Nº 167

 ALCALDES DE JAÉN UNA DEPLORABLE HISTORIA

             He escrito tanto sobre Jaén y como en esos escritos entraron “la casta de los mandamases y muchas otras, hasta los del común de las gentes”; yo he cosechado, todo lo que el que “va contra corriente buscando cuanto puede de la verdad y la lógica”; o sea que sé que tengo “cierta aureola original”; pero llegado el caso siempre me veré solo ante cualquier contratiempo y seguro que “he estado encañonado y jodido por todos aquellos miserables que con el poder y el criminal anonimato que proporcionan el cargo, cuando han podido me han dado el estacazo”… ¿el pueblo? Sí te anima a que escribas para defender sus intereses, llegado el momento, te dejaría “en la cuneta” y no movería una pestaña por tu suerte: y llegado el momento de defenderte. Es “el sino de los que se enfrentan a este pobre mundo, tratando de aportar algo útil, que en general no son entendidos y terminan crucificados”. Yo he tenido suerte y como hoy no se puede crucificar “o quemar” a nadie; ya he cumplido mis 78 agostos y espero cumplir algunos más; por tanto “seguiré dando la lata”.

            Sobre los alcaldes de Jaén y salvo alguna excepción, merecen el titular de hoy; pero hoy recordaré alguno de mis muchos artículos, puesto que era premonitorio.

ALCALDES Y ALCALDES DE JAÉN: “Dicen que corría 1932; el alcalde José Morales dijo que el Ayuntamiento estaba muy mal de fondos; que su conciencia no le permitía gastar los  pocos cuartos municipales en fiestas, dejando otras necesidades más perentorias… que por lo tanto no habría feria”. Luego la hubo, pero aquel alcalde mantuvo su  palabra y no gastó “ni un real”; la feria la pagaron otros… Setenta y  cinco años después, ha habido en Jaén (que no es  que no tenga fondos, es que se han gastado ya hasta los de los próximos años: tal es la deuda acumulada por unos y por otros partidos) unas fabulosas “ferias” (la navidad ya no es otra cosa) y que culminaron con “la fastuosidad” de unos reyes, que “pasearon hasta en globo”; con una parafernalia entre gigantesca discoteca y boato, más propio de  un ayuntamiento de municipio petrolero, que de uno olivarero; endeudado hasta “los ojos”. No acaba ello aquí; posteriormente se monta otra gran fanfarria para inaugurar un nuevo teatro, que no se explica uno para qué le serviría ello… es claro que todo ello se monta para la propaganda política y quién sabe para qué más cosas; pues se habla de que en total se han gastado muchos millones… muchos; y que se han beneficiado de ellos otras empresas, dejando de “mirones” a la propia y que pagamos todos,  si bien esa televisión local, es para “el que manda”, para su exclusivo uso y abuso… pero en este caso, dicen que la han dejado “en la estantería” y los trabajadores (dicen que más de medio ciento)… “tan felices y contentos”.            Mientras en Jaén… “infinidad de tragonas siguen sin tragar”; cantidad de baches, chapuzas varias e infinitas, tapas de  alcantarillas y servicios, golpeando sobre el vehículo que las tiene que pisar; y así tantas cosas; que “quisiera yo ver aquí y ahora a aquel alcalde socialista, que fue José Morales… impresor como Pablo Iglesias; y por lo que cuentan un buen alcalde, cuya biografía y hechos, quizá convendría rescatar por si de algo sirven a las nuevas y derrochadoras generaciones”. Por otra parte, esto también es “memoria histórica… y de la buena”. (14 de Enero del 2008)

            Después ha venido “el diluvio” y hasta un tranvía que no se puede poner en marcha, sencillamente por cuanto no hay dinero ni es auto explotable por cuanto habría que cobrar el billete “a precio del de avión”.

            Me he acordado de todo ello, al leer simplemente los titulares del “VivaJaén” del 21 de Julio pasado, que en su página 3 y en grandes titulares dice… “SAN LUCAS CRECE EN PRESUPUESTO”. O sea que no tienen dinero ya ni para “el papel higiénico que debe haber en los retretes consistoriales” y siguen tirando dinero. Si esto es “hacer política” yo debo ser “monje taoísta o tibetano”. Las obligaciones de un ayuntamiento son infinitamente mucho menores y el que quiera, toros, teatro, fútbol, televisión, radio, agua caliente en las piscinas y otros lujos, así como enseñanzas varias y actividades no responsabilidad municipal, “que se las busque como pueda o las pague, como cada cual nos las pagamos desde que nacimos y aprendimos a vivir de lo nuestro, no de lo de los otros”, eso sencillamente es indignante y se puede calificar aún peor.

 

Jaén: 11 de Agosto del 2016

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL