Nº 85

A  SÓLO 35 KM. DE JAÉN… un paraíso natural

          Muchos años ha… que como pionero de la difusión turística de mi tierra, lo comenté profusamente… buscamos a veces lejos cosas maravillosas y las tenemos muy cerca de nosotros. Recientemente he vuelto a un lugar al que no había ido desde 1973; fecha en que finalizó para mí, el “ir de mostrador en mostrador buscándome la vida como representante viajante”.  He vuelto en parte por aquellas nostalgias y he quedado sorprendido. He visto a un pueblo enormemente enriquecido, limpio, ordenado, apacible como siempre; con una amplísima biblioteca para su tamaño; con un parque y alrededores muy cuidados y donde la eterna música del agua… aguas limpísimas, fluyen e invitan a beberlas allí mismo, como en tantos otros rincones de ese gran lugar.

            Incluso he reposado y meditado en  su iglesia parroquial por la mañana y a la tarde en una acogedora ermita; ambas limpísimas y bien cuidadas en todos sus detalles; hemos comido, comida; comida, sin artificios  y de las que nuestras abuelas hacían; y lo hemos pasado divinamente, un grupo de viejos, que organizados por AJIMA de Jaén; tuvieron la muy buena idea de que pasásemos un día en… Valdepeñas de Jaén.

            Hemos tenido hasta la suerte de que el sol nos acompañara todo ese día de este mes de octubre y por tanto disfrutado de ese agradable clima, que allí se disfruta en sus casi mil metros de altitud y donde los paisajes son bellísimos. Nada tienen todos esos parajes que envidiar a los alpinos, pirenaicos, cántabros o de otras cordilleras… “nuestra Sierra Sur es con ventaja muy diferente”. Pero es más… allí hay  una industria panadera y que hoy fabrican gran variedad de esos dulces ancestrales y que nacieron hace siglos. Pero es más, esa familia de panaderos y molineros; mantienen en perfecto uso y cuidado al máximo… un molino movido por un caudal de agua, que oh maravilla… asombra verlo funcionar, tras quinientos años  (largos) de su funcionamiento datado y documentado… los dueños y cuidadores, lo trasladan a mil años atrás y en la época musulmana. Una joya o reliquia, que el Ayuntamiento debe cuidar como algo insólito.

            Vayan por allí y no me lo agradezcan… y sobre todo, lleven a los niños, puesto que muchos posiblemente creen que el pan, los huevos y otras cosas… “nacen en el supermercado donde con sus mayores suelen ir a comprarlos”.

            Junto y dentro del molino un gran museo de esas herramientas y útiles, que algunos viejos vimos en nuestra niñez… pero que ya parecen a “siglos luz”… viendo todo ello y con un poco de imaginación, se aprecia… “el sudor de la frente del hombre trabajador, hasta ayer mismo”… se serena el ánimo viviendo un  día en ese lugar.

Jaén: 16 de Octubre del 2007 (día en que vivo lo que arriba relato)

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL