¿ QUE VIO... AQUEL SER ?

Pudo ver a...

la hermana que no tuvo,

la amiga que siempre buscó,

la amante que siempre deseó,

algo de la madre... que perdió,

incluso algo de la abuela,

con quien se crió.

 

Pudo ver la esposa,

con que soñó...

el espíritu sensible y afín,

que siempre buscó o soñó.

 

La medicina de su,

"eterna soledad"...

nunca lo pudo definir.

aunque mucho lo intentó

 

Pero "algo ocurrió" y...

no pudo traicionar (después)

aquellos recuerdos que sintió.

 

Dejó al amigo y su invitación.

dejó las tentadoras proposiciones...

que de él recibió.. y volvió.

 

Tomó raudo...

vehículo a motor y...

a su lugar de partida... volvió

¿a su soledad o soledades?...

nunca lo pudo...  definir,

aunque mucho lo intentó.

                              

Simplemente y humildemente...

esperó... esperó de nuevo,

la nueva llamada de los hados,

en la que siempre... siempre...

confió.

 

en Jaén a 14 de Febrero de 1.995

 

VIDA Y ESPERANZA

 

¿Qué es la vida sino recuerdos...

El presente no existe (está pasando)

Sólo nos quedan recuerdos...

y puede que un poco o gran... futuro,

que es claro que... desconocemos.

 

Yo no me cree a mi mismo...

Quien me creó tiene la obligación...

de velar por mí... de cuidarme y

en El confío.

 

Jeén 2 Septiembre de 1.995

 

NACíSTEIS MUERTOS

 

Nacísteis muertos...

Sí... tristemente,

fue así... al menos,

yo así lo he visto.

"en éstos momentos".

 

Y lo he visto hoy,

cuando casi ya tengo

sesenta y un... agostos,

cuando ya y afortunadamente,

soy viejo... muy viejo.

 

Creísteis vivir...

os "agarrásteis" a la vida,

como si tal fuera y...

yo pienso sinceramente, que,

esa vida no fue el...

verdadero y humano vivir.

 

Como sanguijuelas, chupásteis,

como parásitos vivísteis,

como seres inútiles...

vegetásteis.

 

Pero vuestro error, pecado ó...

delito... fue mucho peor;

pues no dejásteis... es más,

a toda costa impedísteis...

a otros "vivir"... crear,

producir...ó...

 

Peor aún, secásteis, matásteis,

interrumpísteis, quebrantásteis,

anulásteís, hasta incluso creísteis,

llegar a extinguir.

 

Pero y afortunadamente...

no pudísteis...

no lográsteis... lo que,

con vuestra triste ignorancia,

os propusísteis, o sea,

anular la inteligencia...

anular... "el verdadero ser".

 

Sí... el verdadero ser y...

existir... el verdadero hacer y

dejar hacer... el verdadero,

crear y dejar crear...

el verdadero vivir y...

dejar vivir y...

 

Por ello... por todo ello,

no vivísteis... "cuasi no...

existísteis"... a penas os

sirvió de nada "ese vuestro...

nacer"..."o el nacer muertos".

 

Por ello tendréis que y...

de nuevo... "volver a nacer",

volver a empezar, volver a...

tratar de aprender... lo que y

tristemente... no aprendísteis y...

 

Hubo "maestros"... muchos maestros,

unos vivos y a vuestro lado,

otros que antes habían vivido y

aún cuando ya estaban muertos,

os dejaron palabras... os dejaron,

libros y verdaderos y positivos...

discursos y pensamientos.

 

Pero vosotros, reitero y reitero...

mi tristeza... "nacísteis muertos",

y estando muy cercanos a la vida,

a la verdadera vida... renuncíasteis

a ella, no quisísteis comprender,

no quisísteis aprender y quizá...

y por ello mismo....

 

Llegásteis al final de vuestra vida,

muchas veces larga vida...

llegásteis como la empezásteis...

"extinguida antes de vivida".

 

Por ellos... "por todos ellos",

yo os deseo y lo deseo con toda,

la fuerza de mi alma y corazón...

¡¡ Paz a los muertos !!...

¡¡ Que resuciten y vivan... los muertos !!.

 

Jaén: once de Junio de 1.999 ("entre las 8,30 y 9 de su mañana").

NOTA IMPORTANTE: Si alguna vez "ésto" se publica, hay que respetar todos los acentos en todas las palabras que lo tienen... "me importa un rábano lo que opinen los académicos"... las palabras se crean y yo quiero que éstas tengan la máxima fuerza por el mensaje que contienen:  Gracias. El autor.  OTRA: Reproducir esta nota también "y como aviso para navegantes".

 

O L I V O S   DEL  D E S I E R T O

 

Os he visto en África

subir y bajar por las

vertientes del Atlas

 

Os he visto frondosos,

bien y mal cuidados,

en las ardientes arenas.

 

Os he visto fuertes en

el desierto africano,

convivir hermanados,

con las aún más fuertes

palmeras, "que cubren -generosas-

vuestros pies".

 

Os he visto "viejos y

jóvenes olivos", en jardines,

plazas y huertos, de los

oasis marroquíes...

 

Os he visto en "las puertas de

Marrakech"...en las campiñas de

Mequinez...en las murallas de Fez.

Os he visto en "aquellas ruinas romanas".

 

Y os he visto y me he visto.

Y aunque ya en Jaén...

os canté una vez,

he visto "que me quedé corto"

al valorar vuestra fuerza y potencia,

al valorar vuestra vejez.

 

                                                                                                           

Abril 1993

(Viaje a Marruecos)     

 

POEMAS A LA IRA Y LA TEMPLANZA... Y A LOS TONTOS

 

A LA SABIDURÍA DE LOS TONTOS

¡Oh sabios cuya sabiduría es indiscutible!
¡Oh seres privilegiados por la Divinidad!
¡Oh Pontífices supremos cuya palabra es Ley!
¡Oh serenísimas inteligencias que todo lo abarcan!
Tened piedad de los pobres mortales...
Ignorantes seres, que ante vosotros,
Apenas, si son... ¡Nada!
Compadeceos de éstas pobres criaturas,
Que al final os bendicen y respetan...
¡¡Piedad!!.


Antonio García Fuentes
(analfabeto oficial) 14-02-2002

****************

 LA IRA... Y LA TEMPLANZA

(dedicado a “PK2” Foros elaleph)

Y cuando fui a sacar,
La pesada... artillería,
Que todo escritor tiene guardada;
Encontré las máximas de...
Epicteto... un esclavo,
que fuera, en Roma.
Y aquel sabio, que...
Tan gran legado nos dejó...
Me desarmó en mi ira.
Y pensado en “PK2”... pecados,
Recordé que yo...
Igualmente los tenía... pecados
Y olvidé... “la artillería”,
Pedí prestadas al sabio griego,
Unas máximas apropiadas,
Que velan siempre prestas,
Cerca de mi almohada...
Las fui copiando, despacio...
Y al siguiente día...
“al chileno fueron enviadas”,
afortunadamente las entendió,
y aquí... no ha pasado nada

Jaén: 16 de Febrero de 2002

 

¡ GUERRA A LA GUERRA !

 

¿Por qué no se acaba la guerra?

Aquel iluso preguntó...

Y nadie le contestó...

¡Pues quién acaba con la guerra!

 

¿Y si muriera quién la provoca?

-volvió a preguntar aquel loco-

dijéronle a él... pues

¿Quién quita la horca al que ahorca?

 

Sí... reconoció el preguntante.

Antes... –al menos- iba delante.

El primer general o comandante.

El que arma en mano y arrogante.

 

Virilidad, ideal o ambición:

 era la fe y el ardor,

para conseguir el valor,

 de cuantos marchaban en la acción.

 

Al menos aquel guerrero que mandaba,

 podía morir si no mataba,

arriesgaba su propia vida,

y a sus hombres con ello estimulaba.

 

Hoy, ni ese cruel consuelo,

 queda al que no entiende,

 pues ni aprende ni comprende,

al guerrero, a tirano o tiranuelo.

 

Pero aún menos “a la sabandija”,

 que declara, instiga o lanza con ferocidad,

 en la más inicua impunidad,

quedando él salvo de todo, excepto de su maldad.

 

Lejos de él, arden los cadáveres,

 mueren allí lejos, los hombres;

 masacrados como zorros o liebres;

sin saber por qué matan o mueren.

 

Atrás quedan los brindis;

 los negocios manchados en sangre;

 los traidores y mercaderes;

 los buitres en sus cantiles.

 

Y no acaba la guerra,

 por cuanto el oro lo impide,

 y muere siempre “el de siempre”;

 y vive de su sangre quién lo engaña.

 

Prospera el que miente o mata,

 pues siempre se da maña,

 para comprar otras alimañas,

 y devora así, con saña...

 

A quién grita..

. ¡Guerra a la guerra!,

 lucha inútil y maldita,

siempre presente en la Tierra.

 

Jaén: Diciembre 1985

(Publicado en mi libro, “Pensando en... Andalucía”)

El caballo de los dioses

Porque les plujo,

 en el espacio y el tiempo;

 los dioses crearon,

 aquel caballo.

 

Fueron generosos,

 con aquella obra,

 la que soberbiamente,

 dotaran.

 

Dejáronla “libre” en el Cosmos,

 y al parecer...

 nunca de él se preocuparon.

Aquel ser se creyó en libertad,

 pues nadie le condicionaba.

 

A instante galopó,

en la “gran pradera”.

 Retozó entre las estrellas.

 Se alimentó de las Galaxias.

 Creyó ser algo.

 Al principio... no le importó nada.

 

Vio nacer y morir Soles.

Se maravilló millones de veces,

 en su potente galopada.

 

Erró muchísimo tiempo,

 sin temores, ni dolores...

 sin que nada le turbara.

 

Pero “un día”, se vio solo,

 notó que nadie le acompañaba;

 en el espacio había visto,

 muchas felices parejas.

 

¿Por qué a mí me dejaron solo?

¿Qué les hice yo a los Dioses?

Por qué una compañera...

me fue negada?

 

Relinchó...

 relinchó como lo que era,

pateó en el espacio,

 se sintió como una bestia abandonada.

 

Emprendió veloz carrera,

 desbocose en “la gran pradera”...

 galopó como “un diablo”.

 Buscaba intensa y desesperadamente,

 la compañera ansiada.

 Hasta que intuyó su realidad,

 desesperado se dio cuenta,

 que sólo era un “Equus”...

 una caballería desbocada.

 

Sintióse como pobre bestia,

 a quien – y quién sabe por qué-

 los Dioses pusieron bridas,

 le dejaron pastar solo,

 y en su gran sabiduría,

 nunca le dijeron nada.

 

Piafó, relinchó, mordiose su lengua...

 a la que ya las bridas... tenían ensangrentada.

Sintió las espuelas en su vientre,

 notó la silla ajustada en su lomo,

 no pudo ver al jinete,

 pero notó que le empujaba...

 recibió el primer trallazo.

.......

Lloró... como sólo lloran los caballos...

 después... ya no pensó en nada.

                  Jaén; 2 de Octubre de 1981

(Publicado en mi libro: “Pensando en... Andalucía (1986)

**********************

SENTIRES DEL ALMA

 

¿Has vuelto a nacer?

Ocurre alguna vez.

Tras miedos y dolores,

Angustias y pesares,

Incluso intuyendo la muerte.

 

Te sientes renacer...

Has nacido de nuevo...

Al meno eso crees y

es entonces cuándo surge la gran

transformación... en tu ser

 

Empiezas a sentir... “sentires”

Enormes, profundos, grandes...

Extraños al principio...

Pues rebasan los sentidos que tienes...

O crees que tienes... ¡Sentires!.

Jaén: 14 Enero 2003

************

  BOCETO AL SER HUMANO

 

No sabe de dónde viene/ No sabe hacia donde va / No sabe por qué está aquí/ No sabe por qué se irá.

 

Desea lo que no tiene / para una vez obtenido / dejarlo de desear... / Y olvidar que ya lo tiene.

 

Trabaja para nutrirse / Trabaja para vestirse / Trabaja para cubrirse/ Trabaja para retirarse.

 

En las dos primeras etapas / la angustia es felicidad / si logra en esas etapas /  conseguir tranquilidad.

 

Más luego la mente le pide / y tiene que continuar / no puede evadirse y sigue / sin saber a dónde irá.

 

Superadas ya sus metas / suele detenerse y mirar atrás  / y sonriente se pregunta /  ¿mereció la pena llegar?

 

Mientras el hambre empujaba / las ansias ayudaban / el optimismo aseguraba / y la ilusión gritaba.

 

Merecía la pena intentar... /  pero tras llegar al destino / otros destinos ha de imaginar / mas entonces su carro, se puede parar.

 

La mente parar no puede  / siempre estará presente / es un estímulo  latente / del que escapar no puede.

 

Por tanto, quieras o no / tendrás que avanzar / y nunca, nunca, nunca... / podrás detenerte a descansar.

 

Sino de “este hombre” es... / el del ser  que aún no Es... / que piensa en llegar a Ser.../ Pero que duda del “Ser o no ser”...

 

Y en esta duda vive y late / en la esperanza se debate / manteniendo el duro combate / del que quiere eternidad o instante.

                                             Jaén, Navidad, 1985

        (Está publicado en mi libro: “PENSANDO EN... ANDALUCÍA” 1986

**************

NOTA: He seleccionado estos poemas; tengo muchos más y aparte, los publicados en mi libro: "PENSANDO EN... ANDALUCÍA" (1986) de los que aquí figura alguno A.G.F.

 

 

S O L E D A D

***

Nunca la temas;

es  allí donde verás,

la realidad.

¡Tu realidad!...

 La de los demás

 

Allí encontrarás esos momentos;

 de paz y eternidad…

Y en “gran oración”…

 improvisada; irrepetible…

profunda como el Universo.

 

Pedirás…

 con toda las fuerzas de tu alma…

 ¡¡¡ Piedad!!! Para ti y…

 para todos los demás.

 

Puesto que ni  tú ni ellos fuisteis;

 causa sino efecto; que… ¡”Algo”!

 Ordenó en el tiempo y el espacio.

Y debió decir u ordenar...

 ¡Sed y creced!

 ¡Comed y ser comidos!

 

Y así seguimos… hasta que;

 transcurrido; “el ignoto tiempo”…

 que ni sabes ni sabrás…

Y como yo, esta noche de soledad…

 (como tantas otras):

me encuentro a mi mismo…

como “tantas más”.

 

Y con “enorme” tranquilidad… pienso:

 luego escribo “en la cama”,

 como “tantas otras veces más”…

 y pido a “Lo que  me creó”…

 sin rencores: sin dolores…

que supe controlar y superar.

Que me ayude a seguir siendo…

(¿Qué seré… seré algo?)…

 mientras pueda “caminar”…

 luego, que pronto me fulmine…

 por piedad… me da miedo un lento morir.

Y que muerto mi cuerpo.

 

Mi alma llegue al final…

 Donde “Lo” que me creó…

 me reciba y me deje… descansar.

 Donde pase a ser “la nada que fui”

 (o deduzco debí ser)…

 Donde y definitivamente…

 ¡Encuentre… la gran paz!... la eterna paz.

 

Que tras de mí… “sólo quede el perfume”

 (no creo dejar mal olor)…

“de mi rastro” (mis escritos y “mis voces”)…

 que a otros… ayuden a caminar…

 es mi deseo… no quiero más.

 

Quiero que ello “sea mi paga”…

por… haber vivido…

 quizá… “haber sido”…

 haber sentido: y haber aceptado…

 lo que se me quiso dar…

¡¡Gracias!!

 

Antonio García Fuentes

(11 de Mayo del 2006)

 

Aquella flor

 

En un minúsculo jardín,

En un minúsculo rincón,

Yo la vi… era una flor.

Una minúscula flor.

Tan bellísima era, que.

Su color no puedo definir.

¡Lo intenté… y no lo pude conseguir!

 

En aquel árido rincón.

Descuidado por demás.

Nació… “aquel milagro natural”.

Sóla… sin cuido de nadie…

Fragante; luminosa…

me causó gran sensación.

 

En mis mañaneros paseos,

la seguí viendo varios días.

Sólo la flor y alguna hojita…

y me detenía cada día,

para “aspirar su mensaje”;

y respirar aquella nueva sensación.

 

Apareció una segunda flor…

y empezó a decaer la primera.

Su color se obscureció,

Pero se mantuvo atractiva,

“su llamada continuó”.

 

Ayer ¡“O desgracia u horror”!

Habían desaparecido las dos.

¿Qué había ocurrido?

¿Quién fue el bárbaro?

Que las destruyó.

 

¡¡El jardinero!!

“o lo que sea”… quién…

No tiene ese arte y

sensibilidad.

¡Seguro que un jardinero no!

 

Habían llegado “las brigadas”…

De mecánicos empleados municipales.

Y cumpliendo el mandato de renovar,

Colocaron nuevas plantas y…

“arrasaron lo demás”.

 

Llenaron aquel rincón.

De bellas flores (todas lo son).

Pero insignificantes a aquellas,

Naturales y “fuertes”; que,

Yo vi… Con enorme sensación

 

Hoy he vuelto a pasar por allí.

Y pese a riegos y cuidos.

Aquellas otras flores (de invernadero)

Cuasi mustias “quedan allí”.

 

Sonrío como tantas veces…

Dios quiera que dejaran semillas…

Aquellas bellísimas y diminutas flores…

Para el año que viene… volverlas a ver.

Esperando que Dios me permita.

De nuevo ese gran placer.

 

26 de Junio del 2006

 

 

 

ATRAS / PAGINA PRINCIPAL