Nº 30

 

 

¡SIN NOVEDAD EN LA CAJA!

            Viendo transcurrir el tiempo y cómo la tranquilidad de... “éste Jaén, que es corto hasta de nombre”, cristaliza y se adueña de quienes prefieren la cómoda siesta a ciertos rigores  del “exterior”; uno, termina por acostumbrarse a todo  y sonriendo se acuerda de frases acuñadas en el tiempo, tales como las siguientes.

¡Lázaro... levántate y anda!... ¡Jaén, levántate brava!... pero aquí, ni Cristo hace mover apenas nada y menos aquel poeta iluso, que cantó a los olivos y sus aceituneros; yéndose al otro mundo, con aquél “épico” canto. Lamentablemente aquí, ni el dinero “comunal” y acumulado, hace mover a nadie.

            Así, vemos como se nos dice e informa, de que tal “cajón” quiere llevarse “a su lecho”, a nuestra pequeña caja, o que tal otro gran “cajista”, le ofrece ponerle un chalé en la playa y no se cuantos criados “para que la sirvan bien”.

            Mientras... Jaén, calla. La Provincia de Jaén (en la mitad de ella, caben las tres escandalosas provincias vascas) también calla.

            Los políticos, muchos callan, otros mejor que ni hablaran... unos por que desde que nació “la cajeta” (así fue denominada despectivamente) la administran ó “mangonean”; otros por cuanto no les interesa el asunto, puesto que ven muy lejano ese “mangoneo” y al final... “ver oír y callar” ó como simbolizan los tres monos orientales, que es peor aún... “ni ver, ni oír, ni hablar”.

            En la denominada clase política, lo entiende uno, puesto que ya fue dicho; aquello de que... “el que se mueva no sale en la foto” y es claro que salir en la foto, lleva consigo el cargo y el sueldo... y hasta ahí podíamos llegar, si la “cajeta” se la comen, pues bueno... “eso no altera el sueldo”... es hasta posible, que en alguno de los casos... “pudiera acrecentarlo y propiciar la escala de puestos superiores”... ¡Quién sabe padre!.

            ¿Pero es que no hay más que habitantes políticos en toda ésta provincia?: Terrible pregunta que en solitario yo mismo me hago y me contesto incrédulo... ¡¡No es posible!!; la provincia tiene casi 650.000 habitantes y políticos, o que vivan de la política (incluidos familiares y allegados) deben ser minoría... “muy minoría”.

            Entonces uno piensa, si es que entre la clase política y la masa de habitantes, no hay nada... “salvo un enorme desierto y donde no existen intereses comunales”.

            Pero nó; uno se acuerda de que existen muchísimos entes o entidades, a las que igualmente interesa que el dinero de Jaén, revierta en gran medida en la comunidad provincial y no “emigre”.  Es necesario crear riqueza donde se ha ahorrado o generado.

Así y desde la máxima autoridad eclesial, la que constantemente está clamando a través de “sus órganos”, por cuanto una gran parte de la provincia vive en estado de pobreza, manifiesta, ponderada o absoluta; pasando por los cientos de organizaciones agrarias, comerciales, gremiales, vecinales, municipales, etc. aquí nadie dice “ni pío”,  no se manifiesta en nada y menos aún se decanta por aportar ideas, para procurar que unas cantidades importantísimas que ya existen, más otras que se puedan conseguir con el apoyo de todos, queden bajo el absoluto control de la... “Provincia de Jaén”.

            Inexplicable que ni las Cámaras de Comercio de Jaén, Linares y Andújar, en unión de otro “ciento” de organizaciones empresariales y sindicales, tengan ya “un frente abierto” en pro de la independencia de la Caja Provincial de Ahorros de Jaén.

            Y no me hablen de fusiones; puesto que, en Cataluña, región señera en la industria, el comercio y las finanzas, es verdad que existen dos colosos que ya extienden sus tentáculos por el resto de España (Jaén incluido), pero nadie dice que en esa región, existen... “otra veintena de cajas, cajitas, y cajetas de ahorros a las que nadie les habla de fusiones, sencillamente por cuanto los catalanes que las rigen, saben que mejor juntos que revueltos y menos absorbidos, que no fusionados”.

            Si las cosas siguen en éste pobre Jaén, como de aquí para atrás, mejor poner una pancarta en lugares estratégicos, con el anuncio de “se vende” y punto; puesto que aquí un día cualquiera... nos podrían desviar el Guadalquivir y en inmensa mayoría, irían “a llorarlo” en el gran cauce ya seco, antes de mover un dedo por todo lo contrario.

Jaén: 4 Abril 2001

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL