Nº 136

JAÉN: VANDALISMO Y SUCIEDAD

             Siempre recordaré al único político municipal que he conocido, verdaderamente interesado en velar por los intereses de todo el municipio; se llamó, Cándido Méndez Núñez y era un viejo socialista, pienso que “de verdad”; y lo digo incluso, como “damnificado” por una expropiación urbana (junto a la iglesia de La Magdalena) y de la que yo era el mayor propietario; y donde hoy hay un grupo escolar; “discutimos cada cual defendiendo unos intereses”; pero supo convencernos de la necesidad de aquella obra municipal, cedimos todos y con buena voluntad, allí no se hicieron viviendas y sí el necesario grupo escolar; y sin necesidad de pleitos largos y engorrosos, se llegó a un acuerdo y punto. También este hombre “adecentó” mucho los barrios de Jaén; aquí en el mío, remodeló bastante bien “la plaza de Belén”; pero la que (pronto) fue destruida por “los vándalos locales y puede que también de los de paso”. Sobre la limpieza, dejó una sentencia “para todos los tiempos”… “En limpieza no se trata de limpiar más… sino de ensuciar menos”. Con esta sentencia retrató a la ciudad y a la parte de sus habitantes, que se caracterizan más por sucios que por limpios.

            Digo todo ello, por cuanto hoy cuando escribo, leo en prensa:[i] “Más de 500 señales de tráfico caen cada año por vandalismo durante los fines de semana”; analicemos en profundidad esos atentados, ya que estos hechos pueden causar hasta algún muerto, puesto que las señales de tráfico se ponen para muchas cosas y entre ellas para evitar muertes inútiles. Añadamos a esto, los daños de todo tipo que vemos en lo que son bienes públicos y que al final pagamos todos vía impuestos; y reflexionemos (que es a dónde quiero llegar) el que todas las culpas no son del ayuntamiento de Jaén y quienes lo rijan en cada momento; mucho del gasto inútil lo provocan esos habitantes (que no ciudadanos: que este es un título para gente civilizada) ineducados, gamberros, vándalos y gente en definitiva que no merece ningún respeto; puesto que, “directamente están metiendo mano en nuestros propios bolsillos, puesto que al final pagamos todos”.

            Bien es verdad que los responsables municipales no aplican reglamentos ni vigilancias necesarias; ya que si lo hicieran, seguro que todo esto disminuiría hasta grados insignificantes; por ello hay que criticar al Alcalde en primer lugar y luego a la policía municipal, recordándoles que la palabra “policía” significa limpieza y orden.

 Jaén: 17 Enero 2014


[i] Diario Ideal 17-01-2014

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL