Nº 178

UNA CIUDAD Y PROVINCIA SAQUEADAS

 No es nada nuevo en esta ciudad y su provincia; pero tan acusado como en las últimas décadas no creí yo que llegara nunca: más parecen tierras de esclavos, inválidos o incluso de muertos, por la lasitud que aquí reina, ante unos políticos que no nos representan en absoluto, que van a sus intereses egoístamente y medran ante quien sea por mantener “la mamandurria” conseguida y tratar de aumentarla todo lo que se presente y pase lo que pase, siguen en su parasitarismo. Los  de fuera de la política salvo algunas (muy pocas) excepciones, se limitan al aletargante y absurdo, “ea jiennense” y a mendigar la limosna o favor que sea “para ir tirando”; los pocos que se destacan y logran destacar creando riqueza, más que admiración se les paga con esa abundante “y vitriólica” envidia, de la que en el terreno es abundante; luego y para justificación del inútil, se busca “el por qué y el quién hay detrás del tal que ha logrado salir de la masa congelada que aquí hubo siempre”. Los que emigraron no cuentan puesto que como se fueron, ni se sabe o quiere saber de aquellos que también triunfaron fuera.

            Escribo hoy así y con “las tripas hirviendo”; sólo al leer lo que sigue: “El consistorio pierde 2,2 millones con el cobro privado de multas – Vialine recauda apenas el 30 % (Vialine parece ser un allegado del aparato oficial) – La vía ejecutiva que asume el ayuntamiento sólo dejó diez mil euros en dos años” (VivaJaén 10 de febrero del 2017 y el que y en el mismo día publica muchos detalles más).

            Y no comento nada más, pese a que este periódico, día sí y día también, en cada número denuncia tal cantidad de desaciertos, abusos, abandonos, derroches y todo lo que se quiera imaginar, que es increíble el que los irresponsables que los cometen o dejan en el olvido, sigan ocupando sillas y despachos que no merecieron ocupar nunca y además que sigan cobrando pagas excesivas y que no merecen; y que por cuanto se publica, disponen para otros allegados de la plantilla municipal o allegados a la misma, por el derecho de conquista y por el dedo del conquistador, que manejan el dinero que ya ni hay y así se ha llegado al cuasi (¿delictivo?) estado de quiebra absoluta, puesto que si no se limpian los excesivos campos de parásitos, yo dudo que puedan igualar cuentas ni en todo el siglo que queda.

            ¿Qué hacen los jefes de partido, los que dicen trabajar en la oposición, las asociaciones de vecinos (cuya principal misión es defender nuestros intereses como contribuyentes ya excesivamente saqueados) los sindicatos obreros o de empresas, los colegios profesionales y en general todas las organizaciones cuya existencia es precisamente para defender los intereses de sus afiliados? ¿No hay forma o manera de intervenir a tan desastrosos organismos oficiales? No lo entiendo por mucho que me lo expliquen. Y que lo expliquen ante el tribunal que entienda de todos estos “líos”.

            Considero que el primero que tiene que salir a dar explicaciones y poner en marcha un remedio creíble, es D. Enrique Fernández de Moya y como ex alcalde (partícipe del conjunto de desastres) y jefe del partido que actualmente maneja el municipio, e igualmente los jefes del resto de partidos de la que dicen ser “la oposición”, que en conjunto son mayoría y pueden imponer criterios si es que de verdad vinieron a arreglar cosas y no a cobrar y seguir consintiendo “cosas” ya inaguantables.

 

Antonio García Fuentes 

Jaén: 12 de Febrero del 2017

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL
ATRAS / PAGINA PRINCIPAL
ATRAS / PAGINA PRINCIPAL