Nº 23

 

 

 

ÁRBOLES Y JARDINES

 

Pese a que Jaén, ‘era rica en aguas’, los regidores de la ciudad no han destacado mucho en dotarla de parques y jardines, salvo el de La Alameda, que data del siglo XIX.

            Tampoco se han cuidado o cuidan esos jardines y arbolado, por cuanto más adelante puntualizaré. ¿Recuerdan lo de aquel alcalde de “la fu y la mu”?[i], quiso poner cambroneras[ii], nada menos que en la Plaza Santa María: era bruto y así se cuenta.

            Mediocre (cuando no rematadamente malo) es el diseño de esos jardines o zonas arboladas y para ello no hay nada más que observar, ‘los monstruos horrorosos’ colocados en ellos y que denominados ‘arte moderno’, sólo son dignos de eso mismo... ‘de estar encerrados en un museo dedicados a esos adefesios y para que los vea aquel que les interese ese arte, que intuyo han de ser pocos, muy pocos’. Observemos –por ejemplo- el grupo de palmeras ‘argelinas’ (o del desierto) colocados en el por otra parte, ridículo parque de ‘La Victoria’ (‘más bien de la derrota ciudadana’ y por cuantos anexos le fueron ‘robados’). Más recientemente (aún están atadas’) nos han colocado otra serie de palmeras del desierto, nada menos que en la añorada ‘Plaza de las Palmeras’ (nombre que le dio el pueblo y que perdurará pese a los políticos) y las que entre magnolios adultos, aunque ‘heridos graves’ (algunos han muerto)... ‘pintan en ese lugar, lo mismo que en la cintura de un santo, una canana y dos pistolas’... ¿Qué se ha hecho de las ocho o diez gruesas palmeras que estaban en el centro de esa plaza y que fueron donadas por CAJASUR? ¿Volverán al centro de la plaza... han muerto... o las han vendido?... conviene decir que ‘el pueblo está que trina’ por cuanto está viendo en esa significativa plaza de la ciudad, ojalá que nos equivoquemos, pero visto lo...?.

Si nos damos un paseo por la clásica y querida Alameda de Capuchinos (así creo que se denominó, por cuanto ocupa terrenos de un convento) se nos cae ‘el alma’, viendo como, grandes árboles (centenarios) enfermos (ya algunos murieron) van deteriorándose poco a poco y presentan estampas deplorables en grado sumo; deduzco que por falta del cuido necesario para que mantengan su vigor y ello no es culpa de gamberros y otros ‘bárbaros’; no así lo que a ras de suelo y al alcance de su mano, si que denota una escasa o nula vigilancia municipal, la que debiera arbitrar castigos monetarios (‘son los que más duelen’) a aplicar a tanto devastador como existe, contra todo tipo de lo que se denomina globalmente como... ‘mobiliario urbano’; pero no, ‘ello no es político’ y también cuentan (por lo visto) los votos de ‘bárbaros y gentuza’.

            La falta de guarda y cuido de los jardines públicos es tan notoria, que cuando escribo esto (28-12-2000) acaban de robar de la misma fachada del Ayuntamiento (a dos pasos del cuartel de la Policía Urbana) plantas y tiestos con flores, lo quedenunciaba un ciudadano ‘cabreado’, en la prensa local, días atrás. Quede claro que el hecho ya se repite y que incluso yo lo he comentado tiempo atrás.

            Si paseas por las calles de Jaén, vas mirando con atención el arbolado y sobre todo los efectos de su poda (es un decir, por que los devastan) notas una cantidad de defectos (no hay que ser técnico para ello) en los que destacan, la pudrición de troncos, las zonas ya muertas en algunos, el mal color de muchos, la falta de estética y procurando la máxima belleza y sin interferir en el desarrollo máximo del árbol (que como he reiterado muchas veces... es una manifestación de la vida). Existen incluso, árboles plantados bajo otros árboles más corpulentos, los que están condenados a morir o como mucho languidecer hasta su muerte. Alcorques que se quedan vacíos por años, etc. Ahora viene (estamos ya) en la época de la poda... ¿La harán verdaderos técnicos en Jardines?... pues ‘visto lo visto’, parece ser que las podas las hacen personas que no entienden ni saben y que lo mismo las mandan a podar que... ‘a lo que sea menester’.

            Todo cuanto digo es criticable en grado sumo y por ello lo hago; no es capricho desde luego, no es pedir favor alguno, no es otra cosa que pedir cuentas a nuestros malísimos administradores municipales, del mucho dinero que... ‘nos sacan a la fuerza’.

Jaén: 28 diciembre 2000

[i]  Se cuenta (lo he oído decir en varias ocasiones y a diferentes personas) que en los primeros años (1º ó 2º década) del siglo XX; hubo un alcalde en la capital de Jaén, cuyo nombre fue el de Francisco Molinos. Dicho alcalde (al decir de las gentes, bastante rico) se mandó traer un coche nuevo y el vendedor, que tenía taller, le ofreció poner su nombre o iniciales, en las puertas del mismo; se cuenta que preguntado aquel “rico propietario”, dijo con aplomo y fuerza... ‘¡Que le pongan una fú y una mú¡ (F. M.).  Aquello fue al acervo popular de inmediato y fue una risión duradera, pero incluso ha quedado en la cultura popular, con frases empleadas en su momento y que suelen decir... ¡Una fú y una mú!... “te comes o te tragas”... ¡Una fú y una mú! . He querido recoger todo ello, por cuanto la frase se sigue empleando, pero creo que en mayoría de quienes hoy viven, ya no saben su origen y es curioso el mismo y debe no perderse.

[ii]  Arbusto con afilados pinchos y que se empleaba para cercas de huertos, etc.

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL