Nº 51

 

 

SUEÑOS E ILUSIONES: “AQUEL ATENEO para JAÉN”

 

Fui bastante soñador, hoy lo soy bastante menos; es la vida la que marca y enseña y así se muere. Viví entre sueños y realidades, pero siempre pisando fuertemente el suelo; puesto que pronto aprendí, que... “era la materia el sustento de todo en este planeta”.

            Entre tantos sueños frustrados, uno fue el intento de que existiera en Jaén, un ateneo y ello, tras ser nombrado[i] (nadie quería serlo y aquella asamblea se disolvía) presidente de una asociación recreativo cultural (Club 63) la que y gracias a la necesaria ayuda, de otros socios; pudo remontar aquellas penurias y cuándo marché de ella (querían que continuara) varios años después, quedó floreciente, tanto en socios (550 aprox.) y en recursos de tesorería, así cómo en dos premios fundados por mí... los denominado “Jaén de Periodismo y Jaén de Poesía”, que hoy, otras entidades y felizmente, continúan. Fueron, en aquellos años de incertidumbres (1977[ii] y posteriores) realizados gran cantidad de actos culturales, puesto que yo (iluso) consideré que “el mundo no se acababa” y que la inteligencia, las artes y las letras, seguirían un ascendente camino... me equivoqué; a aquellos actos (como todos los similares) suelen acudir, los protagonistas y muy allegados a los mismos, el convocante (en solitario, muchas veces) y algún verdadero interesado en el tema... cómo aquella vez, en que nos vimos solos, el conferenciante, dos miembros de la directiva (uno era yo) y el secretario oficial del Ministerio de Cultura, así cómo un desconocido que allí apareció... el tema de la charla, era “Andalucía: hija de Oriente, madre de Occidente” la que pronunció (pues lo hizo) un filósofo extranjero, que por aquí recaló de forma inesperada y con el que contacté. Debo decir, que era la época en que a los políticos, “se les salía la campanilla”, por Andalucía y su autonomía...?

            Aún, no había aparecido “la plaga del botellón” (si era ya notable, la escalada del consumo de drogas) y por ello y antes de que fuese aprobada La Constitución... en los estatutos de la sociedad (que tuve que remodelar) hay un apartado, en el que a los hijos de los socios de ambos sexos, se les da una autonomía y pueden entrar en la sociedad, desde los 16 a los 25 años, aportando el padre una cuota ridícula... pero con ello, esos jóvenes tienen una asamblea paralela y cuyo presidente y secretario, entran con voz y voto en la de los socios titulares... también tuvieron sus presupuestos y libertades, dentro de un orden (como es lógico)... traté, con ello, de evitar “muchas cosas” que sabía plenamente, afectarían a la juventud y en lo que no me equivoqué... pero o no supieron entender ello o no quisieron entenderlo y mezclar ambas sociedades, “fue algo así como mezclar aceite y vinagre”, yo creí que cómo a mí, siempre me ha gustado acercarme a los mayores, para ver que aprendo...?  aquellos jóvenes no supieron ejercer lo que se les ofrecía... algunos de ellos, hoy y ya con hijos... cuando me ven y me saludan con cierto cariño y respeto... pienso que recuerdan aquello aunque desconozco lo que piensen hoy... Sí, fueron sueños frustrados y me considero en cierto modo, fracasado... pero les aseguro, que mientras esos sueños están fuertes en la mente, se trabaja con toda la ilusión del mundo... pero hoy el mundo, va en una decadencia manifiesta y ello lo marca, simplemente ese monstruoso vicio, del fútbol y donde a algún “pelotero”, le pueden dar por ganar ese campeonato mundial (junio 2002);  “mucho más que cualquier mediano escritor o filósofo podría ganar en este pobre mundo... si mil años, viviera en él y trabajando en su oficio”... si es que el hambre y las necesidades primarias lo permitían... amén.

            Es claro que no me arredra todo ello, puesto que es en las dificultades dónde se fortalece el verdadero ser inmaterial que poseemos y que es el motor de todo; por tanto y con los “altos y bajos”, propios de la incertidumbre humana, sigo dónde creo que debo seguir... es cierto que al igual que abandoné aquella presidencia y otras (Centro de Iniciativas Turísticas y Asociación de Empresarios de Hostelería); lo hice plenamente convencido de que mi etapa allí, era cumplida y que “luchar contra los elementos”... es perder un tiempo precioso; quizá y por ello mismo, ya no he presentado “en sociedad”, mis últimos tres libros editados... lo que no quiere decir que... “no siga vivito y coleando”, pues entre otras cosas, he pasado al “nuevo mundo de Internet”...  y dónde sigo navegando en todos esos “inmensos mares”, debatiendo en varios foros y con una página abierta (www.jaen.ciudad.org) dónde sigo estando presente, para aquel que quiera entablar diálogo con migo... y es claro, que igualmente en éstos medios dónde aparecen mis artículos y que considero son bastantes y muy amplios... “o dispersos”. En definitiva, que sigo con mi ya viejo lema... Piensa, trabaja y camina.

NOTAS


[i]  Aquella sociedad estaba constituida por socios del tipo “A” y del tipo “B”; los primeros propietarios, los segundos simplemente admitidos, por cuanto los propietarios no podía mantenerla, pero para ello ya nos cobraban doble cuota que los propietarios... o sea que no nos hacían ningún favor. Es claro que todos los cargos electos habían de ser de los socios “A”... pero se llegó a tal estado de desidia y apatía,  que por ello me nombraron a mí y por cuanto tras varios fracasos, nadie quería hacerse cargo de una sociedad cuyas deudas le llevarían a una quiebra más o menos rápida.

[ii]  Tras la muerte de Franco y aún dos años después de la misma, “las cosas no estaban claras” y los asesinatos y actos terroristas, con sangre abundante, eran frecuentes y estábamos bastante desorientados; digo ello, pues en esas circunstancias hay que tener voluntad y fe en el futuro, como para emprender aquella que fue una de mis muchas aventuras en pro de mi provincia y mi país, en definitiva.

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL