Nº 160

JAÉN VIEJA Y ABANDONADA CIUDAD

                                 Como nací y vivo aquí desde hace más de setenta años; puedo hablar de lo que yo vi y luego leí sobre este siempre mal gobernado núcleo humano, donde ningún “movimiento” lo ha hecho moverse de sus “ancestrales y eternos hielos”, que llegan aumentados hasta el momento actual, donde se pudo leer en VivaJaén del 21 de septiembre “cosillas así”:    Ayuntamiento de Jaén: “El enfermo sigue en coma y lo peor es que no se ha hecho nada para que se cure”… Aunque hay que aclarar que esta contundente sentencia, la manifiesta un miembro del partido en la oposición, pero que es igualmente culpable (o más) de lo que hoy critica, puesto que el cúmulo de desastres que soportamos los jiennenses (únicos que pagamos los mismos y que ya estamos hastiados de tanto abuso) son debidos principalmente al PSOE, PP y en la parte que le toca, igualmente a IU; “aquí no ha gobernado nadie nada más que ellos”. Aclaremos igualmente que en ésta última etapa (100 días) es culpable en el grado que le corresponda el nuevo partido “ciudadanos” que apoyó al PP y por ello sigue gobernando, pero que poco se ha notado hasta el momento, ese apoyo, que por cuanto se ve, fue entregado sin contrapartidas que beneficien a la ciudad y por ende, a los esquilmados contribuyentes de la misma.

                                Pero a lo que vamos… ¿Por qué no se va corrigiendo ese estado de quiebra en que han dejado al Ayuntamiento de Jaén… o sea a nosotros todos los que tenemos que pagar impuestos al mismo? Sencillo; por que en vez de sanear la economía y eliminar gastos, se sigue manteniendo un derroche que no se puede aguantar y nadie emprende la eliminación de esa gangrena que amenaza con eternizarse.

                                Un ayuntamiento es simplemente una empresa comercial y como tal ha de equilibrar ingresos y gastos; y como ocurre a una empresa (y de eso sé lo suficiente ya que desde hace setenta años “ando entre empresas) el empresario, tiene que eliminar todos cuantos gastos pueda y que son prescindibles, si es que de verdad quiere seguir adelante y cumplir con todos los compromisos que en realidad la empresa necesita cubrir; y “la empresa municipal de Jaén”, tiene muchos gastos que puede eliminar y que debe hacerlo (debió empezar hace ya la tira de años). Aquí se empeñan en mantener una carga enorme de “añadidos” que no proceden; a saber: una televisión, una emisora de radio, un tranvía, unos monopolios (agua, basura, jardines, etc.) que nos exprimen unos servicios que no lo son, por el alto precio que nos hacen pagar y el pésimo servicio que prestan…y muchas cosas más, que sencillamente, no debieron existir nunca a cargo del municipio; una plantilla de empleados que posiblemente se cuadruplicó o quintuplicó en las últimas décadas; y es que cada “fuerza” que entró nueva, en vez de hacer economías y gobernar bien, se limitó a cargar con todo lo que le dejaron “los otros” y por su parte aumentó todo cuanto  pudo las cargas al debe de los de siempre (o sea nosotros los indefensos paganos) por ello mismo, hay que hacer una revisión exhaustiva de todos los departamentos municipales y “limpiarlos” de cargas inútiles y aún así, seguro que tardarán décadas en llegar al equilibrio presupuestario del que nunca debieron salirse. 

                                Todo lo demás es seguirnos exprimiendo y engañándonos miserablemente aprovechando la indefensión en que ya estamos, los que aún podemos pagar los impuestos, que cada vez seremos menos, como demuestra el que no se cobran todos los que proceden, según se publica cuando se dan esos “balances” y se dan cifras que impagados; que siguen demostrando el que no saben gobernar, sean los que sean, puesto que a nosotros en realidad nos da lo mismo “el color del partido que llega a mangonear los intereses de todos nosotros”; puesto que no lo olvidemos nunca, el ayuntamiento es una agrupación de vecinos que quieren ser gobernados al mínimo costo y con los mejores servicios que honradamente se puedan prestar; otra cosa es lo que hoy hay y que debiera abochornar a todo aquel que ha metido “la mano” en la administración de esos bienes públicos, sin preocuparse de otra cosa del que… “vengan días y vengan ollas”.

Jaén: 22 de Septiembre del 2015

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL