Nº 67

 

 

 

ARGUCIAS POLÍTICAS: ELECCIONES

(DICEN QUE NO SUBEN LOS IMPUESTOS)

            Como ya vamos siendo veteranos en este nuevo sistema político, denominado democracia, sonreímos muchas veces observando las actuaciones de quienes, simplemente quieren mantener su poltrona (y buen sueldo) o aspiran a derribar al que la ocupa y sentarse ellos en la misma; que es (no nos engañemos) el principal motivo de quienes van a la política precisamente como un oficio más y del que tienen que vivir... lo que por otra parte es humano.

            Esa veteranía antes mentada, nos permite recordar la lapidaria sentencia del intelectual metido a político (Tierno Galván) el que no tuvo pelos en la lengua, para aseverar una verdad muchas veces sufrida por el ciudadano, súbdito o lo que seamos, según hagan con nosotros... dicho ilustre profesor y ejerciendo la política en primera figura dijo públicamente... Las promesas electorales son hechas para no ser cumplidas. Más o menos fue la frase pues cito de memoria, pero la desvergüenza del político quedó demostrada con toda la cara dura del mundo.

            Por ello hay que sonreír cuando desde los ayuntamientos, lanzan la buena nueva que nos llega como una especie de regalo político, puesto que se afirma el que muchos impuestos o cargas municipales no van a subir en el próximo ejercicio del próximo año (2002) el que como sabemos es año de elecciones y es claro que se trata con ello de aplacar al ya muy cabreado súbdito (que no ciudadano) el que está (estamos) hasta la coronilla de pagar impuestos, cada vez más altos y confiscatorios, sin que ese excesivo desembolso nos reporte beneficios notables y que lo justifiquen, pues las ciudades, pueblos y villas (sálvese el que pueda) carecen del cuido y disciplinas necesarias para que fuesen mucho más habitables de lo que lo son... y por ejemplo en Jaén; desde el churretazo del pestilente líquido que ocultan los miles y miles de baldosas movibles, hasta la ocupación del acerado por todo tipo de vehículos que te obligan a circular por la calzada, sorteando cuanto en ella hay o circula sin orden ni concierto... pasando por todo lo demás, sobradamente conocido... demuestra que el municipio anda manga por hombro y la autoridad y el orden, desaparecieron del mismo hace ya un tiempo que ni se sabe.

            Visto todo el historial que hemos experimentado a lo largo ya de varios lustros, dónde el exceso de impuestos, lo único que ha conseguido en engordar los aparatos administrativos, que a la vista está, no administran bien... y ello nos ha limitado enormemente la disponibilidad de nuestro dinero en forma de ahorro, creador de verdadera riqueza, pues tristemente ya oímos lo que nos dicen como cuando se oye llover, ya que nuestra impotencia no permite otra cosa y ello es triste, muy triste. No digo nada sobre la delincuencia e inseguridad, ya está dicho todo.

            Como prueba de ese expolio vía impuestos, tengo a la vista un recibo de la antes denominada Contribución Territorial Urbana (hoy denominada IBI ó Impuesto de Bienes Inmuebles). El citado recibo corresponde a una vivienda de tipo medio y la que pagaba en 1973 mil treinta pesetas. En este año ha pagado 291 euros, o sean 48.418 Ptas.; equivalente a cuarenta y siete veces más. No creo que las rentas de cada cual que trabaja o tenga una empresa normal o bienes de cualquier tipo, haya obtenido esa revalorización, que caso de tenerla, simplemente sería mantener los mismos niveles de vida y rentas del año mentado, por tanto su vida simplemente sería del mismo nivel de entonces, ya que no habría obtenido mejora alguna.

    Analizado todo ello, trabajo tienen los políticos para argumentar sobre nuestro voto.

Jaén: 16 Octubre 2002

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL