Nº 116

Sí… “Jaén es corto hasta de nombre”

            Posiblemente (deduzco) por la terrible historia de estas tierras, que desde la antigüedad han sido conquistadas por unos o por otros, saqueadas y expoliadas hasta la extenuación; en Jaén predominan “unos genes”, de abatimiento y resignación, que da pena el analizarlo a fondo… aquí como último recurso, predomina “la huída más que plantar o clavar los pies firmemente en nuestro rico suelo y pensar en que es lo que hay que hacer”; los que aquí han gobernado siempre, han sido impuestos por la fuerza bruta o por la no menor fuerza política, que impone “al servidor de turno”; servidor que sólo se ha preocupado de “colocarse él y los suyos” y al resto pues… “sí boana”; o sea como los negros africanos decían al jefe colonialista… “que aún los sigue controlando”.

            Es incomprensible el que unas tierras tan ricas-ricas en recursos naturales, no se desarrollasen nunca como por lógica debieran y que tierras mucho más pobres en recursos (Almería, Huelva: por ejemplo) encontrasen soluciones que hoy marcan ejemplo, no sólo en Andalucía, sino en España e incluso en Europa… “aquí no supieron vender aún ni el aceite de aceituna, que siendo una materia prima riquísima, se ha convertido en un problema a añadir al resto”; y en relación a esa principal riqueza, si hubo un movimiento espectacular (Expoliva y derivados) no se debe a “la gente de Jaén” (aunque ayudásemos) sino a un palentino (D. Hermenegildo Terrados del Cerro) y el que luchando a brazo partido con infinidad de obstáculos, lo pudo poner en marcha; puesto ese vehículo en circulación… “todos se subieron”… y como agradecimiento… “ese Jaén que es corto hasta de nombre… aún no ha señalado su figura, que como mínimo tendría que tener una calle en cualquier población que dice que vive del olivar”.

            Aquí y generalmente, triunfa el que de fuera viene y al nativo que destaca, se le ponen todo tipo de trabas y obstáculos, pues no faltaba más que… “fulano sea más que yo”… y esa mezquindad (sálvense todas las excepciones que se quiera) o envidias, son las culpables de gran parte del fracaso provincial.

            El 16 de abril en Viva Jaén, se daba una atroz noticia con el siguiente titular… “JAÉN ES LA PROVINCIA ANDALUZA QUE MÁS EMIGRANTES TIENE” y se informaba de los que son y donde están (324.090)… ¿Pero es que esto es nuevo en esta desgraciada tierra rica? ¡No! Si buscamos datos demográficos en el pasado, encontraremos que hace menos de un siglo o cosa así… “las dos provincias más pobladas de Andalucía eran Sevilla y Jaén”; por tanto y grosso modo… hoy faltan de la provincia la mitad de los que aún viven o vegetan en ella… pero es que en un pasado no muy lejano, huyeron muchísimos más, por lo que hoy lo que falta de Jaén, es una población igual a la que tiene y mucho más; o sea que hoy debiéramos estar en un millón trescientos mil habitantes o más y vivir de lo que aquí se produjera y transformara.

            ¿Pero la culpa es sólo de los pelotilleros políticos de todos los tiempos? No exactamente; aquí hasta el que tiene riqueza o medios suficientes para emprender; sólo se le ha ocurrido “plantar olivos y vender el aceite a como se lo quieran pagar y a granel” (de nuevo sálvense las excepciones) y a sus “miembros más despiertos”, al funcionariado y al enchufe seguro, donde se cobre mucho y se haga poco… “el olivar, el campo o la sierra”, a lo sumo como bienes raíces o para… “el tonto de la familia”.

            Otro día “seguiré” si es que me dejan.        Antonio García Fuentes  01-06-2013

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL