Nº 13

 

 

EL AMIGO DEL CORAZÓN

            El día cinco de agosto de 2000 aparecía publicado en la prensa un informe sobre próximos estudios a realizar sobre el “aceite de aceituna” y los titulares, eran los siguientes: “La Administración financia un estudio pionero en España” – “La investigación estudiará las bondades del producto ante las dolencias cardíacas” .

            En el citado informe se asevera que intervienen la Junta de Andalucía, el Gobierno Central y el Patrimonio Comunal Olivarero.

            Parte la idea de la Universidad de CÓRDOBA y la promueve el Catedrático de la misma (medicina interna) D. Francisco Pérez, el que basará la investigación en el aceite extraído de la aceituna “picual”, el que es considerado como el mejor de los aceites de aceituna.

            El estudio se realizará durante varios años (5/6) mediante el control de la alimentación, en seiscientos enfermos de la comunidad andaluza y se estiman necesarios una serie de elementos  humanos y de laboratorio, así como la realización de unos cuarenta y cinco mil análisis (periódicos) a éstos enfermos.

            La financiación del hecho que nos ocupa, no está resuelta y de momento son sólo palabras y buenas intenciones; esperemos que si el tema en verdad puede aportar algo nuevo a lo que ya se sabe, encuentre toda la financiación necesaria y se realice cuanto antes, pues todo cuanto se aporte al estudio del aceite y el olivar, debemos apoyarlo con toda nuestra fuerza. Andalucía y gran parte del resto de España; son los mayores productores nivel mundial; el aceite es por tanto una riqueza nacional y de la que cada vez se exporta más.

            “El amigo del corazón” y de ahí el que titule así, puesto que es una forma de simplificar la utilidad del aceite de aceituna, en el cuido de todo el sistema circulatorio del ser humano; es sobradamente conocido y los aportes que se hagan, pueden caer en la repetición que otros investigadores han realizado durante muchos años atrás, por tanto hay que ir con cuidado y ver si de verdad se trata de nuevos aportes y por tanto, sean bienvenidos.

            Hace ya unos cuarenta años (más o menos) ya estaba yo suscrito a una revista que publicada en Estados Unidos de Norteamérica que estaba especializada en seleccionar  artículos y trabajos de interés mundial y en uno de ellos, se hizo eco del aceite de aceituna (mal llamado de “oliva”) y en base a lo siguiente.           

            En París y por aquellas fechas, se celebró un congreso internacional, donde fueron estudiadas las bondades de esta grasa natural y su influencia en la cocina mediterránea y en ciertas poblaciones más apegadas a costumbres ancestrales, relacionadas con  “la cultura del olivo” y allí, aquellos científicos, dejaron en sus actas plena constancia de que el aceite de aceituna “era uno de los mejores amigos del corazón” y a través de su consumo en crudo (principalmente) y en la cocina de todo el Mediterráneo, cuyo padre indudablemente es “el aceite de aceituna”.

            Después hay infinidad de informes y personas (recordemos al muy admirado profesor Grande Covián) que han aportado nuevos datos (o difundido los que cito al principio) entre los que podemos citar a Universidades de Israel, que investigaron incluso en poblaciones de yemeníes algunos muy longevos, por cuanto decían que aparte de emplear toda su vida el aceite de aceituna, tomaban diariamente infusiones de las hojas del olivo. Esto último está recomendado en un libro de medicina natural, editado por los farmacéuticos del País Vasco.

            “El amigo del corazón”; pues, debiera figurar en cada etiqueta del buen aceite de aceituna, español.

            Y si reitero lo de aceite de aceituna, es por cuanto y por ejemplo... “tomamos zumo de naranja o limón” y no decimos “zumo de naranjo o limonero”; pues eso mismo es el aceite: UN ZUMO NATURAL EXTRAÍDO DE LA ACEITUNA., que es el fruto el olivo.

Jaén 03 Octubre 2000

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL