Nº 41

 

 

EL MUNICIPIO Y EL ‘COCHE’

  LA PLAGA DEL AUTOMÓVIL

            Suelo dar algunos paseos y me suelen hablar muchos habitantes de la ciudad a lo largo de cada año... escriba de esto (me dicen)... de lo otro (también). Yo sonrío y lo más amablemente que se y puedo, les digo; escriban ustedes, la ciudad es de todos, los periódicos y emisoras suelen estar deseosos de noticias originales y que partan directamente del pueblo; escribir no es difícil, es algo parecido a cuando le escribía usted al novio o a la novia; aparte que incluso por teléfono se admiten denuncias, anímese y hágalo. La mayoría se que no lo hará aunque sepa hacerlo... ¿por qué?... nunca lo entenderé, ‘o lo entiendo muy bien’.

            Recojo de los indignados habitantes de ese ‘monstruo que nunca debió existir como tal’ (Gran Eje), su descontento sobre cómo se ha instalado la circulación automovilística. Están “que trinan”, con el ahora imprescindible carril bus/taxi; ya antes (se quejan) de que les cambiaron los aparcamientos y en vez de situarlos en batería, los colocaron de forma lineal, amén lo de la tasa de la zona azul (usureramente explotada por el Aytº en todo Jaén), ya no tienen donde aparcar y todos, dicen y con razón... “no tenemos para comprarnos un aparcamiento”. En resumidas cuentas, la acumulación miope de gobernantes y que año tras año, han creado el conflicto (hoy insoluble) de la masificación de edificaciones y viviendas en forma de absurdas colmenas; de ahí lo que antes digo del monstruo que nunca se debió construir. Parece ser que los nuevos espacios urbanos ya van siendo más lógicos y habitables, al menos ello deduzco, sobre todo en las zonas de casas unifamiliares y lo que se construye cerca de las estación de Fc., aunque allí ocurrirá otro tanto a lo del Gran Eje, en algunas de sus zonas, por cuanto se ha especulado en alturas innecesarias y dejado pocos espacios para el aparcamiento y servicios. Y llenando espacios libres, con ‘chirimbolos’ inútiles o publicitarios.

            Ya hace mucho tiempo que en Jaén, en cada vivienda empezó a tenerse como mínimo un automóvil, luego dos y en algunas tres o cuatro, pues ‘los vástagos crecen y no se casan ni a tiros’. Ya ese denominado Gran Eje, debió ser construido con alturas no mayores de seis plantas y dejando espacios (un edificio, otro espacio igual como zona verde y además los oportunos aparcamientos) puesto que aquel enorme y monstruoso conglomerado de cemento y ladrillo, es inhabitable por cuanto quienes allí viven, viven en una especie de ‘Pequeño Nueva York” y si tienen la desgracia, de cualquier incendio; desde luego que las víctimas van a ser en cantidad notable, puesto que desde la mitad de esos edificios hacia arriba y con un incendio en una primera o segunda planta... mejor ni pensarlo. Los garajes, debieron ya ser obligatorios en edificios de más de tres viviendas y ello de forma reglamentada, incluso previniendo exenciones; por el contrario te cobran tasas y el ya absurdo, permiso de circulación (no puedes circular). Igualmente y por cada vivienda que se construya, deben existir en la calle, al menos dos aparcamientos y zonas de carga y descarga suficientes, así como ajardinadas y el suficiente arbolado...  en definitiva... han construido ciudades miserables y miserablemente dotadas y donde la incomodidad como mínimo, crea mala educación y violencia continua. y esto ocurre en JAÉN COMO EN CUALQUIER OTRA CIUDAD, DEL MUNDO MAL DENOMINADO COMO... C I V I L I Z A D O.

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL