Nº 7

 

PING-PONG IBÉRICO Y MUNCIPAL   (I)

            Sólo nos va quedando la risa y esperemos que no sea “la del cabrero”, que como afirma el dicho popular “murió así”; veamos algunas cosas de risa, perplejidad, incomprensión, o de simple “tomadura del pelo”, cosa ésta que nos vienen haciendo a los nativos de Jaén, desde que... “perdió Aníbal la guerra contra Roma”.

Empleo, creo que muy acertadamente, el símil de “pimpón”[i], por cuanto en esa indefinible “mesa política”, los unos de pasan la pelota a los otros y en un interminable partido, pensamos que al final terminarán “el partido” cuando “las ranas echen pelo”.

            Empezó lo del Museo Ibérico, hace ya no recuerdo cuantos años y por una buena idea del Presidente de la Diputación, Sr. López. Como la “maldita prisión”. Y digo y reitero lo de maldita, por cuanta sangre sudor y lágrimas, representa para los aún, miles de jiennenses que directa o indirectamente sufrieron todo cuanto allí ocurrió y lo que nada más que por ello mismo, aquel recinto (maldito) debiera haber sido “purificado” y dedicado a algo verdaderamente útil para la humanidad y ello haberlo hecho sobre la marcha y sin tener en cuenta, “las malditas” guerras entre partidos, los que llegamos a incluso despreciar, precisamente por sus mezquindades y defensa de unos intereses, que nada tienen que ver con los del pueblo que dicen representar y no representan; y... “sálvese el que pueda”.

            Lo de la cárcel-museo es ampliable a lo del pantano del Víboras, que no olvidemos es para “darnos agua para beber” y el que duerme un silencio largo, hasta que algún político “de el grito”, le acompañen “los coros” y luego todos a seguir durmiendo. Lo del pantano y lo del museo, es ampliable a muchas otras cosas necesarias o vitales y cuya relación pueden ir confeccionando los propios lectores que leen éste artículo.

            Mientras; cantidades de dinero considerables (sumadas todas) se van gastando en “pitos y flautas”, ó en subir sueldos a funcionarios cuya función deja mucho que desear y “la voz del pueblo” lo está denunciando constantemente; caso de los 123 millones que van a dedicar a la policía municipal y que se anuncian en grandes titulares así: “El PP destina 123 millones a mejorar el salario de la Policía Local y se garantiza la paz social” (Ideal 12-5-2000) y en cuyo ejemplar viene una columna firmada por Antonio Garrido Gámez, titulada “Consenso sobre las Pelas”; la que no se pierdan; léanla con sumo cuidado y guárdenla como recuerdo, pues tristemente no va a servir para nada.

            Y aparte de lo del pago que ya es grave de por si mismo, se afirma que “se garantiza la paz social”. Uno al leer esto se imagina a “la guardia pretoriana en la época del asesinato de Calígula, e imponiendo al pueblo el nuevo César”... ¿Es que manda “la guardia” más que “el César”?; por cuanto se lee, deduzca el lector inteligente.

            Pero es más. Cuando algún funcionario opta a un puesto en el municipio (la policía municipal no es otra cosa que un funcionario, que se le prestan armas para que mantenga la paz y el orden en el municipio del que cobra) lee los pliegos de condiciones, los acepta y si aprueba entra; por tanto acepta las condiciones implícitas y las subidas que puedan venir con arreglo a los medios de que disponga el municipio. La presión ejercida en base a lo que sea, no es de recibo ni aceptable y demuestra una vez más la poca personalidad de los ediles y la menor autoridad sobre “lo que se les confía”.

            Es más, esa subida que por la fuerza ha logrado “el cuerpo uniformado y armado”, va a servir para que “los de sin uniforme” (y como otras veces) digan y con razón, que “ellos son también hijos de Dios y herederos de su gloria”.

Todo ello debe de cortarse y de raíz, pero es claro que para hacer ciertas “cosas”; hay que predicar con el ejemplo y los ejemplos de quienes han de mandar, tienen que ser especialmente “ejemplares”; pero si como se dirá en la segunda parte de este mismo artículo , a la hora de “repartir” el dinero público, los que tienen esa facultad hacen lo que mejor les viene en gana y  “a cara de perro” o un poco “de tapadillo”, ya me dirán.

Y no digo “amén”, por cuanto no he terminado y lo haré en  próximo artículo.       


[i]  Respetar esta segunda denominación, que es igualmente aceptada en nuestro Español oficial.

 

PIMPÓN IBÉRICO Y OTROS   y   II

            Bueno, pues continuando con mi anterior artículo, analicemos donde va a parar el dinero público, mientras nuestro municipio carece de tantas... “carencias notables”.

            En el mismo periódico antes mentado (IDEAL 12-5-2000) se publica cuanto sigue y que hay que analizar por cuanto significa en si mismo y luego, aumentarlo al suma y sigue de cada año; “pues ellos se lo cuecen, se lo guisan y se lo comen”. Reflejo fielmente lo publicado y dice así: “Los grupos políticos de la oposición dispondrán de más recursos económicos, después del acuerdo alcanzado en el pleno de ayer, que modifica otro anterior de julio de 1999 – La iniciativa aprobada estipula una cuantía mensual fija para cada uno de los partidos de once millones de pesetas. Esta cifra se aumenta para cada grupo en 130.524 pesetas mensuales para cada uno de sus concejales. Así, las asignaciones anuales quedarían de la siguiente forma: PP 31.928.032 pesetas; PSOE, 27.229.168 pesetas; IU-CA, 14.132.576 pesetas -–la novedad es que la asignación de los concejales “liberados” (las comillas son mías) de la oposición no sale de la cuantía destinada a los grupos , sino que corre por cuenta del capítulo 1 del presupuesto municipal, destinado a pago del personal, o sea como ya cobran “los liberados” del PP”.

            En resumidas cuentas que cada vez se le dan “más bocados al queso municipal” y por ello sólo va quedando la corteza y poco más. Sumen ustedes cantidades, añadan inservicios (con in) y otras carencias, amén de la brutal deuda que tenemos que soportar todos cuantos pagamos impuestos y verán lo que queda para realización de obras necesarias, pues la mayor parte; y aparte de “los pitos y flautas” ya referidos en mi anterior artículo, se los lleva “el personal”, fijo, eventual, político, o cualquier otro contratado por “las causas que sean” y “vengan días y vengan ollas”.

            Así y como recientemente se ha publicado por nuestros “ilustres ediles” y lo ha sido “a bombo y platillo”; veinticinco años después (sí cinco lustros) se van a acometer las obras de un barrio que podría (debía serlo ya) señero de nuestro municipio. Dichas obras se dice, que “el noventa por ciento lo pagará la ciudadanía propietaria del barrio y sólo el diez por ciento las arcas del ayuntamiento”. Lo que visto como “andan las cosas”, las obras nos van a costar cuasi “un ojo de la cara” y por descontado que su valor, si se hubiese podido realizar a nivel particular, seguro que hubiese sobrado dinero con el noventa por ciento citado... ¡Qué cara y qué ineficaz es nuestra administración municipal!.

            Por todas estas cosas municipales (a las que hay que añadir las otras cuya culpa es de la Junta de Andalucía o del Gobierno de Madrid) apenas se hace nada, pues nunca hay dinero para las cosas de Jaén y por ello y llevamos así desde que llegamos a “esto que dicen, es democracia” (como mucho;: malísima democracia) y una vez instalados los grupos y familias políticas, todos a cobrar, a pasar a lo sumo “de puesto en puesto” y a establecer los interminables partidos “de pelota o pinpón” y que siga “corriendo el almanaque”, que es lo que importa; o sea, la llegada de fin de mes y a cobrar; o bien, suscribir acuerdos donde a la oposición “se le contente para que sólo diga lo suficiente como para cubrir el expediente” y lo que antes dije; “vengan días y vengan ollas”; observen sino, las pocas diferencias que hay en las asignaciones a partidos, lo que desde luego, no guarda relación con la población y los votos; al menos y “grosso modo” (¿Por qué hay que pagar a los partidos, nó deben pagarse con las cuotas de sus afiliados?) yo así lo estimo. Así es que sigamos “como convidados de piedra” y viendo las magníficas partidas de “ping-pong”, que no son otra cosa que una sistemática negativa de dinero suficiente para hacer cosas útiles y dinero hay... ¡¡¡ Y mucho !!!.

            Y como ejemplo a nivel nacional, veamos “el baile de disfraces que se ha montado en las altas esferas del partido de la oposición”; donde a poco que alguno se descuide puede resultar “apedreado”. Hasta “el gran jefe” ha salido de “su cámara acorazada” y habla de “endogamias” y no sabemos si tambien piensa incluso en “incestos”, pero la realidad es simple y escueta. Nadie quiere soltar ni un ápice de poder y menos aún, la prebenda y nómina consiguiente. ¡Quieren morir con la poltrona puesta!.  Mientras a nosotros (ya lo dije) sólo nos queda la risa.