parecidos; pero no, aquí impera lo estrictamente "comercial", por lo que nos sirven la cena con rapidez o prisas y sólo estamos allí una hora o poco más, cosa que de haberlo sabido yo, "no nos cogen en este engaño".

     En parte, la prisa también obedece a que tenemos "pagada" una visita a la denominada "Torre del Danubio" (que es en realidad donde teníamos pagada la cena) donde se nos ofrece una panorámica nocturna de la ciudad; pero como sigue nevando, "la panorámica" no es posible, si bien hemos subido a la torre (torre para los servicios de T.V. y radio, similar a la denominada "Pirulí" de Madrid) subida que se traduce a un rapidísimo, "subir y bajar", ya que por imperativo del horario de los empleados que "atienden los servicios de la torre", incluso se nos llegan a apagar las luces estando ya en la plataforma, a la intemperie y a 150 m. de altura; explicándosenos que ya es la hora de cerrar la torre y nos han dejado subir (pagando su importe, claro está) casi de favor. Mejor ni hubiésemos ido (seguía nevando y pudimos tener incluso algún lamentable accidente) puesto que todo ello fue absurdo y debió decirlo el guía y "retornarnos el dinero pagado"; pero es claro que "el agente-guía español", no renunciaba a sus ganancias. Tomamos todo esto con filosofía y con, "el puro cachondeo español", subimos de nuevo al autocar y volvemos a recorrer de regreso las calles nevadas y en las que seguía cayendo nieve con cierta abundancia. Al paso, pudimos ver "el esperpéntico espectáculo de una prostituta", que envuelta en un grueso abrigo de pieles, abría éste para mostrar al posible cliente... "sus más íntimos encantos carnales"... pobre mujer (pensé) aquel oficio y en aquella noche de frío y nieve.

     Pese a este desafortunado final, nos hemos despedido de nuestro guía Eulalio, con un fuerte aplauso, puesto que este hombre se ha esforzado todo cuanto ha podido y por ello, quedamos muy satisfechos de sus servicios profesionales. Le he prometido enviarle mi poesía "Hombre y Mujer", escrita en 1977 y publicada en 1986 en mi libro, "Pensando en...Andalucía", en la que "algo se dice, de lo que este hombre ha contado, sobre estos adultos de hoy, que ni quieren engendrar, ni parir". Igualmente le he dejado guías y folletos turísticos de mi ciudad y provincia, como suelo hacer con los guías de habla española, en mis viajes al extranjero; ya que es una forma de que sepan algo de "quienes somos y de dónde venimos"; y qué duda cabe que esto es positivo.

     Casi a las doce de la noche volvemos al hotel y lo hacemos muy decepcionados, ya que inteligentemente pensando, no mereció la pena salir del hotel, por cuanto ha acaecido gracias a... "los elementos"; y menos mal que no ocurrió nada digno de mención, pese a que dos señoras del grupo, tuvieron otras tantas y aparatosas caídas, que pudo costarles caro.

     Ya en nuestra habitación, hacemos el equipaje, puesto que mañana habrá que madrugar aún más, por si acaso la nieve nos entorpeciera el viaje que habremos de realizar hasta...Salzburgo. terminado de recoger el equipaje nos acostamos cuando ya son casi la una de la madrugada.

************

     Día 21 de noviembre: suena el teléfono y nos despierta a las seis treinta de la mañana, ya es de día, me asomo a la ventana y miro a través de la misma para comprobar si sigue nevando o ha nevado más a lo largo de la noche; efectivamente, aún cae la nieve y ella ha embellecido todo el entorno que puedo apreciar desde mi mirador. Nos aseamos con rapidez, cogemos el equipaje y recorremos los pasillos, "del laberinto hotelero" y bajamos a desayunar. A las 7,30 estamos subiendo al autocar bajo la nevada que continúa; minutos después y ya rodando por las calles de la ciudad, podemos observar "una Viena totalmente nevada y "blanca"; y por tanto se nos presenta con una belleza acrecentada por la luz de esta mañana y la limpieza del ambiente".

     Durante una hora, va a nevar a intervalos y dejar de hacerlo en otros; pero como lo ha hecho muy abundantemente, veremos bosques y campos totalmente cubiertos y engalanados con, "este puro manto de microscópicas estrellas de hielo", lo que hace a algunos compañeros/ras del grupo, pronunciar exclamaciones de asombro, al ver esas maravillas "heladas", desconocidas para nosotros meridionales y acostumbrados a climas totalmente diferentes y por tanto a muy diferentes paisajes. La autopista que por la que circulamos,  se nos ofrece limpia de nieve y por tanto transitable (reitero que los servicios públicos de carreteras funcionan bien) pese a ello el autocar tiene que circular a velocidad moderada. Encontraremos un accidente, un automóvil se ha salido de la carretera aparatosamente y permanece con las cuatro ruedas "para arriba" en el arcén de la autopista, quizá por circular a demasiada velocidad, pero al parecer este accidente lo ha sido sin víctimas (está siendo atendido por personal y vehículos oficiales, del eficaz servicio de carreteras).

     Desde que salimos de Viena han transcurrido ya casi dos horas, nos encontramos  a unos 70 km. de la ciudad de Linz, ha desaparecido la nieve, la que hemos dejado tras de nosotros, ya no hay nieve por los campos que atravesamos; el cielo se nos muestras con claros y nubes y "nos sale el Sol con timidez"; más adelante se nubla de nuevo e incluso encontraremos niebla. Vuelve a nevar de nuevo y vuelve a "salir el Sol con más fuerza"; y ya nos va a acompañar a lo largo de todo el día, lo que resultará mucho más espléndido para nosotros, puesto que con su luz nos va a permitir seguir disfrutando del bellísimo paisaje, de estos bosques, campos y montañas, los que en mayoría vamos a ver totalmente cubiertos por amplia capa de nieve y la que nos acompañará hasta las mismísimas calles de Salzburgo, las que vamos a encontrar...convertidas en un verdadero frigorífico natural, debido al intenso frío reinante en ellas.

     Seguimos "rodando" bastante bien en esta red de cuidadísimas autopistas, que "traemos" desde Francia, ya que incluso en ellas y para evitar ruidos y molestias a las poblaciones o núcleos habitados (por cuyas inmediaciones o límites cruzan) tienen colocadas altas vallas (pantallas o barreras) anti-ruidos, para que el fragor de estas carreteras no moleste la intimidad ciudadana de estos habitantes, cosa esta a destacar y felicitar como merece (estas barreras las he visto instaladas en Francia (algunas incluso artísticas o de grueso cristal transparente) Austria y Suiza (en Italia y España, no).

     Nos detenemos quince minutos en un área de servicios de la autopista; en la que lo hacemos lleva de nombre el de "Strengberg", donde realizamos unos necesarios y variados "servicios personales" y  en la que algunos viajeros del grupo, disfrutan tirándose mutuamente "pelotas" de nieve y jugando con ellas como "niños" y pese al intenso frío reinante.

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XIV

 

 

     Continuamos viaje y poco después salimos de la autopista y nos desviamos en dirección a "Bad Ischl", para continuar por esta carretera secundaria y llegar a través de la misma, hasta nuestro destino de hoy. Lo efectuamos así, por cuanto de atractivo tiene este itinerario, en el que encontraremos un lago de grandes proporciones ("Traun", me dice el guía que es el nombre del lago) y otro de menor tamaño, a cuya orilla comeremos y al que más adelante me referiré.

     En medio de estas (ya descritas) bellezas naturales, aparece y se nos muestra de pronto... "una gran fábrica de cemento", la que se encuentra en una grande y despejada ladera, totalmente nevada y la que se nos muestra como, "un monstruo enorme y humeante", que rompe totalmente la armonía natural de estos valles y montañas, en los que existen unas grandes zonas residenciales y de veraneo, que ocupan gentes de "cierto nivel económico" y también (se me dice) de gentes "populares", o de clase trabajadora asalariada.

     Atravesaremos algunos túneles o semi túneles, construidos en esta carretera y ello para evitar los aludes o desprendimientos de estas empinadas laderas montañosas; veremos enormes "chuzos de hielo", descolgarse por algunas torrenteras y por los desagües de los citados túneles, todo lo cual y al propio tiempo que embellece el lugar, nos informa del enorme frío reinante en el exterior y pese a que como dije, luce el Sol.

     Seguimos recorriendo esta sinuosa carretera que bordea los lagos citados y transcurre por estrechos valles y llegamos y nos detenemos en un pueblo cuyo nombre es, "St. Wolfgang", el que está situado a la orilla del lago de igual nombre. Como luce un sol brillante, recorremos algunas calles de esta localidad, en la que abunda el comercio, los establecimientos hoteleros y de restauración, pero la que se encuentra "desierta"; y pese a ser domingo, apenas se nota movimiento o "vida", lo que me sorprende puesto que es día de fiesta y hace un tiempo espléndido, estando el Sol en su cenit y todo ello no concuerda con lo que representa esta zona, que es de veraneo, vacaciones, descanso o residencial de "pudientes". Llegamos a un embarcadero, desde donde se divisan buenísimas panorámicas de aquella comarca y donde tomamos fotografías; en esta parte del lago hay cisnes, gansos y patos, los que acuden al vernos, quizá buscando el que les echemos algo de comer... "los empleamos como adornos especiales en nuestras tomas fotográficas o de cámara de video", puesto que estos animales completan todo cuanto de bello estamos viendo y disfrutando en este apacible día soleado y tranquilo, de este (ya) invierno alpino.

       Aun cuando es domingo, encontramos en aquel lugar una tienda abierta y en la que venden de... "todo eso que suelen comprar al paso, los turistas en cualquier zona de turismo de cualquier país del mundo"; tienda que visita la mayoría de los componentes del grupo, que compra de esas cosas, que por lo variado de ellas omito el reflejar. Felices y contentos nos dirigimos al lugar donde comeremos y el que nos ha buscado el guía y que resulta un muy confortable establecimiento.

     Comemos y comemos bien, en un restaurante "familiar", cercano al lago y que es quizá el único que funciona hoy aquí. Podemos reposar un poco la comida y tras este reposo, en el que hemos podido tomar un buen café y fumar un rato; salimos de nuevo y recorremos el camino de regreso hasta el lugar donde nos aguarda el autocar, el que por la abundancia de nieve no ha entrado en el pueblo.

     Emprendemos viaje y seguiremos viendo incansablemente estos paisajes nevados, viendo en algunos lugares como esquían o se deslizan sobre trineos, los habitantes de aquellos lugares, los que se solazan y disfrutan de esta abundancia de nieve y sol, que este domingo les brinda.

     Llegamos a Salzburgo y entramos en la ciudad a las 14,40. Salzburgo es una famosa ciudad, la que en la actualidad cuenta con unos ciento cuarenta mil habitantes, la fama le viene en la actualidad de "la música" y sus famosos conciertos; y el haber nacido en ella Mozart, que como sabemos fue, "uno de los principales padres de esa música que hoy explota la ciudad"; todo ello muy conocido y por lo que yo omito decir más, pero sí que diré algo que quizá sea bastante menos conocido.

     Esta ciudad fue gobernada hasta el pasado siglo por príncipes... estos eran los arzobispos católicos de la ciudad, los que por tanto, ostentaban paralelamente los poderes materiales y espirituales; por tanto, eran controladores de todo cuanto acaecía en su ciudad y los ciudadanos, puesto que debían cuidar de la... "materia y espíritu de los mismos" y por tanto de la de todos los habitantes de esta archidiócesis, que era riquísima (puede que lo siga siendo) dicho sea de paso; y lo que se nota en la ciudad, por la profusión de iglesias, monasterios  conventos y palacios, puesto que suman (los templos religiosos) casi la cincuentena, si bien hay que decir que hoy, hay dos protestantes; lo que en definitiva (pienso) son muchos templos para ciudad tan pequeña y que lo sería mucho más, en la época en que todo ello fue mandado edificar, en base a la gran riqueza que aquí se generaba.

     Esta enorme riqueza fue posible gracias a la "sal común"; y de ahí el nombre de la ciudad (Salzburgo o "ciudad de la sal") puesto que la sal, a la que hoy tan poca importancia damos, era hasta "ayer mismo", mercancía tan valiosa, que era imprescindible para la conservación de muchos de los alimentos que el hombre necesitaba para su supervivencia en períodos de escasez de alimentos. Igualmente, "estos príncipes religiosos", al propio tiempo que monopolizaban el comercio de la sal, también comerciaban con el oro, el cobre y todo tipo de comercio posible y factible de realizar, a través del (y gracias al) río navegable que atraviesa esta ciudad (río Salzach) todo lo cual, es claro que era controlado por estos prelados del... "pobre Cristo".

     Mientras me hago todas estas reflexiones, vamos recorriendo la ciudad, cuyas calles, plazas y jardines, están totalmente nevados, habiendo hielo en algunos lugares. Llegamos al hotel donde pernoctaremos esta noche; se trata del "Hotel Europa", el que resulta ser muy moderno y confortable y donde nos está aguardando una guía, la que tenemos contratada para que nos muestre la ciudad, realizando el recorrido turístico más conveniente y completo posible.

     Esta bella mujer (lo es) de unos cuarenta años de edad... habla un buen español y nos acompaña, muestra y diserta, fluida y ampliamente, sobre todo el contenido turístico de la ciudad. Con ella estaremos tres horas... "tres horas de muy intenso frío", en las que recorreremos calles, plazas, templos y teatros (éstos vistos desde fuera) incluso cruzando el citado río por uno de sus puentes y viendo (como no) desde fuera, las dos casas que ocupara Mozart, puesto que como sabemos, esta ciudad fue la "patria chica" de ese gigante de la música que fue... Wolfgang Amadeus Mozart, el que allí nació y vivió la mayor parte de su corta pero fructífera vida musical (de la otra disfrutó bastante menos) y en cuya vida, "salzburguesa", ocupó primero una y luego otra (dos casas) viviendas, en dos etapas de la misma... y las que hoy "son veneradas", por cuantos reconocen el grandioso legado musical que dejara este hombre, el que no olvidemos... "murió pobre y mísero" (incluso fue enterrado sin ataúd siquiera y sepultado en una fosa común, en Viena, que es donde le vino la muerte)... Legado (repito) musical, que entre otras cosas, permite hoy a su "ciudad natal", el que esta, sea algo así, como... "la capital mundial de la música"... "Gloria -pues- a Wolfgang Amadeus  Mozart... amén".

     Debido al enorme frío que hoy "reina aquí" (acrecentado por la humedad que aporta el río, que como antes dije, "parte en dos la ciudad") entramos a tomar café y lo hacemos cerca de una de las casas citadas y que ocupara el músico. Curiosamente el café también lleva el nombre de Mozart (aquí está presente el nombre de este sublime creador, por doquier) y en el que nos reconfortamos de este horrible frío que nos ha penetrado hasta los huesos, descansando una media hora cómodamente sentados y "calentitos", en este concurridísimo café, que se encuentra instalado en una primera planta de uno de estos viejos edificios de tan famosa calle y en el que hay mucha gente joven, en estos momentos en que entramos; posiblemente estudiantes universitarios, que son muy abundantes en esta ciudad.

     Es noche cerrada cuando salimos del café, son las seis de "la tarde" y en España es de día. Emprendemos el recorrido para llegar donde está aparcado el autocar, al que subimos (tras despedirnos de nuestra guía) y  en el que regresamos a nuestro hotel, del que ya no saldremos hasta la siguiente mañana, puesto que el frío no invita a realizar "paseos nocturnos"; yo prefiero cenar tranquilo y luego fumar pausadamente mi habitual cigarro puro, mientras pienso lo que escribiré, sobre esta tarde en Salzburgo y lo que "apretadamente" realizo antes de acostarme, ya que necesito recoger "vivas" las imágenes y sonidos, recogidos esta tarde y a lo largo de todo el día... puesto que ha sido un muy buen día de bueno y enriquecedor turismo... me siento cansado y feliz. Por ello dormiré muy bien esta fría noche, que aunque hay calefacción, pero hay que dormir abrigado.

 

 

     VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XV

 

 

     Son las seis de la mañana, de este veintiuno de noviembre, cuando ya estoy levantado, puesto que quiero tomar un baño y hacerlo con toda la tranquilidad posible.- Son las siete cuando amanece y ello lo apreciamos ya instalados en el comedor del hotel, el que está situado en la planta catorce (decimocuarta) del edificio y donde anoche cenamos. Como existen grandes ventanales, ellos me permiten una buenísima vista de la ciudad y alrededores de la misma, por ello veo perfectamente el amanecer y con él a la ciudad totalmente nevada y el bello panorama consiguiente, puesto que todos estos lugares son notables, si bien lo que veo es afeado horriblemente por el espacio que ocupan, una enorme y humeante chimenea y la central eléctrica de la cual procede, y las que instaladas en pleno centro ciudadano, distorsionan todo su entorno. Incomprensible esta instalación en el lugar donde la misma se encuentra... "en fin, son cosas del progreso" y por lo visto no han tenido solución mejor, aquí.

     Bajamos equipajes y los instalamos en el autocar, al que subimos y cuando salimos de la ciudad, son las siete y cuarenta minutos (lo hacemos con 10 m. de retraso) nos acompaña una muy joven y simpática guía, cuyo nombre es el de Teresa, la que con amabilidad y muy agradable voz, nos informa del recorrido que hoy tendremos; después nos pone en el radio casete del autocar, una cinta de música de Mozart, que mucho le agradecemos quienes nos son gratos "estos ruidos", que a otros muchos y al parecer... "molestan bastante", puesto que no guardan el necesario silencio que estos bellos conciertos requieren (que le vamos a hacer).

     Rodamos en dirección a la cercana Alemania, concretamente nos dirigimos hacia Baviera, por ello a las 8,15 estamos ya en la frontera austro-germana y tras unos trámites aduaneros, que afortunadamente resultan muy breves, cruzamos y pasamos a Alemania; diez o quince minutos después, "pisamos suelo alemán".

     Nos dirigimos a un lugar bastante "mítico", puesto que vamos a visitar el denominado, "Palacio del Rey Loco", al menos así es conocido en la Historia a Luis II de Baviera, el que también fuera mecenas de Ricardo "Wagner" durante año y medio; de la turbulenta vida de este (también) famoso compositor de música, y al que "montó" sus grandiosas óperas y le pagó generosamente, puesto que (lo dice nuestra guía) de muy joven, este (entonces) príncipe "loco"... "se enamoró de la música de Wagner".

     Tras este período de los "dieciocho meses wagnerianos", el rey se retiró y se dedicó casi exclusivamente a vigilar y dirigir las construcciones de los tres grandes y legendarios castillos, que pretendió poseer, este "pequeño rey, lleno de delirios de grandeza"... El que veremos hoy, es el que lleva el nombre de... "Herrenchiemsee".

     Estamos atravesando montañas y valles, de lo que se denominan, pre Alpes "Bávaros" y por tanto, dentro del Tirol, cuya región montañosa ocupa parte de varios países alpinos. Todo ello está cubierto de nieve y por tanto continuaremos disfrutando de estos bellísimos paisajes, los que envueltos en una gran capa de este manto nevado, nos los presenta serenos y apacibles; y por ello, nos transmiten esa quietud, pese a que... "estemos en movimiento". Yo al menos, así lo siento y lo digo.

     Nos va informando Teresa y nos dice, que este palacio está situado dentro del lago "Chiemsee", conocido también en Alemania como "Mar de Baviera"; lago bastante extenso puesto que cuenta con ochenta y cuatro kilómetros cuadrados, teniendo una profundidad de hasta setenta y tres metros y en el que existen tres islas, siendo en la mayor de estas, donde Luis II, se propuso construir (no lo consiguió, puesto que quedó sin terminar)... "su Versalles particular", el que conocido con el nombre de "Herrenchiemsee", fue todo un escándalo para la ciudadanía de aquel pequeño país, puesto que gastó en esta obra, la enorme cifra que representaban dieciséis millones de marcos de los de entonces y por ello (entre otras cosas) fue considerado como loco; y apartado del gobierno bávaro, por sus propios ministros, los que lo desterraron a un apartado lugar, donde en circunstancias no aclaradas, apareció ahogado junto a su médico; habiéndose encontrado los cuerpos de ambos, flotando en las aguas del lago "Starnberg", contiguo a su residencia del Castillo de Berg, donde había sido confinado bajo gran vigilancia...?

     Mientras llegamos al lago Chiemsee y para irnos "ambientando", Teresa nos pone música de Wagner, la que oída "viendo pasar" esta parte de Baviera, completamente nevada, resulta todo ello hermoso y bello, creando todo el conjunto, emociones muy agradables al espíritu de cualquier persona... "un poco sensible y conocedora de parte de los dramas de ciertos personajes, privilegiados por los dioses", pero a la vez desgraciados por sus propias pasiones.

     Tengo que señalar, que a Luis II, los bávaros también le asignan el apelativo de "rey romántico".

     Son las nueve y cinco minutos, cuando llegamos al embarcadero del citado lago, hace un frío enorme, acrecentado por la gran humedad que transmite esta gran cantidad de agua. Mientras nuestra guía realiza los trámites de adquirir los pasajes y llegamos al muelle "lacustre", embarcamos y nos acomodamos en "el Berta", que es uno de los barcos que realizan estos servicios... han transcurrido unos larguísimos veinticinco minutos y cuando emprendemos esta corta travesía, son las nueve y treinta.

     El barco es un poco más grande y mejor acondicionado que el que ocupamos en Venecia, en él caben unas doscientas personas y dentro del mismo, no sentiremos frío. De inmediato a subir nosotros (únicos ocupantes en esta travesía) "el Berta" se dirige a toda máquina, hacia la denominada "Isla de los Señores", lugar donde se encuentra el ya mentado palacio real.

     Está intentando lucir "tímidamente" el Sol, e iluminar este hoy tranquilo lago, en el que proliferan diferentes especies de patos y algunos cisnes. Hay un poco de niebla o brumas y todo ello me impide ver y apreciar en toda su plenitud, las bellezas de estos lugares, que indudablemente deben ser notables, apreciadas a plena luz solar y en días claros y limpios.

     Llegamos a la "Isla de los Señores", hemos tardado unos quince minutos en llegar al embarcadero, pese a que hemos navegado a una velocidad notable.

     Según tenemos "contratado y pagado", esta visita al palacio real, debiera haberse realizado en "coche de caballos", pero en donde desembarcamos, no hay ni caballos ni siquiera "un alma", así es que acompañados y guiados por Teresa (nuestro guía español, se ha quedado "calentito" en un bar, sito en el lugar desde donde embarcamos para llegar aquí) emprendemos a pie el camino, que nos separa del palacio, el que dista bastante trecho desde el embarcadero, puesto que tardamos unos veinte minutos en llegar, haciéndolo a través de un camino que cruza un bosque, todo lo cual encontramos nevado en abundancia; y por cuanto ya he dicho, sufrimos un frío intenso, amén de los inconvenientes, propios y fáciles de comprender, por cuanto ya he relatado anteriormente.

     Este horrible frío, no impide el que apreciemos el grandioso espectáculo de este bosque, compuesto por enormes árboles de, hoja caduca y por tanto desnudos, pero los que se nos ofrecen cubiertos en todo su ramaje, por la abundante nieve, que igualmente cubre todo el follaje del suelo y todo ello resulta enormemente bello en su desolación.

     Visitamos el palacio, el que está atendido y vigilado por el personal encargado de ello, Teresa nos va dando un detallado relato de las habitaciones y estancias por donde podemos pasar; nos lleva incluso a una parte del mismo, donde quedó, "el tajo de las obras", puesto que como ya dije, la obra no pudo ser terminada, si bien quedó en estado muy avanzado y totalmente terminadas las ostentosas dependencias destinadas a Luis II, el que curiosamente... "sólo pasó aquí nueve días y estuvo totalmente solo... salvo la servidumbre que lo atendió"...?

     Es de destacar -repito- la suntuosidad de las estancias reales, acabadas siguiendo el capricho o los delirios de grandeza de un pobre rey (o "rey pobre", ya que solo lo fue de la pequeña Baviera) que posiblemente creyó, haber nacido en tiempo posterior a sus íntimos deseos de "absolutismo real", ya que en este palacio rindió culto ostentoso a Luis XIV y a Luis XV de Francia y en general a la monarquía absolutista de "los Borbones franceses" (representados amplísimamente en todos los salones del palacio, incluso frente a... la propia cama de Luis II "el rey loco") los que con mayor poder y riquezas, que las que pudo tener este "pobre loco", lograron lo que él, pienso que deseaba, o sea... "pasar a la historia con grandes letras" y quizá esa fuese su obsesión; o sea, creer que con sus palacios (y el apoyo a Wagner) pasaría a esa posteridad con el grado de "grandeza" y por ello dilapidó el gran capital que gastó o consumió en todo ello y sin poder acabar; "su gran obra"... se suicidó y esto último, quizá también, para cerrar con una muerte trágica, lo que no pudo cerrar con dinero y poder... en fin, otro triste y absurdo "drama real", que protagonizó un individuo de la especie "homo sapiens u hormiga humana". Luis II de Baviera, murió (loco) a la edad de cuarenta y un años y no dejó ni amor ni descendencia... y el que curiosamente fue sucedido por su hermano menor "Otón I", el que tampoco pudo reinar, por incapaz e imbécil y por tanto, tuvo igualmente que ser "apartado de la corona bávara".

     ¿Qué Luis II fuera homosexual o no?... la verdad es que no se le llegaron a conocer "amores de ningún tipo", salvo los que sintiera por sí mismo, puesto que ese "narcisismo", sí que late y destaca enormemente en la obra de este palacio, lo que es notado simplemente observando un poco todo cuanto allí se hizo construir; y que culmina en el suntuoso baño, "rodeado de espejos" y otros muchos detalles que lo resaltan.

     De cualquier forma consiguió pasar a ser "figura mítica"; y que hoy explotada, es rentable para "su Baviera", gracias a ese fenómeno conocido como "el turismo" y por cuanto hoy... "todo o casi todo, se vende o es... vendible".

     Terminada la visita a este palacio "versallesco" (fue construido queriendo imitar en todo lo posible al de Versalles) salimos por la entrada principal, cuya amplísima explanada y bosques cercanos, presentan una estampa maravillosa; por ello pido a un compañero del grupo, que con mi máquina, me tome una fotografía, pero tomando como fondo esa estampa natural ya descrita y que se muestra "salvajemente bella", debido a la nevada que está cayendo en estos momentos y puesto que tomar la fachada palaciega, como fondo... la verdad, no me interesa en absoluto. Efectuadas las diferentes tomas fotográficas, que casi todos efectuamos, emprendemos de nuevo el camino de regreso y bajo la nieve y el frío, que no ceden.

     Tardamos más tiempo en el regreso del que empleamos al venir; incluso el grupo se va disgregando y quedan personas rezagadas, que no pueden seguir un mayor ritmo al andar; el que puede abrevia y acelera el paso y aun así, llegamos todos al embarcadero..."ateridos de frío", donde tenemos que aguardar al barco, puesto que allí no se encuentra; nos refugiamos en un cobertizo anexo y que sirve de "sala de espera", pero en el que por ser de tipo "túnel", seguimos padeciendo el congelador frío.

     Pese a todo ello, salgo de este refugio y me acerco a la orilla y borde del embarcadero y observo a los patos y cisnes, los que en total quietud, aguantan en el agua la nevada que está cayendo. Recuerdo que en el bolsillo traigo unos trozos de pan, recogidos de la mesa esta mañana pensando en alguna ocasión así, puesto que ayer no pudimos echar nada a aquellos otros "patos y cisnes" del lago de St. Wolfgang, los que hambrientos nos pedían algo de comer y ello de forma ostensible. Empiezo a tirar trocitos de pan al agua y de inmediato, aquellas quietas o "semi-paralizadas" aves, acuden en tropel y se disputan la comida, dando grandes gritos o graznidos y peleándose entre ellos... "que carrera tan horrible debe ser el hambre" (pienso) mientras lamento el no haberme traído, todo el pan que sobró en las mesas esta mañana (siempre sobra pan, puesto que "engorda").

     Por fin viene "el Berta" (me acuerdo en este momento, del gigantesco y famoso cañón prusiano, de igual nombre y de triste recuerdo, el que en 1918 bombardeaba París, desde 100 km. de distancia).

      De inmediato a que amarra al muelle esta embarcación, subimos a ella con rapidez para refugiarnos de las inclemencias que venimos padeciendo y deseando regresar al punto de partida cuanto antes, lo que hacemos de similar forma a la ya descrita, si bien el regreso lo hacemos sobre un lago mucho más gris y tétrico; y en el que sigue cayendo abundante nieve.

     Cercano al muelle existe un complejo hotelero y en el mismo diferentes restaurantes; comemos en uno de ellos y lo hacemos bien, ya que se trata de una comida especial ("codillo de cerdo, al horno", es el plato fuerte) que hemos pagado como servicio extra, puesto que no entraba en las del "paquete turístico", el que fue contratado en régimen de "media pensión" (cama, cena y desayuno).

     Esta fuerte comida nos ha venido "de perlas", para recuperar las muchas calorías que hemos consumido esta mañana, soportando un frío que en nada debe diferir del de las estepas siberianas.

     A las 13,25 h. estamos subiendo al autocar y yo lo hago con  mi "cigarro puro ya encendido", el que me iré fumando mientras pienso y medito, ya que "este trabajo" me relaja y "aclara la mente, de forma muy notable" y todo ello, lo iré realizando mientras sigo viendo el grandioso espectáculo ya descrito y reiterado y todo ello... mientras realizamos la última etapa de nuestro viaje de hoy, cuyo final será la ciudad de "Innsbruck".

     A las 14,15 h. cruzamos de nuevo la frontera austro-germana y por tanto dejamos tras nosotros Alemania y regresamos a Austria. Nieva aún, pero ello será por poco tiempo, ya que en breve, encontraremos al Sol en los valles austriacos por donde discurre la autopista y ese tiempo "claro", nos  va a acompañar durante el resto del día y la "fría noche".

     En algunos espacios de este recorrido y mientras vamos viendo el paisaje, Teresa nos va hablando de su país y entre otras cosas nos dice que... "El Tirol es muy rico" y en él, aún viven en el campo el cincuenta por ciento de la población, la que se dedica a la agricultura, ganadería y al bosque (maderas y derivados forestales) dedicándose el otro cincuenta por ciento al sector turístico y deportes de nieve y montaña, junto a una también notable y variada industria dedicada a múltiples fabricados o transformaciones de "materias primas", amén de a los servicios administrativos propios de cualquier Estado.

     También nos va contando Teresa, las costumbres, fiestas, conmemoraciones, curiosidades y otros relatos del pueblo llano o de la historia del país, todo lo cual es ameno y resulta grato de oír y por tanto son de agradecer estos aportes culturales.

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XVI

 

     A las 15,15 h. estamos entrando en la capital del Tirol (Innsbruck) y lo hacemos con sol y sin nieve, que incluso hemos dejado muy atrás en los campos y la que tampoco encontramos en la ciudad, salvo en las altas montañas que "cierran" este valle y en las que sí que se aprecia gran cantidad de nieve, si bien no hay ni una sola nube en las alturas, por lo que incluso podemos apreciar ciertas lejanas instalaciones, que deben ser estaciones de alta montaña y donde indudablemente, se estará esquiando en estos momentos.

     Nuestra guía dirige el autocar y nos lleva en primer lugar, a las instalaciones deportivas, donde se celebraron hace solo unos años, dos olimpiadas de la nieve o "juegos de invierno", pudiendo llegar en autocar hasta muy cerca de las mismas y recorriendo a pie el resto, hasta llegar donde están instalados los "famosos anillos olímpicos" y las grandes planchas de bronce, donde constan los nombres de todos los ganadores de las diferentes pruebas celebradas en los ya referidos juegos "mundiales"... Desde esta soberbia atalaya, tomamos diferentes fotografías y podemos apreciar aún mejor este valle y sus grandes montañas, totalmente blancas por la nieve y las que aún iluminan el sol en sus crestas o altas cumbres.

     Regresamos donde nos aguarda el autocar y al paso, visitamos una gigantesca estatua, dedicada a un "héroe tirolés", cuyas gestas nos relata Teresa. Se trata de la dedicada a Andreas Hofer y la que conmemora las luchas por la independencia del Tirol... "nacionalista", que trajo en jaque al "Imperio"; y el que murió fusilado, por querer la independencia de su país.

     De allí bajamos a ver  algunas iglesias, algunas de las cuales mantienen anexo el cementerio parroquial; aquí también son abundantísimos los templos del rito Católico, puesto que Teresa nos asegura que existen treinta y seis iglesias del citado rito, amén de dos más "protestantes". Visitamos algunos monumentos y el palacio imperial, así como "el famoso tejadillo de oro", la Torre de la ciudad, catedral de Santiago, etc.; todo lo cual sólo vemos por fuera, mientras oímos las explicaciones que nos va dando Teresa.- De esta forma, paseamos por las calles de esta pequeña ciudad, "cortada en dos" por el río "Inn" (del que toma el nombre) y que cuenta con algo más de cien mil habitantes y la que posee una universidad, "enorme" por la cantidad de estudiantes que a ella acuden y que nuestra guía asegura suman más de treinta mil... cae la tarde y enseguida la noche y con ellas... "cae un frío enorme" y que baja de las nevadas montañas, el que por su intensidad nos resulta muy desagradable, puesto que es agravado por un tenue vientecillo que nos penetra... como si viniese "cargado de agujas heladas". Se nos da una hora de tiempo libre, para que recorramos libremente el centro de la ciudad, "a nuestro aire".

     El grupo se disgrega y mi esposa y yo marchamos solos; queremos llamar por teléfono y lo hacemos en una cabina, después Ana compra algunas cosas típicas, entre ellas, dos preciosos llaveros fabricados con un célebre cristal (Swarovski), cuyas factorías radican aquí y con cuyo material "semi-precioso", realizan verdaderas maravillas innumerables artistas y artesanos especializados (se exporta mucho al extranjero) también compramos un sombrero tirolés, encargo que nos hizo nuestra hija menor... y luego paseamos y visitamos algunos comercios y grandes almacenes, los que "bullen" por la gran afluencia de clientes que compran ya... "lo de Navidad"; así hacemos tiempo hasta que por fin... "muertos de frío, subimos de nuevo al autocar", el que nos lleva de inmediato al hotel.

     Llegamos casi a las siete y por tanto ya muy entrada la noche, al denominado "Austrotel-Innsbruck", el que se trata de un edificio de cuatro plantas, estilo "tirolés" y que está instalado a las afueras de la ciudad. La apariencia del mismo es atractiva, si bien nos han asignado una habitación en la planta baja, en la que al entrar, notamos está "helada", puesto que tienen cerrado el paso de la calefacción que alimenta el único radiador... ¡qué falta de consideración hacia unos viajeros, que tienen reservadas y pagadas por anticipado sus habitaciones, en un país tan frío como este...! Incomprensible este proceder, que se repite en todas las habitaciones, como luego comentamos entre los compañeros del grupo... y como la temperatura de la calefacción, más bién es baja, pues no llegaremos a "entrar en calor en toda la noche". Yo me recupero del frío, dándome un baño de agua caliente, que sí que hay abundante (menos mal).

     Cenamos aceptablemente y nos acostamos temprano, puesto que mañana repetiremos el horario de salida y marcharemos en dirección a la cercana Suiza. De cualquier forma el día (para mí) ha sido muy positivo..."yo he aprendido mucho y a ello es a lo que vengo, principalmente".

******************

     Veintitrés de noviembre... empezamos a vivir un nuevo día.

     El teléfono nos despierta a la misma hora de ayer, efectuamos nuestro aseo, desayunamos y a las siete y treinta y cinco, nuestro autocar emprende de nuevo la ruta; ha helado muy intensamente esta noche, ello se nota en la fuerte escarcha que cubre los campos que rodean Innsbruck; el chófer comenta que ha oído decir en el hotel, que la pasada noche se han registrado temperaturas de más de diez grados bajo cero. Hay brumas en el cielo y como es lógico... sigue haciendo mucho frío.

     Rueda nuestro autocar por los alrededores de Innsbruck y en breve tomaremos la dirección de Ginebra, ciudad suiza que será nuestro destino de hoy y que dista unos seiscientos kilómetros.

     Sobre la neblina que flota encima de los campos y laderas montañosas, "nos sale el Sol" y éste ilumina las montañas que nos rodean, o mejor dicho... ilumina las crestas de la mismas y sus cotas más altas, así podemos ver en toda su intensidad, los picos nevados, en un espectáculo de sol, nieve y cielo azul, que resulta bellísimo en su conjunto... son las siete cuarenta y cinco, cuando nos adentramos en la autopista.

     Sigue sin haber nieve en todos estos valles por los que discurre la carretera, luego más adelante sí que la encontraremos en otros, que indudablemente están a más alto nivel de altitud, pero a pesar de ello, parece ser que vamos a tener un día "de suerte" y el buen tiempo nos va a acompañar en gran parte del mismo, donde va a lucir el Sol en su plenitud y por tanto, seguiremos viendo estos cielos de un azul "especial".

     Todos estos valles están cultivados con intensidad y los bosques cubren las laderas de las montañas hasta casi sus cúspides. Por descontado que cada valle tiene "su río" y el que discurre con abundantes y limpísimas aguas; existen muchas viviendas, las que en mayoría están diseminadas por las zonas cultivadas de estos valles, por ello los núcleos principales o municipios, suelen ser pequeños, destacando en ellos las esbeltas torres de sus iglesias, las que suelen ser muy puntiagudas y con "muy afilados campanarios, que apuntan hacia el cielo". Cruzaremos a través de innumerables túneles de diferente longitud, algunos de más de cinco kilómetros de recorrido, destacando sobre todos ellos, el considerado "mayor" (creo que es el más largo de toda Europa) y el que como todos, lleva un nombre... éste es el denominado de, "Arlberg" y cuya longitud es de casi diecisiete kilómetros, concretamente 16,800 y el que perfora una cadena montañosa cuya denominación es la de, "Vorarlberg"; este es de los de peaje y por tanto antes de entrar hay que pagar el canon establecido.

     Cuando salimos de este larguísimo túnel (el que como todos, tiene, amplios servicios de escape, socorro y ventilación, amén de buena iluminación) son las 9,15 h. y de inmediato encontramos muy abundante nieve, la que cubre todo el valle y llega hasta el borde de las abundantes aguas que discurren por sus partes más bajas; parece ser como si a través de este túnel... "hubiésemos entrado en el corazón de Los Alpes".

     Son las diez de la mañana, cuando llegamos a la frontera de Liechstenstein, pequeño país independiente, regido por un príncipe de igual título (es por tanto, "un principado y también un paraíso fiscal") pero cuyas fronteras vigilan y cuidan funcionarios del Gobierno Helvético; así pues, son gendarmes suizos los que nos revisan los pasaportes (lo que hacen, subiendo directamente al autocar y realizándolo todo con gran rapidez) dejándonos entrar en este pequeño país de habla alemana, cuya extensión es sólo de ciento sesenta kilómetros cuadrados; y cuenta con alrededor de veintiocho mil habitantes, siendo su moneda el franco suizo y su religión, católica en mayoría (90 % y resto de protestantes).

     Pasada la frontera nos detenemos en este puesto fronterizo, ya que hay viajeros que quieren cambiar moneda y otros necesitamos buscar unos aseos. Yo entro en unos servicios públicos, donde hay hasta "calefacción" y son... "hasta gratuitos".

     Todo está cubierto por la nieve; seguimos viaje y nos vamos a detener en la capital de este Estado (Vaduz) donde permanecemos unos treinta minutos y en la que a pleno sol, tomamos algunas fotografías o entramos en algún café, o damos un pequeño paseo (cada cual según ha creído oportuno de como emplear su tiempo).

     Son aproximadamente las once, cuando reemprendemos nuestro viaje y lo hacemos ahora en dirección a Berna (capital de la "Confederación Helvética"(Suiza); ciudad no prevista en nuestro itinerario, pero la que vamos a poder ver y visitar, puesto que vamos muy bién de tiempo esta mañana y turísticamente, es mucho más interesante que en la que pernoctaremos esta noche.

     Berna es algo así como "la síntesis de toda esta confederación de cantones suizos"; y quizá por ello la eligieron como capital, de este complicado y muy próspero país, el que no tiene ni idioma propio (se habla alemán, francés e italiano y ello dependiendo de la región) ni muchos "prejuicios"... ni tampoco está (o ha estado) ligado a "todas las alianzas que han asolado el mundo con sus guerras"; de ahí esa prosperidad y esa paz interior, que mantienen desde hace bastantes siglos, cosa felicitable por demás, ya que hay que reconocer lo bién gobernados que siempre han estado los suizos, pese a que allí, "no votaban la mujeres"...?

     A medida que vamos penetrando en Suiza, se van ensanchando los valles, los que llegan a ser amplísimos y con grandes llanuras. En estos valles no hay nieve, ni al parecer en estas tierras del fondo hace mucho frío; quizá porque al ser amplias "hoyas" resguardadas por altas montañas, el Sol es recogido con gran intensidad por estas enormes "calderas naturales"; y todo ello repercute en la fertilidad de estas tierras, en las que incluso vamos a encontrar algún rebaño de ovejas pastando tranquilamente en ellas y a algunos caballos, realizando igual cometido, si bién a estos últimos los han cubierto en sus lomos con amplias telas, mantas o "gualdrapas". Destaco todo ello, por cuanto desde que entramos en los Alpes italianos, hasta este preciso momento, no recuerdo haber visto "ni un caballo, ni una vaca, ni una oveja", por lo que deduzco que estas ganaderías, en ésta época están todas bien resguardadas en los establos.

     También estamos viendo lagos con cierta profusión, puesto que en este recorrido abundan los mismos y que son de "todos los tamaños imaginables" y entre los que destaca el mayor de todos, o sea el "Lemán" y el que bordearemos desde Lausana hasta Ginebra, si bién este último apenas si veremos por cuanto nos cae la noche, apenas llegar a las inmediaciones del mismo.

     Va transcurriendo el tiempo y en el transcurso del mismo, pasamos por Zurich y otras importamos ciudades; a las 13,30 h. estamos entrando en Berna, dejándonos el autocar en un lugar céntrico de la ciudad, puesto que bajamos "a las puertas del Hotel Metropol", el que está situado en el centro de la antigua ciudad; Berna está nevada, si bién no con intensidad. Se nos conceden dos horas de tiempo libre, por tanto cada cual las emplearemos según nuestros gustos y preferencias.

     Mi esposa y yo, de inmediato marchamos a realizar lo principal a esta hora del día, o sea comer; entramos en un restaurante italiano, situado en la calle central (calle porticada en ambas márgenes y cuyo nombre desconozco) y cercano a la famosa torre del "reloj astronómico". Decidimos este establecimiento, más por la facilidad de entendernos en su idioma, que por otra causa.- Afortunadamente y nada más tomar asiento en el mismo, nos atiende un camarero español (es gallego) nacido en Vigo, el que amablemente nos traduce la carta y nos facilita la elección del menú; comeremos bién y tomaremos café, todo ello a precios bastante altos y ello debido al... "alto nivel de vida que existe en Suiza y que repercute en todo cuanto se compra y se vende".

     Este camarero que dice estar ya harto de hablar alemán, se muestra con nosotros bastante conversador y es claro que disfruta enormemente hablando con nosotros un idioma común (1) y nos dice, entre otras muchas cosas, de incluso su vida privada... "la crisis económica ya se nota en Suiza, si bien él se gana aquí la vida "muy bién" y que "sueña en algún día no muy lejano... volver a su querida Galicia" y allí disfrutar la casa que ya tiene y que ha conseguido, precisamente... con lo que aquí ha ganado y ha sabido ahorrar (haciendo enormes economías, esto no lo dice él, lo afirmo yo) a lo largo de los ya más de veinte años que lleva trabajando aquí y los que aún le quedan; y en los que piensa seguir ahorrando todo lo suficiente para "volver sin problemas"...? Firmemente deseo lo consiga este "hombre vital".

     Después de comer, realizamos un paseo por este centro ciudadano, en el que observo gran movimiento comercial, por la gran afluencia de público que hay en el comercio; tomo alguna fotografía y regresamos al mismo lugar donde nos dejara el autocar. A las 15,40 h. reemprendemos el viaje, lamentando lo poco que hemos podido ver de Berna, pero el tiempo apremia.

     Rodamos ya por la autopista y en breve, empezarán a aparecer de nuevo, los campos nevados con mayor o menor intensidad; pronto nos empieza a anochecer y caen unas brumas que apenas nos van a dejar ver nada; pasaremos por los alrededores de Lausana y alrededor de las 18 h. estamos llegando "a las puertas" del Hotel "d'Auteuil", el que se encuentra en Lausana y muy cercano a la Plaza de "Cornavin", por tanto bastante céntrico de la parte de la ciudad, que está a "éste lado del lago".- Afortunadamente el hotel está muy bién acondicionado y es de construcción y estilo moderno.

 

 

(1) Mientras nos habla, sonrío "interiormente" y me acuerdo de las "polémicas" o "aldeanismos" de catalanes, vascos e incluso gallegos, con su idioma y defensa (e imposición) a ultranza de éste... "luego fuera de la aldea y del país... incluso de la nación o naciones, al final es el Español (que no castellano) el que nos une y si no es así... aquí delante de mí tengo la prueba fehaciente", de la realidad que por sí misma se abrirá camino. Por otra parte, debo decir que, vengo notando y en este viaje mucho más, el que se habla mucho más español en el extranjero y ello es bueno, muy bueno para nuestro idioma y cultura "mundial"... y al decir ello, me viene a la memoria, mi primera visita a Alemania (1977) y las enormes dificultades para podernos entender allí, pese a que fuimos a grandes ciudades del "Rín" y el "Mein".

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS  XVII

 

 

     Ya en las habitaciones de “nuestro hotel suizo”…  Y después de un necesario aseo y un corto descanso, salimos mi esposa y yo a dar un paseo por la ciudad. Nos han otorgado dos horas "libres" antes de la cena y las vamos a aprovechar viendo lo que podamos en esta noche "ginebrina". Empezamos a andar por esta cosmopolita ciudad, que cuenta con unos 330.000 habitantes, amén de la gran población flotante que debe existir aquí, debido a las continuas reuniones internacionales, que la política mundial convoca aquí, lo que obliga a mantener innumerables "sedes permanentes" a muchos países.

     También existen aquí "un enjambre" de bancos, que como sucursales de los de otros países, intervienen en negocios, junto con los no menos abundantes bancos suizos, lo que dice bién a las claras que aquí, se deben mover enormes intereses de todo tipo y donde "no deben faltar los de dudosa limpieza", ya que es claro que... "política y negocios, suelen ir muy unidos". En nuestro paseo, podremos ver, más de una sucursal de bancos españoles.

     En nuestro recorrido veremos igualmente restaurantes de países de "las cinco partes del mundo", también encontraremos alguno español, cuyas cartas de menús, están expuestas al público en idioma "español"(1) encontraremos abundantes (también) establecimientos de joyería, e incluso... "prostitutas de alto nivel, situadas en solitario y en lugares estratégicos de este centro ciudadano", donde (seguro) que... "casi todo se compra y se vende"; y donde "el dinero fácil, debe correr en abundancia"

     Sigue aquí "el frío siberiano". Y poco más puedo decir de lo que he visto en esta ciudad, que en definitiva me parece es... "una ciudad más del mundo de los negocios" y donde lo práctico se impone, puesto que también he visto varios ("y grandes") establecimientos de la denominada "comida basura" y ello, por sí mismo, me dice, "la nueva marcha de esta vieja y legendaria ciudad", donde también se ve mucha abundancia de "gentes de color", que indudablemente están aquí para realizar todos cuantos servicios "los europeos" no quieren hacer.

     Cansados de andar y bastante incómodos por el intenso frío, volvemos al hotel, observando que ya ha cerrado casi todo el comercio y la ciudad empieza a quedarse bastante "solitaria".

 

(1) Ya y afortunadamente, la Real Academia ha adoptado la palabra ESPAÑOL, para definir... "un idioma que da habla a muchos países".

                             

 

     Hasta las nueve no tendremos la cena, por tanto subimos a nuestra habitación; y ya en ella, para "pasar el tiempo", sintonizo la radio que en la misma existe y por pura casualidad, "aparece radio Berna y hablando en español", la que está ofreciendo un informativo para todos los países de habla hispana.

     Por este noticiario me informo que el ministro español de gobernación (Sr. Corcuera) ha dimitido hoy, cosa "sin mayor importancia para mí", pero sí que me llama la atención otra noticia y es la siguiente... "doscientos okupas (desarraigados que suelen ocupar edificios vacíos o abandonados) han sido desalojados de unos edificios privados, mediante la fuerza policial, auxiliada por los bomberos, los que han empleado sus mangueras a presión en "baldear" y echar a estos okupas"...?

     Es claro (la noticia me lo confirma) que aquí en Suiza (el hecho que refiero ha tenido lugar en la propia Berna) no se andan con "muchas contemplaciones", para hacer cumplir "su ley", creo  que por ello y en contraposición con otros países (entre ellos España) aquí no existen ni negocios, o comercios "blindados", ni cierres o rejas "carcelarias"; y por ello, hemos podido ver, incluso joyerías, exponiendo en sus escaparates piezas de un cierto valor apreciable (en millones de pesetas) y las que protegen solo cristales de mayor o menor grosor, pero cristales al fin y al cabo. También he visto puestos de venta de periódicos instalados en las aceras de las calles y donde se practica el autoservicio, donde el cliente, coge el periódico y deposita su importe en una ranura, que tiene una caja metálica de construcción muy sencilla, anexa al citado puesto y ello, "funciona"; lo que demuestra que aquí hay mucha educación cívica o que... "las leyes suizas, surten el efecto deseado y las gentes tienen el suficiente respeto o miedo y... las cumplen"

     Llega la hora de cenar y ya reunido el grupo, marchamos a un cercano restaurante donde celebramos la cena ya concertada y pagada, donde nos sirven una buena cena, personal que habla español (portugueses) lo suficientemente claro, como para que nos entendamos perfectamente en la petición de servicios extras, que algunos solicitamos (bebidas, café, etc.) amén del pago de la cuenta correspondiente y; "alguna otra comunicación humana".

     Volvemos al hotel, en cuyo hall, nos reunimos unos cuantos componentes del grupo y allí fumamos o charlamos, hasta que llegado el momento nos retiramos a descansar, para ir "bien preparados" en la larga etapa de mañana (Ginebra-Barcelona).

**********************

     Veinticuatro de noviembre; hoy hemos salido puntualmente del hotel, son las 7,30 h. cuando emprendemos viaje. Ginebra ha amanecido nevada y ello visto a la tenue luz del amanecer, es un bello espectáculo difícil de describir, ya que la abundancia de parques y jardines y en éstos, de árboles centenarios, aumenta el encanto de esta nevada, puesto que la nieve  en las edificaciones ciudadanas no resultaría así, ya que en mayoría, son de estilo funcional y moderno. El día está muy nublado e incluso con niebla... cae la nieve. Este mal tiempo, o tiempo desapacible, nos va a acompañar a lo largo de toda la mañana.

     Son las ocho y sigue cayendo "una buena manta de nieve", cinco minutos después estamos cruzando la frontera franco-suiza. Bien "entrados" en Francia, sigue nevando abundantemente, lo que no entorpece nuestro viaje, el que seguimos a buena velocidad.

     Pasaremos a través de gran número de túneles, algunos de ellos "larguísimos"; atravesaremos innumerables montañas y pasaremos por altos viaductos, "que cortan" muy estrechos valles, todo ello cruzando "estos" Alpes franceses y la denominada "Alta Saboya". Bordearemos algunos lagos (entre ellos el "Nantua") y lagunas, así como gran cantidad de ciudades y poblaciones menores. Empezamos a notar un viento fuerte.

     A las nueve, la nieve se torna en lluvia muy fuerte, demostrando con ello que hemos bajado significativamente de altitud. En los campos por donde atravesamos ha desaparecido la nieve; sigue la niebla, si bien se va aclarando poco a poco hasta desaparecer totalmente. A las once deja de llover y empieza a aclararse el día, todo lo cual nos alegra "el ánimo", puesto que el recorrido de hoy (Ginebra-Barcelona, más un desvío) representa rodar en alrededor de ochocientos kilómetros.

     Realizaremos dos paradas, la primera "técnica" y por tanto prevista, la segunda será obligada y por cuanto el plástico colocado en el ventanal roto, ha cedido debido a la lluvia y al viento reinante y no ha habido más solución que detenerse y tratar de arreglarlo en una de las áreas de servicios de las autopistas francesas. Menos mal, que el chófer viene previsto y logra repararlo satisfactoriamente, lo que nos permite seguir viaje... "luego lo terminará de arreglar de forma definitiva, en el lugar donde comeremos y este arreglo nos servirá hasta nuestro destino final".

     El mal tiempo y esta imprevista parada, nos va a ocasionar unos considerables retrasos en el tiempo previsto y por todo ello, el viaje de hoy se va a alargar durante dos horas más, las que nos van a resultar muy pesadas, puesto que vamos a estar viajando durante trece "larguísimas" horas; y ello pese a que a partir de las doce de la mañana, ya dejó de llover y "un cierto buen tiempo nos acompañó hasta llegar a Barcelona".

     Así y a las quince horas (3 de la tarde) salimos de la autopista y nos desviamos... y por fin (hubo hasta un despiste del conductor y guía)... llegamos al lugar donde se nos servirá la comida del medio día, la que se nos prometía espléndida (y lo será) pero la que vamos a degustar ya "muertos de hambre", y con dos horas de retraso; "en fin son cosas que ocurren en los viajes", donde lo imprevisto puede surgir en cualquier momento.

     Este lugar a donde hemos llegado, es conocido como el "Chateau Gaussan", por tanto se trata de un castillo y el que data del Siglo XIII; y el que se encuentra cercano a Narbona y más cercano aún, a la vieja y abandonada (hoy en restauración) Abadía de "Fuente Fría", a la que perteneció este castillo y donde (se nos dice) era el lugar donde los frailes, guardaban "las cosechas de sus posesiones de aquella zona"...? El castillo es almenado, construido totalmente de piedra y tiene torres de defensa, no así el clásico foso que lo aísle. Parece que igualmente fue residencia palaciega de alguna familia noble, puesto que las puertas y ventanales de la fachada oeste (es cuadrado) así me lo indican (no he encontrado datos, ni del castillo, ni de la abadía y la verdad, me hubiese sido grato, saber algo más).

     Entramos por la puerta principal de esta fortaleza "en campo llano" (curiosamente no se encuentra sobre ninguna colina y pese a que hay algunas cercanas); y pasamos a lo que debió ser el patio de armas, de allí entramos en "los establos o cuadras", los que han sido acondicionados para instalar en ellos un amplísimo comedor rústico. En la entrada se nos ofrece un vaso de un buen vino, el que tiene "cuerpo" y resulta un poco dulzón, pero el que nos cae "la mar de bién", puesto que nos termina de "irritar" nuestros ya estragados jugos gástricos, los que están "clamando por recibir alimento". Tomamos asiento, en rústico bancos, junto a similares mesas en las que ni hay mantel. En esta amplísima estancia, hay otros grupos ya instalados y que han comido ya.

     De inmediato se nos empieza a servir "una explosiva comida", compuesta de abundantes entremeses de diferentes embutidos y paté; y después y como "plato fuerte", unas habichuelas (judías) rojas, las que vienen en una gran cazuela de barro y donde junto a ellas, vienen troceados diferentes embutidos y todo ello a su punto, como lo demuestra la humeante cazuela que nos dejan sobre la mesa y de la que nos vamos sirviendo. Todo ello regado con "vino a discreción", pero de una calidad inferior al ya descrito, pero que también resulta bueno, puesto que igualmente procede de, "las bodegas del chateau". De postre nos sirven un trozo de pastel de manzana (que algún goloso compañero, repite más de una vez). Todo ello lo recibimos como "una bendición", puesto que desde que desayunamos esta mañana, han transcurrido casi ocho horas y por ello es fácil imaginar el... "como hemos llegado a las puertas de este castillo". Donde felizmente nos ha sorprendido la abundancia descrita, ya que Francia no se caracteriza por ello, sino todo lo contrario.

     Reposamos tan opípara comida, la que yo culmino encendiendo un "hermoso" puro, que afortunadamente me fumaré con cierta tranquilidad; en parte sentado en tan pintoresco comedor y en parte, oyendo tocar el piano a Carlos, el que ha descubierto en una estancia anexa al patio ya citado, una sala de espera o de "reposo o sobremesa"; y donde nos reunimos un grupo... y el resto, me lo fumo paseando por las afueras de esta fortaleza, donde existe un parque con árboles centenarios y donde, reina un ambiente bastante frío (agradable en estos momentos) acrecentado por la humedad que aporta el cercano Mar Mediterráneo; todo lo cual, me viene estupendamente para "quemar" algunas de las muchas calorías ingeridas hoy (otros compañeros salen al igual que yo). Después tomo alguna fotografía como recuerdo y ello ya es cuando la luz del día va oscureciéndose y anunciando la muy cercana noche.

     Son más de las cinco de la tarde, cuando subimos al autocar y marchamos "contentos y felices, cantando e incluso contando chistes, chascarrillos o diferentes anécdotas"; y con todo ello, recorremos un buen trecho de la última etapa del día, hasta que vamos quedando adormilados por el sopor digestivo, el cansancio y la noche que nos cae "encima" antes de llegar a la frontera española, la que cruzamos felizmente y así continuamos viaje.

 

 

VIAJE A PAÍSES ALPINOS   y  XVIII

 

 

     Hemos llegado a Barcelona, alrededor de las veinte y quince y tras atravesar la ciudad, llegamos a donde se encuentra nuestro hotel. Se trata del "Hotel Almirante", situado en la Vía Layetana de esta ciudad condal, de la que poco vamos a ver, puesto que llegamos rendidos, tomaremos las habitaciones, descansaremos todo lo posible (es un buen hotel) y luego saldremos a cenar "algo ligero" en lugar cercano al hotel, acostándonos temprano, puesto que mañana nos aguarda la etapa final del viaje y en la que recorreremos alrededor de novecientos kilómetros. Es muy pesado viajar así, pero... "indudablemente se ve mucho más, sobre todo aquel que sabe mirar con atención, todo cuanto pasa ante sus ojos"... esto puede compensar muchas veces, aunque luego en otras... "uno lamente cien veces el haber emprendido un viaje en el que casi cada día, se recorren medio millar de kilómetros", pero "hoy el turismo es así".

     Como quiera que venimos "hambrientos, de Francia", pese al cansancio, salimos a la calle y como "puerta con puerta" y junto a nuestro hotel, existe un bar-restaurante (cuyo nombre es "El Reloj") terminamos entrando en él y lo hacemos tras un largo paseo por los alrededores, lo que hemos realizado debido a la temperatura tan agradable que esta noche hace en Barcelona.

     Entramos mi esposa y yo (luego nos seguirán gran parte de los componentes de nuestro grupo) y allí tomamos un par de cervezas "al grifo" y unas tapas, lo que nos va a servir de cena y lo que nos va a "sentar muy bién", puesto que ya nos encontramos en España y terminaremos satisfechísimos, yo incluso tomando un par de copas de buen "cava español" y fumando mi segundo cigarro puro, hablando amigablemente, tanto con mis compañeros de grupo, como con el propietario y empleado de este establecimiento, al igual que con algún cliente, sin que en ningún momento hayamos oído palabras en "catalán"; y pese a encontrarnos en el centro de "la capital catalana"... ¿respeto, cortesía... o es que en Cataluña se habla bastante menos catalán del que se dice en la prensa y que incluso crea polémicas, como las que actualmente hay?... no lo sé, pero lo que cuento lo viví y fueron más de dos horas en aquel céntrico y bastante concurrido establecimiento hostelero, en el que me sentí satisfecho al igual que si hubiese estado en cualquier otro lugar de España... ¡Oh España!... ¡Qué malísimos políticos tienes... casi siempre!

     Nos retiramos a dormir y lograremos hacerlo felizmente en este confortabilísimo hotel barcelonés.

     Es de noche cuando nos despiertan en este jueves veinticinco de noviembre, son las seis treinta y yo ya me encuentro metido en la bañera y dándome un reconfortante baño de agua caliente, que me prepare para el largo viaje de hoy. Tanto mi esposa como yo hemos dormido muy bien; recogido el equipaje, bajamos a desayunar, siendo de los primeros en hacerlo y por ello me da tiempo suficiente para salir a la calle y dar un paseo, mi esposa prefiere quedarse en el hotel.

     En la calle hace una temperatura ideal, se nota que nos encontramos en la "España mediterránea"; acaba de amanecer, miro y veo volar en el cielo a las gaviotas y aprecio en las calles la febril actividad de la Barcelona "fabril" o industrial; adquiero un diario de tirada nacional ("ABC") puesto que llevo doce días sin apenas "saber nada de España"; y curiosamente, no echo de menos ello. Tristemente en la portada del diario ya viene resumida la información nacional... "en España las cosas económicas y sociales siguen mal... los gobiernos socialistas, aquí tampoco funcionan bien", aunque por otra parte, parece ser (a mí me lo parece) como si, "todos los sistemas" hubiesen fracasado ya en este pobre mundo y consciente o inconscientemente; ya estemos caminando hacia "otros nuevos", los que por otra parte ni se aprecian en el horizonte...?, hay gran incertidumbre, entre tanta podredumbre y tanto sinvergüenza como hay en la política y a todos los niveles... ¿el pueblo?... ¡pobre "res"!.

     Por fin emprendemos nuestra última etapa y "a bordo de nuestro autocar", siendo las ocho y cinco de la mañana salimos de la puerta del hotel y reemprendemos el viaje de regreso.

     El tiempo se nos muestra entre claro y nublo, ha llovido esta pasada noche, se nota en las mojadas calles; más adelante y en algunos lugares encontraremos cierta cantidad de neblina; más entrada la mañana aclarará e irá mejorando el día a medida que avanzamos hacia el Sur, hasta quedar totalmente raso y el Sol lucirá con todo el esplendor con que suele hacerlo en el Levante y Sur español... ¡Ah mañana, que feliz seré (pienso) cuando pasee por mi vieja ciudad!... mucho más antigua en la historia, que casi todas cuantas hemos visitado en este viaje, puesto que tiene más de dos milenios datados en la historia del hombre "europeo". Sonrío mientras pienso lo que antecede y me viene al recuerdo lo que hace bastante tiempo oí contar a un viejo arriero, el que se ganaba la vida con una reata o recua de burros de carga y el que me aseguraba que... "los burros de carga andaban más de prisa en el último acarreo del día y ya de regreso al abrevadero, a la cuadra y al pesebre". Sonreía aquel viejo arriero, al contar como aquellos animales, "corrían ligero en busca de la paz de su hogar y pese a que esa carrera se producía cuando más cansados estaban del duro trabajo cotidiano al que eran sometidos".

     Creo que a los humanos, nos ocurre muchas veces lo mismo que a aquellos burros de aquel viejo arriero.

     Prosigue nuestro viaje y no ocurre nada importante que contar, salvo que llevamos más de seis mil kilómetros recorridos, la mayoría de ellos por vías de la Europa de allende Los Pirineos; y no hemos tenido que detenernos por motivo de "obras en carretera", sin embargo en la carretera que va de Valencia a Madrid y entre Utiel y Motilla del Palancar, nos detienen porque hay obras en la carretera y permanecemos inmóviles... "nada menos que treinta minutos"... "España es diferente"...?.

     Sobre las tres de la tarde nos detenemos en un lugar a caballo de la carretera y cuyo nombre es "Graja de Iniesta" y que pertenece a la provincia de Cuenca, núcleo habitado que está situado ya en las llanuras de la Meseta Inferior de Castilla. Este lugar está dotado con diferentes restaurantes y en los que suelen comer los camioneros. Entramos en uno de ellos y allí -por fin- "comemos a la española".

     Mi esposa y yo tomamos unos entremeses de embutidos y queso "manchego", de primer plato espinacas con jamón y huevo, y de segundo, unas riquísimas chuletas de cordero "a las ascuas", regado todo con "vino tinto de la tierra"; y tomando de postre un flan "casero"; después café y... "es claro que yo enciendo un cigarro puro", el que me fumo plácidamente y el que "me sabe muy bien y pese a cuanto prediquen los no fumadores, o fumadores ya reconvertidos"... Quedaré tan bien alimentado y tan satisfecho, que luego ni cenaré en mi casa, ni me fumaré mi segundo puro "del día"..."del tabaco no se debe abusar".

     Cuando salimos al exterior ya se nota "el frío de la meseta", si bien este nos resulta un soportable "fresco", comparado con el que hemos soportado días atrás en Los Alpes, el que algunos días (nos lo asegura nuestro guía) ha llegado hasta los dieciséis grados bajo cero...?.

     Son las 17,45 h. cuando reemprendemos viaje y un poco después "giramos" dejando esta carretera en Motilla del Palancar, tomando otra que nos llevará hasta Manzanares, en dirección Oeste... y ello me va a permitir "degustar" la enorme belleza de una maravillosa puesta de Sol, en esta gran llanura donde solo existen los relieves que aportan las grandes extensiones de, "cepas de vid y algunos dispersos olivos".

     Este bellísimo espectáculo durará más de media hora y en este tiempo... "el espíritu vuela en pos de esos tenues reflejos de luz crepuscular, los que para mí, representan siempre... un mensaje de paz y esperanza divina"... ¿porque será? Observo que a algunos viajeros no les agrada "el espectáculo"; y la verdad no lo comprendo... "pero ya se sabe que en gustos...?

     Nos detendremos pasado Manzanares en un establecimiento de carretera, para allí "estirar las piernas" y tomar algo quien desee hacerlo (yo no) y proseguiremos viaje, el que terminará felizmente.

     Cuando llegamos "a las puertas de mi ciudad" (Jaén) son ya las 21,20 horas, pregunto al chófer, si lleva anotado o sabe la longitud del recorrido total y afortunadamente me lo dice.

     Hemos recorrido seis mil ochocientos cinco kilómetros, más los que hemos realizado a pie en las visitas turísticas. Venimos (al menos yo) "molidos" por el ajetreo de tan largo viaje, pero yo vengo satisfecho y contento... "he visto y oído mucho y se un poco más".

 

 "F I N"

     Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí más temas)

 

 

    Jaén 25 Noviembre 1993

        Terminado de escribir el 25 de Enero de 1994 – Retocado al publicarlo en serie de artículos en agosto del 2019

 

**************************************
 

VIAJE A LONDRES  I

 

                CUATRO  DIAS  EN  INGLATERRA

                   (16 al 19 Marzo 1.996)

 

     Entre los viajes que tenía previsto efectuar con cierto interés, uno de ellos era visitar Inglaterra y concretamente la capital del denominado "Reino Unido de la Gran Bretaña".

     ¿El porqué de ello?... Siempre he sentido cierta admiración y respeto por los tan criticados ingleses, isleños belicosos y que siempre, "han vivido de espaldas al Continente al que pertenecen"; que poco fueron influenciados por el Imperio Romano, pese a que, "allí también implantara sus águilas"; y que a pesar de ello, supieron conformar primero una nación, luego un poderío naval y a través del mismo un gran Imperio, cuya fuerza ha servido para implantar su principal idioma (el inglés) en todo el mundo y principalmente, "en el mundo de los negocios", por lo que hoy, es la lengua imprescindible, para circular por esta "esfera que flota en el cosmos" y ello hay que reconocerlo pese a quien pese. Y aunque el segundo idioma hablado en este planeta sea el nuestro, o sea el ESPAÑOL,  que hoy hablamos  más de cuatrocientos millones (hoy más de 600), de hispano hablantes; los ingleses supieron imponerse con el suyo, tras ir anulando el anterior y poderoso Imperio Español, así como el idioma más viejo; o sea el latín de los romanos.

     También hay que destacar que ha sido un pueblo donde ha imperado la jerarquía ante todo; y prueba de ello es, cuanto aún supone para los ingleses "la corona, la reina o el rey reinante en cada momento del segundo milenio de Cristo".

     Pese a ello y celosos de sus libertades, "no tuvieron el menor inconveniente en cortarle la cabeza a uno de sus soberanos y ello, dentro de las leyes dictadas en su famoso Parlamento".

     Sabido es que Oliver Cromwel (1.599-1.658) motivado por "los abusos reales", se sublevó -junto con otros- levantó un ejército que derrotó al Rey y previa aprobación de la condena por aquellos parlamentarios, fue decapitado el reinante Carlos I; luego, visto que lo que Cromwel confió al Parlamento no funcionó, proclamó la república y fue nombrado "Lord Protector"; gobernando como "dictador" algunos años, pero fueron los suficientes para consolidar el sistema de gobierno inglés y empezar a consolidar el posterior prestigio británico y su Imperio... Al final volvió la monarquía, pero eso sí... "con bastantes menos poderes que los que ostentó hasta entonces"... y ahí sigue, ya que como dicen que dijera el destronado Rey de Egipto, Faruk I (1920-1965)... "en el futuro sólo quedarán cinco reyes en el mundo... los cuatro de la baraja... y el de Inglaterra".- Al parecer éste monarca sabía bastante de... "testas coronadas".

     Por todo ello "y algunas cosas más", yo tenía interés en visitar al menos, Londres.

     Se presentó la ocasión en las fechas arriba citadas y en un "viaje relámpago", marchamos a las británicas islas un grupo de conocidos y amigos, los que "al mando" del ya referido (en otros relatos) Carlos Avilés, visitaremos ésta gran urbe en el denominado "puente festivo de San José".

     Sólo componemos el grupo turístico quince personas.

     Iniciamos el viaje desde nuestra ciudad (Jaén) siendo las dos horas del día dieciséis; hace una noche de bastante frío y ello a pesar de estar ya "en puertas" la primavera y estar situados al Sur de Europa, pero lo climatología suele obrar así... "por contra en Inglaterra vamos a encontrarnos con unos días primaverales...?".

     Nos han preparado para la primera etapa del viaje un microbús, el que pese a parecer nuevo y de buena marca (Mercedes Benz) no cuenta con las prestaciones de calefacción normales y necesarias y por ello, pasaremos una noche de frío indescriptible (llega un momento en que tengo que envolverme rodillas y piernas con un chaquetón enguatado que llevo, e incluso protegerme oídos y garganta con una bufanda de lana)... el conductor no nos convence con las explicaciones que nos da, puesto que "dice" que el agua del radiador no alcanza la temperatura necesaria por el excesivo frío reinante en el exterior y de ahí el que notamos los pasajeros en el interior (el afirma que sí que recibe buena calefacción). Deduzco dos cosas; una, que la calefacción no funciona por cuanto está averiada y dos, que es el conductor el que ignora cómo poner el servicio en óptimo rendimiento, puesto que le observamos "tocar diferentes mandos" en el cuadro del vehículo mientras va conduciendo el mismo y por otra parte, el microbús cuenta con instalación de aire acondicionado distribuida por todo el vehículo; y todo lo que nos ocurre es incomprensible, puesto que la marca "Mercedes" (alemana) es lo suficientemente conocida y prestigiosa para prevenir éste mínimo servicio.

     Nos quejamos de todo ello casi todos los viajeros, pero "nos aguantamos" (que remedio) y así recorremos los más de 350 km. que nos separan del aeropuerto Madrid-Barajas y al que llegamos ateridos... esperamos y confiamos que sea arreglada la avería para nuestro regreso, puesto que -se nos dice- será igual vehículo el que venga a recogernos; no obstante se le advierte ello al chofer y se le indica que si no es solucionado, que la empresa propietaria envíe otro vehículo en condiciones óptimas y ello, por causas fáciles de comprender.

     Mal hemos empezado éste viaje a Inglaterra o a "la Gran Bretaña"; menos mal que el día "nos ha amanecido" muy soleado en España y como el hecho se produce ya entrando a Madrid, podemos ver la capital de España... "bañada en un brillante sol mañanero".

     Llegados al aeropuerto y a las instalaciones de "salidas internacionales", efectuamos los trámites necesarios; todo ello se desarrolla con normalidad y cierta rapidez. A las ocho y cinco minutos nuestro avión levanta el vuelo y pone rumbo a Londres, aeropuerto de Gatwick, donde llegaremos sin contratiempo alguno en una hora y cuarenta y cinco minutos, habiendo efectuado un buen viaje (en el que se nos ha servido un buen desayuno) a través  de España, el Mar Cantábrico, Francia y "algunas islas", ya que como tengo la suerte de ir en un lateral y el día está claro, disfruto de todo cuanto se me ofrece a través de la panorámica que me permite "mi ventanilla"; y repito... "he visto islas y la punta de una península"

     A mi regreso y "con los mapas en la mano", deduzco que deben ser las denominadas "Islas Anglonormandas" ("Channel Islands") de soberanía inglesa, pese a que están muy cercanas a la ciudad y puerto franceses de Cherburgo; y las que hemos sobrevolado una vez pasado por la Península de la Bretaña francesa.

     Son las nueve horas cincuenta minutos cuando llegamos al aeropuerto inglés, pero como aquí tienen un horario diferente "al que rige en el Continente" (una hora menos) ganamos una hora de "tiempo útil", puesto que se nos indica que... "en el Reino Unido de La Gran Bretaña... son las ocho horas cincuenta minutos...?".

     Al bajar a tierra lo primero que vamos a notar es el cambio climático, hay niebla si bien no muy espesa; hace bastante frío y se nota una intensa humedad; pos

teriormente empezará a llover y lloverá con cierta intensidad alrededor de unos treinta minutos mientras efectuamos el recorrido desde el aeropuerto hasta Londres, capital distante unos cincuenta kilómetros (aquí no cuentan en kilómetros, sino en “millas” (1.609 metros) por lo que hay que hacer cálculos cuando se ven las señales o indicadores de las carreteras inglesas.

 

 

VIAJE A LONDRES  II

 

     Mientras hemos bajado del "reactor", nos hemos encaminado al lugar donde tenemos que recoger equipajes; salimos al exterior, ya con los mismos y llega un autocar a recogernos; hemos perdido una enormidad de tiempo, lo que unido al recorrido de esas aproximadas "treinta millas inglesas" que nos separan de la urbe londinense, van a ocasionar el que cuando lleguemos al hotel, hayamos perdido prácticamente toda la mañana, puesto que la circulación es muy lenta a medida que nos aproximamos a Londres (no existen buenas vías de comunicación o nos han llevado por algunas secundarias).

     En éste corto pero intenso viaje, vamos conociendo lo que nuestro guía define como "el Londres exterior" y el que difiere mucho del que normalmente nos ofrecen los noticieros o informativos televisivos; o las películas que aquí desarrollan su acción. Este Londres periférico es inmenso, generalmente compuesto por casas unifamiliares o pequeños bloques de pisos y bastantes espacios verdes o ajardinados (todas o casi todas las casas tienen jardín) así como zonas comerciales y donde predomina el pequeño comercio de todo tipo. La población es heterogénea y predomina en ella un "sinnúmero" (son abundantísimos) de individuos procedentes de lo que fuera el Imperio Británico (en mayoría negros, hindúes y otros tipos de "asiáticos, antillanos" o de la denominada "raza amarilla").

     Este es el Londres que también podríamos denominar... "más o menos rural" y que se extiende por la campiña inglesa (aquí no hay montes, cerros... menos aún montañas) y por ello nos da la sensación (al menos a mí) de que estamos cruzando a través de innumerables "pueblos provincianos", con un sabor y coloridos notables por lo variopinto de los mismos, ya que como antes dije, sus pobladores proceden de "todos los pueblos que un día conformaron el grande y potente Imperio Británico", por lo que también podríamos pensar (o decir) que estamos atravesando una "gran Babel", pero eso sí... "aquí todo el mundo habla inglés".

     A pesar de esta enormidad de espacio rural y urbano que ocupan alrededor de once millones de "londinenses", las comunicaciones urbanas (dicen que) son bastante buenas; y ello en base al ferrocarril de cercanías, el metropolitano y la gran cantidad de los famosos autobuses ("rojos de dos plantas") que cubren toda ésta gran megalópolis; la que sin embargo no está contaminada, puesto que esa gran circulación de vehículos de todo tipo (abundan igualmente los taxis, los automóviles particulares y todo tipo de vehículos comerciales y de reparto de mercancías) no deja humos ni malos olores de gases en demasía, por lo que deduzco que aquí deben imperar unas muy estrictas normas de circulación y cuido de los motores mediante filtros y periódicos controles; cosa digna de mención y de emulación, como otras cosas a las que más adelante me referiré; aunque se pueden sintetizar indicando que aquí existe un alto nivel cívico (educación) y ello se nota en cualquier lugar a poco que uno se fije en ello; y salvo en... "lo del idioma" (aquí no ceden... "sólo inglés") por ello resalta que en general el ciudadano sabe cuidar su ciudad y... "asimismo". He podido observar en un modesto restaurante muy cercano a una base de camionetas del "correo inglés" y donde hay cientos de ellas, el que éstos conductores al celebrar la comida del medio día, ninguno (reitero ninguno) toma bebida alcohólica alguna, por lo que deduzco que... "debe haber normas muy estrictas, ya que a los ingleses les gusta beber como a cualquier otro habitante del Continente"(1).

     Entre "unas cosas y otras" llegamos a nuestro hotel a las tres horas de "pisar tierra inglesa", lo que ya da una idea del tiempo perdido... por fin nos encontramos en el "Hotel Holiday Inn", un muy confortable y moderno hotel de "cuatro estrellas" situado en, "1 Kings Cross Road" y por tanto bastante céntrico o cercano al "corazón" de esta enorme ciudad.

     Como en el hotel sólo tenemos concertado el alojamiento y desayuno, tan pronto tomamos posesión de nuestras habitaciones salimos a buscar "donde comer" ya que el tiempo apremia. Como mi esposa y yo desconocemos el idioma nativo, nos dirigimos a un restaurante "italiano" que observamos frente al hotel y en el que entramos en la confianza que "nos entenderán"...

 

(1) Los ingleses cuando se refieren al resto de Europa, suelen referirse a ello y de ésta manera... "ellos no se consideraban europeos... ingleses sí"; "quizá ahora al pertenecer a la Unión Europea cambien un poco, pero les costará trabajo"... son muy suyos y les costará mucho tiempo y trabajo cambiar.

Lamentablemente la señora que nos atiende y que es de edad bastante "respetable" (única camarera del pequeño local) debe ser "pura inglesa" y no nos entendemos pese a que se muestra sonriente y se nota su afán de ser agradable a nuestra presencia, puesto que sonríe constantemente y nos muestra la carta... de la que elegimos "casi a ciegas" y curiosamente comemos bastante bien (yo al menos), e incluso acompañados de fresca cerveza... "italiana".

     Como antes indiqué, "vamos cortos de tiempo" y por ello tras comer con cierta celeridad, volvemos al hotel para descansar aunque ello sea un corto espacio de tiempo.

     A las dos de la tarde iniciamos lo que se denomina como "una visita panorámica de la ciudad", por lo que a dicha hora nos viene a recoger al hotel un microbús similar al ya descrito en la pasada madrugada (sólo que éste "si tiene buena calefacción") y en el mismo y acompañados de nuestro guía nos dirigimos a recorrer de forma rápida el centro de Londres y deteniéndonos sólo en tres lugares concretos; en la catedral de San Pablo, en la orilla opuesta del "Támesis", frente al famoso parlamento inglés y en un determinado lugar para desde él, tomar unas fotografías y luego desde allí, marchar en dirección a la abadía de Westminster, la que igualmente visitaremos. Como es lógico y normal, en éste veloz recorrido poco se puede retener del mismo, puesto que lo que va relatando nuestro cicerone es imposible de tomar o resumir, por ello sólo me referiré a las dos visitas importantes; catedral protestante (Iglesia de Inglaterra o "Anglicana") y la citada abadía, que pertenece a la Iglesia Católica.

     Nos detenemos en la entrada a la catedral de San Pablo y tras un corto espacio de tiempo para admirar su exterior, pasamos a "la cola" de visitantes que van a entrar a este grandioso templo y el que se visita "previo pago de un determinado importe". A la entrada se nos entrega un folleto impreso en español (loado sea Dios, los dirigentes de ésta Iglesia quieren ser "más comunicativos" que el resto de ingleses) en el que ya y en el centro del mismo, se lee muy claramente que... "mantener abierta la Catedral cuesta más de tres millones de libras esterlinas al año (o cinco libras por minuto). Le agradecemos mucho su colaboración"... (Copio textualmente)...? y lo que demuestra que... "si bien el reino no era de éste mundo, pero aquí todo cuesta una barbaridad".

     Lo primero que puede ver el observador es que ésta catedral o "primera Iglesia de una determinada confesión cristiana", desde el exterior guarda una cierta semejanza con la homónima de Roma, o sea la dedicada al "otro principal apóstol" (San Pedro) puesto que la gigantesca cúpula central es muy parecida a la romana, al menos así lo parece a quienes como yo "somos profanos" en detalles arquitectónicos; por ello me da la sensación que aquí quisieron "copiar" en algo a la de Roma y pese a que ésta "londinense", se terminara de construir en 1.710; quizá también por ello, si en Roma dedicaron el primer templo a Pedro, aquí lo dedicaron a Pablo, por aquello de que... "tanto monta, monta tanto y quizá más el segundo que el primero en lo que a la difusión cristiana por el mundo... se refiere...?".

     Sorprende al entrar en éste (repito grandioso) templo lo que se observa en su interior, puesto que a primera vista parece ser un templo católico "más"; y por tanto, está sobrecargado de riquezas de todo tipo ornamental; incluso hay profusión de imágenes, si bien no tan abundantes como en los templos católicos. Hay enormes mosaicos bizantinos donde el oro luce en todo su esplendor y son abundantes las obras de arte de todo tipo y materiales, por lo que repito y me afirmo en que éste "primer templo"... debió de ser pensado, construido y "equipado" como una réplica o contrarréplica del ya citado de San Pedro en Roma, para -quizá- rivalizar "con el papado" y demostrar con ello, el poder de la nueva Iglesia "cristiana" (a simple vista las dimensiones son similares a la basílica romana) la que indudablemente lo consiguió a través de la ampliación del poderío inglés con su ya mentado, Gran Imperio Británico.

     Hay multitud de visitantes hoy en el templo, es sábado y ello favorece la gran afluencia de "propios y extraños".

     Vamos recorriendo el templo donde no se está celebrando oficio religioso alguno, si bien se aprecian en el mismo clérigos y "clérigas" (observo dos o tres mujeres sacerdotes "o sacerdotisas") todos ellos vestidos de negro y con sotanas (algunos llevan un complemento de manto o toga de color rojo o púrpura); después pasamos a los enormes sótanos del mismo y los que en gran medida, están dedicados a "cementerio" de las más importantes personalidades del "Imperio"; por ello podemos observar la enorme profusión de tumbas, enterramientos varios, lápidas, mausoleos, etc. que allí existen; todo lo cual conforma el "gran panteón" bajo la custodia religiosa dominante, o sea lo de siempre... "consolidar el poder religioso-político- económico... o viceversa", a través de los ilustres muertos que de alguna manera (todos) colaboraron al esplendor del poder material, que es en definitiva lo que en general pretende el hombre de... "todos los tiempos"... salvo muy escasas excepciones.

     Salgo sorprendido de éste "gran templo" y en el que yo creí encontrar menor ostentación que la que he encontrado, puesto que yo pensaba que en los templos "protestantes", la idolatría y la parafernalia religiosa, serían cuasi inexistentes... me equivoqué.

 

 

VIAJE A LONDRES  III

 

     Tras salir del citado templo, subir de nuevo a nuestro microbús, recorrer una parte de la ciudad, cruzar el río por uno de sus numerosos y grandes puentes; lo hacemos de nuevo en sentido inverso por el denominado de "Westminster" y que nos deja a pie del Parlamento (s. XII-XIX) y Abadía (s.XIII-XVI) de igual denominación o nombre y los que de estilo gótico, están situados uno frente al otro; como corresponde a "dos poderes máximos"; y los que alguna vez se enfrentaron como es sabido y notorio; precisamente por los intereses opuestos que ambos defendieron o... "defienden"...?

     Ya fuera del vehículo admiramos ambos grandiosos edificios, en los que el religioso descuella por su pequeñez, sobre el político, pero ambos son igualmente dos joyas en piedra labrada primorosamente y que dan fe del esfuerzo y dedicación de vete a saber cuántos miles de artistas de todo tipo y que trabajaron maravillosamente la piedra que hoy nos asombra grandemente. Como no es posible entrar en el político, nos dirigimos al religioso.

     Entramos en la abadía de Westminster, que como antes he dicho es de no grandes dimensiones. Aquí "la entrada es libre" y no nos cobran por ello. El templo es bellísimo en su interior y mucho más modesto que el antes descrito, salvo en su longevidad (s. XIII - algunos lo datan en el año 616 ) y la que le permitió "vivir épocas de esplendor máximo", por lo que aquí se encuentran "enterrados" muchos de los reyes británicos, e incluso en sus claustros fue instalada la primera imprenta que se montó en Inglaterra (1.477); todo lo que demuestra la gran historia de ésta abadía y cuanto representó en el hoy denominado Reino Unido de La Gran Bretaña... "Hasta que el controvertido monarca Enrique VIII (1491-1547)... mandó cortar la cabeza a Ana Bolena (su esposa) "se peleó" con la Iglesia de Roma y el Papa reinante, impuso en el Parlamento sus reales deseos, se aprobó el acta que se denominó de Supremacía (1.534) y desde entonces, existe la denominada Iglesia Anglicana y cuyo "Papa" es el Rey (o Reina) de Inglaterra, por los siglos de los siglos... amén".

     Poco podemos ver de ésta abadía, salvo el templo de la misma y en el que están diciendo misa, lo que no impide el que haya enorme trasiego de turistas o visitantes, que entran y salen en cantidades notables. Del templo pasamos a los claustros interiores los que recorremos y en los que curiosamente encontramos un puesto donde se vende café de "varios gustos", lo que al parecer tiene bastante éxito ya que la tarde londinense se ha vuelto bastante fría; y la humeante bebida, la compran bastantes de los visitantes. Salimos pronto de éstos claustros que se nos muestran bastante lóbregos (quizá ello se acrecienta por cuanto cae ya la tarde y se aproxima la noche) y lo que acentúan diferentes piezas arqueológicas que allí se muestran. Se nos informa que en éstas edificaciones (aparte de estar situada la "silla primada" de la Inglaterra Católica) hay un seminario y algunas otras importantes dependencias, pero es claro que todo ello está fuera de la visita turística, por lo que efectuada la misma, salimos de inmediato y pasamos a recorrer a pie los alrededores de éste lugar, el que se considera como, "el barrio más aristocrático de todo Londres", puesto que en el mismo se encuentra incluso el Palacio Real (Buckingham Palace).

     Regresamos muy cansados al hotel, reiterando lo de cansados puesto que lo estamos en demasía, incluso "algo mareados" de tanto "trasiego", por tanto y tan seguido ajetreo turístico, puesto que llevamos diecisiete horas "dando vueltas" ya que son las dieciocho horas en Londres y ha transcurrido ese largo espacio de tiempo desde que subimos al primer microbús la pasada madrugada, allá en España.

     Ni se nos ocurre "movernos" del hotel, donde pasaremos el resto de la tarde-noche descansando en cómodos butacones; después cenaremos en el mismo establecimiento y nos retiraremos muy temprano a nuestras habitaciones a descansar; nos encontramos rendidos y esperamos "dormir a pierna suelta" toda la noche, lo que logramos plenamente en las confortables camas de éste hotel.

     Son las seis treinta de la mañana cuando la claridad del día me despierta; la ventana de nuestra habitación se encuentra orientada al Este y es el propio Sol el que "me hace la llamada matutina" (treinta minutos después lo hará el teléfono).

     Me levanto, hago correr los visillos de mi ventana y miro al exterior comprobando que efectivamente luce ya el Sol en el horizonte, si bien lo hace "tímidamente" a través de las últimas brumas de la noche londinense, las que se están disolviendo con gran rapidez; después "se abrirá el día" y lucirá un espléndido sol primaveral, el que al coincidir en domingo, hará las delicias de los habitantes de ésta gran urbe, la que como antes indiqué... "pasa ya de los once millones de habitantes", lo que no impedirá a muchísimos de ellos disfrutar de las grandes extensiones de parques, jardines y arbolado con que cuenta la ciudad.

     Nos han servido el desayuno en la habitación, por lo que ello nos reporta una comodidad inesperada, puesto que éste servicio, entra en el precio contratado en el viaje...? Deduzco que éste sistema "interesa" mucho más al hotel, que el que este servicio lo efectuemos en el comedor del mismo, que por otra parte no tendría cabida a tenor con la capacidad del establecimiento (más de ochocientas plazas) y así el desayuno lo suministran a las diferentes plantas en "carritos especiales y con componentes estandarizados"; incluso en las habitaciones existe "una tetera eléctrica, para que el huésped se prepare su propio te". De cualquier forma (reitero) para nosotros es una comodidad y hay que reconocer que pese a ser "estandarizado", el desayuno es bueno y abundante, aunque, del tipo... "continental".

     Hemos descansado muy bien y por tanto "estamos como nuevos" para continuar con las visitas programadas, bajamos por tanto al hall del hotel y a las nueve en punto subimos de nuevo a un nuevo -es diferente- microbús, el que nos va a transportar en el recorrido turístico de ésta mañana y que será amplio y extenso; principalmente por las calles londinenses y tres visitas concretas que relataré.

     Tras una hora de recorrido (que me llega a resultar bastante monótono) por las calles londinenses, hoy casi desiertas y viendo al paso (para delicia de las mujeres que vienen en el grupo) los principales lugares donde se encuentra situado el gran comercio de la ciudad, nos detenemos para ver desde fuera el teatro de la ópera ("el famoso Covent Garden") y edificios cercanos a la misma que están dedicados a la música ( Conservatorio y Escuela de Organistas) donde algunos, "se hacen la foto" para guardar el recuerdo. Efectuada ésta breve parada continuamos el recorrido observando y confirmando (ayer lo comentamos) el que en las casas o viviendas de Londres, no existen "rejas ni casi defensas contra los ladrones"; en la mayoría de edificios, incluso en las ventanas de los pisos bajos (que son muy abundantes) sólo tienen cristales y los consiguientes cierres con puertas de madera; tampoco observamos "pintadas" en las paredes, vallas o muros; y es igualmente notoria la gran limpieza que existe en las vías públicas, parques y jardines por los que vamos pasando o bordeando... "pienso en España y sonrío con cierta amargura"... por el deplorable estado o aspecto que en la actualidad presenta mi país en éste sentido de la educación cívica y el robo de la propiedad; aquí en Londres (supongo que igualmente en el resto de Inglaterra) no deben existir ladrones del tipo que asaltan las viviendas, ni tampoco gamberros que ensucien las paredes de los edificios con esas horribles pintadas que en España son tan abundantes, tampoco debe haber personas mal educadas que arrojen todo tipo de basuras a las calles y demás lugares públicos, como sí que abundan en España; por contra y al parecer aquí... "son bastante abundantes los carteristas", de lo que incluso se nos avisa en algún monumento o museo con el oportuno cartel a la entrada (en La Torre de Londres, por ejemplo).

     Importante a destacar es el tipo de edificaciones que estamos viendo y que son mayoría aquí "en el centro": son edificios de baja altura, dos tres plantas a lo sumo, abundando las casas unifamiliares y de más o menos lujo; todas ellas con el oportuno jardín y donde se nota y destaca la rivalidad de cada propietario por (en su día) destacar del entorno, con el tipo de arquitectura, ventanales, terrazas, rejas, vidrieras y todos esos componentes que hacen agradable un hogar y que hoy casi han desaparecido de la faz, del antes tan cuidadoso "Occidente y su civilización hoy decadente". Muchas de estas casas o mansiones son de la época "victoriana" e indudablemente, reflejan el poder económico que en su momento disfrutaron quienes las mandaron construir, pero qué duda cabe que hoy las siguen cuidando y manteniendo, lo que ya es muy digno de ser resaltado, cuando como por ejemplo ha ocurrido en España... "la piqueta del albañil y la especulación absurda que hemos padecido y padecemos, han destruido muchos edificios que nunca debieron ser derruidos". Qué duda cabe que aquí deben existir leyes y normas estrictas para que... "no desaparezca y se cuide lo que marca un estilo y una civilización que marcó pauta en muchos otros lugares del mundo"... Sí, hay que reconocer y felicitar lo que a simple vista se puede apreciar y valorar con toda justicia.

     Tampoco hemos visto en nuestros largos recorridos, ni mendigos, ni harapientos, ni otros tipos "tan abundantes en otros lugares"; y ello pese a que la policía no se hace notar mucho, al menos la clásica de uniforme... "los populares boby"; lo que también es todo un detalle a reflejar en favor de ésta gran ciudad, que como antes indiqué... "saben cuidarla sus responsables habitantes y autoridades pertinentes".

     Como vamos muy bien de tiempo y el día (repito) es espléndido, nuestro guía (el ya referido Carlos Avilés) nos dirige hacia una céntrica cafetería, situada en una estación de ferrocarriles y autobuses ("Estación Victoria") en la que tomamos un excelente "café con milk", cómodamente sentados en mesitas que existen en la misma e incluso en el exterior ajardinado, y el que está armonizado por una original y grande fuente de agua, la que alegra mucho más éste inusual día de primavera en esta latitud; después marcharemos a una de las "obligadas visitas" en Londres.

     Se trata de ver el espectáculo que representa el ceremonial del relevo de la guardia en el Palacio Real y donde reside la Reina (Buckingham Palace) el que a diario se realiza a las once de la mañana; y lo que no vamos a poder ver, por cuanto hoy no va a tener lugar el mismo (al parecer -se nos dice- la Reina está ausente y ese es el motivo...?).

     Ello nos rompe el esquema de visitas puesto que el microbús nos ha dejado cerca del palacio y seguidamente se ha marchado para volver una hora después, ya que son las instrucciones que ha recibido el chofer. Como luce un sol espléndido, "se nos concede tiempo libre" para deambular por los alrededores hasta que transcurran esos sesenta minutos de espera. Mi esposa y yo decidimos recorrer el cercano parque (St. James Park) y allí tomar alguna fotografía, pues desde el altozano en que nos encontramos (frente al citado palacio real) se domina el mismo; se ve muy concurrido, e igualmente observamos una gran laguna, en cuyo centro existen unos grandes surtidores de agua en forma de abanico y en la citada laguna y alrededores, son abundantes las aves acuáticas y otras "no acuáticas".

     Iniciamos el paseo y vamos admirando el buen cuido del mismo y el respeto que a todas sus instalaciones se presta, incluso a los animales que allí viven y proliferan (he visto, ardillas, pelícanos, palomas, patos de diferentes especies y otras aves acuáticas que no se definir) y los que se acercan sin miedo alguno a los visitantes, los que suelen "echarles algo de comer". Hay un cuidado césped en todo el parque, lugares reservados a los niños para que en él jueguen como tales; abundantes y grandes árboles; y "miles y miles" de plantas bulbosas de diferentes tipos y cuyas flores de variado colorido ya... "han salido para ver al Sol"; y al ser éstas tan abundantes, forman una especie de "encaje de vida y color", que resulta agradabilísimo de observar; en cierto modo celebro "la ausencia de la militar ceremonia", puesto que ello me ha permitido recorrer en casi toda su extensión éste gran parque y observar a través del mismo, "nuevas cosas favorables a los tan criticados ingleses"... Ana mi esposa no ha podido completar el recorrido y ha vuelto sola al lugar de espera, dice que "se ha cansado de tanto andar"...?

 

 

VIAJE A LONDRES  IV

 

     Terminada mi visita al citado parque, regreso junto a mi esposa y otros que aguardan la hora de continuar visitas.

     Llegada la hora partimos y lo hacemos en dirección a la denominada "Torre de Londres" (1) a la que llegamos transcurrido un largo trecho puesto que se encuentra bastante distante, del actual Palacio Real. Llegados a las inmediaciones de la misma nos encontramos con gran afluencia de turistas y tras las oportunas colas y adquisición de billetes de entrada, pasamos por la puerta reservada para los grupos con guía y la que se encuentra en la denominada "Compuerta del Rey Enrique III" y muy cercana al siniestro portón o rastrillo de "los traidores"...?    Entramos en el recinto, previo examen que nos efectúa un empleado a todos cuantos portamos bolsos o bolsas de viaje, introduciendo en ellas "un detector", puesto que hay temor a los terroristas (en la actualidad hay atentados que provocan los activistas del denominado "IRA" o terrorismo irlandés) los que ya hicieron explotar una bomba en una de las salas de éstos museos, como luego podremos comprobar leyendo>>>

*******************

(1) "TORRE DE LONDRES" o el Palacio y Fortaleza de S.M.: En realidad es una amplísima fortaleza o ciudadela fuertemente defendida con doble recinto de murallas y la que mandara construir "Guillermo el Conquistador" en el año 1.078, la que posteriormente fuera completada por sus sucesores.- La citada ciudad-fortaleza se encuentra lindante con el "River Thames" (Támesis "para nosotros") y como su nombre indica fue residencia durante varios siglos de "la realeza", e igualmente prisión segura para destacados ingleses a quienes en ella "se tenían seguros", ó "se les cortaba la cabeza". Hoy es un enorme museo histórico, depositario de "las fabulosas joyas de la Corona Británica", hay otro museo muy extenso de armas de diferentes épocas y se conserva en ella la denominada Capilla de San Juan Evangelista, que es uno de los mejores ejemplos que aún se conservan de la arquitectura normanda de la primera época; igualmente se conserva todo el recinto y edificaciones guardando la originalidad de todo, lo que se extiende hasta en algunos de los uniformes que los "guardias del Rey" ya lucían hace "medio milenio"... "incluso se mantienen en el recinto los ya legendarios seis cuervos", que mandara retener el Rey Carlos II (s. XVII) bajo decreto real (aún vigente) ya que según la leyenda... "la monarquía inglesa desaparecerá tan pronto lo hagan los cuervos de la Torre de Londres" (donde se asegura que siempre los hubo)... para ello, se cuidan estos seis "negros pájaros" como "oro en paño" e incluso, se les cortan las alas para que no puedan volar fuera del recinto, pese a que "los alimentan bien" y tienen asignado "un cuidador especial".

*************************

>>> una placa que existe en una de las salas del museo de armas (en 1.974 aquella explosión ocasionó más de veinte muertos, lógico -pues- las precauciones que toman, contra estos "asesinos locos").

     Visitaremos la ya mencionada capilla "normanda" y demás aposentos reales, el museo de armas o "Armerías Reales", el muy defendido y blindado museo de "Las Joyas de la Corona" (en si es una enorme caja fuerte) las que podemos admirar en su totalidad y por ello mismo... "recibir el consiguiente asombro al ver tanto oro y piedras preciosas acumulado en gran cantidad de objetos de enorme ostentación y valor incalculable, dedicados solamente a una determinada testa coronada" (constantemente se están pasando películas de determinadas ceremonias reales, donde se lucen algunas de estas obras de orfebrería) por lo que salimos plenamente, "llenos de oro" y con ganas de ver otras cosas, pues la verdad, a mí al menos llega a cansarme ver "tanta riqueza".

     A la salida pasamos por la denominada "área de los cuervos" y podemos ver a algunos de ellos que "nos saludan con sus graznidos"; luego pasamos a ver el denominado "lugar de ejecuciones", donde "se segó algún cuello de cabeza coronada"; y tras recorrer algunos de éstos amplios espacios "medievales", salimos al exterior... hemos empleado algo más de una hora en efectuar ésta visita, que desde luego resulta curiosa e interesante.

     Ya en el exterior de las murallas, nos dirigimos hacia el que fuera embarcadero de ésta "vieja y real fortaleza". En el trayecto podemos ver al frente las enormes torres del denominado "Tower Bridge" (Puente de la Torre) las que nos invitan a "hacernos la foto" tomando como fondo tan grandiosa obra arquitectónica. Ya en el referido muelle fluvial, embarcamos en una de las embarcaciones "tipo Golondrina", que efectúan diferentes recorridos turísticos por las aguas del Támesis y que en nuestro caso va a comprender desde el citado embarcadero hasta el bastante lejano y contiguo al famoso Parlamento Británico (Westminster Hall y torre del "Big Ben") y el que se encuentra "aguas arriba" a unas cuantas millas de distancia, pero en igual margen del río.

     Tenemos que esperar a que llegue la embarcación que nos transportará y lo tenemos que hacer a pleno sol, notando que éste "calienta más de lo que muchos esperábamos del sol de Inglaterra", lo que nos sorprende grandemente, puesto que el día es claro y diáfano y nada tiene que envidiar a uno de los soleados días primaverales de mi Andalucía.

     Por fin embarcamos y ocupamos asientos de cubierta puesto que el tiempo invita a ello y nada influye la humedad y la brisa que corre sobre las aguas del Támesis; es por ello por lo que todos éstos barcos hoy van con la ocupación máxima o "llenos a rebosar", puesto que -repito- Londres "está invadido por muchos miles de turistas"; y en los que destacan los japoneses por su fácil identificación y la gran cantidad de grupos que observo.

     En el largo trayecto ó "mini travesía", el piloto del barco y "micrófono en mano"... nos va dando una larguísima disertación (dura toda la travesía) sobre "yo que se" puesto que al estar hablando en inglés, "yo no me entero de nada, al igual que mis compañeros de grupo"... sonrío mientras voy oyendo "la letanía" y me viene a la memoria otro hecho análogo y que ocurre a diario en el río Sena (París) donde en aquellos barcos (similares a éste, aunque mucho mejor acondicionados) tienen instalada una megafonía ya "calculada a la velocidad que desarrollan" y en esas cintas, te van explicando cada trecho del tramo en que se navega y lo van haciendo (simplificado) en varios idiomas, entre los cuales y por su gran importancia está... "el español".

     Aquí no, en Inglaterra (supongo) y más aún en Londres, "sólo inglés y nada más que inglés"; ni en el hotel, ni en los restaurantes vienen (o tienen) otras reseñas y como generalmente suele hacerse en países mucho más "amables", donde y en todo lo concerniente al turista, se emplean al menos cuatro idiomas (inglés, francés, español y alemán - algunos "ya también en italiano"); todo ello crea "un pequeño calvario" al turista que como nosotros, sólo domina un idioma ("el propio") pero aquí "el idioma sagrado es el propio" y el que quiera que... "lo tome o lo deje"... ¿¡Cuando se empezará a trabajar en el mundo por que en los institutos de enseñanzas medias o similares... se enseñe un único idioma y que éste pueda llegar a ser el mundial!?... ¿será "políticamente" factible ello, alguna vez?

 

 

VIAJE A LONDRES V

 

     Hemos comentado ello ("lo del inglés en Inglaterra") Carlos y yo y él dice resumiendo.

     -"Los ingleses ya sólo les va quedando como verdadero patrimonio de su antes gran Imperio, el idioma; y es claro que lo defienden con todas sus fuerzas, puesto que en sí mismo es su principal fuente de ingresos, ya que al irse extendiendo por el mundo como "el idioma de los negocios", en "ese mundo" tienen forzosamente que existir miles y miles de academias, para la enseñanza del mismo y es claro que para perfeccionarlo, han de venir a Inglaterra (la que igualmente exporta profesores nativos) y donde la ortodoxia del idioma, debe cuidarse como lo que es y representa hoy... y en el futuro"...  Tomen nota los gobiernos de España, por cuanto al ser nuestro idioma el segundo en su empleo mundial; en ello España tiene su mejor producto de exportación y de ingreso de divisas.

     Analizado ello a fondo, considero que es lógico y en cierto modo admirable y... bueno... "reitero lo antes dicho sobre los institutos y similares" y si se acordara que fuese el inglés... "pues a la vuelta de un par de décadas la mayoría de las nuevas generaciones lo hablaría; y se podrían entender mejor a lo largo y ancho del mundo"... los mayores o ya viejos, pues -que remedio- tendríamos que aprenderlo y ello por causas obvias.

     A través de esta corta travesía hemos pasado por debajo de "media docena" de grandes puentes, viendo lo que nos muestran ambas orillas fluviales, incluso hemos podido admirar desde cierta distancia uno de "los famosos acorazados de la "Royal Navy" y que intervinieron en la pasada "II Guerra Mundial", el que "erizado de cañones" (le pude contar más de veinte) sería en aquellas épocas "el terror de los mares"... "hoy cualquier helicóptero "de guerra" tiene mucha mayor fuerza destructiva que aquellos -antes- colosos "del Imperio"... "y es que el hombre, en eso de matar y destruir, avanza a una velocidad que da terror el analizarla a fondo".

     Pero volvamos al Támesis y "el paseo sobre sus aguas", pues ya se avista el majestuoso edificio del Parlamento (ya descrito anteriormente) y su no menos famosa torre y reloj del... "Big Ben"; y cuya "sonería" reproducen la inmensa mayoría de relojes de péndulo (o péndola) que existen en el mundo (yo tengo uno en casa)... "y que indudablemente es otro logro inglés".

     Llegados al muelle "bajo el Big Ben", rápidamente desembarcamos y subimos las escalinatas que nos separan del nivel de las calles; nuestro guía "nos despide amablemente" y nos deja para que cada cual campe por sus respetos "y se las apañe como buenamente pueda"; y nos dice que... "hasta mañana que la tarde la tenemos libre". Son ya más de las catorce horas y hay que pensar en que "es la hora de comer", por lo que cada cuatro componentes del grupo tomamos un taxi y nos dirigimos al centro en busca de cualquier restaurante italiano o español; nosotros indicamos al taxista que nos deje en "Piccadilly Circus" y allí nos deja en corto espacio de tiempo puesto que el lugar, está relativamente cercano a donde lo hemos tomado.

     Seguidamente buscamos un restaurante italiano y lo encontramos muy cercano y precisamente... ¡Regentado por un español y madrileño!. Coincidimos en dicho local con más de una docena de otros españoles que ya... "estamos hasta la coronilla" de tanto idioma inglés.

     Ni que decir tiene que comemos bien y que lo que comemos nos sienta "divinamente" pese a que la cocina es un híbrido de italiano y español. Efectuada la comida seguidamente salimos fuera y tomamos un taxi en el que nos trasladamos al hotel; curiosa y afortunadamente el joven taxista que nos hace el servicio... "habla o chamulla" (algo) el español...¡Milagro!

     Pasaremos gran parte de la tarde en el hotel donde cómodamente sentados, yo puedo fumar un gran cigarro puro "dominicano", de los que traigo de España (aquí el tabaco es bastante caro); después hablaremos a través del teléfono con nuestra hija mayor (María) la que se encargará de comunicar a nuestros otros dos hijos que, "lo estamos pasando muy bien en la rubia Albión"; posteriormente saldremos a dar un tranquilo paseo por los alrededores del hotel, luego pasaremos al comedor del mismo y podremos cenar bien... "puesto que el jefe de comedor o "maitre" es portugués y nos entendemos lo suficiente como para estar seguros de lo que elegimos en la carta". Tras una buena y agradable cena, pasaremos a los salones a reposar y hacer la digestión de la misma y donde me fumaré mi segundo "puro" del día... después nos retiraremos a descansar... ha sido un buen día de turismo y nos encontramos satisfechos pese a los inconvenientes ya relatados.

 

VIAJE A LONDRES VI

 

 

     Amanece hoy dieciocho de marzo y el día empieza repitiendo los hechos de ayer, o sea que nos amanece un día igual al de ayer, luce un Sol espléndido y la temperatura es bastante  suave para éstas latitudes en éstas fechas, puesto que aún nos encontramos en "el invierno oficial" y bastante al Norte.

     Hemos descansado muy bien y tras el desayuno, a las nueve subimos a un nuevo autocar (no es microbús) que puntualmente viene a recogernos al hotel; efectuamos un nuevo recorrido por la ciudad y seguimos viendo al paso, calles, plazas, parques y jardines; bordearemos el famoso "Hyde Park" a todo lo largo de la calle Kensington y por ello, podremos apreciar una extensa panorámica de éste gran parque, el que notamos casi desierto puesto que al ser hoy lunes y por tanto día de trabajo laboral, la afluencia de visitantes está muy mermada y ello pese al buen tiempo que hace; quizá también por cuanto la hora aún es temprana y no han llegado los habituales visitantes que lo frecuenten en día de trabajo y en el que los diferentes centros de enseñanza, igualmente están activos.

     A las diez nos encontramos en nuestro primer destino turístico; se trata del Museo de Historia Natural ("The Natural History Museum"). Nos detenemos en la verja de entrada y acompañados de nuestro guía Carlos; hay gran afluencia de visitantes, principalmente son componentes de los diferentes grados de enseñanza, cuyos alumnos de colegios (o aulas) completos (niños y adolescentes) acompañados de sus maestros o "profesores", vienen al museo para recibir lecciones de historia natural y de "la evolución de las especies" (entre las diferentes estatuas que presiden en el museo y de personajes destacados en éstas materias, está en lugar destacado la de Charles Darwin, "padre de la teoría de la evolución" y que como sabemos era de nacionalidad inglesa (1809-1882).

     Estamos visitando éste importante museo una hora, tiempo suficiente para recorrer "a buen paso", las diferentes salas y donde encontraremos, desde una gran ballena disecada, hasta un minúsculo topo y desde los esqueletos (completos y bien colocados) de grandes dinosaurios, hasta los nidos (con huevos fósiles) de alguna especie de éstos "antediluvianos reptiles"... y desde una muestra de, "todos los mármoles del mundo", hasta meteoritos del planeta Marte (así se afirma en los rótulos que hay en sus vitrinas). Las instalaciones (globalmente) son enormemente completas y donde no faltan los audiovisuales y otros modernos elementos para que los escolares vean, oigan e incluso practiquen, puesto que encontramos pequeños grupos de niños/niñas, que dibujan y escriben bajo la dirección y vigilancia de sus maestros. Estos escolares que siguen entrando al museo "en oleadas" y que fluyen con rapidez, ocupando grandes espacios de éste gran museo; lo hacen muy educadamente puesto que apenas se oyen más que murmullos y palabras en voz muy baja, lo que es muy agradable de ver y notar "in situ"... y demuestra una vez más que la educación cívica, se cuida mucho en Inglaterra; cosa digna de destacar y felicitar efusivamente.

     Mientras recorro éstas magníficas instalaciones, rindo admiración... a tantos hombres y mujeres que aquí ("y mucho más fuera de aquí") han trabajado denodadamente para ofrecernos hoy ésta maravilla, la que puede disfrutar aún más... "quien sepa inglés". Debo indicar que en la actualidad trabajan en éste grandioso museo... "más de trescientos científicos"...?, que en el mismo incluso existen comedores para los escolares, cafetería, amplios jardines donde se amplía el museo, cuyo principal edificio es enorme y grandioso (imita el estilo gótico) bien acondicionado en todo, puesto que incluso en los servicios he visto instalados... "urinarios para niños pequeños y servicios completos para inválidos"...? (se nos ha entregado un folleto a todo color y en español, cosa ésta muy de agradecer).

     Salgo muy satisfecho de ésta visita y lamentando no haber dispuesto de tiempo, ni "de conocimientos del idioma", para haber podido dedicarle el verdadero tiempo que ésta maravilla necesita para todo aquel curioso y ávido por saber.

     En la puerta de la verja esperamos la llegada de nuestro autocar el que puntualmente nos recoge en dicho lugar y con el tiempo justo para ir a ver el relevo de la guardia en el Palacio Real (Buckingham Palace) y al que llegamos al poco tiempo, encontrándonos en "el real sitio", con multitud de turistas que allí esperan y entre los que destacan numerosos grupos de japoneses.

     No considero necesario el describir éste hecho (el relevo de la Guardia Real Británica) por lo muy difundido que éste acto está, a través de todos los medios de comunicación y "propaganda" y en especial, por la televisión; y por ello lo considero ampliamente conocido, pero qué duda cabe que el hecho resulta muy vistoso y que los componentes de ésta guardia (en especial los jefes o maestros de las bandas militares y que son dos las que intervienen en el acto) y "sus músicos", se lucen con todo su interés, para que el gran "colorido", resalte al máximo; si bien hoy "el rojo de sus vistosos uniformes"... no luce en ellos puesto que visten de gris y por ello destacan menos a pesar de que "el Sol les ha sido propicio"; al parecer éste uniforme que lucen hoy es el de invierno; y el rojo es, o de gala o de verano... no he podido averiguarlo convincentemente.

     Efectuado la entrada de los dos grupos de guardias (parten de lugares cercanos pero diferentes) se disuelve la multitud de espectadores y cada grupo volvemos a nuestro autocar para continuar el recorrido que cada cual tenga ya previsto.

     Nosotros marchamos de inmediato al "British Museum" o Museo Británico, punto de destino y final de nuestro recorrido turístico "guiado"; y al que llegamos en unos quince minutos.

     Allí y en el amplísimo hall de entrada, nos deja -y despide- nuestro guía diciéndonos... "que cada cual visite lo que quiera o pueda", de tan gran museo, y el que como es amplísimamente conocido... contiene unas grandes colecciones de obras de arte y restos o vestigios realizados por el hombre de todos los tiempos; y que los ingleses supieron atesorar en éste enorme museo, el que se completa con la también gigantesca... "British Library" o Biblioteca Británica; la que se encuentra dentro de éste mismo recinto. Detalle curioso y a resaltar es que la entrada a éste gran museo es totalmente gratuita; se solicita a la entrada (mediante cartel bien visible) una libra esterlina por persona y la que voluntariamente hay que ir depositando en una "gran hucha" instalada a tal efecto en el hall, por tanto... "quien quiere la paga y quién no... tiene la entrada gratis"...?.

     Este museo (que se afirma "es el más antiguo del mundo") lo funda en 1.753 el físico (o científico) sir Hans Sloane (1.660-1753) y lo han completado durante estos casi doscientos cincuenta años transcurridos... "todas las adquisiciones que se han realizado, de grado o por la fuerza... a través de los hombres y la potencia del que fuera poderoso Imperio Británico".

 

 

 

VIAJE A LONDRES: y  VII

 

 

     Ya en el incomparable “Museo Británico” y dentro del mismo.

     He permanecido tres horas recorriendo salas y con la celeridad propia a que las circunstancias me obligan, puesto que para ver este museo se necesitan semanas y por descontado... saber bastante bien el "idioma nativo". Debido a ésta celeridad empleada por mí y con el interés de observar todo cuanto pueda... "mi esposa me abandona a mitad de camino"... se queda sentada en un lugar bastante cercano a una de las salidas, diciéndome que, "ella ya no pueda más"; y que si bien, comprende mi interés en ver "tantas antigüedades", ella prefiere esperarme sentada... "a que yo me canse o termine mi visita y vuelva con ella"...?

     He podido recorrer (gracias a un plano que llevo) todo lo dedicado a Egipto, Mesopotamia, Imperios Romano y Bizantino, Islas Británicas y "poco más" (me encuentro con que hay muchas salas cerradas por diferentes circunstancias). Describir todo lo visto, ni es posible ni yo sabría hacerlo, por lo que desisto, puesto que ha llegado un momento en que me he sentido "borracho" de ver tanto y tan variado. Todo se encuentra muy bien instalado o acondicionado, e igualmente, muy protegido y vigilado (en todas las salas hay personal de vigilancia y debidamente uniformado) pero he de volver a decir, "lo de antes", o sea que si no se domina el idioma inglés pues...?

     Regreso donde se encuentra y me espera mi esposa (Ana) y vengo con los pies "que me arden" (existe una muy buena calefacción en el museo); mi mujer me mira y sonríe. Seguidamente salimos al exterior y tras descansar un poco en los bancos que existen (muy abundantes) en la entrada principal, tomamos un taxi y regresamos al hotel donde comeremos cómodamente sentados en su restaurante; posteriormente pasaremos a uno de los salones del mismo y arrellanados en amplios sillones allí instalados, tomaremos "él te de las cinco"; y yo degustaré tranquilamente un cigarro puro.

     Nada más haremos hoy salvo descansar y yo tomar notas y escribir, por si posteriormente ya en mi casa, decido seguir con... "mis relatos turísticos". Y así terminamos el día.

     Y "nos amanece nuestro cuarto y último día en Londres"; el que se desarrolla de la siguiente manera.

     Tendremos "todo el día libre"... hasta las dieciséis horas treinta minutos en que vendrá a recogernos un autocar que nos transportará hasta el aeropuerto; así pues, desayunamos tranquilamente, dejaremos los equipajes depositados en "el almacén de recepción"; y nos preparamos a disfrutar de éstas últimas horas en la capital británica. El día ha cambiado totalmente y se nos muestra bastante frío y desapacible; pese a ello tomamos un taxi que nos dejará en "Oxford Street", lugar céntrico y de abundantísimo comercio y donde mi esposa quiere realizar algunas pequeñas compras, las que destinará como obsequios para la familia, en especial "los nietos".

     Deambularemos por ambos lados de "tan famosa calle londinense", durante tres larguísimas horas y comprobamos que efectivamente, "en esta calle se puede comprar casi de todo", puesto que desde el quiosco o puesto ambulante que vende "cualquier cosa"; hasta los grandes almacenes "Selfridges" y otros similares, pero "menos grandes", el comercio es variadísimo y muy colorista, ya que son abundantes igualmente los comercios (y viandantes) regidos por asiáticos, africanos, caribeños y otros muchos tipos más o menos exóticos, o extravagantes ("hay de todo") y por ello... "el sólo ver y observar a las gentes, ya es para mí un nuevo atractivo a destacar", ya que... "Esto es una especie de Babel"... con la excepción de que aquí, "no existe la confusión de lenguas de que nos habla la Biblia"... "aquí sólo se habla inglés".

     Como antes indiqué, el día es desapacible y hace frío; una neblina cubre el cielo de Londres y ésta, no deja pasar los rayos solares, por lo que no resulta agradable estar en la calle y pese a que hemos tomado medidas oportunas y vamos bien abrigados. Por lo antes dicho y efectuadas las compras que portamos incómodamente, terminamos éste deambular bastante cansados; así pues tomamos seguidamente un taxi (son abundantísimos y resulta facilísimo éste servicio, ello hay que destacarlo) y regresamos al hotel para "reponernos por lo que luego nos puede esperar".

     Tras recuperarnos bastante, salimos del hotel y efectuamos la comida "del medio día español" en un cercano restaurante.

     A las 16,30 h. nos viene a recoger un microbús, el que tras dos largas horas de rodar por... "Londres y alrededores", nos deja en el aeropuerto de "Gatwick".

     Sí, han transcurrido ciento veinte minutos desde que salimos del hotel; por tanto en los aproximadamente cincuenta kilómetros que hemos recorrido... "al paso de tortuga", hemos tardado más que en el vuelo Madrid-Londres. Pero nuestras contrariedades no han terminado aún, ya que la salida del vuelo de la "British Airways" (anunciado para las 19,50 h.) se nos dice que tiene una hora de demora; por tanto si ello se cumple... "habremos invertido cuatro horas y media, desde que salimos del hotel hasta ese preciso momento, en que el pájaro metálico a reacción... levante el vuelo". Luego el retraso se amplía en veinte minutos más.

     Al fin nos encontramos aposentados en el avión... "Un poco apretados, pues ya no resulta cómodo éste medio de transporte en muchos de sus vuelos" (la competencia entre las grandes compañías de transporte aéreo, ha obligado a aumentar en demasía los asientos en éstos aviones y por otra parte existen abandonos, algún pasajero va demasiado oprimido por avería de su asiento (cuando sirven la cena no puede usar la mesa extensible); en el mío el posa brazos izquierdo está suelto).

     Pero todo se acepta y por fin a las 21,10 horas ("de Londres") "el aparato levanta el vuelo sin novedad alguna". Pero como el horario inglés (ya lo dije) lo tienen fijado una hora menos que "en el Continente", cuando llegamos al aeropuerto de Madrid, son las O,15 h. del veinte de marzo y aunque los trámites de salida y recogida de equipajes resultan bastante rápidos, cuando -por fin- nos acomodamos en un nuevo microbús (que afortunadamente viene equipado con buena calefacción) que nos transportará "a casa", ya son pasadas "la una de la madrugada" y la atmósfera no nos es muy propicia... "llueve un poco sobre Madrid y alrededores". Por todo ello cuando por fin llegamos a nuestro destino, son pasadas las cuatro treinta de la madrugada y obviamente regresamos cansadísimos; "los microbuses no son aptos para realizar viajes de cientos de kilómetros"; pero a ver... "las cosas son como son y no como uno las desearía".

     Pero de cualquier forma o manera, yo regreso satisfecho de éste viaje a la capital de "la Rubia Albión"; puesto que he visto más de lo que yo deseaba ver en Inglaterra; y he estado en un lugar que me atraía conocer "en su salsa" y ya lo he realizado, aprendiendo en ello algo más y sobre todo... "el no volver al Reino Unido de la Gran Bretaña... salvo que aprenda el inglés".

FIN

 

Terminado de escribir el 29 de Abril de 1.996

 (Retocado en 2019 al publicarlo en siete capítulos en el mes de agosto.)

 

 

 

 

 


[1] Recordemos aquellas penurias, significando que las tristes “Cartillas de Racionamiento”, duraron hasta abril de 1.952.

 

 

 

 


    [1] Sabido es que recientemente la antes denominada República de Checoslovaquia, se ha escindido "amigablemente" en dos estados independientes, la citada república Checa y la de Eslovaquia.

    [2] Sugiero leer en mi libro "Cuentos y Relatos", el capítulo titulado "La siesta del Canónigo", escrito bastantes años antes que éste relato de viajes.

    [3] HUSITAS: "Dícese de los que siguen las doctrinas de Jan Hus".- Jan Hus: Heresiarca bohemio (Husinec, 1369; Constanza 1.415). Abrazó las doctrinas del reformador inglés John Wicleff y negó la autoridad del papa. Fue quemado vivo por hereje".

                Lo que antecede es cuanto informa cualquier diccionario "algo completo", pero lo que en Chequia he oído relatar de Jan Hus (o Huss) es amplísimo y completo y debió ser una gran figuran intelectual de su tiempo y a quien los Checos en cierta manera "veneran" (hoy los checos son poco religiosos) por cuanto hizo por su cultura e idioma... "como tantos otros similares fue quemado, sencillamente porque al ser como era y "la luz" que podía aportar, estorbaba a quienes siempre han vivido de las sombras y de la ignorancia de los pueblos".

                Juan ó Jan Hus, nació en el seno de una familia de campesinos, pero sus padres viendo sus disposiciones le enviaron a estudiar a Praga, donde desde "sacristán", pasó al sacerdocio y a la universidad donde llegó a ser decano de la facultad de Filosofía y posteriormente, el rector de la Universidad de Praga; se codeó incluso con el rey Wenceslao IV, logró que el idioma checo fuese sacado de una postergación largamente sufrida y lo llevó a ser el idioma del pueblo checo; escribió gran parte de su legado en éste idioma, consiguiendo así formar o fundar la lengua literaria checa, partiendo del dialecto de Praga, que era familiar al resto de checos; fue ardiente luchador tanto en lo político como en lo religioso, precursor del protestantismo y por tanto del Renacimiento europeo; queda claro (pues) la gran figura de éste checo inmortal, el que por ello mismo y al igual que ocurriera a tantos otros, fue quemado vivo por quienes decían seguir una doctrina cuyos principales mandamientos son... "AMAR Y NO MATAR...?".

                Luis González Seara, en su magnífico y voluminoso libro, "El Poder y la Palabra" (Idea del Estado y Vida Política en la Cultura Europea) (Ed. Tecnos, S.A. - Madrid 1.995) escribe sobre Jan Hus lo siguiente:

     "El anarquismo bohemio de las huestes de Juan Hus"(pág. 154)

"Imprimir o introducir en España libros prohibidos llegaba a estar castigado con la muerte" (relaciona cantidad de autores y entre ellos cita a Juan de Huss)(pág 212); "en Bohemia, donde la Iglesia había alcanzado tal grado de riqueza que, según palabras de Juan Hus, "los establos de una propiedad eclesiástica son más suntuosos que los castillos señoriales o que las iglesias. Los prelados, en sus monasterios, no corren el riesgo de mojarse con la lluvia ni de mancharse con el barro, la opulencia ha alejado de ellos el hambre y la sed. La Iglesia recibe dones, la Iglesia compra bienes aunque por todas partes el pobre revienta en su miseria" (Pág 240). "Lutero señaló las semejanzas de las doctrinas de los husitas con su propia predicación y, al recibir y leer el tratado de Hus "Sobre la Iglesia", confesó en una carta, asombrado, que él "había enseñado y sostenido todas las enseñanzas de Juan Hus, pero hasta hoy no lo sabía" (pág. 242).

                Reflexionemos sobre Martín Lutero, puesto que éste reformador religioso nace en 1.483 y muere en 1.546, o sea que cuando él "viene a éste mundo", hace ya sesenta y cinco años que Juan Hus fue quemado, lo que confirma que... "la obra realizada por el checo", tuvo una gran trascendencia... "pese a índices, prohibiciones, persecuciones y demás miserias humanas, que tratan de entorpecer y obstruir a la inteligencia".

    [4] Región occidental de la antes denominada Checoslovaquia rodeada de montañas y bañada por los ríos Elba y Moldava y cuya capital fue Praga; por lo que podemos deducir que la hoy Chequia comprende la totalidad o la mayor parte de la que fuera Bohemia y que hasta 1.545 constituyó un reino independiente.

    [5] El reloj de la citada torre (que data de 1.475) es un reloj astronómico y que vulgarmente (así al menos nos dice la guía) se conoce como "de los doce apóstoles" por cuanto cada día y a las doce en punto, se ponen en movimiento una serie de mecanismos y figuras, así como las posteriores campanadas, que es todo un espectáculo.

    [6] En realidad ésta iglesia es un convento (o pertenece al mismo) de frailes capuchinos, en cuyo claustro existe una imitación de la "Santa Casa de Loreto"; es pues al convento donde pertenece el inmenso tesoro claustral, el que cuenta entre otras muchas y valiosísimas joyas, con... "una monstranza adornada con 6.580 piedras preciosas", algunas de las cuales son de un notable tamaño, lo que hemos podido comprobar personalmente.

    [7] El palacio de Hradchany (o palacios) real es un vasto edificio que tiene 110 metros de largo y su construcción data del año 1.303 en sus inicios; su culminación llega en 1.757-1775 y consta de 711 habitaciones (468 salones, 108 gabinetes, 32 antecámaras, 103 cocinas), cuenta además con 4 grandes salas de lujo, entre las cuales destaca la sala Española (1.152 metros cuadrados (48 de largo, 24 de ancho y 13 de altura) "lujosísimos y diáfanos") y la de Vladislao (antiguamente sala de torneos)... "desde aquí, en 1.618 y por la ventana de la antigua sala del Consejo... el 23 de mayo... salieron... los motivos de la terrible guerra denominada como, "Guerra de los Treinta Años".

    [8] Fue iniciada su construcción en 1.344 bajo el reinado de Carlos IV. Es una verdadera joya del arte gótico, panteón de reyes, obispos, jerarcas, etc. y por tanto dotada de grandes mausoleos y otros muchos lujos y cuya descripción no ha lugar; sí significar una vez más la ostentación que aquí se acentúa incluso, en nada menos que el sepulcro de un santo (san Juan Nepomuceno)... "que es de plata maciza con más de treinta quintales de peso", por tanto aquí se colocaron entre tres y cuatro mil kilos de plata que... "a la vista están del que quiera ir a verlo y comprobarlo".

    [9] Río Moldava (Vitava en checo): de 430 km. afluente del Elba y el que es navegable a su paso por Praga, hasta la confluencia con el mayor río ya citado (Elba).

    [10] Los cuatro municipios fusionados o absorbidos fueron los siguientes: Villa Antigua, Nueva, Mala Strana, y Hradchany (de ésta última toma el nombre el palacio o palacios reales ya descritos).

    [11] PAQUETE: Así se denomina en el argot de los negocios turísticos, y la mayorista (que luego sabremos está radicada en Granada-España) ha vendido a "la minorista de nuestro cura canónigo", éste paquete turístico, el que el citado agente-sacerdote, seguro que "ha comprado sin analizarlo y menos sin verlo o visitarlo"... Y las consecuencias las vamos a pagar "los que menos culpa tenemos de todo", o sea los incautos que hemos venido con unas ilusiones que en mayoría no se van a cumplir.

    [12] OPTATIVAS: Creo haberlo dicho en alguno de mis relatos, pero conviene saberlo, puesto que "las optativas" son las excursiones, o actos no programados y que se venden aparte de los costos del viaje; pero éstas opciones deben venir claramente explicadas en los folletos o informe inicial que recibe el turista, de la agencia a quien compra el viaje, y en el mismo folleto deben venir todos los precios debidamente señalados>>>

así  como en lo que consisten esas opciones que muchas veces -demasiadas- son engaños y formas soterradas de encarecer el viaje en beneficio de quienes lo pensaron y organizaron y que ya cuentan con que "el grupo" o la inmensa mayoría del mismo "picará sin rechistar", pues esa es otra; "normalmente la gente -la que verdaderamente sabe que no son muchos- habla entre sí pero no se atreven a presentar una reclamación ni solos ni promoviendo un grupo que plante cara a éstos piratas", que son -no olvidemos ello- los destructores del verdadero turismo el que está considerado nada menos que como.. "UN BIEN PARA LA HUMANIDAD" y por ello yo -quizá bastante iluso- escribo "éstas cosas en forma de relatos reales y verídicos vividos por mí mismo".

    [13] Incluso hay que tener cuidado con los cambios de moneda en los propios hoteles, donde los abusos son muchas veces imperdonables, por cuanto de indefenso se encuentra un viajero.

    [14] Este monumental puente está adornado con una serie de treinta valiosas esculturas y grupos de santos, entre ellos destaca la estatua de San Juan Nepomuceno (S. XVII y XVIII).

    [15] La imagen del Niño Jesús de Praga fue venerada primeramente en la iglesia de Santa María de la Victoria de Praga, mandada construir por Fernando II después de la batalla de la Montaña Blanca, ganada en 1.620 a los protestantes>>>>>

checos. La iglesia fue ocupada por los carmelitas descalzos. La princesa Polixena de Lobkovitz regaló en 1.628 a la comunidad una preciosa imagen del Niño Jesús, obsequio de su madre doña María Manrique de Lara de España.- Es por tanto de origen hispano ésta imagen la que se empezó a venerar en España y se le prestó culto bastante después, por cuanto los libros consultados indican que lo fue "a finales del siglo XIX y por las madres salesas de Barcelona", que fueron las que iniciaron esta devoción.

    [16] Karlovy Vary, figura igualmente en los libros con la denominación de "Carlsbad ó Karlsbad", es -o fue hasta  bien entrado éste siglo- una de las más famosas estaciones balnearias de toda Europa y de ello dan fe los suntuosos edificios que aún se mantienen aquí, si bien algunos bastante deteriorados, lo que no insta para que ahora con "el nuevo turismo", vuelva a recuperar si no "las grandezas pasadas", sí la preponderancia que le pueden otorgar sus casi cuarenta manantiales de aguas minero-medicinales e incluso termales, éstas últimas destacables por cuanto brotan del subsuelo, en algunos manantiales a más de 70º.

                Aquí se edificó desde un palacio imperial (perteneció al Imperio Austro-Húngaro) pasando por teatro para ópera y conciertos, casino, palacios y casas señoriales, profusión de templos e iglesias para diferentes ritos (católico, anglicano, evangelista, ortodoxo ruso, sinagoga) y terminando con la abundancia de más o menos lujosos balnearios; lo que demuestra lo importante y cosmopolita que llegó a ser esta ciudad a lo largo de los siglos, pues la historia y leyenda se mezclan en los orígenes de "éstas termas", ya que se afirma que, nada menos que en 1.358 el emperador Carlos, levantó los primeros edificios y castillo y de ahí el nombre de la ciudad (Carlsbad); desde luego es un lugar delicioso o idílico, para quienes busquen la tranquilidad en contacto con una exuberante naturaleza, que abarrota de arboleda y vegetación éstos angostos valles y el principal de ellos, donde discurre el río "Telp", sobre cuyas márgenes serpentea esta no pequeña ciudad, que en épocas de esplendor debió de contar con, "varias decenas" de miles de habitantes, más la numerosísima población flotante que mantendría y no sólo de privilegiados visitantes, puesto que hay que pensar en el numeroso servicio de empleados, acompañantes, criados, etc.

    [17] El robo se efectuó a la entrada de una de las puertas de los vagones del "metro" (sabido es la rapidez en que se efectúa la llegada, entrada y salida); entonces el ladrón y su grupo se sitúan de forma conveniente y mientras uno empuja a la víctima hacia dentro, el ladrón le arrebata la cartera, que previamente ya saben dónde se encuentra (en éste caso e infelizmente la llevaba en el bolsillo trasero del pantalón) y en esos instantes de confusión el robado queda dentro del metro y éste, se pone en marcha y el ladrón "se pierde" en los andenes de la estación.

    [18] Su nombre (ya lo dije) es el de Máximo; se trata de un italiano de Roma (de 35/40 años), que ahora "trabaja" para agencias mayoristas de España, reside en un pueblo de Valencia y es un hombre muy activo y muy bien preparado en los temas turísticos, que desarrolla con enorme facilidad, ello nos lo va a demostrar a lo largo del viaje; lo que no insta para que yo rectifique en mi calificativo de pirata, puesto que a lo largo del viaje tuve que rebatirle muchas cosas por su proceder, aun cuando hablamos largo y tendido de forma amigable, ofreciéndole por mi parte enviarle gratuitamente mi último libro editado, lo que aceptó prometiéndome entregar su tarjeta con nombre y dirección en Valencia, cosa que luego no hizo pese a que se lo recordé con tiempo... "por lo visto, viendo mi actitud de protesta (razonada siempre) y mi contínua tomar notas en mi pequeño bloc... quizá pensó que lo denunciaría a mi vuelta a España"... "ello me confirma que efectivamente es un pirata y negocia miserablemente con el dinero ajeno"...?

    [19] Al pueblo y como bien nos va a decir una guía en el país a donde nos dirigimos (Hungría)... "sólo le importa el que el pan y la leche no suban de precio"... Magnífica sintetización de lo que es en sí un simple "rebaño humano", el que por numeroso que sea... "unos cuantos pastores y alguna que otra jauría de perros de presa (que no pastores que no muerden a las ovejas) llevan hacia dónde quieren... muchas veces hacia precipicios de donde les va a costar mucho tiempo el salir de ellos"... pues -esa es otra-... los pueblos no mueren y siempre sobreviven a sus inútiles políticos que normalmente siempre los malgobiernan, en base a eso que dicen de que... "la política es el arte de gobernar dentro de lo posible"... y lo que no deja de ser una gran mentira, que lo seguirá siendo hasta que a la política acudan en mayoría -si los dejan- hombres y mujeres dignos y con ganas de trabajar -de verdad- por el buen pueblo, "eliminando los muchos parásitos que siempre le están chupando la sangre"...?

    [20] Precisamente ahora mismo, el jefe del nuevo estado checo es nada menos que un intelectual de talla internacional y al que se le ha concedido en España precisamente, el máximo premio que nuestro país concede (se consideran como los premios Nóbel a nivel internacional) o sea y en concreto; le han concedido el "Premio Príncipe de Asturias 1.997" de Comunicación y Humanidades, por su dimensión ética como dirigente y estadista, por su libertad y claridad intelectual al poner la razón política al servicio de la espiritualidad humana, etc. etc.: se trata de "Valclav Havel"; escritor mundialmente conocido, dramaturgo y "a pesar de todo ello, Jefe de un Estado en vías de recuperación"... ¡Ah cuando -de verdad- la inteligencia llegue al poder!...?.

    [21] Bratislava es hoy una ciudad que cuenta con alrededor de 500.000 habitantes y de la que poco puedo decir puesto que... "apenas he podido ver nada"; no insta ello para indicar alguna peculiaridad de ésta hoy capital de un estado soberano, puesto que en la historia es conocida con los nombres de Presburgo y Poszony y es abundante en hechos históricos y religiosos, puesto que perteneció al Imperio Austro-Húngaro (dista de Viena, sólo 55 km.) y su catedral fue largo tiempo, "el lugar sagrado de los reyes de Hungría", a la que igualmente perteneció, poseyendo éstos en la ciudad "castillo real".

    [22]  Cuando los caracoles salen de sus refugios con tal profusión, es por cuanto "quizá van a comer", pero indudablemente (lo he observado muchas veces) "marchan lentos y seguros buscando pareja para reproducirse de forma normal" (son hermafroditas).

    [23] El Danubio podemos considerarlo como el mayor y más importante río de todo el continente europeo (2.860 km.) pues si bién el Volga "es más grande y caudaloso", pero el Danubio... "da vida y comunicación fluvial a una extensión tan grande de la Europa central, que sólo viendo un mapa detallado, se aprecia ello con la suficiente claridad para comprenderlo.

    [24]  Buda que está situada en la orilla derecha del Danubio y Pest en la opuesta; "se unieron en 1.873" y así nació la moderna Budapest, que cuenta hoy con alrededor de dos millones y medio de habitantes.

    [25] Hungría cuenta con 93.036 km2 de extensión y es casi todo el terreno muy fértil y apenas cuenta con accidentes, por lo que su riqueza agrícola y ganadera es enorme, amén de sus riquezas minerales (cuenta con yacimientos de petróleo y gas natural) e industriales que son notables.

    [26] Lago Balatón, de 596 km2, situado en el centro-oeste de Hungría; es de poca profundidad y está comunicado con el Danubio por un canal que los une; posee importantes centros turísticos en su orilla Norte.

    [27] Nuestro hotel está situado en las afueras de la ciudad y por tanto muy distante de los lugares propios para visitas turísticas.

    [28] Considerado como el primer monumento de Budapest y que fue levantado para conmemorar el milenario de la ciudad (1.896) y consiste en una columna de 118 pies de altura coronada con la estatua de San Gabriel y a cuyo pie hay tres grandes conjuntos de estatuas ecuestres y que representan, "al caudillo  Arpad fundador de la ciudad y a los siete jefes de tribu que le acompañaron"; tras este primer conjunto existen otros dos más y que armonizan las proporciones, formando un gran pórtico de piedra y en el que, bajo el mismo; existen grandes vanos divididos por columnas y donde se representa a catorce de los más importantes reyes de Hungría, coronando todo ello otros cuatro grandes conjuntos, igualmente en bronce y que representan diferentes alegorías mitológicas o guerreras.- Todo ello se realizó en el extremo de una enorme plaza, la que igualmente está embellecida por amplísimos jardines que la rodean, así como edificios de destacable belleza.- Todo lo cual sirvió como grandioso pórtico de entrada, para las dos grandes exposiciones que aquí tuvieron lugar en 1.896 y 1.898 .

    [29] HISTORIA: El primer establecimiento de Buda data de la época de los celtas. En 150 de J.C. fundaron los romanos la colonia de "Aquincum", que fue la capital de la Baja Panonia, la actual O-Buda, donde según la tradición hubo de residir Atila. El nombre de la ciudad debe datar del tiempo de los "ávaros", que la llamaron Pec, horno, y de aquí también su nombre alemán de Ofen con igual significado. El conquistador Arpad hubo de apoderarse de la ciudad, habitando en el palacio de Atila y siendo enterrado en una tumba vecina. Reinando los arpad se desarrolló Buda como una ciudad germánica. ("GRAN ESPASA")

    [30] Hecho histórico y que marca el inicio del derrumbamiento de la antes "temida" U.R.S.S. y "sus gobiernos en países satélites", de tan triste y preocupante recuerdo para cualquier persona medianamente inteligente, la que por si misma, puede valorar el que yo considero como "el mayor drama humano de éste dramático siglo en el que me tocó vivir" (nota del autor).

    [31] En ésta explanada se encontraba el denominado "monumento a los caídos" (símbolo que generalmente ha sido profusamente empleado en éste siglo y no sólo por los comunistas): éste monumento ya no se puede ver, pero apreciado por mí en una fotografía, me causa tal repulsión por lo insulso y feo del mismo que no encuentro palabras para reflejar la ausencia de arte alguno, cosa que "sobra" en el conjunto monumental ya comentado anteriormente.

 

    [32] Casa de Habsburgo: Dinastía alemana, originaria de Suabia, que reinó en Austria de 1.279 a 1.918 y la que formó el gran Imperio, convirtiéndose en la familia europea con mayores dominios territoriales, puesto que como sabemos Carlos I de España y V de Alemania, fue el máximo Emperador de aquel vastísimo Imperio, el que en vida "repartió" entre su hijo (Felipe II) que recibió la mayor parte, puesto que eran posesiones de "la Corona de España"; y a su hermano Fernando, al que entregó la parte que pertenecía a "la Corona de Austria", retirándose a un apartado monasterio de "La Extrema Dura de España"(Yuste) donde murió a los dos años de "tan grandioso reparto": posiblemente ello haya sido "la mayor renuncia voluntaria que ningún monarca haya efectuado jamás, al ceder en vida tan inmensas propiedades"... puesto que hay que valorar que lo hizo a la edad de 56 años.

    [33]  En realidad fue una frontera forzada por los pactos o acuerdos tomados por los vencedores en la denominada Segunda Guerra Mundial (1.939-1.945) y la que dividía a los países y "satélites" de la entonces denominada "URSS" (ó comunismo europeo establecido ó impuesto) y el resto de países europeos "protegidos" por los EE.UU. y sus aliados: su longitud era enorme, puesto que cubría desde Finlandia hasta Turquía y "a pie de la misma" murieron infinidad de seres humanos, que simplemente lo que pretendían era... "trasladarse de lugar"...?.

    [34] Está ocurriendo lo mismo en otras muchas partes de Europa y es sencillo: o sea que... "cuando un emigrante es aceptado para que realice trabajos duros y que todos conocemos, no pasa nada"; pero ese emigrante suele traerse su cónyuge (o se casa en el lugar de residencia) generalmente éstos emigrantes son prolíficos y suelen tener "familias numerosas", cuyos miembros al nacer ya adquieren la nacionalidad (alemana. francesa, belga, austriaca, española, etc.) van a las escuelas con el resto de niños del país que los acoge, estudian, hacen carreras, etc. etc. y entonces es cuando empieza "el lío"... "o sea cuando empieza a haber proliferación de técnicos que son de raza y color diferentes, e incluso de costumbres y religión y eso (digan lo que digan) cuesta de ser aceptado", puesto que ya no se trata de limpiar cloacas, recoger basuras, frutas, atender los peores empleos y que nadie quiere; se trata de "otros oficios de cierta altura" y..."?".- Se dan incluso casos de "matrimonios de conveniencia o previo pago del importe acordado", o sea que un emigrante se casa con un nativo (hombre/mujer) para adquirir la nacionalidad y luego se separan o "abandona uno al otro" y el proceso sigue complicándose de múltiples formas y maneras, puesto que lo que en realidad existe es... "una invasión lenta pero inexorable y que la baja natalidad de los europeos favorece", por tanto las consecuencias... "seguro que las van a ver los que vivan dentro de no muchas décadas... o quizá antes...?".

    [35] El salami es un tipo de salchichón que en Hungría tiene fama y desde luego yo confirmo es exquisito, manifestando igualmente mi sorpresa puesto que este tipo de embutido yo siempre he creído que era de origen italiano.

    [36] Danau es la palabra alemana equivalente a "Danubio" y el canal fue el que se tuvo que construir antes de éste siglo para librar a Viena de las avenidas y consiguientes inundaciones que producía en la ciudad ése gran río.

    [37] El café "entró en Europa" a través de Viena, contándose el que el mismo fue dejado por los turcos en el sitio de la ciudad y de ahí "éste botín cogido a los turcos", en su levantamiento del sitio ó huída por su derrota.

    [38] Recogido en mi relato: "Viaje a Países Alpinos".

    [39] El grupo no ha visitado por dentro el Palacio de Invierno; simplemente "lo explicó la guía" desde fuera.- Ello es incomprensible en una visita a Viena, puesto que fue en ese recinto palaciego donde se inició el Imperio ya citado y debe ser visita obligada por cuanto contiene y representa; y si bien no se puede visitar todo, pero si una muestra importante del mismo y la que yo vi en mi anterior visita.

    [40] He tenido que llamar la atención a algunos componentes de nuestro grupo, los que por lo visto... "creen estar de tertulia en vez de en un concierto de música y baile selectos".

    [41] Estas casas, son viejos edificios que fueron taberna, mesón, bodega, o simples casas labriegas, las que adaptadas en rústicos y muy modestos comedores cuyos asientos son simple bancos de madera, se han actualizado y al parecer logran un gran negocio vendiendo "su vino" y los productos del cerdo "más o menos industrializado (ya) todo ello".

    [42] Tanto la corona checa como la eslovaca no cotizan en el mercado internacional de moneda, por tanto fuera de éstos países el dinero se convierte en "papel mojado".

    [43] Existen unas normas internacionales de servicios obligatorios que en vuelo han de prestar todas las compañías aéreas y efectivamente ese servicio de comida entra en ello, pero como el horario de la misma debería ser (supongo) ya muy cercanos al aeropuerto de Madrid (doce horas) y ello entorpecería el horario del avión, pues nos han servido la comida nada menos que dos horas antes de tiempo; lo que resulta un abuso manifiesto e incomprensible para quienes hemos sufrido... "éste ataque gastronómico, más propio para cerdos de engorde que para simples seres humanos habituados a realizar sus comidas de forma, más o menos racional".

     La cruda realidad es que (pienso) el personal de vuelo ha cometido éste abuso para luego no tener que trabajar un tiempo extra ya en el aeropuerto de Madrid, puesto que incluso después de ésta "brutal" comida, han tenido tiempo de pasar los "carritos" de los artículos que se venden en vuelo y lo que les ha ocupado una larga hora; pero como nadie ha protestado y nuestro agente de viajes "sigue estando en el cielo", pues todos a callar y que prosiga "el pillaje y el saqueo al indefenso turista que pos si mismo y aisladamente poco puede hacer".


 

[i]  Ver Diccionario ‘Espasa’.

[ii]  La cita se encuentra en su obra: ‘La vuelta al mundo de un novelista’.

[iii] En el original que guardaré en mis archivos, y anexo al mismo; quedará archivada dicha entrada/folleto, para ‘curiosidad futura, si la misma se produce’... pues a mí, me dará ya lo mismo, puesto que difícilmente la volveré a ver (tiene el número 009571).

[iv]  Libro ‘Los estoicos’: Editorial Nueva Acrópolis – Madrid 1997.

 
ATRAS / PAGINA PRINCIPAL