Nº 61

 

 

PROSTITUCIÓN: CONTROL Y NEGOCIO

            Ideal del 5-8-2002 titulaba así: “Salud prepara para octubre un plan que atenderá a 2400 prostitutas”: “Un informe del Defensor del Pueblo recoge la existencia de 160 locales”: Se extiende la información y dedican una página a un tema cada vez más candente. Pero como los negocios sucios suelen ser los más “limpios” que existen por sus ganancias enormes ya que no pagan impuestos. Entre ellos está el de la prostitución y el que por no sabemos ni comprendemos causas lógicas, a estas alturas sigue clandestino y libre de impuestos; pareciera como si el mismo fuese controlado por allegados al poder y que precisamente por ello tienen patente de corso. Digo ello por cuanto otros países de los denominados avanzados, lo han legalizado y controlado y no-pasa nada.

            El control no resulta difícil, por cuanto la prostitución tiene su propaganda bien extendida para que no le falten clientes y ella va, desde los que se exhiben (y digo los, por causas fáciles de entender ya que en ello intervienen machos, hembras y...?) en plena calle o lugar público, pasando por los “tapadillos” que son conocidos ampliamente y terminando en esos miles y miles de anuncios, que en los periódicos te dicen con todo detalle, lo que hay y donde está... ofreciéndotelo llevar incluso a tu propia casa. Por todo ello, los agentes de Hacienda Pública, no tendrían que “romperse los sesos” para controlar todo o casi todo el negocio y el que y quizá por lo peliagudo del mismo... debiera ser cargado como ya lo está, la cantidad enorme de pequeños y medianos negocios, que ya los exprimen bien, con el sistema de módulos, a tenor con superficie, lugar, categoría de las instalaciones, etc.

            Pero es que como contribuyentes al enorme gasto que ya produce el Estado, hay que controlar este inmenso negocio (se calcula en medio millón de individuos que trabajan en ello, aparte de los proxenetas o chulos, alcahuetas, etc.) por cuanto representa para la salud pública, ya que y dicho sea de paso... al no pagar impuestos, tenemos que el resto de contribuyentes, pagar la medicación, hospitalización, etc. que indudablemente produce este negocio y el de las drogas que debiera igualmente ser controlado, legalizado y que paguen los consumidores, como ya lo hacen por el consumo de otras drogas ya reconocidas (alcohol, tabaco, juego, etc.).

            Vivimos en una sociedad (la política más aún) bastante hipócrita y que no quiere reconocer y actualizar lo evidente y peligroso ya... y conviene recordar que la historia de la prostitución en España, es lo suficientemente conocida como para saber que incluso reyes españoles, tuvieron prostíbulos y los explotaban ellos o sus allegados y que incluso en tiempos de los cartagineses (ya ha llovido mucho) uno de sus caudillos, legisló y reguló la prostitución en la parte que controlaban de la Hispania de entonces.

            Los gobiernos autonómicos de Cataluña, Andalucía y Valencia, han empezado a intentar implantar un control sanitario y me parece muy bien ello; pero el asunto es a resolver a ámbito nacional y mediante leyes claras y concisas aprobadas en el Parlamento, nadie se va a rasgar las vestiduras por cosa tan necesaria en todos los sentidos y beneficiosos para la sociedad. No ver todo ello con meridiana claridad (hoy y tras tan duras experiencias) es motivo de tener cierta gran cantidad de corta vista y más cortos horizontes de futuro.

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL