Nº 80

LA CATEDRAL DE JAÉN EN AMÉRICA

            Lo primero que cualquier investigador o curioso, que hallan profundizado en la historia de nuestra ciudad; se pregunta es… ¿cómo pudo realizarse tan grande y bella obra en una ciudad como ésta? Puesto que hay que valorar que esa obra hubo que pagarla en dinero y que todos los artistas o especialistas que intervinieron, no eran obreros para ser pagados de cualquier forma… ¿de donde vino o cómo se pudieron recabar tanto dinero para tan grandiosa obra? Que no olvidemos se complementa con la joya anexa, cual es la iglesia del Sagrario; que por si misma ya es grandiosa.

            Juan Eslava Galán, escritor nativo de Arjona y gran estudioso; en una de sus primeras obras (“La mesa de Salomón”) ya indica los misterios de ello y las posibles riquezas ocultas y a las que el clero de aquellos tiempos, tuvo acceso, para poder edificar tan gran templo; el que como todos, fue erigido sobre otros templos y que el primero de ellos (se dice) lo está, sobre un “dolmen y manantial sagrado”, que existe en lo más profundo de la base de la catedral. Recordemos que en la parte que da al Este, en el muro que da a la calle y frente a lo que fuera el Hotel Rosario; hay un registro de aguas, donde se sentía o siente el murmullo de un raudal importante de agua y que creo recordar, era conocido por “raudal de Santa María” (curiosamente ese es el nombre de la plaza que hay anexa a la fachada principal del templo)… y es otra curiosidad, puesto que el manantial y dolmen subterráneo, debió ser dedicado a la “diosa Madre o a la Madre Tierra”; que de alguna manera es lo que representa en la iglesia católica la madre de Cristo… “María madre de Dios”; que para mí no es otra cosa que el actualizar nombres que en definitiva quieren definir lo mismo… “o sea, lo indescifrable”.

            He leído múltiples veces que nuestra catedral fue un modelo que exportamos a gran parte de la América hispana; lo que no he llegado a saber es el por qué de ello; pero efectivamente muchas de las catedrales importantes edificadas allí, constan de dos torres gemelas y las tres naves con que cuenta la nuestra; y si bien ninguna de las que yo tenga constancia llegan a la belleza y armonía de la nuestra. Menos en los acabados interiores, pero sí; existen semejanzas y como prueba de ello, vean y observen la torre que muestra la reproducción, de la catedral de Morelia (capital del Estado de Michoacán –México) y que equivale a la torre de nuestra catedral, cuyo lateral da a la calle de Campanas. No son idénticas, pero observen su semejanza, que igualmente lo es en la fachada principal con sus tres puertas, estatuas, relieves etc.

            Hubo muchos jiennenses y jaeneros que fueron a la aventura de América; muchos como simples obreros o personal de poca importancia política (Con la primera expedición de  Colón ya va alguno); pero otros sí que la tuvieron como para gobernar grande extensiones, o incluso algún virreinato. En la última edición de mi libro, “Jaén y sus huellas en la historia”, se seleccionan algunos nombres importantes; que por descontado no son todos los que fueron y alguno (se dice en el libro) fue un importante gobernador que incluso es, el primer europeo que lleva la imprenta al nuevo Continente.

            Pero lo curioso, importante y que sería valioso conocer, es el por qué de esas pretendidas copias de la catedral de Jaén y en lugares tan distantes unos de otros, en la Inmensa América… ¿Quiénes serían los copiadores y ejecutores y el por qué de ello?

 PIE DE FOTO: No aparece en la reproducción que ofrecemos, pero a la derecha hay otra torre gemela, al igual que la tiene nuestra catedral y hay más semejanzas: el que quiera verlas que busque en Internet: Morelia/México.

Torre del Mar (Málaga) 07 de Septiembre del 2007

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL