Nº 124

Miradores de Jaén

            La ciudad de Jaén y sus alrededores, cuenta con “miradores” naturales abundantes y algunos de ellos, notables por demás; pero “las inquietudes” municipales nunca se han preocupado de ellos, cosa inexplicable por cuanto “con cuatro perras”, se pudieron acondicionar algunos de ellos; no quiero pensar que precisamente por ello, los ediles no se preocuparon por ello mismo… “total poco presupuesto no interesa a nadie”.

            En “Capuchinos” (en lo alto de la Alameda) había un lugar idílico para “pelar la pava a la luz de la luna”; y tomar el sol los de avanzada edad y todos los demás; allí había unos bancos de cemento revestidos de azulejos, con tablero para jugar a la damas (empleando chinos y huesos de dátil) y sobre todo, allí había un mirador amplísimo y natural, desde el que se divisaban las montañas desde el cerro “del castillo” hasta el Aznaitín y cumbres más altas de Sierra Mágina. Ese mirador se alargaba hasta la amplísima terraza del “Concurso Hípico” y todo ello era un lugar frecuentado todo el año por multitud de paseantes; puedo certificar que más de una vez, vi allí el pasaje de una autocar de turistas franceses, que hacían una parada junto a la plaza de toros, y marchaban andando, para simplemente ver esos grandiosos paisajes y de paso y en su época, las rosaledas de la Alameda, que eran abundantísimos y de todos colores.

            Aquello fue “robado” a los jaeneros y foráneos; primero por el bosque que se dejó plantar en la parte que no debió ser autorizado, al club privado allí instalado; luego tapado por otros altos setos de cipreses y otros obstáculos, que han culminado con ese nuevo desacierto urbano, cual ha sido un enorme aparcamiento, que al final allí está como “una pirámide muerta” y sin futuro. ¿Por qué todo ello y por qué no se recupera todo cuanto se pueda para que ese majestuoso mirador y ya bien acondicionado, pueda seguir siendo un deleite para el alma del que sensible a ello sabe valorarlo? ¡Señor Alcalde, que tengo entendido que usted nació en La Alameda!

            El otro mirador majestuoso es (sin duda alguna) el de la cruz del castillo; el que debiera ser remodelado y comunicado con el “poema a la Cruz”, del poeta Almendros Aguilar y que bajo la misma, está grabado en piedra, gracias a la generosidad del que fuera propietario del castillo (“Manolito Ruiz”)… “lo que con poco costo se lograría; y leyendo ese poema allí donde está grabado y mirando hacia arriba a la cruz y al cielo… de verdad que sobrecoge”… aparte de ello es un motivo para entretener media hora más a los visitantes turistas que allí van y a los que hay que entretener aquí “como sea”.

            Hay otro mirador poco comentado y que igualmente es grandioso: se encuentra en la carretera a Los Villares y a la derecha, a la entrada “a las ruinas del balneario” de Jabalcuz; allí boy con frecuencia, simplemente para dar la vuelta y desde el mismo automóvil, detenido este; recrearme mirando a Jaén… y las lejanías que desde allí se divisan, las que puedes seguir disfrutando hasta llegar a la Fuente de la Peña o más.

            En la carretera de circunvalación hay diferentes lugares donde hay que acondicionar miradores, pensando en el turismo y para que un autocar pueda detenerse y bajar todos sus ocupantes, a admirar esas calles (“únicas en toda Europa…¡¡Ojo!!”) y resto de la ciudad, catedral incluida, amén de las lejanías antes mentadas.

            Incluso yendo al pantano del Quiebrajano o a la Cañada de las Azadillas,  hay miradores volviendo la vista hacia Jaén; que maravillarían a más de uno… motivo de alguna excursiones y comer en esos lugares, aunque sean… “unas típicas sardinas asás o cualquier otro condumio fácil de preparar y que sabría muy bien por lo campero y natural”; lo que sería otro atractivo más para grupos turísticos y otros.

            Hoy la mayoría que viajan haciendo turismo, desean ver “lo natural” lo que nunca muere, lo que ensancha el alma y el corazón y aquí tenemos mucho de ello… y reitero… “con cuatro perras y recabando ayudas de fondos europeos, nacionales y algo de las arcas públicas, considero se pueden conseguir milagros”.

 Jaén: 24 de Septiembre del 2013

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL