Nº 95

ÁRBOLES: INICIATIVAS ENCOMIABLES

            La asociación de propietarios de una urbanización de los alrededores de Jaén; por su propia iniciativa y exclusivamente a su cargo; han iniciado este año la repoblación forestal, de los entornos de “Jabalcúz”; precioso paraje a pie de la montaña del mismo nombre y que como casi todo, está abandonado por los responsables políticos; los que como siempre, “parlan mucho y hacen poco de provecho”.

            La lectura de este hecho, que publica el diario local “Viva Jaén”, el 11-02-2008; me llena de gran satisfacción; puesto que la plantación y aunque sea en los lugares comunales de esta propiedad, indudablemente, contribuye al cuido de la tan maltratada Madre Naturaleza; y lo que es tan importante o más; crean un ejemplo que esperemos que todas las demás comunidades, realicen lo mismo y cada año; pues no todo hay que esperarlo de los políticos, aunque se les pida colaboración; ya que esto de plantar árboles y arbustos, cuesta poco, si lo más costoso, de ello y como en este caso, lo han realizado los propios vecinos; ya que lo que más cuesta es la mano de obra y ella, resulta que es un magnífico ejercicio físico para cuidar la silueta y la salud.

Plantar un árbol, tener un hijo, escribir un libro… es una máxima antigua y que creo recordar, viene de milenios atrás y de la civilización china. Lo primero es precisamente lo que menos cuesta y lo más fácil de hacer… y lo que se puede repetir infinidad de veces; sólo hay que tener voluntad, puesto que hay semillas en abundancia y con una semilla, un recipiente de plástico, del yogurt o cualquier otro, un poco de tierra vegetal… y la paciencia y buena voluntad, hacen el resto; luego es algo hermoso, meter en la Madre Tierra, aquel “hijo vegetal”; el que si uno lo ve ir creciendo, es algo que llena de gran satisfacción y que incluso templa el alma. Lo sé por experiencia, puesto que yo he plantado cientos de árboles y arbustos, dentro y fuera de mi parcela y cuando los he visto ir creciendo y los veo proliferar; la verdad es algo que emociona. Lo vengo practicando hace muchos años… y es por lo que lo recomiendo.

 Últimamente y como he tenido que eliminar unas grandes chumberas (nopal), en vez de tirarlas a la basura; sus grandes hojas o “pencas”; han sido introducidas en terrenos áridos, de las márgenes de la carretera que lleva a mi chalé… “algún día y junto a colonias de pitas que yo planté… aparecerán esa fruta riquísima, conocida como “higo chumbo” y que seguro, alguien disfrutará”… son plantas que no necesitan cuido… “Dios se encarga de la larga vida de estas muy longevas plantas o árboles”.

            En esas mismas fechas, arriba citadas; en el cerro de Santa Catalina y que corona la ciudad de Jaén; unos grupos de escolares, dirigidos por sus maestros (prefiero esta palabra a las otras que se emplean) han plantado igualmente, arbolitos que supongo les habrán facilitado algunos viveros del Estado, lo que es algo también muy felicitable, para todo el conjunto de los que han intervenido en ello; puesto que es algo que enseñará mucho más a los niños, que los libros que se imprimen… puesto que la lectura de la enseñanza de la Naturaleza, viéndola actuar, es algo que si se sabe aprovechar, fortalece mucho al individuo que sabe apreciarlo; por ello sería conveniente que, esa plantación, la visitaran esos niños, acompañados de sus maestros, durante todos los años que permanezcan bajo su tutela. Ello les enseñará muchas más cosas que a simple vista se puedan apreciar; y lo más importante, les enseñará a respetar siempre a la vida… “la sagrada vida que brota en este planeta y cuyas manifestaciones son múltiples”. Esperemos que todos estos ejemplos, cundan y se practiquen cada año en las épocas idóneas para cada lugar.  Para hacer todo esto, no es necesario pensar en lo que se nos dice del cambio climático… “el planeta y como el propio hombre, cambia cada día que amanece”… lo que hay que procurar es que el cambio… “sea a mejor”… y como decían los sabios antiguos… “Tú preocúpate de lo que tienes que hacer cada día y hazlo bien… lo que Dios te envía… simplemente… acátalo”.

Torre del Mar (Málaga) 13 de Febrero del 2008

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL