Nº 97

EL CONSERVATORIO DE MÚSICA

            De los muchos fracasos que he sufrido a lo largo de mi ya larga vida; uno y que siento profundamente, fue el tener que dejar y en los inicios; mi aprendizaje de música. Sencillamente no me consideré apto para tan rígidas disciplinas y por otra parte, “mi edad había pasado”. Y había pasado por cuanto es desde niño, cuando se debe iniciar el aprendizaje de tantas cosas, que una de ellas es la música. Precisamente por ello y siendo ya padre de tres hijos, en edad de aprenderla y para animarlos más; nos fuimos los cuatro a aquel modesto (iba a decir cochambroso) conservatorio, que entonces estaba instalado en parte de la primera planta, del desaparecido edificio de Correos, sito en la plaza de San Francisco. Desafortunadamente, ni mis hijos continuaron y lo tuve que dejar por imposible, cosa que sentí y siento, puesto que la música es uno de mis alimentos diarios y que toma insaciablemente mi alma, mientras escribo.

            Afortunadamente aquel conservatorio mejoró y sigue mejorando, puesto que la cantera de alumnos es abundantísima y según datos del 2006; ingresan casi mil alumnos, indicándose por la dirección del centro, que ha superado a la oferta una vez más; lo que nos dice bien a las claras, la importancia de ese conservatorio, puesto que la música afortunadamente atrae cada vez más a la juventud; como muestra de ello, veamos la cantidad de bandas que se han formado en corto espacio de tiempo y como lucen las mismas, nutridas todas ellas por jóvenes.

            Pensemos que Jaén, aparte de ser capital de la provincia; en un área de unos 25 kilómetros, encierra unos 250.000 habitantes; lo que quiere decir que es en sí un núcleo importantísimo y del que se desplazarían cantidad de futuros músicos o profesores de música, si es que nuestro conservatorio estuviese bien dotado, en espacio, profesores y en general todo lo que necesite un Conservatorio Superior de Música, como los que ya tienen nuestras vecinas Granada y Córdoba. De aquí sólo se llega al grado medio y por tanto y según declaraciones antes mencionadas, salen cada curso, más de un ciento de estudiantes, que superado ello, tienen que desplazarse a otras capitales, cosa que unos podrán y otros no, puesto que ese desplazamiento ocasiona grandes gastos.

            No olvidemos que en la música, tienen un campo enorme para no sólo formarse, sino para vivir profesionalmente de ello, muchos jóvenes dotados para este arte.

            Aquí en Jaén (y ahora hablo en ámbito provincial) todos los políticos han prometido “el oro y el moro”, sin que apenas hayamos visto “ni al uno ni al otro”; por tanto, ya es hora de que Jaén tenga un primer conservatorio de música de la máxima categoría, a ello le da derecho la población provincial. Pero es que no hay que conformarse sólo con ello; es que hay que pedir conservatorios de música para cada población o comarca que cuente con una estimación de alumnado y posibles alumnos, que justifique ello; e incluso que esos conservatorios sean escalonados y que en un futuro más o menos hubiese, otros dos superiores en la provincia, situados en lugares o áreas, que como la que cito de Jaén, completen habitantes de forma parecida, puesto que lo que indico para Jaén y alrededores, sólo es un tercio de la población provincial.

Torre del Mar (Málaga) 13 de Marzo del 2008

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL