Nº 79

JAÉN Y SUS VIEJOS BARRIOS

            Se viene hablando mucho, de cómo se va derruyendo gran parte de los viejos barrios de la ciudad, sobre todo los inmuebles edificados hace, vete a saber los siglos… en esos callejones, donde aparte de las personas, sólo podían entrar los arrieros con sus burros, único transporte y que hoy es inexistente. Pero era sobre “estos burros”, el cómo se podían hacer obras nuevas  y de reparaciones; y a precios asumibles por aquellas familias, que de siempre, eran de economías muy limitadas ¿Quién recuerda a “Pegote” y su recua de burros… y cuantos más había?

            Hoy acometer esas obras conlleva unos gastos que simplemente  nadie puede o quiere asumir.  Es cierto que el Ayuntamiento, lleva años rescatando solares  y  edificios y algo ha hecho, cosa que se le reconoce, pero no han  tomado las medidas  que esos bienes patrimoniales necesitan y digo ello, por cuanto hasta los visitantes turistas se asombran de que poseamos “esos barrios  medievales” y que  han desaparecido ya  de casi toda Europa; por lo que (apunto) quizá hasta fuera posible, recabar  fondos europeos para revitalizar todos esos bienes patrimoniales, tanto en calles  y  suministro de servicios actuales, como de reedificación de todo, guardando las formas y cuidándolo, como lo que puede ser un gran atractivo turístico para muchos  siglos.

            Sé que algunas ayudas ha arbitrado el ayuntamiento, pero no se notan y por tanto son necesarias, aparte de las europeas y también las estatales (hay que involucrar al gobierno central  y  al autonómico) las que el municipio  pueda aportar, que  no deben ser en dinero (“puesto que están hasta el cuello en la actualidad”) simplemente, dando exención a los proyectos de obras, facilitándolos incluso gratuitos y  por medio de los empleados municipales (casos necesarios y de falta de recursos demostrados); liberando totalmente de todo tipo de impuestos municipales, incluso el del IBI, durante veinte, treinta años y  en fin, estudiando un programa dinámico  y asequible a todos, para que esos propietarios que hoy tienen esos inmuebles, los adecuen y revitalicen, o los vendan a otros a los que les atrae la  paz y sosiego de esas calles, donde no entra el automóvil, e incluso para talleres de artesanos y artistas, que adecuando un determinado  lugar (alrededores de los baños árabes) se podría formar un barrio, netamente artista y artesano; seguro que  centenares de bohemios acudirían a instalar allí sus talleres  (escuelas) y sus puestos de venta… nada nuevo, que no exista en otros lugares vistos por mi.

            Animo a la nueva Corporación a  que se “estrujen el caletre” y demuestren que saben pensar y mandar realizar, cosas que perdurarán mucho tiempo y que en definitiva, crearán riqueza y bienestar para todos, de ahí el involucrar al Estado y a “Sevilla”.

 Jaén: 29  de Agosto del 2007

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL