Nº 144

JAÉN ALMERÍA HUELVA Y…

            “La autonomía no ha logrado en 34 años que Jaén despegue”; Son los titulares de “VivaJaén” del día en que esto escribo; y en cuya página viene toda, “una elegía cubierta de lutos de todo tipo y que no es otra cosa que una más de las versiones del llanto jaenero”. El mismo día leo (diario Ideal)… “Nos lo quitan de las manos, record de comercialización de aceite (500.100 toneladas) tras incrementarse la exportación un 45 %”… que no es otra cosa que una no convincente prosperidad, puesto que ese aceite de aceituna, habrá sido exportado en su inmensa mayoría a granel y para que otros lo exploten en la verdadera y rentable comercialización. Y no se olvide nunca que el aceite… “es una materia prima y que sirve para infinidad de aplicaciones… no sólo para freír huevos o hacer pipirrana”.

            Y me permito recordar mi frase que en su momento armó revuelo y creó sarpullidos olivareros, puesto que era hace cuarenta años, cuando escribí y publiqué aquel grito… ¡¡JAÉN NO ES SÓLO OLIVOS!! Lo que fue mal interpretado por los “olivotenientes”, que no supieron entender, hasta que les fue explicado… “que Jaén era y es olivos, pero que Jaén era y es muchas cosas más; y muy interesantes o valiosas”.

            Pero es lo de siempre, “aquí en éste corto Jaén, siempre se tiene la escopeta cargada, pero siempre se apunta y dispara en la dirección más equivocada… y así nos va”… “aquí más que estudiar, apuntar y disparar al blanco más positivo, se sigue pensando en obstaculizar, pedir, mendigar o mirar al cielo a ver lo que cae”.

            El principal problema de Jaén y su provincia, ha sido lleva ya muchos años; la emigración de sus habitantes más preparados, que se han tenido que marchar hacia otras tierras y allí desarrollar sus saberes en favor de aquellas. Esa fue y sigue siendo, la mayor pérdida de valores insuperables que sufre, “esta corta tierra de mezquinos de todo tipo y condición; y mucho más de indeseables administradores de todo tipo y… sálvense las excepciones que pudieran existir”.

            Por otra parte y para mí muy principal es que aquí… “todo se fija en las ayudas, subvenciones, exenciones, beneficios y mamandurrias que del gobierno vengan y que en mayoría no se supieron aprovechar” (al escribir me estoy acordando de aquel tan famoso y fracasado “Plan Jaén” de la época de Franco) o las aprovecharon en beneficio propio… “los de siempre; los voceros políticos que sólo pensaron y piensan en su panza y su bolsillo”. Esta es la triste y cruel realidad, que como una enfermedad crónica no parece que tenga curación… al menos una curación rápida en tiempo y forma.

            He citado en mi titular a Almería y Huelva; porque en tiempos no muy lejanos, eran las dos provincias más pobres de la región y dentro de la también empobrecida Andalucía. Esas dos provincias las conocí mucho antes del posterior desarrollo; y “he andado por los desiertos almerienses y los arenales de Huelva… donde después y con ese esfuerzo e inteligencia de los que simplemente, emplean la misma en prosperar ellos y su entorno”… aparecieron los primeros invernaderos (rústicamente construidos, después perfeccionados al último grito) se fomentaron los cultivos y se incrementó la producción de cítricos, fresones y muchas cosas más, las que unidas al fomento del turismo (toda Andalucía es turística y se está demostrando) llegaron al grado en que hoy se encuentran; las primeras en renta per cápita y lo que es mucho más interesante; los cientos de miles de puestos de trabajo que crean y lo que trasciende todo ello en el conjunto poblacional.

            Convénzanse pues, que el Estado, el político, en resumidas cuentas; “el aparato estatal… no da nada”; o no lo da con la eficacia que debiera dar una buena administración pública; por ello todo el progreso se debió y debe “al nativo”; al que de verdad sabe emplear los recursos que tiene y que aquí son muchos; así es que menos lloros y a trabajar bien y en lo que de verdad solucionará los problemas de Jaén… “de fuera siempre vendrán a ver qué es lo que se llevan… difícilmente harán lo contrario”.

            Por lo pronto, rescatemos la Caja Provincial de Ahorros de Jaén; la que nos fue arrebatada con engaños, “y vete a saber cuántas cosas más; y el dinero sigue siendo la primera materia prima, a emplear bien empleada”.

Jaén: 27 de Febrero del 2014

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL