Antonio García Fuentes presenta en el contenido de éste libro un amplio abanico de "cuentos, fantasías, relatos, vivencias y otras cosas", que muestran un muy amplio abanico de lo real o imaginario, del pasado, del presente e incluso se atreve a "bucear " en el futuro, tratando siempre de "crear imágenes" de esperanza para ese hombre/mujer que aún es capaz de soñar y de creer en algo mucho mejor que la realidad que vive por imperativo de "no sabe qué"; si lo consigue o no, ello lo juzgará el propio lector que es en definitiva quien siempre... "tendrá la última palabra"... puesto que ningún libro puede hablar... si bien "el libro es la obra más duradera que suele construir el hombre y ello compensa el silencio de los libros..?"


No obstante ello, conviene recordar el proverbio hindú que afirma que:

 

Un libro abierto, es un cerebro que habla;

cerrado, un amigo que espera;

olvidado, un alma que perdona;

destruido, un corazón que llora

PedidoAtrás