Nº 17

 

 

“EL CALVARIO” DEL AGUA

 

            En pleno verano apareció en éste mismo lugar, mi artículo “El agua en Jaén” y cuyo contenido ratifico en toda su extensión; pero hay que volver al tema y aún a riesgo de repetirse o reiterarse, pues tristemente cuanto afirmara Antonio Garrido Gámez en Ideal del 17-7-2000, se está confirmado con increíble exactitud; o sea que no tenemos agua en Jaén ni para las necesidades (y fugas) cotidianas, por tanto las restricciones ya están funcionando, lo digan o nó, los “irresponsables que dicen gobernar la ciudad”.

Ello lo dicen sólo las cifras y comentarios e informaciones que aparecieron en Ideal del 14-09-2000, en el que se afirma: “Los acuíferos y la red de aguas al límite” – entran en depósitos no más de 35.000 m3 (que es su capacidad máxima) y el consumo se estima en 38.500 m3 –Los pisos altos entre Blas Infante y Azahar; como en La Glorieta, padecen desde hace un año la baja presión del suministro – Malos olores: Seragua piensa que se debe al escaso uso y limpieza de los aljibes durante el verano y afirma que la calidad del agua ex excelente, que se hacen analíticas diarias en varios puntos” (padeceremos alguna epidemia:digo yo) – Los manantiales que abastecen la ciudad se agotan y la red de suministro se ha quedado obsoleta y pequeña para llevar agua a una población que no para de crecer” – El gerente provincial de Seragua, Minervino Junquera, confía en que dentro de dos semanas (lo declara el 13-9-200) se apruebe el plan director de infraestructuras,  que permitirá mejorar la red de suministro mediante 1.370 millones, etc. etc. (los etcéteras son míos).

            Bueno, pues la realidad es la que es y ello no tiene paliativos de ninguna clase a éstas alturas en que nos encontramos; por tanto lo que nos digan en el ayuntamiento, “sus amigos de Seragua” y hasta el último empleado “del agua de Jaén”, simplemente no nos lo creemos, por cuanto estamos hartos de que nos mientan miserablemente.

            Veamos datos desde “la entrada” del Partido Popular en el Ayuntamiento; de los muchos años anteriores y donde ocuparon “los sillones” el PSOE e IU (en coalición para repartirse los mejores sueldos, como indudablemente hacen ahora “los que están) mejor no hablar, puesto que si criticable es lo del PP, más aún es lo de los otros, sencillamente por cuanto tuvieron mucho más tiempo para prevenir lo que ahora nos agobia, así es que tristemente en lo del agua de y para Jaén y después de D. Fermín Palma (padre) que fue según se dice, quien propició y logró el que el agua de Los Villares, viniese a Jaén... digo que tras aquel señor (hace setenta años) lo del agua de Jaén, ha sido un fracaso tras fracaso y lo que indica mi titular... “un calvario para la población”. Puesto que hasta el tan “cacareado” pantano del “Víboras”, ni se sabe cuando aportará agua a la red que nutre Jaén y en ello igualmente, están “involucrados hasta las asas”, los políticos de los partidos antes mentados, puesto que por sus manos (sus votos) ha pasado ese otro “calvario y viacrucis”, que no sabemos cuando va a acabar. Lo que una vez más nos demuestra la clase de políticos que padecemos.

            Veamos que medidas piensan tomar nuestros inútiles ediles.

            Consideremos prioridades, puesto que si la situación está al límite, se me ocurren medidas, a tomar ya mismo y a saber: No se pueden conceder licencias de obras nuevas, sencillamente por cuanto no hay agua ni para la obra y menos para los habitantes que ocuparían esas obras (personas o industrias); no se puede seguir regando “la finca de césped” que se empeña en mantener el ayuntamiento en el Polígono del Valle y hay que ordenar que los riegos de jardines, se hagan totalmente con agua no potable y transportada con cisternas. Los lavaderos de coches que no reciclen el agua que emplean, deben ser clausurados y así, sucesivamente... “ir viendo con lupa”, lo que se puede controlar para que el agua sea aprovechada, al máximo y para los servicios más perentorios de la población y sus usos imprescindibles; puesto que no olvidemos que no ha caído ni una sóla gota de agua, desde el mes de Mayo hasta bien entrada la segunda quincena de Septiembre, que es cuando esto escribo.

            Reitero no obstante lo que en el artículo mentado ya dije, o sea, que pese a lo que digan o hagan, a Seragua, hay que seguirle (ya mismo) un pleito en demanda de daños y perjuicios y exigirle hasta “la última coma” del contrato que firmaran (¿conoce el contrato la oposición y si es así por qué no lo comenta y difunde?) y por descontado, cancelarlo de inmediato si hay lugar a ello, pues estamos aún peor, de lo malísimamente que estábamos con los inútiles ediles que nos han gobernado y ello, ya es el colmo en una empresa que se dice “privada” y la que según parece; actúa con “patente de corso y hace lo que le viene en gana”, con la connivencia de la Corporación, encabezada por un alcalde, que lo mejor que hace, es irse cuanto antes “del sillón”.

 

Jaén: 18 de Septiembre de 2000

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL