Nº 56

 

 

 

 

AGUA EN JAÉN: EL ETERNO PROBLEMA

 

            Escribo este artículo, el día cuatro de Junio; fecha en que como en tantas otras, se han acumulado cierta cantidad de hechos, que llegan a ser alarmantes, puesto que en estos momentos, el agua no llega (como en tantas otras ocasiones) a toda la población del municipio y ocurre lo de siempre, que con impotencia o toda la cara dura del mundo, los responsables se encogen de hombros y siguen con la ya manifiesta irresponsabilidad; les da igual pues saben que no va a pasar nada. El alcalde y concejales seguirán cobrando hasta la última peseta, y el concesionario del monopolio (Seragua) seguirá cobrando los abusivos precios que ha impuesto, con el beneplácito “alcaldero” y sin invertir ni un euro, en un servicio en el que según se dijo (se supone figurará en el contrato) está obligado a invertir, miles de millones de pesetas (el contrato se hizo en tiempos de la peseta) y como decía aquel fraile... “vengan días y vengan ollas”; sin que nadie entienda, como no se le ha abierto proceso judicial al concesionario exigiéndole cumplimiento y los oportunos daños y perjuicios, o cancelando el contrato por manifiesto incumplimiento y volviendo el agua, al control municipal, del que visto todo lo que ha ocurrido, nunca debió salir... vean para comprobarlo, un recibo de agua de hace cinco o seis años y el que acabamos de pagar estos días... Seragua y sus dueños, tienen aquí una mina, que los inútiles administradores de la cosa pública, le sirvieron en bandeja y vete a saber por qué.

            Si a todo el cúmulo de cosas que sintetizo en el párrafo anterior, le unimos lo del “cuento del Víboras”, ya es como para cerrarse en banda y no pagar ningún impuesto (hablaré otro día de lo que ya ocurre) y salga el sol por Antequera; puesto que si ese pantano denominado “del Víboras” y la importante red de distribución de aguas a construir, de la que y al parecer, aún no se ha cavado ni un metro de zanja... no funcionan y pronto, Jaén y otras muchas poblaciones (recordemos que ello afecta a más de veinte poblaciones de la provincia de Jaén y alguna de la de Córdoba) van a pasar, unas penurias de suministro, las que pueden llegar a lo que ocurre cuando hay catástrofes telúricas, o sea, a tener que habilitar deprisa y corriendo, flotas de camiones cisterna, para que en muchos lugares puedan beber, guisar y asearse mínimamente con agua limpia o potable.

            ¿Pero cómo se puede llegar a tal abandono y tal desidia en unos responsables políticos o gobernantes, que tienen como mínimo, la ineludible obligación de prevenir y con tiempo cosas necesarias para la población que administran?... ¿Lo del agua es que es algo extraordinario?... ¿Desde cuándo hay problemas de agua?... ¡Han transcurrido décadas y muchas!; además ello y afortunadamente en épocas de bonanza económica; en épocas dónde los presupuestos (todos) han engordado hasta lo indecible y seguimos sin agua... ¡¿Quién o quienes dan la cara y dan explicaciones... y solucionan el asunto con la celeridad que ya es necesario¡?.

            Nó, ya no son sólo los alcaldes, aunque también; son los irresponsables de los gobiernos; provincial (Diputación), autonómico (Junta de Andalucía) y Gobierno Central (Partido Popular)... los que tienen que solucionar ello y pronto... ¿Lo harán... lo veremos?.

Jaén: 04 Junio 2002

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL