Nº 119

El aceite de aceituna, “los churros” y la Mahonesa

            Creo recordar que “los churros” (“tallos, tejeringos, porras en otros lugares) son una herencia musulmana y los he comido muy buenos en Marruecos, con té o con leche; y donde los freían con aceite de aceituna (mal llamado de oliva) puesto que éste es el único que allí emplean y en Casablanca, pude visitar un mercado exclusivamente dedicado al aceite, y a las aceitunas en conserva, de las que había bastantes variedades; “aceite sólo uno y con esa denominación… aceite” y sin más añadidos.

            Estoy escribiendo a la orilla del mar de  “la Axarquía malagueña” y esta mañana ha tomado “churros” fritos en aceite… pero ¿qué aceite?... con habilidad le he preguntado “al que freía la masa”, extrañado de ver un aceite cuasi transparente hirviendo en la gran sartén y diciéndole… “qué buenos churros hace usted”… ¿con qué aceite los fríe?... me da un nombre comercial desconocido; pero me dice que es una mezcla de aceites y que son “estupendos” para la fritura, deduzco que igualmente aquí fríen en igual “grasa”, el tan cacareado “pescaíto frito”; pues ya “nos lo tragamos todo y el gusto lo hemos perdido” en mayoría… pero recordando a un famoso y luchador farmacéutico de Orcera o La Puerta (lamento no recordar el nombre) esas grasas, son “simples brillantinas”; y hacen más daño que el peor de los aceites obtenidos de la aceituna… cosa ya olvidada incluso en nuestra provincia que sigue viviendo principalmente del aceite de aceituna… “y de las subvenciones que aún recibe”; las que según se afirma, no van a ser eternas, cosa a tener en cuenta “por el olivar y todos sus deudos, que como siempre y en mayoría andan llorando al cielo y al gobierno”.

            Digo hoy estas cosas, por cuanto sigo pensando que el aceite de aceituna, tiene un enorme campo de acción y para su mejor venta hay que luchar a brazo partido, puesto que como tal, se presta “a infinitas prostituciones”; y de esto se habla poco y se persigue menos; cosa que debieran tener los “olivareros y aceiteros”, muy a tener en cuenta y siempre como frente de batalla… tampoco entiendo muy bien, algunas denominaciones, como la de aceite puro, aceite virgen y aceite virgen extra… y puede que otras que se me pasan; todo ello yo creo que se presta a equivocaciones y peor aún “a prostituciones” a combatir; quizá fuera conveniente estudiar y simplificar, para que el aceite como en aquel mercado de Marruecos, o como el oro, tuviese “menos nombres”.

            También recordar que hay una salsa fría y consumida mundialmente, la que se la apropiaron los franceses, siendo netamente española y cuya base principal, es el aceite de aceituna… su nombre “MAHONESA”; por que nació en Mahón… por tanto, lo de “mayonesa o mayonaise o como quieran etiquetarla”, es una mentira; y habría que intentar lograr una clasificación/denominación mundial, para que la “mahonesa”, no pudiese etiquetarse como tal, salvo que llevase ese nombre y sus componentes, no fuesen nada más que el aceite y el huevo batido; cosa que creo no imposible… puesto que los franceses lograron, “su coñac, su roquefort y su champaña”; y lo lograron… “claro que los franceses no son españoles… allí hablan francés y son capaces de afeitar lo huevos y con los pelos que consiguen… hacer brochas de afeitar”.

            En fin que como decía mi abuela; “el que algo quiere algo le cuesta” y que llorando o quejándose siempre, poco se consigue… y a la vista está.

Torre del Mar (Málaga) 11 de Junio del 2013

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL